Historia al azar: Cuando Malfoy me compro...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Cambios » Capítulo 03
Historia terminada Cambios (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 25 de Febrero de 2015, 09:33
Actualizada el Domingo 15 de Marzo de 2015, 14:07
[ Más información ]

Capítulo 03

−Lo sé.

−Chicos tranquilos. -Les pidió Sirius. −Ya hemos hablado con Harry, y se siente muy mal por no haber ido al cementerio, incluso le ha enviado un vociferador a los Weasley diciendo que no quiere saber nada de ellos nunca más.

−Los Weasley son unos cobardes, si fuera por ellos estarían encerrados entre cuatro paredes hasta que todo esto pasara.

−Arthur y Molly son muy valientes, pertenecen a la orden del fénix. −Le dijo Remus a Draco. −Es su hijo Ron el cobarde, y aunque ha ayudado a Harry, una cosa es ayudar en las cosas que ha pasado en la escuela y otra es enfrentarse a mortifagos directamente.

−No quiero hablar de esto. −Hermione se levanto y miro a Blaise. −Me dijiste que me enseñarías tu casa cuando despertara, la quiero ver.

El chico le sonrió. −Ahora te la enseño.

−Gracias. −Y los dos se fueron.

Sirius miro a todos. −Mejor dejar el tema de los mortifagos y los Weasley a un lado cuando Hermione este por aquí.

Draco lo miro. −Tienes razón, pero ya te digo que nunca me gustan. −Y se fue.

Theo miro al tío de su amigo. −Discúlpelo, cuando se le mete algo entre ceja y ceja ya no se le va.

Sirius le sonrió. −No te preocupes, es como mi prima, es la sangre Black que corre por sus venas. −Y miro a Remus. −Ahora que Hermione, se ha despertado voy a ir a buscar algunas cosas a mi casa.

−Te acompaño. −Y los dos hombres se fueron.

Unos días más tarde, Hermione estaba dormida, al abrir los ojos vio que a su lado estaba Draco dormido.

−¿Qué haces aquí?

−Quería dormir contigo para que no tuvieras pesadillas.

−Gracias.

−De nada, con tu permiso voy a seguir durmiendo.

La leona se lo quedo mirando, como había podido estar tan ciega, era un chico muy guapo, por eso todas las chicas le iban detrás, era todo un rompe-corazones, pero aparte de eso le había demostrado que no era el sangre fría que todos decían que era, que era un buen chico, aunque no lo quisiera mostrar a los demás.

−¿Qué miras tanto? −Pregunto Draco sin abrir los ojos.

−A ti.

−¿Y te gusta lo que ves?

−Mucho.

El chico abrió los ojos y la abrazo, para besarla.

Nunca nadie le habían besado como Draco la besaba, es como si pusiera su alma en ese pequeño beso, no quería que terminara así que lo abrazo para acercarlo más a ella.

Al sentir las pequeñas manos de Hermione abrazándolo, se acerco más a ella y siguió besándolo, pronto el beso no fue suficiente.

El tiempo fue pasando y pronto estuvieron a uno de septiembre, donde todos se reunían en King Cross para volver a Hogwarts, Draco llevaba a Hermione de la mano.

−Todo estará bien. -Le dijo.

La chica le apretó la mano más fuerte y lo miro asustada. −¿Estás seguro?

−Sí.

Los chicos iban a subir al tren cuando escucharon que la llamaba.

−Hermione, lo siento, sé que no es una escusa, pero lo siento de verdad, espero que algún día puedas perdonarme. -Dijo Harry llegando corriendo.

−No puedo. −Dijo la chica que se puso a llorar y escondió la cabeza en el pecho de Draco.

−Lo sé, y no te culpo. −El gryffindor miro a Draco. −Malfoy cuídala por favor.

−No hace falta que me lo pidas, lo hare. −Dejándolo de mirar miro a la chica. -Vamos, se está haciendo tarde.

−Sí.

La chica se sentó en un compartimento y Draco se sentó a su lado.

Cuando llegaron al castillo, los dos chicos se separaron y cada uno fue a su mesa, Hermione se mantuvo lo más alejado posible de Harry y Ron como pudo, y como le dijeron Remus y Sirius, el chico de gafas se mantuvo bien lejos de los pelirrojos.

Después del discurso del profesor y de la selección, todos empezaron a cenar, de pronto se escucho unos gritos, y todos miraron de donde venían, de Harry y Ron.

−Olvídame, por tu culpa no pude ir al cementerio a estar con mi mejor amiga, cuando más me necesitaba, me tuve que enterar por una carta del profesor Lupin, cuando tú sabías de sobra que en casa de mis tíos no tengo contacto con el mundo mágico, y sabías que Hermione me necesitaba, no lo olvidare nunca, no te quiero volver a ver en mi vida.

−Pero Harry, los mortifagos… −Le dijo Ron.

La leona nunca había visto a Harry así, estaba rojo de furia. −Los mortifagos y una mierda, no eres más que un cobarde, quédate bajo las faldas de tu madre toda tu vida, pero no esperes que yo haga lo mismo, como he dicho olvídame, porque yo ya lo he hecho, no te quiero ver nunca más en mi vida, nuestra amistad está muerta y enterrada. −Y después de decir eso, cogió su plato y se puso en el otro extremo más alejado de la mesa gryffindor.

