Historia al azar: Mi vida es un chiste!!!
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Después de Azkaban » Capítulo 05
Historia terminada Después de Azkaban (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 26 de Noviembre de 2014, 09:36
Actualizada el Viernes 12 de Mayo de 2017, 18:47
[ Más información ]

Capítulo 05

Al llegar, le dijo a la secretaria quien era y esta no tardo mucho en enviarlo al despacho de su jefe.

En el despacho se sentó en una de las sillas y le saludo: −Buenos días.

−Buenos días, ¿cómo te vas adaptando?

−Bien, quiero que vengas a la mansión Malfoy conmigo, ni idea de lo que me puedo encontrar, no quiero encontrarme ningún cadáver y que digan que he sido yo.

El auror asintió. −Claro, vamos.

Los dos hombres salieron del despacho y se encontraron a algunos aurores, si al verlo volver dos días después les extraño, ahora verlo junto a su jefe les extraño más y nadie se atrevió a preguntar porque estaban juntos.

Harry no tardo mucho en encontrar a sus antiguos compañeros leones y amigos. −Dean, Seamus conmigo, vamos a la mansión Malfoy, y quiero ir preparado.

−Si vamos.

Los cuatro se aparecieron en la gran verja, Dean y Seamus que nunca la habían visto se paralizaron.

−Sabía que tenias dinero pero no sabía que vivieras en un lugar así.

−Antes de mudarme con Hermione y nuestro hijo, tengo que arreglarla. −Dijo Draco abriendo las verjas.

−¿Has dicho Hermione y nuestro hijo? -Pregunto Seamus alucinado, jamás pensó escuchar algo así de Draco.

−A no os lo había dicho, Draco y Herms se van a casar, y tienen un hijo de casi 8 años. −Dijo Harry, sonriendo.

Al escuchar eso les entro un ataque de tos.

−El mundo se ha vuelto loco.

−Un poco, ahora preparados ni idea de lo que podemos encontrarnos. −Dijo Harry sacando su varita.

Un rato después, ya había sido totalmente revisada la mansión  y aparte de que estaba toda sucia y llena de telarañas, no había nada más.

−Antes de mudaros, vas a tener que limpiarla entera y sacar las celdas. -Le dijo Harry. -No creo que sea un buen lugar para que un niño crezca

−Lo sé, tengo que contratar elfos y llamar una decoradora de interiores.

−Creí que el ministro se había quedado con todas las propiedades y el dinero de los Malfoy -Le dijo Dean.

−Sorpresa, Hermione esta forrada de dinero, le ha ido bien en Estados Unidos, tan bien que es dueña de todo lo que veis. −Dijo Harry cada vez más divertido, ante la reacción de sus amigos y miro a Draco. -Luna y Ginny se pueden ocupar de ayudarte con la decoración, saben los gustos de Hermione.

−Gracias. ¿Te ocupas de todo? Tengo que ir a ver a Hermione para que cambie el dinero de banco, me ha dicho que lo tiene todo en bancos muggles y no me fio, y menos después de la visita de esos dos indeseables del sábado.

−Claro, habla con mi cuñado Bill trabaja en gringotts se ocupara de todo, y cuando lo tenga todo te aviso.

−Gracias, ahora tengo que ir a ver a mi tía Andrómeda.

−Ves tranquilo, ¿seguimos quedando el sábado? -Le pregunto.

−Sí, nos vemos el sábado en el callejón. −Después de despedirse se fue.

Seamus miro a su jefe y amigo. −No me lo creo, ha cambiado mucho.

−Es normal, se ha pasado muchos años en Azkaban, quiere recuperar el tiempo perdido con su familia, además ya no somos niños de escuela, ahora todos somos adultos.

−Sí, espero que no se vuelva a equivocar.

−Y no lo hará, porque tiene una buena mujer a su lado. −Y les sonrió. −Ya podéis volver al cuartel, yo voy a ver a Luna y Ginny para contarles que tienen trabajo.

−Nos vemos. −Y despidiéndose se fueron.

Unas horas más tarde, Hermione estaba leyendo en su cama no quería irse a dormir, sin saber cómo le había ido las cosas a Draco, había estado todo el día desaparecido.

Por suerte Draco no tardo mucho en entrar y se sentó a su lado.

−Ya me preguntaba dónde estabas, incluso Scorpius me lo ha preguntado.

−Lo siento, siento llegar tan tarde y no haberte avisado, pero me he estado ocupando de muchas cosas.

−Ahora que estas aquí, y veo que estas bien, me quedo tranquila. -Le dijo y dejando el libro sobre la mesita de noche lo abrazo.

−He ido a gringotts a hablar con Bill Weasley le he dicho que queremos meter el dinero en el banco y me ha dicho que no hay problemas, pero como esta a tu nombre, tendrás que firmar algunos papeles.

−Me ocupare de eso, y lo pondré a nombre de los dos, es nuestro no quiero que haya diferencias.

−Como quieras, también he ido a ver al ministro, cuando he llegado me he encontrado con Potter y hemos ido los dos, para que fuera mi testigo.

−¿Qué ha pasado? −Pregunto la mujer preocupada.

