Historia al azar: La falla del plan D/H
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Marte » Capítulo 01
Historia terminada Marte (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 8 de Abril de 2015, 07:58
Actualizada el Miércoles 6 de Mayo de 2015, 07:58
[ Más información ]

Capítulo 01

−Vamos, vamos hay que llevarlos a la enfermería. −James Potter, jefe de los aurores llevaba un grupo de heridos.

−¿James cuantos traes? −Pregunto George Granger.

El auror lo miro. −30, Sirius y Remus, traen más grupos.

−Voy con ellos, cuando sepa algo te digo.

−Gracias.

George se llevo a todos a la enfermería y James se quedo solo.

−James. −El director de la escuela se acerco.

−Profesor Dumbledore, los muggles han entrado en el callejón diagon, lo han destrozado todo.

El profesor miro a su antiguo alumno, y vio que estaba herido. −Tienes que curarte esa herida, luego hablamos.

−Tengo que volver al callejón diagon aun hay mucha gente allí.

−Tú te vienes a la enfermería conmigo. −Dijo Lily Potter que salía de la enfermería, miro seriamente a su marido. −Si te matan no podrás ayudar a nadie, además todos están fuera trayendo a los evacuados.

−Lily.

La medi-maga lo miro seriamente. −No James, a la enfermería ahora mismo.

−Ves con ella. -Le dijo el profesor Dumbledore.

−Ellos tienen razón. −Le dijo Charlus. −Iré yo y antes de que digas nada, soy mucho mejor que tu. −Y miro a su nuera. −Llévate al tozudo de mi hijo.

−Ahora mismo. −Cogiéndole de la mano se lo llevo a la enfermería.

Antes de entrar les dijo: −Está bien, me voy con ella, pero en cuanto me recupere volveré fuera.

−Lo que quieras. -Le dijo Lily y termino de meterlo en la enfermería.

−Albus me voy. −Le dijo Charlus y miro a un grupo de aurores. −Nos vamos, tenemos que volver al callejón diagon, hay mucha gente que salvar.

−Sí señor. −Y se fueron con el antiguo jefe de aurores.

El profesor Dumbledore vio como se iban y miro hacía el patio, aun no entendían como habían terminado así.

Hasta hace un mes todo era perfecto, los muggles en su mundo viviendo tranquilamente, y los magos con su magia, pero en Estados Unidos habían descubierto a un grupo de magos haciendo magia negra, y antes de que ninguno de ellos se diera cuenta el rumor ya corría por todas partes.

Había sido imposible hacer obliviates a todos, ahora los magos eran buscados y ya no los mataban a la antigua usanza en una hoguera o tirándolos a un lago con una piedra atada a los tobillos, ahora los mataban con armas muggles.

Esa mañana les habían llegado rumores de que conocían el paradero de el callejón diagon, aurores y voluntarios habían ido a sacar a todos allí, pero mientras hacían la evacuación los muggles habían entrado y como James le había dicho, estaban destrozando todo.

Por suerte aun no habían llegado ni a Hogsmeade ni a Hogwarts, pero solo era tiempo que llegaran y también lo destrozaran, y sería imposible proteger a tantas personas.

Unas horas más tarde, el ministro estaba reunido con los patriarcas de las familias, con James, Sirius, Remus, Lucius y otros.

−No podemos seguir así, cada vez es peor, hemos podido evacuar a una gran cantidad de personas en el callejón pero han matado a bastantes, sus armas son efectivas y hacen mucho daño. -Les dijo el ministro.

−¿Por qué no usamos un giratiempos? -Dijo uno de los magos. −Podemos usarlo y volver al pasado y cambiarlo.

La profesora McGonagall los miro. −Estaría bien, pero no sabemos ni donde ni quienes fueron a los magos que descubrieron, Estados Unidos es un país muy grande, además los muggles lo han mantenido todo bajo secreto.

−Pues tenemos que pensar en algo, no tardaran en encontrarnos, y primero llegaran a Hogsmeade, y luego a Hogwarts, entonces no tendremos ningún lugar donde escondernos.

