Historia al azar: El Muro del Ness
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Le fay » Capítulo 19
Historia terminada Le fay (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 24 de Noviembre de 2014, 09:47
Actualizada el Sábado 22 de Septiembre de 2018, 04:56
[ Más información ]

Capítulo 19

La slytherin le sonrío. −Compraremos muchas cosas.

−Tenemos que aprovechar que vamos al callejón diagon, ya no volveremos hasta las fiestas navideñas y en esa época es imposible ir por el callejón está lleno de gente.

−Compra uno para Ginny. −Dijo Harry.

−Pues 7.

−Ahora vamos a terminar de desayunar, que se nos está haciendo tarde. −Dijo Sirius.

Unas horas más tarde volvían a casa, con las manos llenas.

Hermione les hizo sentarse en el sofá y fue dando diarios.

−Los de slytherin, verdes con el nombre en plateado. −Y se acerco a Theo. −El de Luna azul con las letras plateadas. −Se acerco a Harry. −Los vuestros rojos con las letras doradas.

−Gracias. −Dijo Harry cogiéndolos.

−De nada. −Hermione sonriendo se acerco a Dora. −No nos hemos olvidado de ti, tú estuviste en hufflepuf pero el amarillo era muy chillón así que negro con las letras amarillas.

−Gracias chicas. −Dijo Dora sonriendo y cogiéndolo.

−De nada guapa. −Dijo su prima sonriéndole.

−Tendríais que a ver visto a la dependienta, cuando le hemos pedido 8 diarios, por casi le da un ataque, no sabía si ponerse a llorar o ponerse a gritar de la felicidad. −Dijo Pansy riéndose.

−Es normal. −Dijo Dora sonriendo. −No hace ni un mes que ha abierto y su tienda siempre está llena de chicas y padres que buscan diarios para sus hijas.

Hermione saco una caja y se lo enseño a su prima. −Es para hacer el calendario, la dependienta me ha dicho que cuando se termina el año, el calendario también pasa el año, así que no hace falta ir comprando 50, con uno es suficiente.

Dora le sonrío. −Eso está bien.

−¿Herms los hacemos ahora? −Pregunto Pansy.

−Vamos. −Las dos chicas cogieron las cosas y se fueron a sentar en la mesa del jardín.

−Nos tocara recoger y guardar las cosas. −Dijo Sirius sonriendo.

−Sí. −Harry sonrío, se levanto, recogió todos los paquetes y los fue a guardar.

Un rato más tarde las chicas estaban en el jardín haciendo sus calendarios mágicos.

−Hermione en enero pondremos un dibujo de año nuevo. −Dijo Pansy enseñándole unas pegatinas.

−Me parece bien, pero recuerda lo que ha dicho la dependienta, una vez puestas, no podrás quitarlas.

−Sí.

−Chicas. −Dijo Dora saliendo y sentándose con ellas. −¿Os ayudo en algo?

Hermione le sonrío, y saco una caja. −Se que ya eres mayor para hacerlos, pero la dependienta nos ha dicho que es para todas, además siempre va bien tener uno, donde poner tus fechas importantes, y sinceramente los que hemos visto en las tiendas todos son iguales.

Dora le sonrío y cogió la caja. −Gracias.

−También hemos comprado uno para Ginny y Luna. −Dijo Pansy y le enseño su calendario. −En enero pondremos una pancarta para lo del año nuevo.

−Me parece bien.

Así las tres chicas se pusieron a hacerlo.

Mientras Sirius y Remus las miraban sonriendo.

−Me preocupaba Dora, no mucha gente se le quiere cerca, muchos consideran a Andrómeda una traidora a la sangre, por que se caso con un hijo de muggles, y aunque ella no usa el apellido Black, lo es, la gente cree que si se le acercan, tendrán problemas, y aunque son más jóvenes, Herms y Pansy le han hecho un lugar.

−Cuando esta estúpida guerra termine, todos viviéremos mucho mejor, y Dora podrá relacionarse con todos. −Dijo Remus.

−Sí. −Y entrando en la casa miro a los chicos que estaban jugando a la maquina. −¿Qué os apetece cenar?

−Pizza. −Dijeron todos de golpe.

Sirius sonrío y miro a su mejor amigo. −Es la única vez que veremos que todos se ponen de acuerdo.

−Draco no me adelantes. −Protesto Harry, sin sacar los ojos de encima de la televisión.

−Es una carrera de coches, no de caracoles, haber si aprendes a ir más rápido. −Dijo Draco, puso pause y miro a su tío. −Aun no entiendo cómo me ha podido ganar siendo buscador, si va más lento que una tortuga en el juego de coches.

Sirius se rio y lo miro. −Misterios de la vida, voy a pedir la cena.

Al día siguiente, todos recogieron sus cosas y se fueron a King-cross, después de despedirse de su familia subieron al tren.

−¿Qué tal vuestro verano? −Pregunto Harry a los Weasley cuando el tren salió de la estación.

−Horrible. −Le dijo Ginny. −Mi madre esta histérica, estuvimos las dos primeras semanas encerrados en la mansión Black, hasta que mi padre le dijo que no nos hacía nada bien estar allí encerrados, y volvimos a casa, pero aun así no nos ha quitado el ojo de encima.

−Nosotros tampoco hemos salido de la casa de mi padrino. −Dijo Harry. −Hemos estado jugando a los juegos muggles, y otras cosas, pero nada interesante.

