Historia al azar: Una nueva vida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Nueva vida » Capítulo 02
Historia terminada Nueva vida (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 9 de Marzo de 2015, 09:49
Actualizada el Miércoles 29 de Abril de 2015, 08:32
[ Más información ]

Capítulo 02

La leona se giro y vio un palacio inmenso, tan grande como Buckingham Palace. −¿Esta es nuestra casa?

Su padre le paso los brazos por los hombros, y le dio un beso en la cabeza. -Esta es nuestra casa, ya hemos traído nuestras cosas, la ropa, tus cosas personales y sobre todo la televisión, no puedo vivir sin ella.

Antes de que Hermione pudiera decir algo, se escucho una exclamación, la chica se giro y vio a su amigo con cara de asombro.

−A mí también me ha pasado lo mismo, nunca había visto nada tan grande.

−Mañana la podréis ver, ahora todos para dentro ya se está haciendo tarde y seguro que tenéis hambre. −Jane les sonrió y todos entraron dentro.

Después de cenar, la mujer llevo a los chicos a la parte de arriba y les enseño su cuarto.

−Cariño tu dormirás aquí, esta era la habitación de tu padre cuando era pequeño. −Jane sonrió a su hija y abrió una puerta.

Hermione entro y se quedo parada, era una hermosa habitación. −Me gusta.

Jane la miro. −Como ves ya están tus cosas aquí, Harry dormirá enfrente tuyo, y Draco a su lado, y nuestra habitación es la que está justo a tu izquierda, así que no hay perdida.

La leona asintió. −Nos vemos mañana, buenas noches.

−Buenas noches mi niña. −La mujer le dio un beso de buenas noches y salió del cuarto.

Hermione se quedo un momento mirando, sonrió y como niña pequeña se fue a saltar encima de su cama, era como un sueño todo lo que estaba pasando, creía que se despertaría y volvería a estar en su pequeña casa en el barrio muggle, o peor aun que el señor tenebroso aun estaría vivo, quitando esos pensamientos de su cabeza, se fue a cambiar de ropa y a lavarse los dientes, cuando termino, se metió entre las sabanas y poco tiempo después estaba dormida.

Al día siguiente, se despertó con los rayos de sol dándole en la cara, el día anterior se había olvidado de correr las cortinas, miro el despertador y vio que eran las diez de la mañana, levantándose se fue a la ventana, la abrió y le encanto el jardín todo se veía verde y lleno de vida, flores, césped y a lo lejos muchos árboles.

Volvió a meterse en la habitación se fue a duchar al cuarto de baño y después de vestirse bajo al comedor, le costó bastante llegar, pero al final pudo hacerlo, al llegar vio que ya todos estaban allí.

−Buenos días.

Sebastián sonrió a su hija. −Se te han pegado las sabanas.

−Me he perdido. −Confeso la chica, y se sentó en una de las sillas que estaban libres.

−Es normal, es una casa muy grande, pero pronto sabrás donde están todas las salas.

Jane sonrió a su hija y le puso una taza de té. −¿Qué harás hoy?

−Quiero ver la casa. −Dijo Hermione cogiendo una tostada y untándola con mantequilla y mermelada.

−Eso está bien, en el segundo piso y en el tercero solo hay dormitorios, aquí abajo, esta la biblioteca, la sala de música y muchas otras cosas, y en el sótano, esta la bodega, una piscina climatizada y otras salas. −Y le sonrió. −Pero no te digo nada mas, así podrás mirar todo bien.

−Sí. −Hermione miro a su padre. −¿Puedo invitar a mis amigos?

−Claro, la chimenea está conectada a todos lados.

La leona asintió sonriendo. -Después de desayunar les enviare un mensaje.

Draco miro a Sebastián. -¿Señor Cross, puedo invitar a mis amigos?

