Historia al azar: el gran amor de harry potter
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Después de Azkaban » Capítulo 11
Historia terminada Después de Azkaban (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 26 de Noviembre de 2014, 09:36
Actualizada el Viernes 12 de Mayo de 2017, 18:47
[ Más información ]

Capítulo 11

.−¿No la puedo ver ahora?

−Ahora ella necesita descansar, tiene mucho sueño ves a jugar. -Y miro a su sobrino. −Teddy tu también.

−Si tío. -Y así los niños se fueron al jardín a jugar con sus escobas.

−Felicidades por el nuevo integrante. −Dijo Ginny.

−Gracias, el lunes la llevare a san-mungo para que le hagan todos los estudios, después de llevar a Scorpius a la escuela.

−Nosotros queríamos ver el coche nuevo pero ya lo veremos en otro momento. -Le dijo Harry.

−Mejor. −Le dijo Draco.

−Ya he descubierto donde están los Greengrass. −Dijo Theo.

−¿Dónde?

−Daphne se caso con un tal Cormac Mclaggen.

−Ese es de gryffindor. −Dijo Harry.

−Sí, pero es un sangre limpia y tiene contactos con el ministerio así que después de que ningún slytherin se quisiera casar con sus hijas busco en otras casas.

−Lo que hace la desesperación, ¿y la otra? -Le pregunto Draco.

−Astoria se ha casado con un extranjero, pero no sé cómo se llama, las dos viven en el extranjero.

−Bien gracias, ahora me puedo quedar tranquilo.

−Sí, bueno nosotros nos vemos, ya veremos tu coche en otro momento.

−Cuando queráis.

Cuando todos se fueron, Draco se fue al jardín a jugar con los niños al jardín.

Unas horas más tarde, Scorpius ya podía ver a su madre, Hermione había descansado y estaba mucho mejor, ahora solo tenían que esperar a que llegara el lunes para ir a hacer la revisión médica.

El lunes por la mañana, después de dejar a Scorpius en la escuela, se fueron a la san-mungo, donde Luna ya los esperaba, y sin perder tiempo le hicieron los exámenes.

Una vez los tuvieron, la medi maga les dijo: −Tenía razón, Herms está embarazada, de unos dos meses, por eso estabas cansada, te tienes que tomar con calma, y sobre todo nada de alcohol.

−Hermione descansara, yo me ocupare de todo a partir de ahora. -Le dijo Draco

−Yo solo quiero descansar.

−Y lo harás.

Luna les dijo: −Hermione, te espero dentro de un mes, así controlaremos como va todo.

−Entonces nos vemos dentro de un mes.

Draco y Herms se despidieron de su amiga, y se fueron al callejón diagon donde entraron en la tienda de Lavender, después de graduarse puso una pequeña tienda y gracias al apellido de su marido se había vuelto una tienda muy popular.

−Hola. −Dijo Lavender a sus amigos.

−Hola, ¿tienes papel de bebes?

La tienda de Lavender era todo relacionado con los bebes, a ella le encantaban los niños, siempre que se lo decían a los que acaban de conocer, no se lo creían era una mujer muy coqueta.

−Sí, tengo de dragones, de snitch, de mariposas, muchos más. −Dijo Lavender sonriendo y enseñándole un libro con muestras.

−No sabía que tuvieras tantos. -Le dijo Hermione impresionada, al ver tantas muestras.

La mujer les dijo: −Le pedí a Harry que me llevara al Londres muggle y me enseñara lo que una tienda como la mía ofrecía y vi que habían muchas cosas, y papeles hermosos para bebes, así que los traje aquí, y tienen mucho éxito.

−Me alegro. −Dijo Herms y sonrió a su marido. −¿Cuál cogemos?

−Me gustan los dragones y la snitch.

−Lo sabía, no hace falta ser un genio. -Le dijo la mujer. −¿Y para niña?

−Las hadas, y las mariposas.

−Tengo snitch para chicas también. -Les dijo Lavender

−Si te hacemos el pedido. ¿Cuánto tardaría? −Pregunto Herms mirándola.

−Unos 5 días, he visto las habitaciones de vuestra casa, no tengo suficiente papel.

−Eso por tener una casa tan grande. -Protesto Hermione y mirando a su marido.

−Oye que tú también vives allí.

La mujer le saco la lengua a su marido y miro a su amiga.

−La cuna no la necesitaremos, tengo la que Scorpius uso, es de madera y me gusta mucho, pero el resto sí que lo necesitaremos, a y una mecedora.

Lavender, salió de detrás del mostrador y les fue enseñando las cosas que tenía.

Cuando ya lo tuvieron todo, la mujer les dijo que al día siguiente se lo llevarían.

Sonriendo se despidieron de su amiga y volvieron a casa, para que Hermione descansara.

Después de comer, la mujer se tumbó en el sofá a ver la tele, mientras Draco trabajaba sentado en el suelo con el ordenador en la mesita de café.

−Cariño, tenemos que buscar los nombres para nuestro bebe. -Le dijo Hermione mientras le acariciaba el cabello.

