Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Amor en el Tiempo » Scorpius & Rose
Amor en el Tiempo (ATP)
Por Nadja Rozen
Escrita el Martes 30 de Diciembre de 2014, 00:18
Actualizada el Miércoles 11 de Febrero de 2015, 03:05
[ Más información ]

Scorpius & Rose


Draco iba paseando con Akiva por los concurridos pasillos de Hogwarts. El pequeño Gryffindor le iba contando alegremente sus hazañas con la escoba. Era una dinamica que habian tomado los Malfoys. Se iban rotando cada uno, para estar todo un dia de la semana con su padre adolecente. Los chicos estaban inusialmente entusiasmados. Apesar de que era su futuro padre, lo veian como un amigo, y le contaban cosas diveridas de ellos juntos con algunos consejos para su futuro. Ese viernes le tocaba a Akiva. Quien lo veia durante los pequeños descansos durante las clases. 
Era la hora de la comida. Y tanto padre como hijo iban tranquilos al comedor, pero cuando iban pasando junto a la biblioteca, vieron salir a Scorpius de un salon cercano. Rojo de ira, con el pelo y el uniforme revueltos y un golpe en la mandibula.
-¡Scorpius!- lo llamo Draco alarmado por su aspecto. Su hijo lo ignoro y salio corriendo por el pasillo, dandole la espalda.
-Creo que se ha peleado papa...- dijo Akiva cansado- Ese caracter lo saco de ti, arreglar todo a golpes... mama tenia razon no debiste enseñarle pelea muggle.
-Ese caracter es de tu madre, si la vieras de adolecente enojada... es mas temible de Vomdemort...
-Deberias de ir a hablarle, antes de que haga otra tonteria y llamen a mama- opino el rubio.
-Tienes razon- dijo alborotando con su mano el pelo de su hijo, no era buena idea que Hermione mayor fuera a la escuela- Te veo en la cena.
Draco busco al mayor de sus hijos por toda la escuela sin mucho exito. Nadie lo habia visto desde la clase de pociones. Draco estaba a punto de hablar con la directora McGonagall cuando recordo un lugar poco visitado. 
La torre de astronomia. Los estudiantes la evitaban desde el asesinato de Dumbledore. Incluso el lo hacia. Le traia muy malos recuerdos de sus dias de mortifago. Pero quizas era el uncio lugar a donde irir a desahogarse Scor. Y tenia razon. Recargado contra el varandal estaba Scorpius, con las mejillas rojas y llenas de lagrimas de rabia y la mirada perdida. Estaba muy mal.
-Scorpius... ¿Que paso?- susurro preocupado.
-Soy un imbecil...- musito- La he perdido... tenias razon soy un cobarde.
-¿De que hablas?
-Rose... la he perdido...- dijo el rubio, intentando reprimir las lagrimas que nublaban sus ojos.
-¿Que paso Scor?-pregunto nuevamente, presintiendo triste su respuesta. 
-La vi en el salon de transformaciones... con Scamander... se estaban besando...- su voz se quebro en la ultima palabra, mientras lagrimas de importencia salian de sus orbes grises.
-¿Y que fue lo que hiciste?- pregunto.
-No estaba pensando... queria matarlo... y cuando menos vi me le fui encima... lo golpie hasta que me canse... y sali corriendo de ahi...
-¿Y Rose?
-No lo se... ella estaba llorando, pedia que me detuviera pero... no la escuche y luego... simplemente me fui no podia verla a la cara...
-Debiste hablar con ella...-opino Draco.
-¡¿Porque?!- bramo enojado- ¿¡Para que se burlara de mi y me dijera en mi cara que no soy nada para ella?!
-Eso tu no lo sabes- dijo Draco tambien enojado.
-¡Tu no sabes nada!- grito- ¡Ni siquiera te gas atrevido a estar con mama! ¡¿Que vas a saber tu del amor?!
Scorpius se arrempientio de sus palabras pero estaba muy molesto y lastimado como para pensar. Draco se quedo frio. El tenia razon. Que cosas podia decirle el cuando ni siquiera estaba seguro de lo que sentia por Hermione. Se habia pasado el tiempo negando sus propios sentimientos.
-Quizas tienes razon- dijo tranquilo- Al igual que tu me he estado mintiendo sobre lo que siento en verdad... pero al menos yo se que terminare con ella. Tu eres la prueba viviente de eso.
Scorpius se sentio mas estupido ante el comentario.
-Ademas- continuo- Realmente eres un idiota... Eso quizas si lo sacaste de mi, pero solo un ciego como tu no podria ver que Rose realmente te ama...