El padre de Hermione lo miro sonriendo.  -Nada de señor, es Sebastián, y si puedes invitar a quien quieras. −Y miro a su hija. −No quiero discusiones, esta casa es lo suficientemente grande para que todos podamos estar tranquilos.

Hermione miro a su padre y luego a Draco. -Díselo a él, que nunca puede callarse.

Sebastián al escuchar eso se rio. -Sois como Severus, James y Sirius cuando estábamos en la escuela, los tres siempre estaban peleándose.

−Siempre nos estabas separando. −Dijo Sirius sonriéndole.

−Sí, era el más maduro de todos. −Y se rio.

−No le hagas caso, el también se metía en muchos líos. −Jane miro a Harry. −Después te enseñare unas cosas, tu padre siempre que venía a casa se olvidaba algo, y yo siempre lo guardaba, además la casa de tus abuelos esta justo al lado de la mía, pero lleva muchos años cerrada, porque yo me vine con Sebastián aquí cuando nos casamos, lo tengo todo bien guardado, es para ti. −Harry la miro agradecido.

Hermione miro a su padre. −¿Qué harás tu?

−Mi abogado no tardara mucho en llegar y trabajaremos en la defensa de Lucius, hay muchas cosas que hacer y no quiero que nos pille con la guardia baja.

La leona término de desayunar, cogió la lechuza de Harry y envió un mensaje a los Weasley y a Luna, mientras los esperaba, se fue a investigar su casa, estaba caminando, cuando encontró dos puertas dobles al fondo de un corredor, curiosa abrió la puerta, y al ver lo que había grito.

Los adultos no tardaron mucho en llegar al escuchar el grito de la chica.

Sebastián sonrió y se le acerco. −¿Qué te parece nuestra biblioteca?

Hermione lo miro como si se fuera a poner a llorar. −¿Son todos nuestros?

−Todos, hay más de 30000 libros, algunos llevan aquí más de 300 años, esta biblioteca es la más grande del mundo mágico. −El hombre la miro. −Se que tú los cuidaras bien.

−Sí. −Se acerco a una de las estanterías y cogió un libro. −No huele a polvo.

−No, antes de venir la limpiaron.

−Bien.

Un elfo domestico se apareció de pronto. -Amo, los invitados ya han llegado, están en el salón del té.

Sebastián lo miro. −Gracias ahora vamos.

−Si amo. −Y se fue.

El hombre miro a su hija.−Tus invitados te están esperando, no los hagas esperar, podrás leer los libros en otro momento.

La chica asintió y dejo el libro donde lo había encontrado. -Nos vemos al rato. −Y se fue a buscar a sus amigos.

Al llegar vio que los Weasley tenían malas caras, por los slytherin que allí se encontraban. -Paz, le he prometido a mi padre que no nos pelearíamos. −Y sonrió a sus amigos. −Vamos, tenemos que investigar este lugar.

−Vamos. −Y todos se fueron.

Un rato más tarde, por fin habían mirado todo, había muchas salas y eran muy hermosas.

En el sótano, Hermione vio que la bodega estaba abierta, entro y vio a los slytherin allí mirando los vinos.

−¿Qué hacemos aquí? −Pregunto Ginny ignorando a los slytherin.

La leona cogió unas botellas y se las entrego a sus amigos. -Para que celebréis que estamos vivos, con vuestra familia. −Cogió otras botellas y se las entrego a los slytherin. −Hay que celebrar que estamos vivos. −Y les sonrió.

Ginny miro la botella que su amiga le había dado, no sabía de vinos, pero se notaba que era antiguo y su hermano Bill le había dicho muchas veces que las cosas antiguas costaban dinero. −¿No dirá nada tu padre?

−Nada, también es mi casa. −Y miro la bodega. −Además aquí hay muchos vinos, no dirá nada por tres o cuatro. −Y les sonrió. −Vamos a comer, seguro que tenéis hambre, hemos caminado mucho.

−Sí.

