Historia al azar: El comienzo de una nueva vida
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Cambios » Capítulo 04
Historia terminada Cambios (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 25 de Febrero de 2015, 09:33
Actualizada el Domingo 15 de Marzo de 2015, 14:07
[ Más información ]

Capítulo 04

−Feliz navidad. Harry.

−Tienes un montón de regalos, el mío, el del hurón, el de las serpientes, Sirius, Remus y Dora.

Hermione se sentó al lado de su amigo y vio que ella no era la única que había recibido muchos regalos. −Gracias, veo que tu también tienes muchos.

Harry cogió la mano de su amiga. −Sé que es difícil, celebrar este año la navidad, pero estas siendo muy fuerte, al no desmoronarte.

−Algunas veces es lo que quiero.

−Y no lo harás porque eres fuerte. −Harry le dio un beso en la frente. −Ahora toca abrir los regalos.

Hermione le sonrió y entre los dos se pusieron a abrir los regalos que habían recibido, que como había dicho Harry, no eran pocos.

El día en que todos volvían a la escuela, Harry y Hermione estaban paseando, cuando se encontraron con Blaise que venía corriendo.

−¿Qué pasa?

−Necesitamos ayuda.

−Si claro, pero dime.

−Es Draco, su padre se ha enterado de que no quiere ser un mortifago le ha estado a punto de matar, está en el tren y casi no se puede mover, tiene mucha fiebre, no quiere que nadie se entere, si no lo enviaran a san-mungo, donde sus padres se lo llevaran a su casa, y terminaran de matarlo.

−Llevarlo a la sala de los menesteres. −Les dijo Hermione. −Allí nadie lo molestara, Harry ayúdales, yo voy a por Luna Lovegood, ella es buena curando.

−Vamos. −Harry se fue con Blaise.

Mientras los chicos llevaban a Draco a la sala de menesteres,  Hermione buscaba a la chica rubia por toda la escuela, cuando por fin la encontró, se le acerco, sabía que ella era muy buena con las pociones y todo lo que tuviera que ver con la sanación.

−Luna.

−Sí.

−Te necesito.

Al escuchar eso, le extraño, nunca nadie se le acercaba y siempre se metían con ella. −¿Qué pasa?

−Por favor, no hay tiempo de explicar, ¿tienes tu botiquín?

−Sí.

−Pues vamos.

Las dos chicas fueron a la sala de menesteres y se encontraron a los chicos.

Luna se acerco y miro la espalda de Draco. −Agua templada. -Les pidió mientras se quitaba la túnica y se remangaba.

Theo le hizo caso y fue a por una palangana.

La ravenclaw miro su botiquín y saco una poción, se acerco al slytherin que estaba medio inconsciente y se la dio para que se la tomara.

−¿Qué es? -Le pregunto Blaise.

−Para el dolor. −Cogió otra y se la dio. −Esto para la fiebre. −Y luego otra. −Para dormir, es mejor que duerma, el dolor será insoportable, hay que curarlo bien, si no se le pueden infectar y será peor.

Hermione miro a su mejor amigo. −Harry envíale un mensaje a Sirius, no puede quedarse en esa casa, terminara muerto.

−Me ocupo de todo. −El gryffindor miro una última vez Malfoy y se fue corriendo.

−¿Crees que Sirius podrá cuidar y proteger a Draco? −Pregunto Blaise mirando a la leona.

−Lo hará es el hombre más valiente que he conocido nunca.

Blaise asintió y volvió a mirar a su amigo.

−Ya estoy aquí. −Dijo Nott, que venía con la palangana.

Luna lo miro. −Gracias Theo, ponla en el suelo.

El slytherin hizo caso a lo que la águila le dijo y se fue a sentar a un lado de la cama.

Luna cogió un frasquito, lo abrió y lo puso en el agua. −Con esto curaremos sus heridas, mejor que lo cojáis no quiero que se mueva.

Los slytherin se pusieron uno a cada lado de Draco y lo sujetaron, Luna se dedico a quitarle toda la sangre, cuando termino se seco, cogió un pote y se unto bien los dedos y con cuidado se lo fue untando bien en la espalda, cuando termino le vendo todo.

−Esto ya está, mañana por la mañana darle esto. −Dijo Luna entregándole dos pociones. −Una para el dolor y otro para la fiebre.

−¿Luna me puedes enseñar? −Pregunto Hermione mirándola, ella también quería curar a Draco.

−Sí, pero mañana. −Le dijo. −Ahora se preguntaran donde estamos, y no queremos que nadie sepa que estamos aquí.

La leona asintió y miro a los chicos. −Iros vosotros, yo me quedo con él.

−Está bien, mañana nos vemos. −Dijo Blaise.

−Sí.

Cuando todos se fueron, Hermione tapo bien a Draco y se puso a su lado para dormir un poco.

Al día siguiente, las puertas se abrieron y aparecieron, Dumbledore, Sirius, Lupin, Snape, Harry y los serpientes.

Sirius se acerco a su sobrino y vio que estaba dormido.

−Luna, nos ha ayudo a curarlo, el no quería ir a la enfermería porque lo hubieran llevado a san-mungo.