-Eso no es cierto...- murmuro.
-Seras menso... - dijo desesperado- ¿¡Acaso no te das cuenta de como te mira!? Y como la ves tu Scorpius. Si la amas lucha por ella. Ve con todo hasta el final, sin importante las consecuencias.
-¿Y si me rechaza...?- pregunto con dolor.
-Pues al menos podras saber que lo diste todo y que no eres un cobarde... Hijo no quiero que dentro de 50 años te preguntes que habria sido de tu vida si hubieras tomado otra decision. Quiero que vivas sin arrepentirte de nada... y se que si no buscas a la pequeña Potter te vas a arrepentir el resto de tu vida. ¡Asi que largo! No te quiero ver hasta que ella haya aceptado ser una Malfoy- dijo Draco de broma.
Scorpius rio. Sorpredido por las calidas palabras de su padre. Las cuales le habian inyectado la confianza y adrenalina que necesitaba en ese momento. Seco sus mejillas con la manga de su uniforme y en un calido abrazo rodeo con sus brazos a su padre. Y salio apresurado de la torre de astronomia. 
Draco se quedo callado y feliz. Estaba seguro de que hacia lo correcto. Lo unico que queria era ver a su hijo feliz. Ahora solo dependia de Scorpius que todo pasara.

Scorpius corrio por los pasillos en busca de la hermosa azabache. Preguntandole a todos sus amigos por ella, e incluso (gracias a un poco de amenaza) habia entrado a la sala comun de Gryffindor buscandola. Pero no estaba ahi, ni nadie la habia visto. Por un momento creyo que estaba con Scamander. Aquello le revolvio el estomago y le hizo desear matarlo como un perro. Hasta que supo que el rubio estaba en la enfermeria tratando su nariz rota y algunos golpes, cortecia de Scorpius.
El rubio estaba a punto de perder su esperanza y cordura. ¿Donde diablos se habia metido Rose? El la conocia mejor que nadie, y no era posible que su esfumara en el aire. Scorpius revisaba el mapa del merodeador (propiedad de Albus) y estaba en una crisis monumental. El nombre de Rose no aparecia en ninguna parte del pergamino... hasta que un pequeño rayo de luz lo ilumino y recordo algo que le habia comentado su mama.
Scorpius salio disparado deseando estar en lo correcto. Camino por el pasillo desierto, cerca de la torre de la dama de gris y cerro los ojos frente a uno de los muroa del corredor. Deseando fervientemente ver a Rose.

Rose por su parte estaba hecha un mar de lagrimas. Quizas habia perdido al hombre que amaba para siempre. Y todo habia sido culpa de Lorcan. Que estupida habia sido al hacerle caso a la nota que le habia mandado.
Horas antes ella habia estado en el gran comedor junto con sus primas, cuando una lechuza llego con un trozo de pergamino atado a su pata. Era de Lorcan, y le pedia que lo viera en la aula de transformaciones. Decia que era urgente. Rose inocentemente, habia creiado que era para algo sobre sus examenes finales. Lorcan iban en septimo año junto con Scorpius. Aunque estos dos nunca se habian llevado bien.
Rose se encamino hasta el punto de reunion, el salon estaba vacio y oscuro. Al entrar unos brazos bruscos la rodearon haciendola gritar del susto.
-¡Lorcan!- chillo ella al ver al rubio- ¡¿Que diablos haces?!
-Perdon no queria asustarte...-musito apenado 
-No importa- comento- ¿Que era lo que querias Lorcan?
-Queria decirte algo muy importante...- Tomo aire armandose de valor y continuo- Te amo Rose. He estado enamorado de ti desde que llegaste a Hogwarts y quiero que seas mi novia.
Rose se quedo estupefacta ante la repentina declaracion. Se sentia alagada por sus sentimientos...pero habia algo en esos ojos miel que la hacian desconfiar de sus palabras.
-Lorcan yo no estoy enamorada de ti... yo amo a otra persona- dijo apenada- Solo te veo como un amigo...
-¡¡No Rose!!- grito enojado- ¡¡No me vas a decir que amas al imbecil de Malfoy!!
-Dejame Lorcan a ti eso no te importa- contesto al pelirroja enojada.
-Claro que si me importa. Tu me importas. ¿Acaso no vea que el no te merece?- Lorcan la empujo contra la pared aprisionando, y con sus manos empezo a ejercer mas fuerza lastimando a Rose que empezaba a retorcerse incomoda- Tu seras solo mia...
