Historia al azar: Vuelve
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Le fay » Capítulo 03
Historia terminada Le fay (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 24 de Noviembre de 2014, 09:47
Actualizada el Sábado 22 de Septiembre de 2018, 04:56
[ Más información ]

Capítulo 03

−Los iré a ver porque los tres son mis padres. −Les dijo Hermione. −Ellos podrían haberme abandonado cuando descubrieron que tenía poderes pero no lo hicieron.

Sirius le sonrió y se sentó. −¿Qué habéis encontrado?

−Tu acta de matrimonio, un árbol genealógico, hay muchas Hermione, y otros documentos. -Le dijo Harry.

−Eso es fácil, según Herms, Morgana y el padre de su hija decidieron llamarla así, por eso hay tantas Hermione porque es un nombre importante.

Sirius miro la cajita de sus anillos y se puso el suyo, aunque habían estado poco tiempo juntos, Hermione era la única mujer a la que había amado y nunca habría nadie más.

−¿Dónde está? −Pregunto de pronto.

Al escuchar eso todos lo miraron. −¿El qué?

−El corazón verde.

−¿De qué hablas?

Sirius cogió el álbum de fotos y le enseño una foto donde estaba su mujer con un colgante en forma de corazón verde. −Este corazón.

−No lo hemos visto.

−¿Qué es? −Pregunto Hermione mirando a su padre.

−Es tuyo. −Le dijo Sirius. −Las chicas druidas llevaban uno toda su vida, donde se concentraban sus poderes, cuando morían se pasaba a la niña más joven de la familia, ese colgante se lo entrego Morgana antes de que irse a conseguir el trono de Camelot, y desde entonces ha pasado por todas tus antepasadas, y tiene grandes poderes. −Sirius cogió la caja y miro por todos lados hasta que le dio la vuelta y se cayó un colgante.

−¿Es esto? −Pregunto Harry cogiendo lo que se había caído y vio el corazón verde.

−Sí. −Dijo Sirius sonriendo, lo cogió y se lo puso a su hija. −Eres una druida, los druidas son mucho más poderosos que los magos, pues ellos tienen los poderes de la naturaleza con ella, incluso en una gran ciudad puedes encontrar naturaleza.

Cuando se lo puso, el colgante se puso a brillar, aparecieron dos personas, y se rompió.

−¿Por qué se ha roto? −Pregunto la leona, cogiendo el colgante y mirando a su padre.

−Porque te falta tu mitad. −Dijo el hombre que había aparecido.

−No habíamos pensado que pudieron ser dos. -Dijo la mujer.

−¿Dos? No entiendo.

−Tienes un hermano o una hermana en algún lugar.

Al escuchar eso Sirius se puso de pie y se les acerco. −¿Dónde está el que falta?

−No podemos localizarlo sin su colgante, pero está vivo porque el corazón se ha partido por la mitad.

−¿Quiénes son? −Pregunto la leona mirando a su padre.

−Tus abuelos, tu madre era su hija.

La mujer la miro. −Así es, sentimos cuando murió, pero el bebe ya no estaba y su corazón no estaba en ti, así que nunca pudimos encontrarte, ahora sabemos que no estás tú sola, si no que hay otro, nos llevamos su cuerpo para enterrarla bajo nuestras tradiciones.

−Lo siento. -Les dijo Sirius. −Os prometí que la protegería pero no pude.

−No es tu culpa, es culpa del poder y de la gente malvada, todos quieren el poder que nosotros guardamos.

Hermione los miro. −¿Qué pasara ahora?

−Soy Morgana, como mi hija y tu, soy descendiente de Morgana le Fay.

−Yo soy Alían, su marido y tu abuelo.

Alían se acerco a su nieta, cogió una de las partes del corazón partido y se lo colgó del cuello, luego puso la mano en la cabeza, cerró los ojos y un lobo apareció protegiendo el corazón que se había completado.

−Te protegerá, si alguien con el corazón corrompido se acerca a ti lo matara, no volveremos a perder a nuestras hijas.

Morgana se acerco y se arrodillo a su lado, le cogió las manos y apareció un libro.

−Como nuestra descendiente directa tienes el poder de leer nuestra lengua, este libro contiene nuestra magia, ahora es tuyo. -Y apareció una pulsera con una pequeña piedra plateada. −Con esto podrás hablar y encontrarnos donde sea.

−Sí, gracias.

La druida la abrazo la beso y se levanto mirando a su yerno. −Sirius tus enemigos no saben que has encontrado a tu hija, y los que esta tarde se han ido no saben que te has enterado de que Herms es tu hija, mañana volverán como si nunca hubiera ocurrido nada, guarda tu odio y rencor lo importante es proteger a nuestra pequeña, la dejaremos contigo, pero si no sabes protegerla la llevaremos con nosotros.

−Lo sé, gracias.

−A los señores Granger le hemos dado una nueva vida, con una hija bien lejos de la magia, no es seguro para ellos que vuelvas. −Dijo Morgana.

Hermione se puso a llorar, ella adoraba a sus padres, y ahora no podría volver.

−Se que te duele, pero es mejor así no estaría bien que los mataran y están seguros. -Le dijo Alían.

−Sí. −Dijo Hermione que abrazo a su padre.

−Tranquila, ellos estarán bien, y nadie les hará daño. −Dijo Sirius y le dio un beso en la cabeza.

