Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Le fay » Capítulo 05
Historia terminada Le fay (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 24 de Noviembre de 2014, 09:47
Actualizada el Lunes 5 de Enero de 2015, 09:38
[ Más información ]

Capítulo 05

De pronto las personas dejaron de moverse y todo se paro, y los abuelos de Hermione se aparecieron.

−Veo que habéis encontrado al que faltaba en la familia.

−¿Quiénes son? −Pregunto Theo mirando a la chica.

−Son nuestros abuelos, ellos me dieron el colgante y me dijeron que te buscara. −Dijo Hermione sonriendo a su hermano.

Alian se acerco al chico y le puso la mano en la cabeza, como había hecho con su nieta. −No eres Theodor Nott, eres Theodor Black Le Fay, eres nuestro nieto. −Lo soltó le cogió de la muñeca y un dragón se coloco alrededor de la muñeca del chico. −Los druidas siempre tienen un dragón que protege los corazones de sus portadores.

Hermione cogió la mano de su hermano, le iba a decir algo, pero de pronto el dragón también se apareció en su brazo.

Alian y Morgana sonrieron. −Los mellizos druidas son especiales, la joya en forma de corazón, solo es para las mujeres, pero se ha partido en dos, una parte para cada uno, y el dragón es para los hombres, pero se ha multiplicado, estáis protegidos doblemente.

−¿Qué pasara ahora? −Pregunto Theo que estaba en shock, en un día se había enterado de que no era un Nott, si no un Black y encima era medio druida.

−Lo que tú quieras. −Dijo Alian y lo miro. −¿Quieres quedarte con tu verdadera familia? ¿O quieres volver con el señor Nott, que es un mortifago?

−Si me voy con ellos, ¿Qué pasara con él?

−Te contaremos la verdad.

−¿Qué verdad? −Pregunto Theo, mirándolos.

−La mujer de Nott y su verdadero hijo murieron en un accidente, el señor Nott te encontró e hizo creer a todos, que solo su mujer había muerto.

−Solamente soy un reemplazo. −Theo apretó los puños.

Sirius se acerco a su hijo y le puso la mano en el hombro. −Puede que para Nott si lo seas, pero para mí no, eres mi hijo, y aunque solo hace dos días que se que eres mi hijo, ya te quiero, vente a vivir con nosotros, ya nunca más tendrás que preocuparte, por mortifagos y si vivirás un día más.

−Vente con nosotros, siempre he querido tener un hermano. −Hermione le sonrió.

−Theo tienen razón. −Dijo Draco y sonrió a su mejor amigo. −Conozco a mi tío Sirius, el es un buen tipo, ves con él, nunca te arrepentirás, y eres mi primo.

El chico miro a todos y por ultimo miro a su padre y su hermana. −Me iré con vosotros.

La leona grito de felicidad y lo abrazo.

Alian y Morgana sonrieron. −A los pequeños Wesleay les hemos modificado la memoria, es mejor que de momento no se sepa nada, no sabemos quién puede estar detrás de los niños.

−Gracias. −Dijo Hermione sonriendo a sus abuelos.

−Estaremos en contacto. −Se fueron y la gente se volvió a mover.

−Me va a dar un infarto como sigan así. −Dijo Harry y les sonrió. −Aparecen y desaparecen como si nada.

−¿Qué hacemos ahora? −Pregunto Hermione.

−Íbamos a ir a comprar, así que iremos. −Sirius miro a su hijo. −¿Qué vas a hacer?

−Necesito ir a buscar mis cosas, pero no quiero ir con los Wesleay.

−Nos iremos a casa de mi sobrina. Dora Tonks, allí nadie te molestara, y podrás pensar todo lo que quieras.

−Gracias.

−Nosotros nos vamos con él. −Dijo Draco y miro a su amigo. −Te ayudaremos a recoger las cosas.

Sirius se acerco a su hijo. −Me alegro que seas mi hijo, Herms me ha hablado mucho de ti, eres un chico muy inteligente.

Theo le sonrió y miro a Hermione. −Eres mi hermana.

−Sí. −Y la leona le abrazo.

−Ya te irás acostumbrando. −Dijo Harry y se rio. −Se pasa la vida abrazando a todos.

−Oye. −Protesto Herms. −No es verdad.

−A mi no me importa que me abraces. −Dijo Theo.

La leona le sonrió.

Sirius miro a Remus. −¿Les puedes acompañar? Así luego lo llevas a casa de Dora.

−Sin problemas. −Lupin le sonrió a los chicos. −Vamos.

Y así todos se fueron por un lado diferente.

Unas horas después, volvieron a la mansión Black.

Sirius miro a Harry y Hermione.

−Ir a recoger vuestras cosas.

−¿Dónde vais? −Pregunto Ginny mirandolos.

−Nos vamos a casa de Dora, a pasar lo que queda de verano. −Dijo la leona y subió las escaleras para recoger sus cosas.

−Dora, ayuda a Hermione a guardar todo, que no se olvide nada.

La chica asintio a su tío y se fue escaleras arriba.

