Historia al azar: Una esperanza para el corazòn
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Conociendo a mis padres » Idiotizando a Remus Lupin
Conociendo a mis padres (R15)
Por Andromeda Tonks 14
Escrita el Lunes 1 de Diciembre de 2014, 18:58
Actualizada el Domingo 18 de Enero de 2015, 05:23
[ Más información ]

Idiotizando a Remus Lupin

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*N.T*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

No pude evitar despertar con una gran sonrisa.

La llegada de Ted me había animado de muchas maneras, sin dudas era un muchacho muy especial y de buenos sentimientos. Sentía una conexión inexplicable cuando estábamos juntos, su risa tan familiar me llenaba de una tranquilidad y felicidad que solo alguien mas había logrado antes que el. Remus Lupin. 

El estar cerca de Ted me hacia querer que estuviera bien, que nada ni nadie le hiciera daño, a pesar de ser de la misma edad y saber que era un gran mago no se me quitaba el deseo de querer estar ahí para el siempre que lo necesitara, después de todo el viaje que había hecho no debía de haber resultado de lo mas agradable. Dejar a los seres queridos no era fácil y yo lo sabia. 

Aun animada por el hecho de tener un gran amigo como lo era Ted, me alegro mas el darme cuenta de que era domingo así que  me dispuse a tomar una ducha. 
Mire el reloj que tenia en el mueble a lado de mi cama y vi que ya eran las nueve de la mañana, lo mas seguro era que ya estuvieran desayunando todos. Sirius debía de hacer sus habituales bromas matutinas, Ted ya se debería de haber levantado también y Remus el guapo Remus debería de leer el profeta como siempre lo hacía. 

Seguí caminando hacia el baño y observé mi cara de enamorada en el espejo del espantoso baño y Sonreí apartándome de ahí mientras movía mi cabeza en signo de negación.

-Si te veras ridícula Tonks - con una leve risa me metí a bañar. 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*T.L*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

Estaba por entrar al cuarto de mamá cuando escuche la puerta del baño cerrarse para luego escuchar el claro sonido del agua caer, sin duda estaba por tomar un baño y no quería apreciar eso... 

Aunque conocía perfectamente a alguien que no le molestaría en absoluto la perspectiva de encontrarse con su madre en ese estado. 

Así que sin cerrar por completo la puerta de aquella habitación decidí llevar mi idea a cabo. 

Con una sonrisa traviesa en el rostro "marca merodeadora"  baje tratando de contener una carcajada ante mi plan maestro, con lo que su padre presenciaría en unos cuantos minutos y el impacto que esperaba mamá pidiera causar el resto del día, el no podría negarse a un simple beso, después de todo, Remus Lupin no estaba hecho de roca.

La verdad es que ignoraba el tiempo que mama pasaba duchándose, solo esperaba que no tardara ni mucho ni poco. No quería que su plan se arruinara ni mucho menos que su nacimiento se adelantara un par de años. 

-¿Que hay mundo? - con una sonrisa radiante entre a la cocina. 

-Buenos días chico- fue el amable saludo de mi tío Sirius mientras levantaba su tostada. 

Remus por otra parte simplemente asintió con la cabeza y siguió con su lectura matutina del periódico. Sin dudas su indiferencia me llenaba de tristeza, de verdad tenia que trabajar en ganarme un poco de su reservada confianza. 

Decidí que no era buen momento para ponerme triste y tome un poco de lo que había dejado la abuela en el sartén, tome un poco de chocolate caliente y me fui a sentar a lado de Sirius. 

-Dime lunático - comenzó a hablar Sirius - ¿Ya vas a decirme donde pasaras la noche mañana? 

El semblante tranquilo de papá cambio rápidamente y dirigió una mirada seria al animago. 

-Eso no es tema para ahora Canuto, y lo sabes bien - dijo mientras me veía cauteloso. 

Un poco desanimado Sirius siguió con su desayuno mascuyando un "ya se enterara pronto". 

Sin duda alguna hablaban de la licantropía de papá, esperaba poder lograr que me lo cuente el mismo y así poderlo ayudar en tales noches tan difíciles, quería poder pasar un tiempo con el. 

Mire el reloj, nueve y veinte, seguramente mamá ya debió de haber terminado, le hice un gesto q mi tío para darle a entender que me siguiera la corriente. 

- Uhmm Sirius, ¿no creerás que Tonks se haya quedado dormida no? 

Canuto me miro a mi y luego sonrió al darse cuenta de que su amigo había parado de mover los hijos por el periódico para así poner atención. 

-Vaya, creo que si, sera mejor que se despierte antes de que Molly comience a repartir las tareas de limpieza de hoy. 

