Historia al azar: Un segundo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una historia diferente » Capítulo 09
Historia terminada Una historia diferente (ATP)
Por adillita27
Escrita el Viernes 30 de Enero de 2015, 09:44
Actualizada el Miércoles 9 de Mayo de 2018, 03:49
[ Más información ]

Capítulo 09

El hombre no tardo mucho en aparecer y cuando terminaron de contarle lo que estaba pasando, envió su patronus a sus aurores, no podían dejar que esos criminales se salieran con la suya.

En la mansión de Sirius, Hermione estaba preparando un té para sus amigos.

Hacía horas que las mujeres los había aparecido en la mansión y también había llevado a los Weasley a la madriguera.

Lily, María y Kristine estaban preocupadas por sus maridos, y sus hijos miraban preocupados a sus madres.

Cuando termino de preparar el té, lo puso en una bandeja y lo llevo al salón, donde las tres estaban sentados esperando noticias de James y los demás.

−Aquí tenéis. -Les dijo Hermione.

−Gracias. −Dijo Lily sonriendo y cogiendo una taza.

−De nada. −Dijo cogiendo una y sentándose en un sillón.

De pronto se aparecieron los tres.

Las mujeres al ver a sus maridos se levantaron y los abrazaron.

−¿Cómo estáis? -Les pregunto Lily.

−Bien, por suerte no ha habido heridos.

−¿Qué ha pasado?

−Creemos que alguien se ha querido pasar de gracioso y ha asustado a unos cuantos, al ver a tantos correr todos los han imitado.

James miro a los niños. −Chicos ya es muy tarde, y ya veis que estamos bien, así que a la cama, mañana tenemos que ir al callejón diagon a comprar las cosas para la escuela.

−Sí. −Los niños se despidieron de los adultos y se fueron a sus cuartos.

−Sé que hay algo más que me ocultáis, os conozco bien. −Dijo Lily.

−Cuéntaselo James, pronto se enteraran. −Dijo Remus sentándose al lado de su mujer.

−Si es lo mejor. −El auror cogió la mano de su mujer para que se sentara. −Creemos que ha sido un ataque, querían hacer daño a los mestizos.

−¿Por qué?

−Por lo de siempre, solo quieren sangre limpia y todo eso.

−¿Qué va a pasar ahora?

−Mi padre me ha dicho que de momento no podemos hacer nada, así que seguiremos con nuestras vidas, nosotros no hemos hecho nada y de momento solo han estado molestando en eventos mágicos, nunca dan la cara solo son unos cobardes.

−James.

El auror la abrazo. −Tranquila Lily, vigilaremos como siempre, así que no te preocupes.

−Está bien, ahora me voy a descansar ha sido un día muy largo.

−Iros. −Las mujeres se fueron a descansar y los hombres se quedaron hablando de lo que había pasado esa noche en los mundiales.

El día de volver a Hogwarts, no tardo mucho en llegar y pronto los chicos estaban terminando de recoger sus cosas.

Lily entro en la habitación de sus hijos y les sonrió. −¿Habéis terminado de recoger todo?

Draco terminando de guardar su libro en su mochila la miro. −Como siempre, Harry no sabe donde ha dejado sus cosas pero con mi ayuda ya hemos terminado.

−Oye no es mi culpa de que Draco se haya quedado con todo el cerebro y a mí no me haya dejado nada.

Al escuchar los dos lo miraron.

−Yo creo que sí que tienes cerebro pero eres como tu padre que la mitad de las veces lo tienes dormido.

−Puede. −Y se rio.

La mujer los miro. −Vamos, no vaya a ser que se os duerma otra cosa aparte del cerebro.

Draco la miro. −Eso díselo a Harry, yo siempre lo tengo despierto.

El chico mirándolo indignado dejo su mochila encima de su baúl y bajo a desayunar, cuando terminaron lo guardaron todo en el coche y se fueron a la estación.

Un rato más tarde, James tenía abrazada a su mujer, mientras miraban como el tren salía de la estación.

−Tranquila todo estará bien. -Le dijo James.

La mujer dejo de mirar el tren y miro a su marido. −Estoy muy preocupada por los niños, no quiero ni imaginar que esa gente ataque la escuela.

El auror la abrazo. −Nadie atacara la escuela, el profesor Dumbledore está allí y el es muy capaz de cuidar a todos los niños y aunque no me caiga bien Snape, el es muy bueno en defensa.

−Lo sé, pero igual no deja de preocuparme.

−Eso nos pasa a todos, pero preocupándonos tanto no nos hará nada bien, además ahora tienes que ir a san mungo a trabajar y yo tengo que ir al cuartel.

La mujer asintió y se fue con su marido.

Unas horas más tarde, al llegar al castillo todos se sentaron en sus mesas a esperar la selección de los alumnos de primero, al terminar el profesor Dumbledore pidió un momento de silencio.

−Este año, en la escuela tendremos el torneo de los tres magos, de Bulgaria el instituto Drumstrang, y de Francia la academia Bauxbattons, os tengo que avisar que solo los mayores podrán participar en el torneo, peligrosas pruebas se llevaran a cabo donde el participante tendrá que demostrar su gran valor.