−Lo sé, Orión y si es niña Casiopea. ¿Qué te parecen? −Le pregunto Draco.

−Casiopea y Orión Malfoy Granger Black, me gusta. -Le dijo Hermione. −Pero mi amor ¿no quieres, ponerle los nombres de tus padres?

−No, me pasa lo mismo que con los tuyos, me decepcionaron tanto que no quiero saber nada de ellos.

−No te preocupes, los nombres que has escogido me gustan mucho.

−A mí también. −Draco que le sonrió y volvió a prestar atención al ordenador.

El tiempo fue pasando, y pronto Hermione estuvo de cuatro meses.

−¿Hermione estás segura de que estas solo de cuatro meses? -Pregunto Ginny mirando a su amiga. −Tu panza dice lo contrario.

−¿Tú crees? −Pregunto la mujer tocando su abultada panza.

−Parece que estés de seis, creo que puede haber dos.

−Draco.

−Dime. -El hombre estaba ayudando a su hijo con los deberes, mientras las mujeres miraban ropa de bebe, en unas revistas.

−Mañana iremos a un medico muggle, ellos tienen aparatos para saber si hay más de un bebe.

−Después de dejar a Scorpius en la escuela iremos.

−Sí. -Y viendo como su marido volvía a prestar atención a Scorpius, Hermione y Ginny volvieron a sus revistas.

Al día siguiente, el matrimonio Malfoy, se acerco a un hospital, donde un doctor les atendió.

−Te hare una ecografía así estaremos seguros de si es un niño o dos, acuéstate en la camilla.

Hermione con la ayuda de Draco se acostó, el doctor le levanto un poco la camisa y le puso un gel frio y empezó a pasar el aparato, pronto se vio a un bebe, Draco al verlo sonrió, sonrió.

−Aquí hay uno. −El doctor siguió pasando, y pronto se vio otro. −Tu amiga tenía razón, hay otro, son dos.

−¿Doctor están bien? −Pregunto Draco.

−Sí, no tienen problemas, están creciendo perfectamente.

Al escuchar eso Herms sonrió.

−¿Cuándo podre saber si es un niño o una niña?

−De momento se ve un niño, pero es mejor esperar un poco más a las 20 semanas, para estar seguros.

−¿El mes que viene? −Pregunto Draco, mirando al doctor.

−Sí, ¿queréis cita para el mes que viene?

−Sí, quiero saber que serán para ir preparándolo todo.

−Ahora cuando salgáis, que os la den, ya puedes levantarte. −El doctor le dio unos pañuelos para que se limpiara y se acerco a su mesa.

Después de que le dieran cita, se subieron en su coche y partieron a la mansión.

−Ya no podemos poner dragones, en la pared, es mas para chicos. −Dijo Herms.

−¿Qué te parece snitch? −Pregunto Draco sin dejar de prestar atención a la carretera. −Lavender lo tenía en varios tonos, rosas, blancos, verdes y azules.

−Me gusta el azul es un buen color.

−Sí, tendremos que buscar una cuna nueva.

−Me gustaría que fuera idéntica a la que ya tenemos.

−Buscaremos a un artesano que la haga.

−Sí, estoy muy contenta, no solo viene uno si no que son dos, espero que venga una niña.

−Y vendrá, ya lo verás. −Dijo Draco sonriéndole.

Unas semanas más tarde, ya eran navidades y ese año eran muy especiales, era las primeras que Draco pasaba fuera después de ocho años en Azkaban y no solo eso, era las primera que pasaría junto a su hijo y su mujer y quería que todo fuera perfecto.

Aunque los Weasley invitaron a la familia Malfoy, ellos decidieron hacer algo más tranquilo, así que invitaron a la familia Nott y a la familia Zabini y la pasaron juntos.

Mientras cenaban, Hermione les dijo:

−Ni loca voy esta noche a casa de los Weasley, hay muchísima gente, solo de pensarlo me entran escalofríos.

−Te entiendo. −Le dijo Andrómeda. −Teddy y yo hemos pasado muchas navidades con ellos y es todo menos tranquilo.

−Por eso les dije a la señora Weasley y a su marido, que gracias pero no. −Le dijo Hermione.

−¿Y que han dicho? −Le pregunto Pansy.

−Nada, entendían que quisiéramos paz, además creo que el señor Weasley si pudiera también se escaparía, son un montón de gente, adultos y niños.

−Y algunos adultos que siguen comportándose como niños. −Le dijo Draco.

−Eso es lo peor. −Dijo Hermione riéndose. −Fred y George se desmadran un montón, si ya van desmadrados hoy más.

−Mañana los iremos a ver. −Le dijo Draco. −Por la tarde después de comer, llevaremos nuestros regalos.

−¿Habéis comprado para todos? −Le pregunto Blaise a su amigo.

−Que va, si son muchísimos, hemos comprado para los más cercanos, para Harry y Ron que son con los que más tratamos.

−Solo de pensar todos los regalos que los Weasley tienen que comprar, hace que mi bóveda tiemble. −Le dijo Hermione.



« Capítulo 10 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 12 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.