−¿Sirius podemos ir con vosotros? −Pregunto Ginny.

−No, vosotros os quedáis aquí, es peligroso salir fuera.

−¡Mama! −Protesto Ron. −Queremos ir con ellos.

−Y yo os he dicho que no, así que no se hablara más de ese tema.

Al ver que no convencerían a su madre, se quedaron refunfuñando.

Un rato después, cuando terminaron de recoger sus cosas se aparecieron en una casa a las afueras de la ciudad.

Los chicos miraron el paisaje y todo estaba rodeado de verde.

−¿Os gusta? −Pregunto Dora.

−Me encanta. −Dijo Hermione sonriendo.

Dora sonrió. −Está también es vuestra casa, podéis venir cuando queráis.

−Gracias.

−¿Y tus padres? −Pregunto Sirius mirando a su sobrina.

−Se han ido a pasar el verano fuera, así que tenemos la casa para nosotros. −Dora miro a los chicos. −Os voy a llevar a vuestras habitaciones.

Los chicos siguieron a Dora, y Sirius se quedo esperando a Theo y Remus, que no tardaron mucho en aparecerse.

−Bienvenidos. ¿Habéis tenido algún problema?

−Ninguno.

Sirius sonrió a su hijo. −Ven que te llevo a tu cuarto.

Y los tres se fueron con las cosas de Theo.

Por la noche Theo aun se estaba haciendo a la idea de quién era realmente, cuando tocaron a la puerta.

−Adelante.

La puerta se abrió y apareció la cabeza de Hermione sonriendo.

−¿Puedo pasar?

−Puedes pasar.

La leona se acerco y le dio un baúl.

−Era de nuestra madre, yo me ya he leído algunos diarios, sé que no es lo mismo que tenerla aquí, y que aún es pronto, te tienes que hacer a la idea, pero aquí lo tienes para cuando lo quieras leer.

−Gracias.

Herms se agacho y le dio un beso en la mejilla. −No se tu, pero yo estoy feliz de tenerte de hermano, buenas noches. −Y se fue.

Theo vio a su hermana irse y como no podía dormir cogió uno de los diarios y empezó a leerlo.

Al día siguiente, mientras desayunaban, hablaban de lo que harían ese día.

−Hoy vamos a ir a montar a caballo.

−Nunca he montado en uno. −Dijo Harry.

−Yo tampoco. −Dijo Theo.

Sirius les miro sonriendo.−Ya veréis, es divertido, nos llevaremos bocadillos para hacer un picnic al aire libre.

−¿Papa y White?, no la he visto hoy. −Dijo Herms mirándolo.

−Esta con Hedwig anoche las dejemos sueltas, aquí se ven muchas lechuzas así que no hay problemas. −Dijo Sirius.

−Bien, que se pasee libre, si la necesitamos ya la llamaremos.

−Sí, ahora a terminar de desayunar.

Un rato después, cuando todos iban montados en sus caballos, a Hermione le vino a la mente una canción, así que la empezó a cantar.

Al escuchar la canción de su hija, Sirius sonrió, esa era la canción que su mujer siempre cantaba.

−¿Es…? −Pregunto Remus, que conocía bien la canción.

−Sí, la canción de Herms. −Dijo Sirius sonriendo.

Al escuchar eso, la chica dejo de cantar y miro a su padre. −¿Es la canción de mi madre?

−Sí, ella siempre la estaba cantando a todas horas, cuando estaba embarazada, me decía que la cantaba para que supierais de ella.

Hermione miro a su hermano sonriendo y se puso a cantar de nuevo, mientras iban trotando por el camino de arena.

Al día siguiente se fueron a bañar al lago.

−Qué bien se está. −Dijo Harry que estaba nadando mirando el cielo.

−Mucho. −Dijo Herms que estaba a su lado.

Theo no dijo nada, pero sí que realmente se sentía bien.

Mientras los chicos nadaban, los adultos estaban en la orilla tomando el sol y hablando.

−Ha sido buena idea traerlos aquí. −Dijo Dora.

−Si, en la mansión no dejan de hablar siempre de lo mismo y controlan demasiado a los chicos, ellos son jóvenes y necesitan estar a su aire. −Dijo Remus. −Aquí les dará el sol y estarán al aire libre.

Dora vio que su tío no decía nada así que lo miro. −Tío Sirius, te veo muy silencioso.

−Estoy mirando el cuaderno de dibujo de Herms, me lo ha prestado esta mañana.

Los otros dos lo miraron.

−Dibuja muy bien, parece como si fueran a salir a del papel.

−Aun le falta experiencia, pero pronto será tan buena como su madre.

−Sí.

−Tío Sirius tenemos hambre. −Dijo Harry acercándose.

−Sip. −Dijo Hermione.

Theo asintió con la cabeza.

−Pues a comer, secaros y poneros una camiseta.

−Sí. −Y después de ponerse una camiseta, empezaron a comer, al aire libre, el sol y todo aquel verdor les hacía bien.



« Capítulo 04 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 06 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.