Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Altea » Capítulo 16
Historia terminada Altea (ATP)
Por adillita27
Escrita el Domingo 1 de Febrero de 2015, 09:37
Actualizada el Domingo 8 de Marzo de 2015, 14:56
[ Más información ]

Capítulo 16

−Está bien, ahora tiene que empujar. −Y miro a su paciente. −Empuja cuando te lo diga, como ha dicho Draco no tardaremos mucho y pronto tendréis a vuestro bebe.

La leona asintió e hizo caso a las indicaciones del doctor, un rato después, Hermione daba a luz a un hermoso niño rubio con los ojos grises.

−¿Cómo esta? −Pregunto Draco mirando al doctor que estaba comprobando que el bebe estuviera bien.

−A primera vista está bien, pero hay que hacerle las pruebas rutinarias, para estar completamente seguros que está bien. −Le dio el bebe a una enfermera y miro su paciente. −Hermione ahora te revisare yo a ti, se que acabas de pasar por el proceso de tener a tu hijo, pero me siguen preocupando tus pulmones.

−Pero si ya han pasado casi tres años.

−Lo sé, pero una enfermedad como la tuya, siempre hay que estar atentos a cualquier síntoma.

−Está bien. −Y miro a su marido. −Ves al pasillo y diles que nuestro bebe ya ha nacido.

−Lo hare. −Y miro al doctor. −No tardare mucho, quiero saber como esta.

−Mientras te esperamos, la lavaran.

Draco asintiendo dejo a su mujer con el doctor y sus enfermeras y salió al pasillo donde estaban todos. −Ha sido un niño.

−Felicidades. −Narcissa le abrazo sonriendo. −¿A quién se parece?

−A mí. −Y miro a los Granger. −El doctor le va a hacer unas pruebas a Hermione para estar seguros que está bien y le pueda dar de comer al bebe sin preocupaciones.

Jane lo miro. −¿Puedo pasar?

−Claro, iba a pasar yo, pero seguro que Herms te quiere ver.

−Gracias. −La mujer le sonrió y entro en la habitación de su hija.

−Mami. −La leona le sonrió. −He tenido un hermoso bebe.

−Ya nos lo ha contado Draco, ahora cuando terminen de revisarte lo podrás ver. −Y miro al medimago. −¿Cómo esta?

−Ahora haremos las pruebas.

−¿Me puedo quedar con ella?

El doctor le sonrió. −Claro. −Y miro a las enfermeras. −Vamos a empezar.

Las enfermeras asintieron y se pusieron a trabajar.

Un rato después, el medimago tenía ya los resultados.

−¿Cómo esta? −Pregunto George mirándolo, cuando terminaron de hacerle las pruebas, los habían dejado pasar.

−Está bien, los pulmones siguen limpios. −Y miro a Hermione. −Se que han pasado tres años, pero el virus que tienes en tus pulmones es bastante peligroso, por suerte no lo hemos visto, así que le puedes dar el pecho al pequeño Scorpius.

−Gracias.

−De nada, ahora le pediré a una enfermera que te traiga al bebe.

−Ahora lo veras. -Le dijo George.

−Si papi. −Le dijo Hermione emocionada.

El medimago le sonrió, y salió del cuarto.

Hermione sonrió a su madre. −Me ha dicho que estoy bien.

−Eso está muy bien. −Y le dio un beso en la frente. −Ya no tardaran mucho en traerte a tu bebe.

−Sí. −Y espero a que le trajeran a su hijo, esperaba que no tardaran mucho en traerlo.

No mucho tiempo después, tocaron a la puerta y una enferma entro con una pequeña cuna.

−Aquí tienen al nuevo integrante de la familia.

La leona le sonrió. −Gracias.

−De nada. −Y miro a Draco. −¿Quieres cogerlo?

−Sí. −El chico se acerco a la cuna y lo cogió con cuidado. −Es hermoso. −Se acerco a Hermione y se lo puso en brazos con cuidado.

−Te quiero. −La leona beso a su hijo y miro a la enfermera. −¿Cuándo puedo irme a mi casa?

−Esta tarde, el medimago ha dicho que tus resultados están bien, y el bebe está bien, así no hay razones para quedaros. −Y miro a Draco. −Tendrá que hacer reposo algunos días.

−Lo hará. −Y miro a su mujer con su bebe en brazos. −Ahora cuando lleguemos a casa, descansaras y cuando ya estés bien, podrás volver a la universidad ya has perdido casi dos meses de clases, se que Scorpius es un bebe y necesita a su madre, pero mi madre puede cuidarlo, como hicimos cuando nació Altea.

Hermione dejo de mirar a su hijo y miro a su suegra. −Se que tu lo cuidaras bien.

−Lo hare. −Narcissa estaba encantada de cuidar de Scorpius, había querido cuidar de Altea pero Draco y Hermione habían dicho que era mejor que fuera a una guardería con otros niños de su edad, ella no estaba de acuerdo con ellos, pero era su abuela y tenía que aceptar las decisiones que su hijo y su nuera tomaban sobre sus hijos.

Unas horas más tarde, Draco traía a Altea, para que conociera a su hermanito, la niña nada más verlo lo miro mal.

Su padre la miro. −Altea él es tu hermanito, lo tienes que cuidar.

−No quiero. −Mirando a su padre, se puso a llorar y escondió su cabeza en el cuello de Draco.