James miraba a todos sin decir nada, aunque era el jefe de los aurores, no se le ocurría nada, estaba totalmente en blanco, miro a sus amigos y vio que a ellos también les pasaba lo mismo, entonces miro a su mujer que conociéndola como la conocía sabía que estaba pensando en algo.

−¿Lily quieres contar algo? -Le pregunto James.

−Es una locura. -Les dijo.

−Estamos totalmente en blanco, cualquier cosa nos irá bien. -Le dijo el ministro.

−¿Y si nos vamos?

−Nos vamos. ¿A dónde? Todos estamos iguales. −Dijo la profesora McGonagall.

−Marte.

−¿Estás loca? −Lucius se levanto y miro a James. −Es mejor que te la lleves a la enfermería, ha empezado a delirar.

−¡Lucius! −Charlus lo miro. −Tranquilízate y recuerda que no permito que nadie le hable así.

−Es que es una locura.

−Locura o no, mas respeto. −Le dijo Abraxas. −¿Entendido?

−Si papa.

−Entonces siéntate y deja que hable.

−Lils tiene razón. -Les dijo James. −Los muggles tienen aparatos que les llevan a la luna, nosotros tenemos nuestra magia, si nos unimos todos podemos ir.

Lucius miro al ministro. −¿Y este es el jefe de los aurores?

−Lucius. −Le dijo Orión que no había dicho nada hasta el momento. −Ahora a quien estas faltando el respeto es a mi sobrino, así que si solo vas a decir estas cosas mejor te callas sino lo hare yo. −Y miro a su sobrino. −James continúa.

−Gracias tío. −Levantándose lo miro seriamente. −¿Lucius qué quieres que hagamos? Esperar, si esperamos, vendrán a por nosotros, para ellos somos los raritos que podemos hacer magia, el callejón diagon ya no existe, y no se quedaran con los brazos cruzados, saben que seguimos con vida, hay muggles que saben de la existencia de Hogwarts, una de ellas es mi cuñada que odia a los raritos como nosotros, ¿quieres esperar a que vengan y maten a tu hijo o a tu mujer? −Y miro a todos. −Esta es la guerra, y con sus armas nosotros vamos a perder, y no se vosotros pero no quiero ver como mis hijos mueren, solo son unos niños.

−James tiene razón. −Dijo Sirius y miro al marido de su prima. −Es verdad que nosotros tenemos magia, y tenemos nuestros poderes, pero ellos son 7 mil millones y nosotros demasiados pocos, y cada día somos menos. −Y miro a todos. −Es una locura, eso de ir a Marte, tenemos muchas cosas que hacer, pero si nos unimos todos, podemos hacerlo, joder que tenemos magia, que no somos idiotas sin cerebro.

−Yo estoy de acuerdo con mi hijo. −Les dijo Orión mirando a todos.− Esto es la guerra y la estamos perdiendo, así que nos iremos a Marte como nos ha dicho Lily. −Y miro a Lucius. −Sea o no una locura, esta es la única cosa que se nos ha ocurrido, si se te ocurre algo dilo, sino como he dicho antes te callas.

El ministro miro a Lily. −¿Qué tenemos que hacer?

−Lo primero es cambiar el planeta en sí, ahora mismo es un planeta desértico, si conseguimos cambiarlo podremos vivir allí sin problemas.

−Haber. −Dijo Lucius más tranquilo, no estaba acostumbrado a que todos le riñeran delante de los demás. −Habéis dicho que los muggles tienen aparatos que los llevan a la luna, ¿Qué pasara cuando sepan dónde estamos?

−Una barrera mágica. -Les dijo Sirius. −Podemos crear una lo suficientemente grande que cubra todo el planeta.

−Hay otra manera. −Dijo el profesor Dumbledore. −Solo tendríamos que buscarla en los libros de la sección prohibida.

El ministro miro al jefe de sus aurores. −James, tú y tus aurores os quiero buscando magos que se han quedado en Londres, si nos vamos a ir los quiero a todos aquí, no vamos a abandonar a nadie.

−Sí señor. −Dijo el auror.

El ministro miro a Lily. −Quiero que busques a los cerebritos que hay en la escuela, me da igual la edad, os quiero a todos trabajando en este proyecto, es un proyecto inmenso así que no quiero perder tiempo, los muggles avanzan sin mirar atrás.