-Sueltame... por favor- susurro Rose aterrada por las palabras del chico.
Lorcan no la escucho. Habia planeado todo con detenimiento. Ese seria su moemento para vengarse de Scorpius. Llevaba odiandolo durante 7 años. Los cuales habia vivido opacado por Malfoy, todos lo preferian a el y lo admirabab. Scorpius siempre conseguia todo, incluso a la princesa de los Potter. Lorcan se habia enamorado de ella al verla sentada en el banquillo con el sombrero seleccionador. Con sus ojos azules y rizos negros. Que hermosa era. El habia odia a Malfoy mas que nunca cuando vio como lo veia la pequeña Potter. Lo veia de la misma forma en la que Lorcan soñaba que ella lo observara. Y tambien habia descubierto los sentimientos de Scorpius. Pero todo eso se acabaria. Una hora antes, cuando le habia enviado la nota a Rose, tambien se habia encargado de que un niño de Slytherin hiciera que Scorpius pasara por coincidencia por el aula... descubriendo su jugarreta. Unos pasos se escucharon por el pasillo y Lorca hizo su siguiente moviemiento.
-Sueltame Lorcan- susurro Rose con voz rota. 
Lorcan estrello sus labios con los de la azabache. Rose rompio en un sollozo ahogado. Asqueada al sentir como la lengua del chico profanaba su boca. Era como tener un asqueroso molusco entre sus labios, impidiendole respirar. Lorcan la tomo del rostro, apretandola con fuerza profundizando el beso.
Loracan escucho el sonido de la puerta, sintiendo su morbida satisfaccion. Pero no se separo de Rose, por el contrario la abrazo con mas fuerza. Ella solo se retorcia intentando escapar de el. Tenia los ojos cerrados y las mejillas maschadas por sus lagrimas.
 Pero Scorpius no reparo en esto. El solo vio la escena de Lorcan y Rose besandose. Cegado por los celos y la rabia se abalnazo sobre Lorcan, sepandolo de la joven de un puñetazo. Y en el suelo lo pateo con odio. Gritandole todos los insultos que se venian a la mente.
-¡¡MALDITO ANINAL!! TE VOY A MATAR COMO EL PERRO QUE ERES- gritaba Scorpuus colerico.
-¡Basta Scorpius! ¡Detente por favor!- chillaba Rose asustada.
Scorpius se detuvo de golpe lastimado. 
¿Acaso Rose lo estaba defendiendo? Sintio su corazon romperse en miles de pedazos, mientras sus ojos de plata liquida se nublaban por las lagrimas. Salio del salon sin mas. Ignorando las suplicas y sollozos de la niña de la que habia estado enamorado toda su vida.
-Scorpius espera...- fue lo ultimo que oyo antes de correr a la torre de astronomia.
Lorcan habia acabado en la enfermeria. Gracias a la paliza que le habia propinado Scorpius y las maldiciones que Rose le habian arrojado. Incluso su hermano Albus habia ayudado a darle una leccion cuando entre lagrimas us hermanita le narro lo ocurrido. A lo que su sumaron  todos los Malfoy, cuando Draco fue a ajustar cuentas con el, todos estaban mas que concientes de los sebtimientos que su hermano mayor tenia por Rose. Lo cual la habia vuelto sagrada e intocable, y Lorcan Scamander habia intentado mancillar la propiedad de un Malfoy... y vaya que lo lamento.
Lorcan habia quedado tan magullado y morada de las palizas que tendria que comer sus alimentos con un popote durante 4 meses.
Luego de irse de la enfermeria Rose se escondio en la sala de menesteres. Conciente de que nadie podria molestarla ahi. Y en un gran sillo verde se sento y lloro toda su tristeza.
Estaba segura que Scorpius no volveria a hablarle.
Quizas pensaria que el imbecil de Lorcan le habia robado su primer beso (y Scorpius en realidad pensaba eso). Rose nunca habia tenido novio. Ningun hombre se le habia hacercado de forma romantica, en parte por sus sobreprotectores hermanos y por que todos estaban al tanto de las amenazas de Scorpius. Y Scorpius nunca se habia atrevido a besarla. Haciendo que claramente pensara que el primero en probar esos dulces labios fuera Lorcan. Pero Scorpius estaba equivocado, y solo Rose lo sabia.