Entonces las puertas del gran comedor se abrieron y un hombre todo mojado de la lluvia de afuera hizo su entrada, y se fue directo a la mesa de los profesores.

−Este año tenemos nuevo profesor de defensa contra las artes oscuras, el profesor Alastor Moody. −Después de decir eso el profesor se sentó en su silla. −Que dé comienzo la fiesta.

−¿Moody? Ese tipo está loco. −Dijo Ron.

−¿Lo conoces? -Le pregunto Hermione.

−No personalmente pero mi padre habla mucho de él, la mitad de los criminales que están en Azkaban los ha atrapado él.

−Mi abuelo dice que tuvo que darle la baja médica, porque llego un momento que solo veía criminales por donde iba. −Dijo Harry mirando al auror.

−Le llaman ojo loco Moody, mejor no estar en su camino. −Dijo Ron.

−Sí.

−Pero no entiendo porque han puesto a un hombre tan peligroso como profesor. −Dijo Draco.

−Seguro que el profesor Dumbledore tiene sus motivos, el siempre sabe porque hace las cosas.

−Puede que esta vez se equivoque.

Los mellizos estuvieron de acuerdo con lo que dijo Hermione, puede que esta vez el profesor se hubiera equivocado en traer a ese hombre

Hermione se fijo que Fred y George estaba muy animadamente hablando y casi no le hacían caso a su comida, ella que los conocía bien, sabía que estaban planeando una de sus locuras.

−¿Herms, que pasa? -Le pregunto Draco.

−Creo que los gemelos Weasley traman algo.

−¿Y aun lo dudas? −Pregunto Harry que los había estado escuchando.

−Creo que quieren participar en el torneo de los tres magos. -Les dijo Ron.

−Pero ya has escuchado al profesor Dumbledore, no dejara participar a los menores.

−Ya pero ellos encontraran alguna manera para participar.

−Tranquila, ya veremos cómo va todo, y ponte a cenar si no Ron se lo comerá todo. −Dijo Draco.

−Sí. −Y sin decir nada mas, se pusieron a cenar.

Unos días más tarde, Hermione salía de la biblioteca cuando se choco con alguien.

−Lo siento. −Dijo un chico que se agacho para ayudarla a recoger sus cosas.

−También es mi culpa, por no estar mirando por donde iba. −Y vio que era el Cedric. −¿Diggori vas a participar en el torneo?

−Me puedes llamar Cedric, y si tengo ganas de ver que pruebas pondrán. −El chico de huffleffup termino de recoger las cosas y se las dio.

−Gracias.

−De nada, con tantas cosas tendrías que llevar una mochila.

−Si lo sé, lo que pasa es que me la he olvidado en mi habitación y no tenía ganas de volver a buscarla.

−Herms, Herms vamos ya vienen los invitados. −Dijo Ginny que paso corriendo y se la llevo de la mano.

No mucho tiempo después, los tres miraban como los búlgaros hacían su aparición.

−Veo que saben hacer su entrada. -Les dijo Cedric, que miraba como un gran barco salía del lago.

−Y las francesas también, mirad. −Dijo Ginny mirando haciendo el cielo donde un gran carro tirado por pegasos, caballos voladores se acercaba.

Mientras los tres miraban como Hagrid los hacía aterrizar, un grupo de gryffindors los miraban.

−Draco deja de apretar los puños, te harás daño.

−¿Harry, que hace ese Diggori con Herms?

−Hablando no hacen nada mal.

−No me gusta. −Draco se acerco al grupo, Harry y Ron lo siguieron, por si terminaba cometiendo alguna estupidez. −Herms.

−Hola Draco, ¿a que son bonitos? −Pregunto mirando a los pegasos.

−Mucho, ¿Cómo que estas con Diggori?

La chica le sonrió. −Salía de la biblioteca cuando me he chocado con él, estaba ayudándome a recoger las cosas cuando Ginny me ha avisado de que los invitados estaban aquí, ahora que ya los he visto voy a dejar mis cosas a mi habitación, que voy muy cargada.

−Te acompaño. −Dijo Draco, que cogió las cosas que la leona llevaba en los brazos.

−Gracias. −La chica le sonrió y se fueron a la torre de gryffindor.

−Tu hermano sí que se lo monta bien. −Dijo Cedric riéndose.

−¿De qué hablas? -Le pregunto Harry sin entender

−Viene todo celoso y en vez de molestarse Hermione le sonríe y se van juntos.

−Creo que no se ha dado cuenta de que estaba celoso, ella es muy lista para los estudios pero para otras cosas no. -Le dijo Harry. −¿Qué tienes con ella?

Cedric lo miro sonriendo. −Nada tranquilo, solo una amiga, ahora me voy nos vemos en otro momento.

Ron y Harry vieron como Cedric se iba.

−¿Te lo crees? -Le pregunto Ron.

−Sí, ¿Por qué no? −Harry le sonrió. −Vamos a seguir mirando a los invitados.

Mientras Draco y Hermione regresaban a la torre de gryffindor, la leona vio que el chico estaba muy callado.



« Capítulo 08 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 10 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.