La medi-maga asintió con la cabeza.

Miro a Lucius. −Quiero que vayas a tu mansión, se que los muggles no han llegado, y traigas todos los libros que hay en tu biblioteca, sé que es una colección inmensa.

−Lo hare.

−Nosotros también buscaremos nuestros libros. −Le dijo Orión y miro a su primo. −Cygnus nuestros libros ayudaran mucho.

−Sí que lo harán.

−Gracias. −Les dijo el ministro y miro al profesor Dumbledore. −Sé que es un momento difícil, pero quiero que sigas dando clases, y preparares clases para los más pequeños.

−Me ocupare de ello.

−Yo contactare con todos, Bulgaria, Francia y los demás países, les diré nuestro plan. −Miro a todos. −Ya sabéis lo que tenéis que hacer, así que ir. -Mirándolo un momento se fueron.

El profesor Dumbledore miro al ministro. −Ten fe, porque es la única manera de salvar a tanta gente inocente.

−Lo sé, espero que tengamos suerte en ello, si no todos moriremos y lo peor de todo, es que hay cientos de niños que no tienen la culpa de nada. −Se levanto. −Nos vemos luego. −Y se fue.

Un poco antes de la hora de la cena en el gran comedor, la profesora McGonagall miraba a sus alumnos.

−Cuando diga vuestro nombre os levantareis y os acercareis a la señora Lily Potter. Hermione Granger, Draco Malfoy, Theodore Nott, Luna Lovegood, y así fue diciendo nombres y nombres, en total alrededor de 20 alumnos y ex alumnos todos muy inteligentes que ayudarían a Lily en su trabajo.

−Venir conmigo. -Les dijo y se los llevo a la biblioteca. −Sentaros. -Mirándolos les pregunto: −¿Sabéis lo que está pasando verdad?

−Los muggles nos están matando. −Dijo Draco.

−Así es, el callejón diagon ya no existe, esta mañana los muggles han entrado y lo han destrozado, hemos salvado a mucha gente, pero igual ha habido bajas. −Y los miro. −Os hemos llamado, porque vosotros sois muy inteligentes. −Y miro a Hermione. −Tú eres la más inteligente de tu generación. −Y miro a Draco. −Aunque no lo quieras hacer saber, eres muy inteligente, y ahora necesitamos vuestra ayuda.

−Ayudaremos en lo que sea. −Dijo Hermione.

−Bien, es una locura, pero tenemos que cambiar la atmosfera de Marte, para que podamos vivir allí.

Al escuchar eso muchos la miraron con los ojos abiertos, y otros la miraron como si se hubiera vuelto loca.

Lily se rio aunque era una situación muy seria. −Lo sé, no me he vuelto loca, tenemos nuestra magia y tenemos nuestros cerebros, así que vamos a ponernos a trabajar y encontrar como cambiar una atmosfera.

−Marte es un planeta inmenso. −Dijo Hermione. −Sin contar que esta a miles de kilómetros.

−Lo sé, pero seguro que se nos ocurrirá algo, esta noche ya no podemos hacer nada, ya es tarde, y todos necesitamos descansar, pero mañana por la mañana, después del desayuno, no iréis a clase, vendréis aquí y empezaremos a trabajar. −Y miro a Draco. −Tu padre se ocupara de traer todos los libros que hay en la mansión Malfoy y tendremos más libros con los que trabajar. ahora al gran comedor que es hora de cenar.

Todos se fueron menos Draco.

Lily lo miro. −Tranquilo tu padre estará bien, no irá solo, pero necesitamos esos libros y no los podemos dejar en manos de los muggles, Orión y los demás me han dicho que también traerán los suyos, todos los traerán.

El slytherin la miro. −Es una locura eso de irnos a Marte, pero si nos sale bien, le juro que dejare mis prejuicios a un lado.

Lily le sonrió. −Entonces ya tengo un motivo más para hacer que todo esto salga bien, ahora a cenar, que con el estomago vacio no se puede uno dormir.

El slytherin le sonrió y se fue.



Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 02 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.