Ella habia tenido su primer beso a los 12 años. Ella habia entrado a su primer año Hogwarts y quedado en la casa de Gryffindor. Habia conocido la maravilla de aquel magico castillo y redescubierto sus propios sentimientos hacia cierto rubio. Un amor inocente. Scorpius siempre habia estado con ella. Era su mejor amigo y hermano... pero su corazon daba un vuelco cada vez que lo veia o pensaba en el.  Durante ese verano, ella habia ido (con sus hermanos y todos los weasley) a la mansion de los Malfoy. Era el unico lugar donde cabian todos. Era de las cosas que mas le gustaba a Rose. Esa sensacion de fiesta y familia cuando estaba toda la familia reunida del trio de oro. 
Por esas fechas Rose y Scorpius aun eran muy inocentes, niños practicamente, por lo que ambos compartian habitacion. Esas fueron las mejores vacaciones de Rose. Cuando durante la oscuridad de la noche dormia abrazada de Scorpius, enredando sus pequeños deditos en los rubios cabellos de el. Sientiendo su respuracion y el dulce sonido de sus latidos.
Una noche, no muy importante, ella se desperto en la madrugada. Los brazos de Scorpius la apretaban con cariño a su pecho. Rose se habia quedado embelesmada admirando el bellos rostro de Scorpius a pocos centimetros del suyo. Dormia tranquilanente, con una sonrisa grabada en sus labios. Parecia un angel. Rose nunca lo habia visto mas guapo que en ese momento, iluminado por los debiles rayos de luz que se colaban por la ventana.
Con su mano derecha aparto un mechon rebelde de su rostro, y sin pensarlo acaricio con la punta de sus dedos las facciones del rubio. Era como leer un libro. Un libro que conocia de toda su vida. El la habia visto crecer, estando cuando dio sus primero pasos y balbuceo sus primeras palabras. Le habia enseñado a montar la escoba y vencer sus miedos. La habia acompañado a comprar su varita y lechuza... Rose no podia evocar un momento de su vida en el que no estuviera presente Scorpius. 
Y fue cuando lo supo. El no era solo un amigo o hermano. Era mucho mas. Y ella queria que asi fuera.
De forma inconsiente se fue acercando lentamente a su rostro, hasta que sus labios rozaron los ajenos. En una delicada e inocente caricia. Dando asi su primer beso. Rose le habia robado un beso a Scorpius dormido. Cuando la azabache se separo de el, competamente sonrojada, comprobo que el rubio seguia profundamente dormido. Suspiro calmada y se acurruco nuevamente en sus brazos, enterrando su rostro en su pecho. Saboreando la dulce frajancia de menta que despredia su cuerpo... Mantuvo esa noche en secreto. Y luego de ese verano no volvio a dormir con Scorpius, la inocencia habia desaparecido, haciendolos mas concientes de sus juegos. Convirtiendo a la vez lo que fue un amor de niños en algo mas granden

Y ahora todo eso habia acabado. Y gracias al imbecil de Lorcan. Rose seguia sollozando, perdida en su tristeza y pensamientos... sientiendo su corazon apretujarse para luego despedazarse en millones de pedazos, clavandose a ella como frios puñales...
Cuando un sonido la saco de sus pensamientos. La puerta de la sala de menesteres aparecio, y por ella entro y despeinado rubio, quien aun tenia los ojos rojos y las mejillas manchadas.
-Scorpius- susurro Rose con voz quebrada.
-Rose...-murmuro el.
-Scor.. yo... debes escucharme yo...- balbuceo ella entre lagrimas. Scorpius camino hasta ella y entre sus manos tomo su rostro. Callando sus palabras con un dulce beso. Un gemido salio de la gargante Rose, y rodeo con sus brazos el cuello de Scorpius, pegandolo mas a ella, fundiendose como uno solo.
Scorpius deslizo sus manos por el cuerpo de ella, masajeando sus pechos con ternura para luego desaparecer bajo su falda, acariciendo por arriba de la tela de sus bragas su centro, haciandola gemir de placer.
Scorpius la tomo entre sus brazos y las acosto sobre el sillon verde donde habia estado ella llorando minutos antes. Delizo sus labios por su menton y su cuello, dejando pequeñas marcas de amor a su paso. Perdidos en todas las sensaciones que los embargaban empezaron a quitarse toda la ropa, quedandose unicamente en ropa interior. Scorpius desabrocho con habilidad el sujetar de Rose y lo arrojo junto con las prendas descartadas, emergiendo frente a el los pechos de la joven. Sin poder evitarlo su lengua comenza a pasearse sobre uno de sus pechos, junto con unos cuantos mordiscos delicados, mientras una de sus manos acariciaba y pellizcaba suavemente el otro, haciendo que Rose gimiera más fuerte y arqueara su espalda involuntariamente. Frotando inconcientement su sexo contra la ereccion de Scorpius. De un moviento Scorpius se quito sus boxers, quedando completamente desnudo ante la mirada lujuriosa de Rose. Scorpius se cernio sobre ella, besandola con intensidad. Habia fantaseado con ese momento por mucho tiempo.