En la mesa de los slytherin, todos los miraban incluso algunos hasta se reían.

−Vaya, vaya con el comadreja, sabía que era un cobarde y ahora toda la escuela lo sabe. −Dijo Blaise, susurrando a Draco y Theo.

−Lo sabía, siempre se ha escondido bajo las faldas de su madre, nunca hace nada por el mismo. -Le dijo Draco.

−¿Qué harás ahora? −Pregunto Nott.

Draco lo miro sin entender. −¿Theo?

−Estoy seguro de que Potter, querrá volver a ser amigo de la leona.

−No me importa, que lo sea, pero yo ya estoy en su vida así que no me alejara.

−Eso espero porque es bastante simpática.

−Lo es. −Y volvieron a prestar atención a sus cenas.

El tiempo fue pasando y Harry siempre iba con Neville, Dean o Seamus, se mantenía bien lejos de los Weasley.

Un día vio que Hermione estaba recogiendo unas cosas del suelo, y se le acerco para ayudarla.

−Hola. −Dijo el chico, cogiendo las libretas del suelo.

−Hola.

−¿Qué tal has estado? -Le pregunto interesado.

−Más o menos.

El chico se levanto y le paso los libros.

−Tengo que ir a la biblioteca, ¿vienes? −Pregunto Hermione, lo había echado mucho de menos, y sabía que no era su culpa que no hubiera estado con ella en el cementerio, sabía que ya era la hora de perdonarlo.

−Sera un placer ir contigo.

−Pues ayudarme. −Dijo la chica sonriendo y dándole unos libros.

Harry cogió unos libros y se fueron ablando tranquilamente.

A la hora de la cena, los dos chicos entraron en el comedor riéndose y llamaron la atención de todos, pero ellos los ignoraron y se sentaron en su mesa.

−Veo que ya han hecho las paces. −Dijo Blaise.

−Me da gusto, ella sufría por estar lejos de Potter. -Les dijo Draco.

−La verdad es que Potter tampoco tenía la culpa, todo es por culpa de los mortifagos.

-Lo sé. −Les dijo. −He decidido no seguirlo, quiero estar con Hermione, y sé que si lo sigo no podré estar con ella, además ha matado a sus padres ella jamás lo seguirá.

−Sabes que pasara si alguien llega a enterarse.

−Los únicos que lo sabéis sois vosotros dos, y si se entera sé que me habréis traicionado.

−Por nosotros no sabrá nada, lo sabes bien.

−Sí, lo sé bien. −Draco sabía de sobra, que Theo y Blaise eran sus amigos y eran confiables.

Pronto el castillo estuvo cubierto por una capa de nieve, ya se acercaban las vacaciones de navidad, Hermione y Harry se quedarían en el castillo, estaban hablando cuando los slytherin se les acercaron.

−¿Leona en serio que no quieres venir a mi casa a celebrar la navidad? −Le pregunto Blaise.

La chica le sonrió. −Gracias pero no, este año me quedare con Harry, los dos disfrutaremos de todo el castillo para nosotros solos.

Draco la miro. −Hermione, sabes que no molestas.

−Lo sé, pero en serio me quedo quedar aquí.

Harry los miro divertido. −Mejor no insistáis mas, Herms no es conocida por dar su brazo a torcer cuando ya ha decidido algo.

−Está bien, pero sabes la dirección de Blaise por si cambias de opinión. −Y miro a Harry. −Tú también estás invitado.

−Gracias.

Hermione les sonrió. −Disfrutar de vuestras navidades que nosotros haremos lo mismo.

−Lo haremos.

Unos días más tarde, todo el castillo estaba en movimiento, los alumnos estaban terminando de recoger sus cosas para irse a sus casas y celebrar la navidad con su familia, mientras Harry y Hermione desde un lado, los miraban divertidos como ellos no se iban no tenían que recoger nada.

Al día siguiente, los chicos se estaban despidiendo de sus amigos, cuando Draco se acerco a los leones.

La leona sonrió al slytherin. −Ya pensé que te irías sin despedirte.

−Para nada, solo que tenía que terminar de recoger mis cosas.

−Pásatelo bien. −Dijo la chica.

−Tú también, feliz navidad. -La abrazo y al separarse miro a Harry. -Potter, feliz navidad.

−Feliz navidad, Malfoy.

−Nos vemos cuando se terminen las vacaciones de invierno. −Draco la beso y se fue con sus amigos.

Hermione vio como se iba y suspiro.

−Te ha dado fuerte. −Dijo Harry riéndose.

−Mucho, es un amor, vamos dentro hace frio.

−Sí. −Entrando en el castillo, se fueron a su sala común donde estaba encendida la chimenea y se estaba bien.

El día de navidad, Hermione se despertó temprano y bajo a la sala común, donde vio a Harry allí con una gran sonrisa.

−Feliz navidad, Herms.



« Capítulo 02 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 04 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.