- Concuerdo contigo Sirius. 

-Bien lunático, ya que veo que haz perdido la completa atención a tu lectura ¿porque no vas y despiertas a mi sobrina? 

Un poco sonrojado Remus le responde. 

-¿Por qué no vas tu Sirius? 

Con una sonrisa malvada le respondió con su característico humor.

-Porque amigo mio, lo que creo me llevare al despertarla sera un par de almohadazos, en cambio tu podrías salir con un par de besos. 

Mi tío Sirius era todo un maestro, un muy rojo Remus dejo la cocina al darse cuenta que seria mejor que suba el a que lo haga yo. 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-R.L*-*-*-*-*-*-*-*-*-*--*-*--*-*-*

Sentía mis mejillas arder y mis manos sudaban sin control, de verdad que no sabia si había hecho bien en contarle a Canuto sobre mis sentimientos acerca de Tonks. Parecía que las burlas solamente podían incrementar en lugar de disminuir. 

Agradecí que su habitación se encontrara en el tercer piso, eso me dio tiempo suficiente para aclarar mi mente y que mi cara tomara su color habitual. 

Termine de subir las escaleras y me metí en la segunda habitación del lado derecho. 

Me llamo bastante la atención en hecho de que la puerta estuviera entre abierta si es que ella no se había levantado, en los meses que llevaban viviendo en la misma casa había notado que siempre cerraba bien su puerta. 

Toqué la puerta suavemente un par de veces y no obtuve respuesta alguna. 

Convencido de que tan vez había olvidado cerrar la puerta la abrí un poco mas y pude ver que la cama estaba toda desarreglada y no había nadie dentro. 

No me dio tiempo de pensar en nada mas puesto que la puerta de lo que supuse era el baño, se abrió de par en par dejando ver a la metamorfomaga y lo peor es que  parecía que lo único que la cubría en ese momento era una pequeña toalla blanca. 

Mi corazón se aceleró y mis pies parecían completamente congelados y parecía que no querían irse de ahí. 
Mientras mi corazón latía como si fuera un caballo desbocado, mi razón me gritaba que saliera inmediatamente de ahí, solo que no podía. 

La abertura donde me encontraba como todo un espía me dejaba un campo de visión mas amplio del que mi salud mental necesitaba en ese momento. 

Un poco asustado vi como la chica comenzaba a soltar la toalla y casi pego un grito de la angustia de tener que estar aquí parado como un vejete pervertido y no poder ir a quitarla la toalla yo mismo. En ese momento mi razón que parecía haberse ido de vacaciones muy lejos, decidió o hacer acto de presencia. 

-Pero que diantres dices Lupin, ¡es una NIÑA! 

Pero prometo que después de lo que vi, jamas llamaría o asociaría a Nymphadora Tonks, con una niña. 

La blanca y diminuta toalla callo lentamente por ese cuerpo blanco y perfecto solamente cubierto con la lencería mas sexy que sus ojos hayan sido capaces de apreciar. 

Se secaba el cabello con una sensualidad impresionante y simplemente supe que debía salir de ahí, antes de que mis pies comenzaran a entrar a la habitación de Tonks y algo fatal ocurriera. 

Me recargue en la pared por unos momentos esperando que mi respiración se volviera normal y tranquila como antes y con la frente en alto baje las escaleras. 

Ya un poco mas tranquilo decidí que tenia que hacer que canuto pagara por la que me había hecho, sin dudas no dejarlo acompañarlo mañana en la noche resultaría tentador, con la poción que Snape le había traído ayer por la tarde la transformación no resultaría dolorosa, aunque eso no decía que no necesitaría y disfrutara la compañía de mi perruno amigo. 

Pensándolo mejor, tal vez debería de buscar otra forma de venganza. La verdad es que aunque no quisiera exponer a mi amigo o que el profesor lo regañara, lo necesitaba mucho. 

Llegue a la cocina y note que tanto Sirius como el chico me veían de forma extraña, sus caras parecían una mueca extraña por supuesto que era la típica cara cuando tratas de contener una carcajada. 

Tome asiento y un poco molesto les decidí hablar. 

-Uhmm, ¿les pasa algo? 

Ya sabia yo que no podían contener la risa por mucho tiempo y en efecto reían como un par de completos idiotas. 
- Dime Lunático, ¿disfrutaste el espectáculo? 

Justo cuando estaba por responderle (mas sonrojado que nunca) otra voz se coló a la conversación. 

Los tres volteamos a ver a Tonks y simplemente me quede sin aliento. 

