Historia al azar: El Escape
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte » Capítulo 15
Historia terminada Marte (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 8 de Abril de 2015, 07:58
Actualizada el Miércoles 6 de Mayo de 2015, 07:58
[ Más información ]

Capítulo 15

Jayce asintió de nuevo.

−Ahora a terminar de desayunar que hay cosas que hacer, este fin de semana te puedes quedar, pero el lunes empezaras la escuela, no queremos que pierdas más clases.

El chico asintió de nuevo y siguió desayunando.

Un rato más tarde, cuando terminaron de desayunar y limpiar salieron a la calle.

−Es muy tranquila. −Dijo Jayce cuando llevaban un rato caminando, la gente se saludaba y volvían a sus cosas.

−Lo es. −Hermione lo miro y sonrió. −No hay drogas, ni armas de fuego y los aurores hacen bien su trabajo.

Mientras caminaban, Sirius y Remus se les acercaron.

−Buenas.

Hermione los abrazo y miro al chico. −Jayce a Sirius ya lo conoces, y el es Remus, dos aurores.

−Jayce. −Sirius le sonrió. −Bienvenido a la familia.

−Gracias.

−¿Qué hacéis por aquí? -Les pregunto Draco.

−Nada en especial, estábamos cansados de estar en el despacho así que hemos venido a pasear y de paso trabajar.

Draco se rio y miro a Jayce. −El se pasa casi todo el tiempo en la calle, no le gusta trabajar.

−Oye. −Protesto Sirius. −No es verdad, además mi trabajo es vigilar las calles, así que es lo que hago.

−Huy no. −Hermione se rio del tío de su marido. −Nosotros sí que tenemos cosas que hacer, así que nos vemos esta noche en la cena.

−Nos vemos.

Los tres se fueron y siguieron caminando y no tardaron mucho en llegar a la zona comercial.

Draco le sonrió. −Como ves hemos llegado en un cuarto de hora, y no hay muchos coches, ni tampoco autobuses, pero igual tienes que ir con cuidado cuando pases al otro lado.

Jayce sonrió, le gustaba mucho la ciudad.

−Primero iremos a comprarte las cosas para Hogwarts, veras muchos tipos de ropa, algunos van con túnicas, otros van con tejanos y otros van con ropa típica del país que dejaron atrás.

−En hogwarts, se va con uniforme y con una túnica. -Le dijo Hermione. −Es el mismo uniforme para todos, pero cambia el color, slytherin verde, gryffindor rojo, ravenclaw azul y huffleffup amarillo, son los fundadores de la escuela, te compraremos un libro que te hable así sabrás dónde vas.

−Si ves fantasmas no te asustes. −Dijo Draco. −En la ciudad no hay pero si en la escuela.

−Nunca he visto un fantasma. -Le dijo Jayce. −¿Cómo son?

−Son como nosotros, pero vuelan y son grises. −Draco se paro delante de una tienda, y miro a Jaye. −Aquí te compraremos tu varita, con el tiempo aprenderás a usar magia sin necesidad de llevarla a todos lados, pero de momento la necesitas, para canalizar tus poderes.

Al entrar, el hombre de detrás del mostrador los miro.

−Hermione Granger y Draco Malfoy.

−Ollivander. −Hermione le sonrió. −Hemos venido a buscar la varita a Jayce.

−Bien.

Draco lo miro. −Algunos magos tienen mucha memoria, así que no te preocupes si alguno te saluda después de meses sin hablarte.

Jayce asintió.

−Acércate.

El chico hizo caso a Ollivander y se acerco.

El mago le dio un par de varitas y al final se quedaron con una, se despidieron de Ollivander y salieron a la calle.

Hermione le sonrió. −Antiguamente la magia estaba prohibida hasta que cumplieras la mayoría de edad, porque vivíamos con gente no mágica, pero ahora puedes usarla sin problemas, aunque muchos de nosotros hacemos las cosas casi siempre sin magia, tardamos más tiempo pero es mejor, además no tenemos prisa.

−Ahora iremos a comprarte las túnicas. −Draco lo miro. −Hay muchas cosas que comprar, también nos tenemos que pasar por el registro para registrarte.

−¿Tienes apellidos? -Le pregunto Hermione.

−No los quiero. −Dijo Jayce.

Draco le sonrió y le paso un brazo por los hombros. −Pues usaras los nuestros, Jayce Malfoy Granger. −Y miro a su mujer. −Me gusta.

Hermione le sonrió. −A mi también.

−Me gustan mucho. −Dijo Jayce.

−Eso está bien, ahora a seguir comprando.

Unas horas más tarde ya lo tenían todo, solo les faltaba la mascota.

−Tienes que escoger un animal. -Le dijo Hermione. −Es importante que tengas uno, todos en la escuela tienen uno, creo que te irá bien una lechuza, aunque tengamos los móviles, van bien para traer y llevar cosas, solo te dejan salir una vez al mes de la escuela.

−Pues una lechuza. −Jayce miro a todas y miro a Draco. −Todas me parecen iguales.

El hombre se rio. −Compraremos una lechuza blanca, son las más bonitas de todas.

−Pues blanca. −Y entraron en la tienda, no tardaron mucho tiempo en salir con el animal.

−Ahora que ya lo tenemos todo, nos toca ir al registro y luego iremos a comer. −Draco lo miro. −Te gusta la comida asiática.