−Al conocido como Lord Voldemort y los que han escuchado tu historia, no les hemos borrado la memoria, acudiste a ellos como amiga, así que no se les considera enemigos. −Dijo Alían.

−Se que han hecho daño, pero ellos me ayudaron. -Les dijo Hermione.

−Por eso.

De las manos de Alían apareció un baúl. −Esto pertenecía a nuestra hija, es tuyo, tiene sus cosas.

−Lo cuidare. −Dijo Hermione cogiéndolo.

−Lo sabemos. −Alían miro a Sirius y a Hermione. −Encontrar al que falta, no sabemos si fue un niño o una niña, pero cuando estéis cerca, el corazón brillara y te dirá quién es.

−Encontrare a mi hermano, aunque pasen mil años. −Dijo la leona.

−Lo sabemos, ya nos vamos, pero no estaremos muy lejos, te protegeremos.

Los druidas se fueron y Hermione se sentó, y abrió el baúl.

Harry se sentó al lado de su amiga y miro con ella el baúl que los druidas le habían entregado.

−Sirius sé que no los quieres cerca, pero es mejor tener al enemigo cerca que lejos. −Dijo Remus mirando a su mejor amigo.

El hombre lo miro. −Lo sé, pero no esperes que les ayude, solo les ayudare a destruir a Voldemort por haber matado a Lily y James, nada más.

−Nosotros haremos lo mismo. −Dijo Dora. −Esa gente ya ha hecho suficiente daño a esta familia.

Todos estuvieron de acuerdo, trabajarían juntos para destruir al señor tenebroso por haber matado a los padres de Harry pero nada más.

Sirius miro a su hija y sonrió. −Los Granger estarán bien, tus abuelos los protegerán son grandes druidas, tu abuelo es el líder, tu madre siempre me contaba que su padre era el mejor de todos, que tenían grandes poderes, y como ves no necesitan usar varita.

−Sí, los echare de menos pero en mi corazón los llevare.

−Sí.

−Ahora tenemos que encontrar a mi hermano. −Dijo Hermione y miro a los adultos. −¿Creéis que pueda estar en Hogwarts?

−Si lo adoptaron igual que a ti en Inglaterra sí, pero si lo adoptaron en otro país, puede estar en cualquier lugar del mundo. −Dijo Remus.

Sirius le sonrió a su hija. −Encontraremos a tu hermano, o hermana, y todos juntos seremos una gran familia.

Hermione lo abrazo. −Lo seremos.

−Voy a preparar la cena, con tanta cosa, no hemos comido y me ruge la tripa. −Dijo Dora.

−Te ayudo. −Dijo la leona que dejo su baúl al lado del otro y se fue con su prima.

Sirius miro a su ahijado. −Harry lo que se ha dicho esta tarde, no lo puedes decir a nadie, ya has escuchado a los druidas, ellos no permitirán que vuelvan a matar a ninguna de sus hijas y cómo ves no necesitan varita para usar magia.

−No diré nada a nadie, yo apreciaba a Dumbledore porque creí que era un buen hombre, pero es como Voldemort, mata a la gente sin importarle nada, no lo puedo perdonar.

−Se que ahora lo odias, pero haz como si nunca hubieras sabido la verdad, y protégela.

−Sip, antes era como mi hermana, pero al saber que es tu hija la quiero mucho mas.

Sirius le sonrío. −Lo sé, no digas nada a los Weasley, no sé quien se alió con el profesor Dumbledore, así que no quiero arriesgarme.

−Nada de nada.

Sirius cogió el álbum de fotos y lo miro, la echaba terriblemente de menos, nunca perdonaría a ese hombre por todo el mal que les había causado.

−Tranquilo. −Dijo Remus como si le hubiera escuchado los pensamientos. −Se que te duele, pero tienes a tus hijos y ellos te necesitan.

−Si lo sé, por eso no voy a Hogwarts a matarlo.

Al día siguiente, todos volvieron como si lo del día anterior nunca hubiera ocurrido.

−Hermione. −Dijo Ginny sonriendo a su amiga. −No sabía que estuvieras aquí.

−Sí, me voy a quedar todo el verano.

−Que bien, así no seré la única chica del grupo.

−Sí, ¿quieres ir al callejón diagon? Seguro que solo hablan de cosas aburridas.

−Me apunto. −Dijo Harry.

−Yo también. −Dijo Ron.

−¿A qué os apuntáis? −Pregunto Sirius entrando en el salón.

Hermione le sonrió. −Vamos a ir al callejón diagon, a mirar cosas y comer helado.

−Podéis ir, esperad. −Black se fue a su despacho y les trajo una bolsa de dinero. −Tened.

−Gracias, con esto hay para cinco o seis helados. −Dijo Harry cogiendo la bolsa y mirando dentro.

−Son demasiados helados. −Dijo Dora sonriendo.

−Nunca hay suficientes helados. −Dijo Ron.

Harry estuvo de acuerdo con él.

−Yo los vigilo. −Dijo Hermione.

−Lo sé, antes de la cena os quiero aquí. -Les dijo Sirius.

−Sí.

Los chicos se despidieron de los adultos y se fueron al callejón diagon.

−¿Por dónde empezamos?

−Quiero ir a la librería. -Les dijo Hermione.

−Acabamos de llegar. −Protesto Ginny.



« Capítulo 02 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 04 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.