Los chicos subieron a la parte de arriba y vieron que los adultos ya estaban sentados en la mesa.

−Ya os íbamos a llamar. −Sebastián sonrió a su hija.

−Ya estamos aquí, es que había muchas cosa para mirar.

−Es normal.

La pelirroja miro al padre de su amiga. -Señor, Herms nos ha regalado una botella, dice para celebrar el fin de la guerra, pero no sé si sea correcto aceptarla.

−Ginny es un regalo. −Protesto la leona y miro a su padre. −¿A que no te importa?

Sebastián sonrió a la amiga de su hija. -No me importa, nunca he sido agarrado con mis cosas, y si mi hija te la ha regalado es porque ella es igual que nosotros.

Hermione miro a su amiga. −Eres la única que se ha quejado nadie, acéptala y ya.

Ginny la miro y suspiro. −Está bien, pero a los próximos helados te invito yo.

Sebastián miro a la pelirroja. −Has dicho la palabra equivocada, a Hermione le gustan tanto los helados que hay veces que se termina una tarina entera.

−Papa, eso no es cierto. −Protesto la leona mirando a su padre.

−Es verdad. −Jane sonrió a su hija. −Yo estoy para atestiguarlo.

Hermione miro a Ginny. −No les hagas caso, son unos inmaduros. −Y se puso a reír después de decir eso.

−Anda inmaduros vamos a ponernos a comer, que si no se enfriara la comida. −Y haciendo caso a Jane todos se pusieron a comer.

Por la noche, en la sala de la televisión, Harry y Hermione estaban viendo una película, cuando Jane se acerco. −Se que estáis viendo una película, pero quiero enseñaros algo.

Los chicos dejaron un espacio a la mujer y se sentó en medio.

Jane miro a Harry y le entrego el cuaderno que llevaba en la mano. −Era de tu padre, tu abuelo se lo regalo cuando cumplió cinco años, le dijo que era para que nunca olvidara sus días especiales.

El chico lo cogió y vio que había muchas fotos, en primero Hagrid le había regalado uno, pero no se podía comparar con el que la madre de su amiga le había regalado, este tenía el doble de páginas y cientos de fotos. −Gracias.

Jane le paso el brazo por los hombros. −James siempre fue mi mejor amigo, cuando entramos en Hogwarts y aunque él conoció a Sirius y a los demás, nunca dejamos de estar cerca uno del otro, incluso fui la primera en saber que se casaría con Lily, eran unos buenos amigos, los echo de menos cada día de mi vida.

Sebastián que estaba en un lado mirándolos, se acerco a un armario y busco algo entre los libros que había allí, hasta que encontró lo que buscaba lo cogió y se acerco al grupo que estaba sentado en el sofá. −Harry.

El chico lo miro. −¿Si?

−La última vez que estuvisteis aquí, tu madre se olvido algo. −Y le entrego otro cuaderno.

Harry lo cogió y lo abrió, ese cuaderno era diferente, había muchas fotos pero no se movían.

Jane le dio un beso en la cabeza y le sonrió. −Aunque tu tía y tu madre no se llevaban bien, Lily me dijo que tu tía se lo había enviado, para que tuvieras sus fotos de pequeña, me lo vino a enseñar y se lo olvido.

Sirius se le acerco y le sonrió. −Ahora tienes más fotos de tus padres.

Harry le sonrió. −Sí, los cuidare mucho.

−Lo sé.

Jane les sonrió. −Ahora seguir viendo la película, os he interrumpido.

−No importa. −Y siguieron viendo la película.

Un rato después, Harry estaba en su cama mirando los albúmenes de fotos, cuando tocaron a la puerta.

−Adelante.

Hermione apareció. −¿Puedo?

Harry le sonrió. −Puedes.

La leona entro en el cuarto y se sentó a su lado en la cama, sin decir nada mas los dos siguieron viendo el álbum.



« Capítulo 01 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 03 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.