Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Después de Azkaban » Capítulo 12
Historia terminada Después de Azkaban (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 26 de Noviembre de 2014, 09:36
Actualizada el Viernes 12 de Mayo de 2017, 18:47
[ Más información ]

Capítulo 12

−Es que son muchísimos. −Le dijo Andrómeda. −El año pasado eran más de 30 personas.

Ante eso todos se quedaron con la boca abierta, sin saber que decir, eso eran muchísimas personas.

−Por suerte nuestra navidad es tranquila, poquitos y disfrutando de la maravillosa compañía. −Le dijo Hermione.

−Eso es lo mejor. −Le dijo Andrómeda sonriendo.

Después de cenar, los niños ya se fueron a dormir para despertarse antes y poder ver los regalos que Santa les había traído.

Al día siguiente, los niños fueron los primeros en despertarse y tras despertar a todos, bajaron y se sentaron alrededor del árbol de navidad para coger sus regalos.

Un rato más tarde, los regalos habían sido abiertos y las mujeres se ponían a preparar la comida.

Después de comer y antes de irse a ver a los Weasley, Hermione estaba acostada en su cama descansando y Draco la acompañaba.

−¿Qué te han parecido nuestras navidades? −Le pregunto la mujer a su marido.

−Han sido maravillosas. −Le dijo el hombre. −Después de estar ocho años sin celebrarlas y estar solo, este año no lo cambio por nada. −Y le sonrió. −Y el año que viene aun serán mejores porque tendremos a nuestros hijos.

−Sí. −Y le dijo: −Para mí también han sido muy especiales, siempre las pasaba solas con Scorpius y como estábamos solos aprovechaba para viajar, aunque tenía a nuestro hijo eran muy deprimentes.

−Es normal, por suerte ya no tendremos que pasar las navidades solos y deprimentes.

−Eso es lo mejor, que ya lo malo ha pasado. −Y apoyándose en el le pregunto: −¿Quieres dormir conmigo?

−Eso siempre. −Y cerrando los ojos poco a poco se fueron quedando dormidos.

Unas horas más tarde, cuando se despertaron cogieron los regalos que habían comprado y se fueron a casa de los Weasley.

Antes de entrar ya se escuchaba voces y risas.

−Vaya. −Dijo Draco mirando a su mujer. −Aun podemos huir.

−Ya no podemos. −Le dijo Hermione viendo como Teddy y Scorpius se habían adelantado y entraban corriendo en la casa.

−Entonces solo podemos entrar. −Le dijo el hombre.

−Sí. −Y entrando en la casa, fueron recibidos por muchísima gente.

Esa noche los Malfoy se quedaron a cenar con los Weasley y cuando Hermione y los niños empezaron a bostezar, Draco les dijo que ya se iban.

−Os acompaño. −Dijo Harry y cogiendo su abrigo los acompaño al jardín, allí el hombre se rio. −Te entiendo, los primeros años me pasó lo mismo, terminaba loco con tanta gente, pero ahora ya estoy acostumbrado.

−No creo que me acostumbre nunca a tanta gente. −Le dijo Draco.

−Es normal, gracias por venir se que a todos les ha gustado veros.

−A nosotros también. −Le dijo Hermione. −¿Vendréis a la fiesta de año nuevo que estamos preparando?

Draco y Andrómeda habían decidido hacer una fiesta para celebrar el año nuevo y habían invitado a mucha gente.

−Sí que iremos.

−Entonces os esperamos, nos vemos pronto. −Le dijo Hermione y abrazando a su mejor amigo le dio un beso en la mejilla y tras eso ya se fueron a su casa.

Al llegar Draco acompaño a los niños a sus habitaciones mientras Hermione se iba a su cuarto a ponerse el pijama.

El 31 de diciembre no tardo mucho más en llegar, y a las 10 empezaron a llegar los invitados, Draco estaba un poco preocupado por si no venia gente, pero por curiosidad de ver cómo vivía un ex mortifago o por lo que fuera, los invitados fueron llegando.

Cuando ya todos los invitados llegaron, el hombre pidió un momento la palabra.

−Quiero dar las gracias a todos por haber venido esta noche, se que cometí muchos errores en el pasado y que algunos estaban indecisos por venir esta noche, por eso les quiero dar las gracias sobre todo a esas personas, espero que se lo pasen bien, gracias de nuevo. −Y pidiendo a la banda que tocara algo se acerco a su mujer. −Herms.

−Draco has dicho unas buenas palabras, y sé que aun tienes tus dudas, pero ya Harry nos ha dicho que no pasara nada. -El auror les había dicho que por si acaso, traería a algunos de sus aurores y como estaban con sus familias se mezclarían con los invitados para que no ocurriera nada malo.

−No quiero que os hagan daño ni a ti no a los niños, por mis errores.

−Y no pasara. −Le dijo la mujer. −Aparte de que ya han pasado muchos años, a los que hemos invitados son amigos o conocidos así que a veras como no pasa nada, esta noche es de celebración.

Draco la beso. −Tienes razón, esta noche es para celebrar el año nuevo, y no pensar de nuevo en errores del pasado, ¿bailas?

−Bailo. −Y sonriéndole se fueron a la pista de baile donde ya había gente bailando.

Unas horas más tarde, al terminar la fiesta y ya todos los invitados se habían marchado, Harry les dijo: −Ha ido bien y no ha habido ningún problema.