−¿Comida asiática?

Hermione le sonrió. −Te llevaremos al barrio asiático, hay comida muy buena.

Draco cogió las cosas y con un hechizo lo envió a casa.

−Como mola. −Dijo el chico, que aun no se acostumbraba a que la gente usara magia a su alrededor.

−Pronto lo sabrás hacer. −El hombre le sonrió. −Ahora buscaremos un autobús, no se tu, pero estoy cansado.

−¿Dónde está el registro? −Pregunto Jayce.

−En el ministerio. −Hermione le sonrió. −Cuando llegamos tenían mucho trabajo para registrar a todos, pero ahora solo va la gente que ha tenido hijos, quiere registrar algún poder especial, o cuando es animago.

−¿Animago?

−Alguien quien se transforma en animales. −Draco lo miro. −Pero es un hechizo prohibido, solo los aurores la pueden usar para atrapar a criminales, tienes que tener cuidado con los hechizos que haces, el ministerio es muy serio con estas cosas, si haces uno ilegal te enviaran a prisión.

−Lo tendré.

Hermione le sonrió. −Igual no te tienes que preocupar, en la escuela solo te enseñaran hechizos que usarías normalmente, los libros prohibidos están en la sección prohibida o en el ministerio y allí nadie va.

−Jayce tienes que entender que somos un pueblo pequeño, y que nos gusta vivir en paz y tranquilidad, no somos como te han dicho toda tu vida. −Le dijo Draco.

El chico asintió. −A mí también me gusta la vida tranquila.

−Pues aquí la tendrás, no hay muchas normas, solo algunas para que todos vivamos bien.

−Ahora al registro. −Y se fueron, donde no tardaron mucho en registrar a Jayce, al terminar se fueron andando al barrio asiático, el chico al verlo se quedo con la boca abierta y se giro para ver el resto de la ciudad.

Hermione le sonrió. −Es normal que te extrañes, en cada zona encontraras un barrio diferente, este es el asiático, donde las casas son diferentes y hay escuelas para aprender a hacer el té y otras artes antiguas.

−Nos respetamos unos a otros. −Dijo Draco y le sonrió. −Como ha dicho Herms aquí encontraras cosas que no hay en otras partes de la ciudad, también hay un barrio africano, un americano y australiano, en cada zona hay uno, y también encontraras calles diferentes, como la calle rusa, o la italiana, esos no son barrios solo son calles pero te gustaran.

−Ahora si a comer.

Los adultos le llevaron a un restaurante, que a Jayce nada más verlo le gusto.

−Me gusta.

−Gracias. −Dijo una mujer saliendo y les sonrió. −Draco, Hermione bienvenidos.

−Gracias. −Draco lo miro. −Ella es Taki Matsumoto la mujer de un auror, y dueña de este hermoso restaurante. −Y miro a la mujer. −El es Jayce vivirá con nosotros a partir de ahora, venimos de comprar las cosas para Hogwarts y de registrarlo.

−Entonces debéis de tener mucha hambre.

−Mucha.

−Pasar. −Taki les llevo a una mesa donde se sentaron y les dio una carta. −Os traeré algo de picar.

−Gracias.

La mujer se fue y Jayce se quedo mirando la carta.

Hermione le sonrió. −Como hace frio pediremos un ramen que es sopa de fideos de arroz, y luego pediremos unos cuantos platos para que los vayas probando.

−Sí. −Y dejo la carta.

−¿Qué te parece la ciudad? -Le pregunto Draco que dejo la carta con las demás.

−Me gusta, es muy diferente de donde viví hasta que me llevaron al centro.

El hombre sonrió. −No encontraras nada igual en la tierra, no solo porque usamos magia si no porque hemos aprendido a vivir entre nosotros, respetando a todos.

−Además como ves las calles están limpias. -Le dijo Hermione. −No tenemos plásticos, ni metales, los únicos metales que encontraras son en los coches y en otros puestos, pero reciclamos todo, lunes, miércoles y viernes pasa el camión de la basura por llamarlo de alguna manera y se lleva los desechos que producimos que solo son restos de comida y papel que usamos para envolver la comida.

Jayce le sonrió. −Me gusta, aunque aún no se muchas cosas.

−Con el tiempo, aprenderás, además vivimos como 150 años o más, y tu solo tienes 15, así que tienes mucho tiempo. −Dijo Draco. −Lo más importante ya lo sabes.

−Ya estoy aquí. −Taki venía con una bandeja y aparte de agua traía unos pequeños platos. −Os traigo entremeses, mientras esperáis la comida.

−Gracias. −Hermione sonrió a Jayce. −Pruébalos, Taki es una estupenda cocinera.

La mujer sonrió. −¿Qué queréis?

Draco hizo el pedido y la camarera se fue, cogió unos palillos y empezó a comer.

Jayce se hacía un lio con los palillos.

−Si quieres te pedimos un tenedor. -Le dijo Hermione.

−No, quiero aprender.

−Haz esto. −Draco le enseño a cogerlos, al final los pudo coger bien, y pudo comer. −¿Mejor?

−Sí.

−Cuando terminemos de comer, iremos a comprarte un móvil, y te compraremos la tarjeta del autobús, así podrás ir a todos sitios sin tener que ir andando.



« Capítulo 14 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 16 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.