Decidí ignorar las burlas de ambos y me atreví a admirar lo bella que se veía en esa ropa. 

Dora lleva puesto un pantalón negro un poco rasgado dejando ver unas bellísimas piernas blancas como la nieve, llevaba una camiseta ajustada y con un discreto y a la vez bello escote. Sus pies eran cubiertos por unas atrevidas botas negras y una chamarra de mezclilla cubría aquella camiseta blanca. Se notaba que llevaba un brillo de labios y este vez su cabello era muy largo y ondulado aunque el color rosa seguía igual. Sus grises ojos se veían resaltados por aquella cosa negra que las mujeres muggle usan, maquillaje algo así. 

Perfecta, bellísima, sexy, atrevida. 

Mi instinto animal no se podía contener, era inevitable. Mi respiración se aceleraba Y fue entonces cuando una fragancia inundo mis fosas nasales y sentí la necesidad de atacar ese blanco cuello. 

Sacudí la cabeza para alejar esos pensamientos y decidí hablarle. 

-Ho hola Dora, nada aquí este par que no saben hacer otra cosa mas que fastidiar. 

Note su gesto de confusión y no había visto uno tan tierno.

-No negaras que te gusto he Remus- el chico parecía que no cabía en si de alegría. Eso me pareció muy raro, creí que las intenciones del chico con Tonks eran otras. Parecía que había malinterpretado las cosas. 

Solo gruñi y me asuste un poco cuando Dora se sentó a mi lado, no sabia si mi auto control daría para mucho mas. Incluso sentí que se acercaba de mas a mi. 

Termine de comer un poco apresurado y salí de ahí casi corriendo. Me oculte en la biblioteca, necesitaba calmarme y no podía hacerlo muy bien con aquel perfume impregnado en mis fosas nasales. 

-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-N.T*-*-*-*-*-*-*-*--*-*-*-*-*-*-*

La verdad es que no sabia como sentirme con la reacción de Remus y decidí preguntarles a ellos a ver que pensaban.

-Wow Nymph, te ves hermosa - mi tío Sirius logro que me pusiera roja de la vergüenza. 

-Gracias tío. 

Volteé a ver a Ted para ver que pensaba y al verme supo justo lo que quería preguntarle. 

- Ya lo tienes a tus pies Tonks, de verdad que no necesitas nada mas. 

- Y por qué se habrá ido entonces...

No entendía si es que le había gustado, porque rayos se había ido así de apurado. 

-¿no lo notaste Tonks? ¡De verdad es que no te das cuenta!
Esta que no puede estar cerca de ti, parecía que te quería comer. 
Eso le dejo tanto sorprendida como encantada, vi a mi tío Sirius y su sonrisa burlona me lo confirmo.

- Jamás había visto a mi amigo así de enamorado, tu puedes. 

Un poco mas tranquila me comencé a servir un poco de comida y platicamos de muchas cosas sin sentido y reímos bastante. 

Cuando Ted y yo nos dimos cuenta de que estábamos posponiendo por mucho el asunto de la limpieza y no faltaba mucho para que la señora Weasley bajara a gritarnos que moviéramos nuestros flojos traseros. 

Sirius rápidamente argumento que tenia que ir a ver a Buckbeack y se fue dejándonos a ambos con el trabajo sucio y cansado.

Pasamos toda la mañana y tarde tratando de luchar con un gnomo que parecía llevar bastante tiempo en una de las habitaciones en las que no se habían limpiado aun. 

A medio día la señora Weasley nos llevo unos ricos sandwiches y seguimos con el trabajo. No habíamos visto a Remus en todo el día. 

Justo cuando Ted ya se iba a dormir me fui a a la biblioteca para buscarlo y lo encontré dormido en el sofá con un libro sobre su pecho.

No pude contenerme y me acerque a el, admire su cansado y magullado rostro y no pude dejar de  admirar el hecho de que era realmente guapo. 

Decidí simplemente darle un suave beso en la mejilla y salir de ahí con una gran sonrisa.

**-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Holaaa!

Aquí el nuevo capitulo, muchas gracias por las 300 lecturas y los comentarios. Les agradezco a aquellos que me han puesto en favoritos y a las chicas que comentan. 

Ahora, no se si lo notaron u me equivoque con el nombre de Ted y puse eso en lugar de John. Se me fue el avión completamente y quisiera que me dijeran como les gustaría que se hiciera llamar, si lo dejamos como John o Ted. 

Espero saber que opinas y si Tonks ha logrado Idiotizar a Remus Lupin. 

Saludos y hasta la próxima ! 




« De Reuniones y Compras Comenta este capítulo | Ir arriba Luna llena »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.