Historia al azar: La Caída de Tom
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Nueva vida » Capítulo 06
Historia terminada Nueva vida (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 9 de Marzo de 2015, 09:49
Actualizada el Miércoles 29 de Abril de 2015, 08:32
[ Más información ]

Capítulo 06

−Es normal, pero solo será al principio.

−Eso espero.

Y los tres bajaron al salón de fiestas donde vieron que ya habían llegado algunos invitados.

Cuando todos los invitados llegaron Sebastián los miro.

−Buenas noches a todos, hace muchos años, dejamos esta casa y todo lo que conocíamos por miedo, pero ahora estamos de nuevo aquí, aunque estábamos lejos nunca olvide este lugar ni a mis amigos, ahora que he vuelto me ocupare de todo lo que me pertenece, mis abogados se han estado ocupando de todo, y lo han hecho bastante bien. −Y les sonrió. −Esta noche quiero aprovechar para presentar a nuestra hija, Hermione. −La chica se acerco a sus padres y los invitados aplaudieron. −Ahora disfrutar de la cena.

Las puertas a la terraza se abrieron y Jane los miro. −Por favor pasen al jardín, allí se servirá la cena, hace una hermosa noche.

Cuando todos estuvieron sentados en sus sitios, Sebastián se levanto sonriendo miro a sus invitados. −Puede que alguno reconozca el sabor, he sacado lo mejor de mi bodega para todos vosotros, es licor de fénix, y de mandrágora, lo mejor para mis invitados.

Al escuchar eso, el señor Greengrass que estaba allí con su familia, lo fulmino con la mirada.

−Por favor vuelvan a sentarse, la cena se empezara a servir en unos minutos, no nos gustaría que se enfriara. -El hombre les sonrió y se sentó al lado de su mujer de su hija y de Sirius.

Sirius lo miro.

−El señor Greengrass, te quiere asesinar, si lo pudiera hacer con la mirada, ya lo estarías.

Sebastián lo miro riéndose. −Lo sé, por eso lo he hecho. −Y se puso serio de golpe. −Para que sepa que conmigo ni con mi familia nadie juega.

Cuando la cena termino, fue la hora del baile.

Hermione bailo con sus amigos, y luego se fue a sentar, estaba sentada con sus amigos cuando Draco se le acerco.

−¿Bailas? −Y extendió el brazo.

La leona le sonrió. −Bailo. −Se levanto, le cogió de la mano y se fueron a la pista donde empezaron a bailar.

−Gracias por aceptar mi invitación.

−De nada.

−Quiero disculparme por todo lo que te hice pasar. −Draco la miro serio. −Gracias por no decirle a tu padre que no nos ayudara.

La leona se paro y lo miro. −Nuestras peleas eran de escuela, esto era mucho más serio, y nunca os hubiera hecho eso, además mi padre piensa por sí solo, no necesita que yo le diga o no le diga nada. −Y sonrió. −Además si te hubieran metido en Azkaban con quien me hubiera peleado.

Draco le sonrió y le paso la mano por la cintura para seguir bailando. −Veo que tu padre no ha invitado a Skeeter.

−Oh no que horror, a él tampoco le gusta nada, le explique todo lo que nos hizo cuando estábamos en cuarto.

−Me cae bien tu padre.

−Lo sé. −Y le sonrió. −Me alegro, también le caen bien los demás, pero es diferente son leones, y aunque yo sea su hija se que de vez en cuando le gusta estar con gente de slytherin como él.

Draco le sonrió y siguieron bailando.

Un rato más tarde, Hermione estaba cansada, había bailado con Draco un par de canciones, también con su padre, con Sirius, Remus, de nuevo con sus amigos, no solo estaba cansada si no sedienta, así que iba a la cocina a buscar un vaso de agua, cuando vio que la puerta que daba al sótano estaba abierta.

−Herms. −Sebastián se acerco con Lucius y Severus. −¿Qué haces aquí?

La leona los miro. -Iba a por agua, cuando he visto la puerta abierta. ¿Quién la ha dejado abierta?

El hombre miro la puerta y suspiro. -Que poca vergüenza que tiene.

Hermione miro a su padre. −¿Sabes quién es?

−Lo sé. −Bajo las escaleras, con sus amigos y su hija detrás vieron al señor Greengrass allí.

−Creo que se ha perdido. -Le dijo Lucius. −La fiesta es arriba.

−Malfoy.

−Ese es mi nombre, y usted no tendría que estar aquí, esta parte es solo para la familia.

Sebastián lo miro. -Estas es mi casa, y la está recorriendo como si fuera la suya, la fiesta se ha terminado para usted, quiero que busque a su familia y se vaya, no monte ningún escándalo, si no diré a todos que es un ladrón. −Cogió la mano de su hija, y miro a sus amigos. −Ocuparos, yo voy a acompañar a Herms a buscar el agua que quería. −Y se la llevo.

Sin más contratiempos, la fiesta continuo, unas horas más tarde cuando termino todos se metían en sus camas para descansar.

Cuando el sol se puso en lo alto, todos estaban en el vestíbulo de la mansión para irse de vacaciones.

Sebastián y Jane, habían invitado a mucha gente, aparte de los que vivían allí, habían invitado a Theo, a Blaise, a los Parkinson, a los Lovegood, y a los Tonks.

−¿No somos muchos? −Pregunto Hermione mirando a su padre.

El hombre le sonrió. −No te preocupes, compartiréis las habitaciones, así que no habla problemas.