-Scorpius..- suplico ella jadenado. De un movimiento Scorpius desgarro sus bragas, dejandola completamente indefenza entre sus brazos.
En un rápido movimiento Scorpius la beso y levantó sus caderas, moviendo su erección entre sus pliegues. Rose soltó un gemido desesperado dentro del beso y él entró en su cuerpo de una dura estocada.
Presiono su frente contra la de ella, entremesclando sus agitados alientos mientras se movía sensualmente entre sus piernas, empujando, retrocediendo, profundizando, quedándose quieto.
Rose se encontraba sudando, jadeando y gimiendo. Se abrazaba fuertemente al pecho del rubio mientras el continuaba con sus embestidas, llevándola a un punto sin retorno.
Ella actuaba con la misma intensidad, respondiendo cada asalto con las caderas, sintiendo el clímax comenzar a construirse dentro de ella. Con las manos apoyadas cerca de su cabeza, comenzó a bombear en su cuerpo con golpes duros, largos. Rose grito de placer, sientiendo cada músculo de su cuerpo se tensarse.
Scorpius exploto, disfrutando del placer de sus cuerpos, aumentando las sensaciones, cociente que nunca volveria a separarse Rose.
Horas despues Rose se levanto, incomoda por la rigides del sillon y el incomodo dolor que se extendia por su feminidad. Tomo la capa de Scorpius del suelo y se la puso ocultando su desnudez, para luego toparse con sus ojos grises. Estaba sentado en una silla a un metro de ella (aun desnudo) mirandola con expectacion.
-Hola- saludo dulce el.
-Hola- musito sonrojandose.
Un incomodo silencio se formo. Ninguno de los sabia que decir. Rose aclaro su garganta sintiendo un nudo. 
-Scor... yo... ayer no.. fue lo que viste...- balbuceo sintiendo sus ojos nublarse. Scorpius se levantó y caminó hasta sentarse a su lado y tomo su mentón. Plantandole un suave beso, un roce cálido y fugaz que la descolocó.
-Eso no importa- murmuro tranquilizador. Sus hermanos le habian aclarado los planes que habia tenido Lorcan (los cuales habian conseguido durante sus sesion de golpes).
-Siempre has sido tu...-susurro contra sus labios- solo tu.
-Te amo- declaro el rubio. Rose se lanzo a sus brazos tumbandolo sobre el sillon. Besandolo con pasion, mientras sus labios vagaban por su mandíbula, y sus dientes dejanban delicadas marcas en el cuello. Scorpius respondio nuevamente con la misma intesidad. Perdiendo por un rato el hilo de su conversacion.
-Lamento no haber sido tu primer beso...-comento triste Scorpius, acariciando la espalda desnuda de ella. Rose se sonrojo y con un sonrisa picara le confeso la verdad.
-Tu fuiste mi primer beso...- dijo inocente.
-¿Que?- pregunto confundio- No me acuerdo de eso. 
Rose le narro lo ocurrido esa noche de verano, pasando del sonrojo al rojo volcan. Scorpius estaba bastante feliz y divertido. Rose le habia robado un beso hace 3 años y el apenas se iba enterando...  vaya que si era idiota.
-Sabes, tendre que recompensarte por el tiempo perdido- dijo dulce.
-Claro que lo haras y te cobrare intereses ademas- contesto entre risas.

Scorpius y Rose pasaron el resto del dia encerrados en la sala de menesteres. Amandose sin reservas ni iniviciones. Habian esperado tanto tiempo por estar juntos, y ahora pensaban aprovechar cada minuto. 
Su amor habia sido inevitable. Scorpius ahora lo entendia. Todo estaba destinado a pasar desde el momento en el que el, siendo un niño, se topo con la mirada de unos hermosos ojos azules y un divertido mechon azabache de una bebe, todo se habia vuelto inevitable. Y sin importar lo que pasara sabia que el y Rose estaban destinados a estar juntos. No inportaba lo demas, el siempre se quedaria a su lado.



°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
Comenten!!!



« Conociendo a los pequeños Malfoy Comenta este capítulo | Ir arriba Diciembre »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.