Historia al azar: Harry y Alyssa Potter
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Le fay » Capítulo 23
Historia terminada Le fay (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 24 de Noviembre de 2014, 09:47
Actualizada el Lunes 5 de Enero de 2015, 09:38
[ Más información ]

Capítulo 23

−Cuando todo esto termine, me dirás como haces todas esas cosas. −Dijo Ginny.

La leona el sonrió. −Luego. −Y se fue corriendo.

Hermione no paraba a todos los mortifagos que se encontraba los dejaba inconsciente, su abuelo le había enseñado hechizos bastante potentes, y aunque no mataban al enemigo sí que los dejaba fuera de juego un buen rato, la leona salió al jardín y vio a Harry y Voldemort en frente, mucha gente estaba allí, los ignoro a todos y se acerco a su amigo.

−Pero mira quien tenemos aquí a la descendiente de Morgana. −Voldemort la miro con ojos fríos.

Al escuchar eso todos empezaron a cuchichear.

Hermione lo miro. −Prefiero ser la descendiente de Morgana, que de alguien tan rastrero como slytherin, verdad Voldemort, o te tendría que llamar Tom Riddle.

−Cállate.

−A mi hermana no le digas que se calle. −Theo se acerco con sus amigos, le sonrió y miro a Tom. −Que dirían si se enteraran que el gran descendiente de slytherin, no es un sangre limpia si no un mestizo que se ha pasado toda la vida negando lo que es, no eres ningún sangre limpia, tu padre era un simple muggle y tu lo mataste.

−Cállate. −Y le lanzó un hechizo pero reboto.

Theo se río. −Con esos inútiles hechizos no vas a hacerme daño.

−Tal vez a ti no, pero y los demás. −El señor tenebroso, lanzo un hechizo a uno de los niños, y le dio.

El niño se cayó al suelo inconsciente.

−Basta has venido a buscarme a mí. −Harry lo miro con odio. −Deja a los demás.

−Pero que diversión tendría si te mato ahora. −Voldemort miro a todos y vio a Draco. −El traidor a la sangre.

−No soy ningún traidor, no seguiré a un loco como tú. −Draco lo miro con odio.

−Tengo un regalo para ti. −Y dos mortifagos se acercaron con Lucius inconsciente o muerto, estaba muy quieto.

−Papa. −Draco miro a Voldemort. −¿Qué le has hecho desgraciado?

−El se ha vuelto otro traidor como tú y tu madre, cuando supo que no estabais en la mansión, se negó a seguir mis órdenes, de su amo y señor.

−No eres ni amo ni señor, eres un desgraciado suéltalo.

−Ya no sirve de nada. −Los mortifagos lo soltaron y Lucius cayó al suelo.

Draco se iba a acercar a su padre para ayudarlo, cuando los aurores empezaron a llegar.

Sirius, Remus y Dora se acercaron a los chicos.

−Sentimos el retraso. −Sirius miro a sus hijos y después presto atención al señor oscuro. −¿Dónde está el profesor Dumbledore?

−Muerto. −Voldemort lo miro. −Tú también lo querías muerto, así que tendrías que estar agradecido.

Al escuchar que el profesor Dumbledore estaba muerto, muchos entraron en shock.

−Tu morirás esta noche. −Sirius lo miro y saco una flauta.

Al ver eso todos se rieron. −Vas a matarme escuchando música.

El hombre sonrió y miro a Remus. −¿Preparado?

−Preparado. −Y saco la espada de gryffindor.

Sirius cerró los ojos y empezó a tocar la flauta, no tardo mucho en aparecer una serpiente que se les acerco.

−Nagini. −Dijo el señor tenebroso. −Vuelve conmigo.

−No se va a poder. −Dijo Dora mirando al señor tenebroso. −Es magia druida, nadie la puede parar.

Voldemort al escuchar eso se asusto, no contaba con que los druidas ayudarían a los sangre sucia, se quiso acercar a su serpiente, pero fue demasiado tarde, Remus con la espada le corto la cabeza a Nagini y empezó a deshacerse, como si fuera ceniza.

Sirius al ver que ese desgraciado de Tom Riddle estaba muerto pudo respirar tranquilo después de más de 20 años de pesadilla.

−Papa. −Grito Hermione y lo abrazo feliz.

−No hemos terminado. −Remus vio como muchos mortifagos huían, pero otros plantaban cara para seguir atacando.

