Historia al azar: Una Pareja Inseparable
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Altea » Capítulo 04
Historia terminada Altea (ATP)
Por adillita27
Escrita el Domingo 1 de Febrero de 2015, 09:37
Actualizada el Domingo 8 de Marzo de 2015, 14:56
[ Más información ]

Capítulo 04

−Ahora ves a descansar. −Dijo Jane mirando a su hija. −Te llamaremos para la hora de la comida.

−¿Te quedarás? -Le pregunto Hermione a Draco.

−Me quedo, ahora ves a descansar.

−Sí. −La leona les sonrió y subió al segundo piso, después de ver a su hija durmiendo, se metió en el cuarto de baño, donde se dio un baño relajante, y por fin se puso su pijama para meterse en la cama para dormir, ahora que ya estaba en casa con sus padres, podría estar tranquila.

Hermione salía de su primer día de universidad, el sábado le habían dado el alta y aunque era un poco pronto después de estar tanto tiempo ingresada, sus padres le habían convencido para que fuera, y no se arrepentía, por la mañana bien temprano, Narcissa había ido a buscar a Altea y se la había llevado a su casa, y ahora ella iría para allí, pero no se esperaba que la fueran a buscar.

−Herms. −Dijo Draco sonriendo.

La leona feliz se le acerco.

−¿Qué tal tu día?

−Genial, echaba mucho de menos estudiar, aunque estoy cansada.

−Es normal, solo hace dos días que has salido del hospital, ¿has venido en coche?

−No en bus, el que me trae a la universidad no está muy lejos de mi casa.

−Pues nos apareceremos.

−Sí. −Hermione le sonrió y los dos se fueron a un lugar discreto para aparecerse, al llegar a la mansión Malfoy, Lucius y Narcissa ya les esperaban para comer.

−Hermione. −Dijo la señora Malfoy sonriendo. −¿Qué tal tu primer día?

−Cansado, aunque ha sido interesante, me ha gustado mucho.

−Me alegro, ahora comeremos y después dormirás un rato, tus padres me han dicho que llegan a casa a eso de las 5 así que aun tenemos tiempo.

−Sí. −La leona se sentó con la familia Malfoy se pusieron a comer.

Unas semanas más tarde, Hermione se despertaba y después de vestirse bajo a la planta principal, donde vio a su madre dándole el biberón a su princesa.

Su princesa, Altea era una niña muy hermosa, había heredado los ojos grises de los Black, de los que Draco se sentía tan orgulloso, no mucha gente tenía ese peculiar color de ojos y su nena los tenia y luego estaba su cabello, rubia con unos hermosos ricitos, no tan pronunciados como los de ella pero los tenia.

−¿Hermione, otra vez mirando a tu nena? −Jane la miro divertida. −Sé que es hermosa, pero la vas a terminar por desgastar.

La leona se rio. −Es que es un amor. −Y se sentó a desayunar con su madre, su padre estaba trabajando así que estaban allí solas. −Después de desayunar, voy a ir a acompañar a Draco a comprar el regalo de cumpleaños de su madre, no sabe bien que comprarle así que me ha pedido ayuda.

−No te preocupes. −La mujer le sonrió. −Hoy me he tomado el día libre, quería estar con Altea así que yo la cuidare.

−Gracias.

−De nada guapa, ahora desayuna que si no se te hará tarde.

Hermione asintió y haciendo caso a su madre se puso a desayunar, cuando termino recogió la mesa y despidiéndose y su bebe se fue al callejón diagon.

Al llegar vio que Draco aun no había llegado, así que se puso a mirar escaparates, llevaba un rato allí cuando sintió que la observaban, se giro y vio a Molly y Ronald mirándola furiosos, la leona no se acobardo y les mantuvo la mirada.

Los había querido como si se tratara de su familia, y ellos le habían tratado fatal, no se merecían ni su respeto ni nada que saliera de ella.

−Hermione.

La leona al escuchar que le llamaban aparto la mirada de los Weasley y vio a Draco. −Hola.

−Llevo cinco minutos llamándote, ¿estás bien?

−Sí, solo que he visto algo desagradable.

Draco miro hacía la dirección en la que había estado mirando la leona y vio a los Weasley. −Ya lo veo, muy desagradable. −Y miro a Hermione preocupado. −¿Te han hecho algo?

−Nada, olvidémonos de esos dos, ¿ya sabes que le vas a comprar a tu madre?

−No, por eso te he llamado para que me ayudaras.

−Pues vamos, luego quiero pasarme por la librería y comprar algún libro para Altea.

−Luego los compramos. −Y los dos se fueron a comprar.

Mientras Ronald estaba furioso, esa sangre sucia asquerosa no solo había sobrevivido a esa enfermedad que Black le había dicho sino que ahora se paseaba por todos lados con ese mortifago asqueroso.

Molly lo miro. −Tranquilo Ron, pronto nosotros seremos quienes riamos, cuando tengamos el control de la bóveda de Harry, entonces haremos todo lo que nosotros queramos.

Ron miro a su madre. −Si es que la tonta de tu hija no lo estropea, le está poniendo el cuerno a Harry y si se entera nos quedamos sin nada.

−Ya le he avisado de que vaya con cuidado, nada me impedirá quedarme con todo el dinero de ese estúpido de sangre mestiza de Potter, sino fuera porque tiene tanto ni siquiera le hubiera tratado tan bien durante todos estos años, ahora vamos, tenemos que hacer cosas, y no te preocupes por la sangre sucia de Granger, ella será la primera que sabrá el poder que tenemos.

−Eso espero, esa estúpida me puso los cuernos con ese asqueroso mortifago.

−Como digo no te preocupes, que pronto lo solucionaremos. −Y sonrió a su hijo pequeño. −Vamos.