Sirius sonrió a Hermione y le puso la mano en la mejilla. −Gracias por curarlo. −Luego miro al director. −Dumbledore, me lo llevo a mi casa, cuando se recupere lo traeré de vuelta.

−Me parece bien.

−Se puede quedar aquí, yo lo cuidare. −Dijo Snape.

Sirius lo miro furioso. −¿Tu? Que te haces llamar su padrino, no has hecho nada para impedir que lo maltrataran hasta estar al borde de la muerte, es mi sobrino yo cuidare de él, han tenido que ser los chicos quienes le han salvado la vida, no lo dejare a tu cargo.

−¿Tío Sirius? −Pregunto el chico abriendo los ojos.

Al escuchar la voz de su sobrino, Sirius lo miro. −Si, Draco, nosotros cuidaremos de ti, no dejare que te vuelvan a lastimar, te llevare a mi casa, hasta que te recuperes.

−Por favor. −Dijo el chico cerrando los ojos y apoyándose en su tío.

−Ya lo has escuchado, me lo llevo conmigo. −Dijo Black que lo cogió en brazos, y lo saco de la sala de los menesteres.

−Sirius, esto es para el dolor y para la fiebre, anoche tenía mucha. -Hermione le enseño dos frascos y se los puro en el bolsillo de su chaqueta. 

−Gracias, cuando lleguemos se lo daré.

−El no se merece lo que le ha pasado. −Dijo Hermione.

−Claro que no, cuando esté totalmente recuperado, volverá. −Después de decir eso, se apareció, Remus se fue detrás de él.

Hermione miro al director. −Profesor lo sentimos, pero Draco tiene miedo de sus padres.

−Cualquiera lo tendría después de ver como lo han dejado. -Dijo Blaise.

−No os preocupéis, ahora todos al comedor, tenéis clase. −Dijo el profesor Dumbledore.

Los cuatro chicos se fueron al gran comedor y se sentaron en sus mesas para desayunar.

Unos días más tarde, en Londres, Draco miraba por la ventana, hacía una semana que su tío lo había llevado a la mansión Black para que se recuperara, al principio había tenido mucha fiebre y se había pasado horas durmiendo, pero poco a poco había ido recuperándose y aunque aun no le dejaban salir de la cama, ya estaba casi recuperado.

−¿Qué tal esta mañana? −Pregunto Dora entrando con sus medicinas.

El chico dejo de mirar por la ventana y miro a su prima. −Bien, ya tengo ganas de volver a la escuela, aquí me aburro.

−Es normal, pero te tienes que terminar de recuperar, has estado muy grave y con mucha fiebre, déjame ver tu espalda.

Draco se quito la chaqueta del pijama y le enseño la espalda. −¿Cómo esta?

−Bien, ya hemos hablado con el ministro, te quedaras en esta casa. -Dijo su prima poniéndole un ungüento para terminar de que sus heridas se curaran del todo.

−¿Y qué pasa con tío Sirius?

−El profesor Dumbledore se ha ocupado de demostrar su inocencia, así que ya no tendrá que ocultarse.

−Eso está bien, tío Sirius no tiene la culpa de nada.

−No de nada, solo de ser el amigo de un buen hombre. −Cuando Dora termino, le sonrió. −Esto ya esta, y ya puedes bajar a comer, tienes que fortalecer tus piernas si quieres volver a jugar al quidditch.

−Sí. −Draco bajo al comedor con Dora, vio que Sirius y Remus estaban hablando, al ver al chico se levantaron y su tío se acerco.

−¿Cómo estás?

El chico lo miro. −Bien, ya no me duele nada.

−Eso está bien, mañana vuelves a la escuela, y a partir de ahora yo tengo tu custodia, he hablado con el ministro y le he contado todo, ha decidido que te quedaras conmigo y con Dora.

−No quiero volver a esa casa.

−Y no lo harás, ahora ven a desayunar, que tienes que recuperar fuerzas.

−Sí. −Y los cuatro se pusieron a desayunar.

En Hogwarts, Hermione estaba muy preocupada, hacía una semana que se habían llevado a Draco para que se recuperara de sus heridas, y nadie le había dicho nada aun.

−Mione tranquila, seguro que está bien, Sirius y Remus cuidaran de él. −Dijo Harry cogiéndole la mano.

La leona lo miro. −Lo sé, pero estoy preocupada, no sabemos nada de él.

−Seguro que pronto sabremos algo, ahora vamos a clase, Snape está más borde de lo normal.

−Sí, desde que Sirius se llevo a Draco y no le dejo cuidarlo.

Los chicos fueron a clases y cuando terminaron iban a dejar sus cuadernos a su sala común, cuando vieron al príncipe de slytherin.

Hermione corrió y lo abrazo. −¿Estás bien?

−Sí.

−Me tenias muy preocupada.

−Lo siento. −Draco dejo de abrazar a su novia y miro a todos. −Gracias, sin vosotros estaría muerto.

−No te preocupes, ya estás aquí con nosotros.

−Draco. −Grito Pansy y lo abrazo. −Idiota, estaba preocupada por ti.

−Lo siento, pero ya estoy bien.

−Idiota no me vuelvas a asustar así.

Draco le sonrió. −Pues tú no me llames idiota.



« Capítulo 03 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 05 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.