−Estaba preocupado. −Le confesó Draco.

−Lo sé, yo también, pero como ves ha ido todo bien, yo ya me voy a mi casa ha sido una fiesta muy divertida pero estoy cansado.

−Es normal, gracias por todo nos vemos pronto.

−Nos vemos. −Y dándole un beso en la mejilla a Hermione el hombre se fue.

−Nosotros ya nos vamos a dormir. −Le dijo Draco a su mujer. -Ya se está haciendo tarde.

−A dormir. −Y cogiéndole de la mano se fueron escaleras arriba y viendo que los niños estaban bien tapados y durmiendo se fueron a su habitación.

El día dos, en el profeta se hablaba de la fiesta que habían hecho en la mansión Malfoy y al ver lo bien que hablaban de la noche, Draco sonrió, poco a poco iba dejando atrás su pasado.

El tiempo fue pasando y llego febrero y con el san Valentín, aunque Hermione ya estaba de muchos meses de embarazo, era su primera fiesta de los enamorados después de su reencuentro así que Draco quería que fuera especial.

Para ese día preparo un pequeño viaje de una noche en un hotel de esos románticos, la mujer al enterarse tras darle un beso sonrió y esa sonrisa nadie se la quito, estaba realmente contenta de poder celebrar san Valentín con el hombre que amaba.

De vuelta de su viaje de enamorados, Draco volvió a ocuparse de los negocios y Hermione de descansar.

Y de nuevo el tiempo fue pasando, hasta que una mañana Hermione se puso de parto y dejando a los niños con Andrómeda, Draco se llevo a su mujer a san mungo.

No mucho tiempo después, la embarazada ya estaba en la sala de partos y Luna era quien le asistía, lo malo es que la castaña estaba teniendo algunos problemas.

−Hermione empuja, ya le veo la cabeza. -Le dijo la medi maga.

−Duele mucho.

−Lo sé, pero lo estás haciendo muy bien.

Draco le pasó un paño húmedo por la cara sin dejar de agarrarle de la mano, no había querido separarse de su lado en ningún momento.

−Haz un último esfuerzo.

La mujer empujo cuando su amiga le dijo.

−Ya tiene la cabeza afuera, ahora cuando te diga empuja de nuevo.

Unos minutos después el pequeño Orión nació.

−Dejarla descansar, aun falta que nazca la nena. −Luna cogió al bebe lo tapo bien y se lo dio a una enfermera para que lo fuera a lavar y comprobar que estuviera bien.

Draco le dio un beso y se acerco a Luna.

−¿Cómo esta?

−Me preocupa, le ha costado mucho tener a Orión, y no sé si podrá aguantar hasta que nazca Casi.

−¿Qué podemos hacer?

−Dejarla descansar todo lo que pueda.

−Ya viene. -Grito de pronto Hermione.

−¿Podemos esperar? −Draco estaba muy preocupado por su mujer.

−No. −Le dijo Luna. −Si esperamos, la bebe puede morir y ella también, así que vamos.

−¿Le puedes dar alguna poción o algo para el dolor?

−Se puede intentar. −Luna le pidió a una de las enfermeras que fuera a por una poción.

−Doctora aquí tiene. −Dijo la enfermera que no tardo mucho en volver.

−Herms tómatela. −Su amiga se la dio.

−Mi bebe.

−No le pasara nada, solo es para ti, pare que el dolor no sea tan fuerte.

−No, no me tomare nada.

−Herms, por favor. −Dijo Draco cogiéndole de la mano.

La mujer lo miro y le sonrió aunque el dolor era muy fuerte. −Aguantare.

Media hora después, la bebe nació, pero Herms se desmayo por el dolor y por lo cansada que estaba, traer dos bebes al mundo le había resultado muy difícil.

Luna comprobando que su amiga estaba bien, miro a Draco y le dijo: −Tranquilo, está bien, solo que ha sido demasiado para ella, la dejaremos descansar. −Y les dijo a sus enfermeras que cuando se despertara la lavaran y le dieran una habitación individual y miro a su amigo. −Ves fuera, cuando te avise la podrás ver.

−Cuídala.

Luna le sonrió. -La cuidare, ahora tú ves fuera.

Draco asintiendo beso a su mujer, y salió al pasillo donde todos esperaban noticias.

−¿Cómo esta? −Pregunto Ginny.

−Ha sido muy difícil, creí que no lo conseguiría.

−Pero lo ha conseguido, es una mujer muy fuerte. −Dijo Harry. −Pronto estaréis en casa los cinco juntos.

Andrómeda sonrió a su sobrino. −Felicidades.

−Gracias tía, he pasado mucho miedo. −Y la abrazo. −Creí que la perdía.

−Por suerte ha ido todo bien, así que tienes que estar agradecido por eso. -Le dijo la mujer.

Draco separándose le dijo: −Necesitamos contratar a alguien que nos ayude.

−Lo haremos, buscaremos a una enfermera, para que cuide de Hermione hasta que esté totalmente recuperada, de los bebes los cuidaremos nosotros.

Al escuchar eso Draco sonrió a su tía.

Luna no tardo mucho más en salir con las cunas para que Draco pudiera ver a los niños.

−Aquí los tienes.

El hombre se acerco y miro a sus hijos, que iban con la ropa que Herms y él le habían escogido.



« Capítulo 11 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 13 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.