Y usando un translador, llegaron a una gran mansión en medio de bosque.

Hermione nada más verla se enamoro, se notaba que era antigua y a ella le gustaban las cosas antiguas.

Jane que conocía a su hija, le sonrió. −Sabia que te gustaría. −Y miro a todos. −Como ha dicho mi marido, las habitaciones son de dos. −Y miro a Draco. −Hay una habitación de tres, así que podrás compartirla con tus amigos.

−Gracias.

Sebastián miro a todos. −Está prohibido la magia y volar con escoba, aquí solo hay muggles no quiero que nadie se asuste. −Todos estuvieron de acuerdo.

−Bien, ahora a escoger vuestras habitaciones.

Hermione miro a Pansy. −¿La quieres compartir conmigo?

−¿No la quieres compartir con Ginny?

−Yo la compartiré con Luna. −La pelirroja miro a su amiga águila. −¿Vamos?

−Sí. −Las dos cogieron sus cosas y entraron en la casa.

−Ya lo ves. −Hermione le sonrió y las dos subieron a uno de los cuartos, abrieron la puerta y les encanto, la habitación no era ni muy grande ni muy pequeña, había dos camas, uno al lado de la otra, la ventana abierta y el aire fresco de las montañas entraba.

−Es hermosa. −Pansy dejo su maleta en una de las camas, y salió al balcón.

−La verdad es que si. −La leona se acerco a la serpiente y las dos se pusieron a mirar por la ventana.

−¿Ya habéis terminado de guardar la ropa? −Se escucho una voz del jardín.

Hermione vio a su padre sonriendo. −No, pero estábamos mirando la hermosa vista.

−Es hermosa, guardar la ropa y podréis bajar, para ver todo bien.

−Ahora vamos. −Las chicas volvieron a entrar en la habitación, y cuando terminaron de guardar todo bien, bajaron al jardín donde ya estaban todos.

Sebastián los miro. −El pueblo más cercano esta a una hora caminando, hay camino de piedra o carretera, os aconsejo camino, por la carretera no solo pasan coches si no también tractores y otros vehículos, hay un rio cerca, y también hay ruinas antiguas, podéis explorar todo lo que queráis.

Hermione miro a las chicas. −¿Vamos al pueblo?

−Vamos.

Sebastián miro a su hija. −No tiene perdida, salís por la verja y veréis dos caminos, la carretera de cemento y el camino, seguir el camino y todo está bien señalizado.

−Lo haremos, igual nos llevamos mi móvil. −Y se fueron.

−Bien. −Y miro a los demás. −¿Qué haréis vosotros?

−Voy a explorar. −Harry miro a los Weasley. −¿Os venís?

−Sí. −Y los leones se fueron.

Sebastián miro a Draco. −¿Qué haréis vosotros?

−No lo sabemos.

−Pues venir conmigo, os llevare a un lugar que os gustara. −Y miro a los demás. −Darme 10 minutos que les enseño las caballerizas y estoy con vosotros.

−Nunca he subido en un caballo. −Confeso Draco.

−Es sencillo, y son animales muy nobles. −Y los llevo.

No tardaron mucho en llegar a unas grandes y limpias caballerizas.

−Señor Cross, buenos días.

−Buenos días. −Sebastián le sonrió. −Te presento a mis invitados, Draco, Blaise y Theo. −Y miro a los chicos. −El es Christian, quien se ocupa de mis caballos, sabe muy bien lo que se hace. −Y miro al hombre. −Nunca han montado a caballo, ¿te ocupas?

−Me ocupo. −Y miro a los chicos. −Os buscare unos buenos caballos.

Sebastián se despidió y volvió con sus amigos.

Unos días más tarde, todos estaban disfrutando de sus vacaciones, algunos se pasaran horas en la piscina de la propiedad, otros paseando y Draco se había enamorado de los caballos, se pasaba horas paseando por los bosques.

Un día, Sebastián los reunió. −Hoy hay una fiesta en el pueblo así que iremos y nos lo pasaremos bien.

−Yo iba a pasear. −Protesto Draco.

Sebastián le sonrió. −Puedes pasear otro día, además hay una feria, donde venden caballos, seguro que encuentras alguno que te gusta, y antes de que digas nada, lo puedes guardar aquí o incluso en Londres, hay muchas caballerizas que se ocupan de ello.

Al escuchar eso, el chico se ilusiono. −Vamos.

Sebastián se rio. −Vamos.

Lucius y Narcissa sonrieron a su hijo, poco a poco iba siendo el chico que siempre había sido antes de la guerra, un chico feliz sin preocupaciones.

En el pueblo, Draco estaba delante de una gran verja, había muchos caballos y no sabía cual escoger.

−¿Algún problema? −Un hombre se le acerco y lo miro.

−Si muchos. −El slytherin lo miro. −No sé cual escoger.

Al escuchar eso, el hombre se rio. −Míralos bien, hay muchos, todos vienen a esta feria a venderlos, ¿Dónde te quedas? Nunca te había visto.

−En la propiedad de los Cross.

−Ese hombre tiene grandes caballos, son ganadores, muchos han querido comprárselos, pero no los vende.

−Son míos, y no me gusta venderlos. −Sebastián se acerco y sonrió al hombre. −Cuanto tiempo, Jake, ¿sigues queriendo comprar mis caballos?

−Siempre y no lo soy el único.



« Capítulo 05 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 07 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.