Draco se acerco a su padre que estaba en el suelo, y vio que aun estaba vivo. −Sigue vivo.

−Dora ocúpate tú. −Dijo Sirius.

La chica asintió y se acerco a su tío y cogiéndolo se apareció.

−Se lo ha llevado a san mungo, ya hemos avisado de que abrían heridos. −Sirius miro a todos. −Vosotros ir dentro y llevaros a los niños, no es aconsejable quedaros.

Los chicos asintieron y entraron dentro.

Unas horas después, en el gran comedor estaban trayendo a todos los muertos, después de que mataran al señor tenebroso muchos mortifagos habían huido, pero otros se habían quedado luchando como Bellatrix Lestrange, su marido y su cuñado, pero ya por fin todo había terminado.

Muchos alumnos se acercaron al cadáver del profesor Dumbledore, Hermione y los demás se fueron al jardín a ver como amanecía.

−Ya todo ha terminado. −Dijo Draco sentándose al lado de su novia.

−Sí. −Hermione lo miro. −Ahora iremos a ver a tu padre, cuando los profesores terminen de contarnos.

−Espero que este bien.

−Seguro. −Harry le sonrió, y miro el cielo. −Es como un sueño, ahora ya podremos dormir tranquilamente sin temer a que nos vengan a matar.

−Aun no se ha terminado. −Theo los miro. −Aun hay mortifagos que capturar, y que se les castigue.

−Puede ser, pero hoy el más peligroso ya ha muerto.

−Sí y mi madre puede descansar en paz. −Theo miro a su hermana y se puso a ver como el sol salía.

−Chicos. −Sirius salió y al ver que todos estaban juntos sonrió. −Tenemos que ir al hospital, hay que revisaros y de paso iremos a ver como esta Lucius.

Hermione le sonrió. −Estamos esperando a que nos cuenten.

−Ya estáis contados, así que al hospital, luego iremos a casa, ¿o queréis estar en el velatorio del profesor Dumbledore?

−No, no quiero estar. −Harry se levanto y se acerco a su padrino

−Harry. −Ginny no entendía nada. −¿No vas a estar en el velatorio?

El león miro a su amiga. −No, no voy a estar, y ahora si me disculpas me voy con mi padrino, tengo mucho sueño.

Draco, Hermione, Pansy, Theo, Blaise y Luna se fueron con Sirius y Remus, dejando a los hermanos Wesleay muy perdidos.

Una semana después, más o menos las cosas habían vuelto a la normalidad, Lucius por suerte solo tenía golpes y había despertado sin ninguna secuela, al ver que su familia estaba bien, se había reunido con Sirius y Remus y había empezado a decir nombres de mortifagos y donde los podían encontrar.

Gracias a ello, ya llevaban media docena capturados y otros tantos muertos.

La escuela estaba cerrada, estaban reconstruyéndola, pues muchas partes habían sido destruidas, y de los escombros habían encontrado a más gente muerta, habían contabilizado 50 muertos en total.

Y si no tuvieran suficientes cosas de que preocuparse, por todos lados se corría el rumor de que Theo y Hermione eran druidas, el ministro los había llamado y se los había preguntado directamente, cosa que ellos con una pequeña mentira, les había dicho que no, que eran cosas de un loco que no sabía ni de lo que hablaba.

El ministro se los había quedado mirando y los dejo marchar, a él le daba igual si eran druidas, semi gigantes o sirenas, ellos habían terminado con el señor tenebroso y eso era lo importante, así que había hecho un comunicado diciéndoles que los hermanos Black, eran magos normales y corrientes, y que eso de que eran druidas era una tontería, que habían muchas cosas más importantes de las que preocuparse.

Gracias al comunicado del ministro, los rumores habían terminado como habían empezado, sin una base solida.

OOO

Sirius paseaba por el callejón diagon, cuando se choco con alguien.

−Disculpa. −El hombre miro con quien se había chocado y vio que era una mujer.

−No pasa nada. −La mujer le sonrió. −Sirius Black, vaya cambio.

Al escuchar eso, Sirius la miro. −¿Nos conocemos?

−Sí, Kelly Patterson, estuvimos estudiando juntos en hogwarts, pero tú solo tenias ojos para Hermione.

−La pequeña Kelly. −El hombre se rio. −Siempre llevabas dos trencitas.