−Esta celosa. −Jane sonrió a su hija. −Es normal ha estado sola casi cinco años y ahora os tiene que compartir, tener paciencia pronto se le pasara.

Draco le sonrió y miro a su hija. −Aunque Scorpius haya nacido yo te quiero, eres mi princesita.

−No quiero.

−Tan testaruda como su padre. −Dijo Hermione sonriendo a su marido.

−Sí, pero si me tienes paciencia a ella también se la tendrás.

−Claro que sí es mi princesa. −Le entrego al recién a su madre para que lo cogiera y estiro sus brazos hacía su hija. −Altea ven.

Draco le paso a la niña y Altea la abrazo fuerte.

−Yo te quiero mi amor, y pronto verás lo divertido que puede ser tener otro niño en casa, así podrás jugar con él.

Altea miro a su hermano y miro a su madre. −No puede jugar, es pequeño.

−Lo es, como tu cuando naciste, pero pronto será más grande, ten paciencia.

−No. −Y volvió a esconder la cabeza.

Hermione le sonrió y le acaricio el cabello.

−Como digo paciencia. −Dijo Jane.

−Lo sé. −Y siguió acariciando el cabello de su hija.

El tiempo fue pasando y pronto estuvieron en navidad, como dijo Jane los celos de hermana mayor de Altea fue pasajero, hasta que la niña vio que sus padres y su familia seguían tratándola igual.

−Navidad, navidad dulce navidad. −Altea estaba muy emocionada ya pronto sería navidad, y a ella le gustaba mucho esa fiesta, sus papas y sus abuelitos siempre le regalaban muchas cosas.

Draco miro a su hija que no dejaba de cantar la misma estrofa todo el tiempo. −¿Has sido una niña buena? Santa Claus no trae regalos a los niños que se portan mal.

Altea dejo de cantar y miro a su padre. −He sido buena.

El chico le sonrió. −Entonces te traerán muchos regalos, y no olvides que tienes que dejar leche y galletas a Santa para que sepa que te has acordado de él.

La niña lo miro feliz. −Sí.

Hermione que estaba dando de comer a su hijo, miro a su marido. −Me llevare a Altea al callejón diagon, quiero mirar algunas tiendas.

Draco dejo de mirar a su hija y miro a su mujer. −Yo me quedare con Scorpius tengo que terminar unos informes, y cuando los termine os iré a buscar, así podemos ir a casa de tus padres, nos esperan para la cena.

−Sí, ya les he dicho que iríamos. −Hermione termino de darle de comer a Scorpius y se lo llevo a su cuarto para que pudiera dormir en su cuna, al bajar vio que Draco ya le estaba abrochando el abrigo a Altea, cuando termino miro a su mujer. −¿Lo tienes todo?

−Ahora lo cojo. −La leona se puso su abrigo, cogió su mochila bolso y se la colgó en la espalda, y miro a su hija. −¿Preparada?

La niña asintió y le cogió de la mano.

−Nos vemos en dos horas, en el emporio de las lechuzas que esta al principio del callejón.

−Allí estaremos. −Despidiéndose de Draco, Hermione y Altea se fueron.

En el callejón, Hermione y Altea miraban tiendas, cuando la adulta vio que había una gran cola, interesada el porqué de esa cola se acerco y miro a un hombre que estaba al final de la cola. −Disculpe ¿porque la cola?

El hombre la miro. −Es para la venta del boleto del dragón, es un especial de navidad, doscientos millones de galeones por el boleto ganador.

−Por Merlín, cuánto dinero.

−Es mucho, según lo que he escuchado no solo se vende aquí en el Reino Unido, sino en todos los países, por eso el premio es tan grande, porque todos los países se han unido para que el premio fuera mayor.

−Gracias. −Y se iba a ir, cuando vio que Altea se había colocado en la cola como los adultos, divertida miro a su hija. −¿Tu también quieres uno?

La niña la miro. −Si mami.

−Pero no lo necesitamos.

−Mami. −Y la miro con los mismos ojos que lo hacía Draco cuando quería algo.

−Está bien, pero no sé si nos tocara. −Cogiéndola en brazos se puso a hacer cola, llevaba un rato allí cuando vio a los Weasley también en la cola, ahora que lo pensaba mejor no le importaba si le tocaba o no, su marido tenía mucho dinero y era muy generoso con ella, pero por quitarle el premio a esos comadrejas ya valía la pena esperar en esa cola tan larga.

Casi una hora más tarde, por fin le tocaba.

−Buenas tardes.

Hermione sonrió a la dependienta. −Buenas tardes, un número por favor.

−¿Cuál quiere?

−Quiero uno terminado en un dos, o en cuatro, el dos por que tengo dos hijos y el cuatro porque somos cuatro en la familia.

La dependienta le sonrió. −Tengo los dos números. −Y se los enseño.

La leona los miro bien. −Me quedo con los dos, un dos y un cuatro por favor.

−Aquí tiene. −La dependienta lo puso en un sobre de navidad y se lo entrego. −20 galeones.

Hermione se lo dio y le sonrió. −Feliz navidad.

−Feliz navidad y mucha suerte.

−Gracias. −La leona salió a la calle y miro a su hija. −Ya tenemos el boleto que querías, ahora nos tenemos que ir, seguro que papa nos espera.

−Papi.

−Si tu papa. −Y se la llevo al sitio donde había quedado con su marido.



« Capítulo 15 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 17 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.