−Al principio me ha dicho que el ministerio se había quedado con todo mi patrimonio pero cuando Potter le ha preguntado se ha hecho el remolón, no me gusta esto, he ido a ver a Blaise para que me recomiende un abogado, creo que al morir mis padres y ver que yo estaba en Azkaban, ese hombre se quedo con cosas que no le pertenecían, el abogado de Blaise me ayudara a resolver todo esto.

−No te preocupes, seguro que todo sale bien.

−Sí, también he ido al registro, tienes que rellenar un documento para que el ministerio mágico sepa que tu eres su madre.

−Mañana rellenare todo lo que me has traído.

−Bien y he ido a ver a mi tía. −Y sonrió. −Es tan tozuda como mi madre, pero al final la he convencido, se vendrá a vivir con nosotros.

Hermione al escuchar eso sonrió. −Eso esta genial, me gusta mucho Andrómeda, era una mujer con carácter, y bastante inteligente.

−Lo es, ahora voy a darme una ducha rápida, y luego a descansar.

−¿Tienes hambre?

−He cenado algo ligero mientras hablaba con Blaise.

−Bien. −Herms lo beso y vio como entraba en el cuarto de baño.

Al día siguiente tras dejar a Scorpius en la escuela, volvieron a la mansión y Hermione relleno todos los documentos que Draco le dijo, una vez estuvo todo firmado, el hombre le dijo que lo llevaría así ya tendrían todo hecho y ya solo tendrían que esperar a que Bill les diera la nueva documentación y la llave.

El sábado después de desayunar, la familia se fue al callejón diagon, cuando llegaron algunos miraron mal a Draco, sabían que esto sucedería así que no le dieron mucha importancia.

−Mione. −Dijo Harry que iba con Ginny y los niños.

−Espero que no llevéis mucho tiempo esperándonos, algunos se les han pegado las sabanas. −Dijo Ginny mirando a su hijo mayor.

−No, acabamos de llegar.

−Scorps. −Grito Adrian el hijo de Blaise y Pansy.

−Buenos días. −Dijo Herms.

−Buenos días.

−Hace un hermoso día, nos lo pasaremos bien.

−Sí.

−¿Theo y Luna? −Pregunto la mujer mirando a la mujer pelirroja.

−No pueden venir, parece ser que han tenido que ir a ver al padre de Luna, está enfermo.

−Espero que no sea nada grave.

−Eso espero. ¿Y Ron?

−Él y Lavender, están preparando todo para mudarse a una casa en Londres mágico, como Ron viajaba tanto, no quería que estuvieran solos así que vivían con mis padres, pero ahora que ya no viajara tanto, buscaran una casa para ellos. −Dijo Ginny.

−Eso está muy bien. −Y miro la larga calle. −¿Por dónde empezamos?

−Lechuzas.

−Pues lechuzas.

−Luego iremos a la tienda de mis hermanos, les dijimos que vendríamos y tienen ganas de veros.

Cuando llegaron al emporio de las lechuzas, Scorps se acerco a una, y le puso un dedo cerca del pico.

−Cuidado que muerden. −Dijo Draco.

−Papi. −El niño se acerco a su padre.

−¿Quieres una?

−¿Puedo? −Pregunto el niño mirando a sus padres.

−Claro, te servirá para poder enviarle mensajes a tío Harry y tío Blaise. −Dijo Hermione sonriendo a su hijo.

−Sí.

−Esperar aquí. −Dijo Draco que cogió la mano de su hijo entraron en la tienda.

−Mi primera lechuza me la regalo Hagrid, por mi cumpleaños, puedo tener otras, pero a Hedwig nunca la olvidare. -Les dijo Harry.

−Ahora tenemos a Pig, que ya es un poco mayor, pero sigue siendo un trasto. −Dijo Ginny sonriendo.

−Yo nunca tuve ninguna. -Les dijo Hermione.

−Tu tuviste un gato que daba miedo. −Dijo Harry riéndose.

La mujer le fulmino con la mirada. −No te metas con Crookshanks, cuando murió me entristeció mucho, así que no he tenido más gatos.

−Algunos animales son difíciles de superar. −Le dijo su amigo, Hedwig había sido una gran lechuza y solo tenían a Pig porque era un regalo de Sirius, pero si se la hubiera regalado otra persona, hacía tiempo que la hubiera regalado.

−Ya estamos aquí. −Dijo Draco que salió con una lechuza blanca.

−Qué bonita. −Dijo Herms, mirando la lechuza que su prometido había comprado a su hijo.

El niño miro feliz a su lechuza y luego a su madre. −A que si mami, mi papi la ha escogido, dice que las lechuzas blancas son las más bonitas.

−Mucho. −La mujer le sonrió. −Ahora le tienes que poner un nombre.

−Ya buscaremos un nombre adecuado, vamos a seguir. -Le dijo Draco.

−¿Vamos a la tienda de mis hermanos? −Pregunto Ginny mirando a todos.

−Vamos. −Y así se fueron a sortilegios Weasley y vieron que George y Fred estaban hablando fuera.

Los gemelos al verlos, se despidieron del hombre con el que estaban hablando y se acercaron.

−Granger, sigues con las pecas. −Dijo Fred.

Al escuchar eso la mujer se rio y lo abrazo, los había extrañado mucho, también abrazo a George.

−Scorpius ellos son tus tíos George y Fred.

El niño los miro y dijo: −Son iguales.



« Capítulo 04 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 06 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.