−Sí, felicidades por tu liberación, lo leí en el profeta.

−Gracias.

−Papa. −Hermione se acerco corriendo y le sonrió. −Si no nos damos prisa, se terminaran la comida. −Y entonces se dio cuenta de que no estaba solo. −Disculpa no sabía que estabas acompañado.

Sirius le sonrió. −No pasa nada. −Y miro a Kelly. −Ella es mi hija Hermione. −Y miro a su hija. −Ella es una antigua compañera de escuela, una gryffindor también.

Herms le sonrió.

−Se parece mucho a su madre. −Kelly sonrió a Sirius.

−Mucho.

−Papa, Herms, os estamos esperando.

Los Black miraron a Theo que se acercaba con Draco y Harry.

−Ahora vamos. −Sirius miro a Kelly. −El es mi hijo Theo, mi sobrino Draco Malfoy y mi ahijado Harry Potter. −Y miro a los chicos. −Ella es una antigua compañera de la escuela.

La mujer les sonrió y miro a Theo, no se parecía a Sirius, pero se parecía a Hermione, y miro a Draco que era rubio con los ojos grises, habían leído sobre los Malfoy, habían sido absueltos después de que Sirius y los demás hablaran bien de ellos, y por último a Harry era idéntico a James. −Tú eres el hijo de James y Lily. −Y se rio. −Nunca me hubiera imaginado que terminaran juntos, se pasaban toda la vida peleándose.

Sirius le sonrió. −Mucho, vamos a ir a comer en familia, ¿quieres venir? Remus estará allí.

−No gracias, no quiero molestar.

−No molestas. −Hermione le sonrió. −Quiero saber cómo era mi padre en la escuela.

−Un trasto. −Kelly le sonrió. −Gracias por la invitación, y si que iré, gracias.

−De nada.

Y así todos se fueron a comer a un restaurante, Remus al ver a Kelly se sorprendió y mas al ver que ya no llevaba esas dos trencitas que siempre le acompañaban.

Por la noche en la nueva mansión Black, Sirius estaba dormido en su cama, cuando sintió que se ponía a soñar.

En el sueño se vio en Hogwarts.

−Sirius, ven corre. −Se escucho la voz de una chica riéndose.

Al escuchar la voz, el hombre la persiguió, esa voz era inconfundible era la de su mujer Hermione, la voz lo llevo delante del lago y la vio allí, con el aspecto que tenía poco antes de morir.

−Herms.

La chica se giro y lo miro sonriendo. −Has envejecido. −Y se rio.

Sirius se rio y se acerco. −Es que han pasado 15 años, pero tú sigues tan hermosa como siempre.

Hermione le cogió de la mano. −Quiero que dejes todo atrás y seas feliz con nuestros hijos.

El hombre la miro. −¿Cómo me pides eso? Ellos te mataron.

−Lo sé, pero aunque vayas detrás de ellos y los mates o los lleves ante la justicia yo ya no volveré a la vida. −Y le sonrió. −Tienes que cuidar de nuestros hijos, ellos te necesitan aun son unos niños.

−Te echo mucho de menos. −Y la abrazo.

−Lo sé, se lo mal que lo has pasado, pero me tienes que dejar ir. −Y le sonrió. −Además sé que hay una mujer a que le gustas.

−No hay nadie más que tu, nunca en lo que me queda de vida, mirare a nadie más.

−No digas nunca, porque te queda mucha vida, yo no quiero que estés solo.

−Y no lo estoy, tengo a mi familia y a Theo y Hermione, con ellos soy feliz.

−Pero necesitas a una mujer que cuide de ti.

−No.

−Siempre fuiste muy tozudo. -Hermione suspirando lo miro. −Pronto me iré, pero siempre estarás en mi corazón, algún día nos volveremos a reunir.

−Nunca te olvidare, y viviré pero siempre te tendré en mi corazón, por eso no sería justo estar con alguien más cuando no la puedo amar. −Y la abrazo de nuevo.

−Está bien, pero no te cierres al amor, porque creas que yo me molestare, porque no es así, algún día volveremos a estar juntos, pero mientras pasa eso, quiero que vivas la vida al máximo.

−Lo hare. −Y la beso, hacía tanto tiempo que no la besaba que no podía despedirse de ella sin haberla besado antes.



« Capítulo 22 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 24 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.