−Vamos. −Y los dos se fueron.

Lo que ellos no sabían es que alguien los había escuchado, eso de que Ginny engañaba a Harry, aprovechando de que era sábado de Hogsmeade se apareció en el pueblo mágico y busco hasta que la encontró.

−¿Qué haces aquí?

−Astoria necesito tu ayuda.

La pequeña de las Greengrass, miro a su amigo. −¿Blaise que necesitas?

−Pruebas de que Potter está siendo engañado por la comadreja.

−Eso no será muy difícil, todos en el castillo saben que le está poniendo los cuernos, con todos los tíos que se cruzan por delante.

Blaise asintió. −¿Entonces me ayudaras?

−Te ayudare, eres mi amigo.

−Gracias. -Le dijo. −Necesito las pruebas para antes de que termine el año escolar, según el profeta, la boda será para unas semanas después de que la comadreja menor termine la escuela.

−Las tendré, ¿pero por que le ayudas? Ellos hicieron daño a Draco.

−Lo sé, pero creo que Potter no es como esos comadrejas, el problema es que pasa demasiado tiempo con ellos.

−Pronto tendrás las fotos.

−Bien. −El chico despidiéndose y volvió al callejón diagon, de momento no diría nada, no quería que esos comadrejas Weasley se enteraran de lo que había descubierto.

Unos meses más tarde ya estaban en verano, Hermione estaba en su habitación preparándose para ir de fiesta, Draco la había invitado y aunque ella le había dicho hasta el cansancio que no quería ir no le había querido escuchar, así que ahora llevaba dos horas buscando lo indicado para ponerse y no encontraba nada, ella no era de fiestas, así que estaba muy perdida.

−Toc-toc. −Tocaron a la puerta y Jane entro. −¿Herms aun no sabes que ponerte?

La chica dejo de buscar en su armario y miro a su madre. −No, y no sé porque tengo que ir a esa fiesta, yo no quiero ir pero Draco ha insistido en que vaya.

−Es que te tienes que divertir no todo son estudios y cuidar de Altea.

−Ya lo sé, pero es que la última vez que fui de fiesta todo termino muy mal.

Jane se sentó en la cama de su hija y le dijo que se sentara a su lado. −No te preocupes. −Y le aparto el cabello de la cara. −Ahora no estás sola, nos tienes a nosotros, a Draco, a los Malfoy, a los Black y a mucha gente que te quiere y cuida de ti. −Y le sonrió. −Así que ahora buscaremos algo apropiado que ponerte e iras a esa fiesta, Draco ya no tardara mucho en venir a buscarte.

−Está bien. −Levantándose miro el desorden de su habitación. −Aunque aún no se que ponerme.

−Seguro que encontramos algo que ponerte.

−Eso espero. −Y las dos buscaron lo adecuado para la noche de fiesta de Hermione.

Un rato más tarde, por fin la chica ya estaba lista, bajo al comedor donde vio a Draco esperándola.

−Espero que no te haya hecho esperar mucho, no sabía que ponerme.

El chico le sonrió. −Vas muy bien, estas hermosa. −Y miro a los Granger. −Estaremos unas horas fuera, luego seguramente nos iremos a casa de Blaise o de Theo a seguir disfrutando de la noche.

−Nosotros cuidamos de Altea, divertiros.

−Lo haremos. −Los jóvenes se despidieron de los adultos y se fueron a una discoteca mágica que habían abierto hace poco.

Al llegar vieron que había mucha gente.

−Es donde vienen todos los jóvenes magos a divertirse. −Le dijo Draco a Hermione que no dejaba de mirar a todos lados. −Lo ha abierto un mestizo para traer diversión a los jóvenes y que no tengamos que ir siempre al Londres muggle.

Hermione lo miro. −Está bien, pero sabes que no soy de fiestas.

Draco le sonrió. −Solo serán unas horas, así que todo irá bien, mis padres saben dónde estamos así que no hay que preocuparse, ahora olvídate de todo solo piensa en divertirte.

−Tienes razón, me divertiré, además tengo que celebrar que he pasado de curso, aunque no pude asistir al primer trimestre mis buenas notas me han hecho pasar y no tendré que recuperar en septiembre.

Al escuchar eso, Draco la abrazo sinceramente, estaba contento de que esa chica que había estado a punto de morir por culpa de una familia de indeseables, estuviera totalmente recuperada y siguiera con su vida. −Felicidades.

Hermione le sonrió. −Gracias.

−De nada, ahora sí que hay más motivos para ir de fiesta. −Cogiéndola de la mano se fueron a buscar a Blaise y a los demás, por suerte no tardaron mucho en encontrarlos, estaban en la zona VIP.

−Ya pensábamos que no vendríais. -Les dijo Pansy.

−A sido Hermione, que hasta el último momento tenía dudas.

Pansy la miro. −Tranquila, todo irá bien. −Y miro a Blaise. −Trae un zumo para Hermione, que no lleve nada de alcohol, aun le está dando de comer a Altea.

−Ahora se lo traigo. −El chico sonriéndole se fue a buscar las copas de sus amigos.

−Este está muy extraño. −Dijo Theo cuando Blaise se hubo ido.

−¿Tu también piensas lo mismo? −Pregunto Draco miro a su amigo. −Lleva semanas actuando extraño, como esta noche, cuando Pansy le ha pedido las bebidas creí que se quejaría pero no ha sido así, se ha ido encantado.

Pansy miro a sus amigos. −Pues yo lo veo igual que siempre, bueno es verdad que no se ha quejado al tener que ir a buscar las bebidas pero debe de estar madurando aunque parezca mentira.

−Puede. −Y sonrió a Hermione. −¿Vamos a bailar?

La chica lo miro. −No soy buena bailando. 



« Capítulo 03 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 05 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.