−Pero seguro que Sirius no te decía que no te alejaras de la casa, que quería que estuvieras a cinco pasos. −Dijo Ron.

−Bueno ya estamos aquí, así que ahora os dejara respirar un poco. −Dijo Hermione sonriendo.

−Sí. −Dijo Ginny.

La leona se levanto y busco en su bolsa una caja y se la dio a su amiga.

−Calendarios. −Y miro a su amiga. −Gracias.

Hermione saco el suyo y se lo enseño.

−Me gusta. −Dijo Ginny pasando las hojas.

−He puesto todos los cumpleaños, y lo mejor de todo es que vienen muchas pegatinas, solo tienes que decir para quien es cada pegatina y sale el nombre. −Hermione le cogió y le enseño varias. −Este es el cumpleaños de Harry, le he puesto un ciervo, por su patronus, a Ron le he puesto una snitch, y mi padre un lobo.

Su amiga la miro sonriendo. −Mañana lo hare.

−Bien, pero cuidado con las pegatinas, una vez pegadas no salen.

−Leeré bien las instrucciones.

Harry le sonrío y saco un paquete y se lo dio a Ginny.

La chica lo abrió y vio que era un diario con su nombre.

−Draco me lo regalo, y cuando lo vio quiso uno también. −Dijo Hermione sonriendo.

−Gracias. −Y lo miro. −Nunca me habían regalado uno tan bonito.

−De nada. −Dijo el chico sonriendo.

La leona sonrío a Ron, cogió un pequeño paquete y se lo dio.

−Se que no te gustan los diarios, pero espero que esto te guste.

Ron abrió el paquete y vio una snitch.

−En vez de dorada es plateada, para que no se hagan trampas en los juegos.

−El color es lo de menos, me encanta. −El pelirrojo les sonrío. −Gracias.

−De nada. −Dijo Hermione sonriéndole. −¿Sabéis quien es el nuevo profesor de defensa?

−Ni idea, mi padre no lo sabe, después de fiasco del año pasado con la profesora Umbridge, este año era el profesor Dumbledore quien lo buscaba. −Dijo Ron sin quitarle los ojos a su snitch, le había encantado su regalo.

Cuando llegaron al castillo, todos se fueron al gran comedor, después de la selección de los nuevos alumnos, y el discurso del profesor Dumbledore.

−Este año se hará un cambio de profesorado, el profesor Snape dejara el puesto de profesor de pociones y ocupara el puesto de profesor de defensa contra las artes oscuras, y el profesor Slughorn un profesor que ya estuvo hace muchos años, volverá a su puesto como profesor de pociones.

Al escuchar eso, Hermione miro a Harry. −Puede que sea él. −Susurro.

−Yo también lo creo, Hegwid está en mi habitación, les enviare una nota a mis tíos y se lo diré.

−Si hazlo.

−Que empiece la fiesta. −Dijo el profesor Dumbledore y la comida apareció en la mesa.

Unos días más tarde Draco estaba en su cuarto haciendo los deberes, cuando tocaron a la puerta.

−Adelante. −Dijo sin despegar la vista de su libro.

−Hola guapo. −Dijo Hermione sonriendo.

Al escuchar la voz de su novia, el slytherin sonrío y se levanto para acercársele.

La leona le paso los brazos por el cuello y lo beso. −Te he extrañado mucho.

−Me pasa lo mismo. −La cogió en brazos y la llevo a la cama.

Unas horas más tarde, Hermione se despertó y vio que seguía abrazada a Draco, y este le estaba acariciando la espalda suavemente.

−Ha sido un buen verano, pero a la vez insoportable por no poder estar juntos.

Hermione le sonrió y lo abrazo. −Ahora podremos estar juntos. −Y lo beso.

Al día siguiente Hermione salía de clase con los gryffindor cuando unos alumnos pasaron corriendo y los miraron.

−Los slytherin se están peleando con alumnos de otras casas.

Al escuchar eso todos fueron y vieron que había un grupo de alumnos enfrentándose a los slytherin.

−Sois mortifagos, no tendríais que estar en la escuela.

−Basta. −Grito Hermione y se puso en medio. −Ellos no son nada, Draco, Blaise y Pansy se han pasado todo el verano en mi casa con mi familia, y si sus padres lo son, pero no hay que culpar a los chicos por los crímenes de sus padres.

−Idiotas. −Dijo Theo mirando a los demás alumnos. −Que mortifago ni que ocho cuartos. −Y se remango la camisa para dejar al descubierto sus brazos, en ellos no se veía la marca. −Puede que me haya criado con Nott que sí que es un mortifago, pero mi padre es Sirius Black, haber si os entra en vuestra cabeza llena de aire, que no soy Theo Nott, si no Theo Black.

−Theo tiene razón. −Dijo Harry y se puso al lado de sus amigos. -Draco, Blaise y Pansy han estado todo el verano con nosotros, y si tan gallitos sois al meteros con 3 chicos cuando sois alrededor de 20 porque no hacéis algo más útil, y os perdéis.

−Fuera. −Grito la leona.

Muchos alumnos la miraron, ahora las cosas eran diferentes, antes Hermione era una sangre sucia y muchos la trataban mal, pero ahora era una Black, su padre era un hombre muy poderoso  y un sangre limpia.

−Veo que te ha salido la vena Black. −Dijo Draco divertido mirando a su novia.

La leona le miro y sonrió. −Me ha gustado, eso de mandar a unos idiotas.



« Capítulo 18 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 20 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.