Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Le fay » Capítulo 16
Historia terminada Le fay (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 24 de Noviembre de 2014, 09:47
Actualizada el Lunes 5 de Enero de 2015, 09:38
[ Más información ]

Capítulo 16

Cuando termino de comer, cogió su bolsa y la abrió y empezó a sacar cosas.

−Estos druidas son la caña. −Dijo la leona sonriendo mientras sacaba más cosas, mientras los demás los miraban.

−¿Habéis conocido Avalon? −Pregunto Harry.

−No, solo hemos estado en un bosque y una pequeña aldea. −Dijo Theo.

−¿Qué es todo esto? −Pregunto Pansy.

−Ahora lo veras. −Dijo Hermione y cogió un bote con un liquido verde y se lo entrego a Remus. −Es para ti, esto es mucho mejor que la poción esa que te tomas todos los meses. −Y le dio un pequeño cuaderno. −No te lo quitara del todo, pero te ayudara bastante.

Remus le sonrió y lo cogió. −Gracias.

−El abuelo la ha creado expresamente para ti. −Dijo Theo sonriendo al mejor amigo de su padre, y miro las pociones que su hermana iba sacando de la bolsa. −Hay de todo, desde curar un simple dolor de estomago, hasta una gran epidemia. −Abrió un pequeño cofre y saco unas cuerdas y se las entrego a cada. −Tocarlas.

Harry la toco y de pronto la cabeza de un ciervo de metal apareció. −¿Qué ha pasado?

Hermione le sonrió. −Es tu patronus, ya no hace falta que lo llames, cuando pienses en el aparecerá, y no solo eso, cierra los ojos y piensa en el.

El león hizo lo que su amiga le dijo y cerró los ojos, de pronto un gran ciervo macho se apareció era plateado pero poco a poco se fue haciendo de carne y hueso.

−Ahí lo tienes. −Dijo la leona sonriendo.

−Gracias. −Dijo Harry que vio como el gran ciervo de su padre iba desapareciendo.

−Nosotros no tenemos patronus. −Dijo Pansy.

Hermione les sonrió. −Lo tenéis solo que aun no lo habéis utilizado, tocar las cuerdas.

Los tres slytherin hicieron lo que la leona les dijo y aparecieron un gran dragón, que era el de Draco, un oso que era el de Blaise, y un guepardo que era del de Pansy.

−¿Theo cuál es el tuyo? −Pregunto Draco mirando a su amigo.

El chico sonriendo cogió una cuerda y un gran lobo se apareció de color negro.

−Se parece a ti. −Dijo Remus mirando a Sirius.

−Se parece. −Dijo Black sonriendo a su hijo, Theo le sonrió.

−¿Cuál es el tuyo? −Pregunto Draco, mirando a su novia.

La chica cogió una cuerda y un gran dragón apareció.

−¿Espera y tu nutria? −Pregunto Harry mirando a su mejor amiga.

−Los patronus cambian, cuando los sentimientos de las personas cambian. −Dijo Sirius sonriendo a su hija.

−Me gustaba mucho la nutria, pero el dragón también está bien. −Dijo Hermione sonriendo a sus amigos.

−Aviso, los patronus no son cosa para jugar, si lo usáis para cosas malas, el patronus se ira y la cuerda se romperá. −Y miro a los mayores. −También hay para vosotros.

Los mayores cogieron una cada uno y aparecieron tres lobos.

La chica cogió su cuerda donde estaba colgada su dragón se lo puso alrededor de la muñeca y se cambio por una pulsera. −Nadie sabrá que son vuestros patronus.

−Yo prefiero colgármela del cuello. −Pansy se la puso y apareció un bonito colgante.

Draco que ya tenía un dragón se la puso en la muñeca y apareció otra pulsera de cuero negro, como la que Hermione le había regalado en navidades.

La chica les sonrió y saco otro pequeño cofre y saco unas cuencas transparentes y le dio una a cada uno.

Hermione cogió una y de pronto cambio de color se volvió verde la acerco al dragón y la cuenca se colgó de la pulsera.

Los demás hicieron lo mismo y las cuencas se fueron colgando de sus pulseras o sus colgantes.

−Son como amuletos, si ven que se acerco al peligro empezara a brillar, y funciona el abuelo nos dejo en medio de un nido de dragones sin nosotros saberlo y la piedra que llevaba con nosotros empezaron a brillar como locas. −Y sonrió. −Luego nos dijo que eran sus amigos y que no nos harían nada.

−Gracias. −Dijo Pansy.

−Para eso estamos las amigas.

Theo cogió la bolsa de su hermana, y miro a su padre. −El abuelo me ha dado algo. −Y abrió la bolsa y saco un cuaderno. −Dice que lo tengas, que te ha concedido un permiso especial con el consejo de los druidas para que puedas usar sus hechizos, dice que se acercan tiempos difíciles para los muggles y los magos, que ellos no harán nada por protegernos, pero tú puedes aprender algunos de sus secretos para cuidar a la gente que están a tu cuidado, y me dijo algo de los horrocrux, cuando le pregunte pero me dijo que tu sabrías.

Sirius los miro. −Los horrocrux son partes de alma de una persona, un horrocrux se crea cuando matas a alguien.

Theo después de pensar lo miro y dijo: −El abuelo me dijo, que buscaras los horrocrux que uno de tus enemigos los busca para que el que no debe ser nombrado pueda morir.

−Ese debe de ser Dumbledore, así que ha descubierto como matar al viejo, y como siempre se guarda la información para él. −Y miro a sus hijos y les enseño el libro que le habían dado. −Con esto los encontraremos.

−También me dijo el abuelo, que el profesor Dumbledore ha encontrado algo que no debía ser encontrado y que se muere, le queda menos de un año si no se le da el antídoto adecuado y me ha dicho cual es. −Y miro a su padre. −Solo se lo daré si tú quieres.

Sirius miro a todos. −No le voy a dar nada a ese hombre, por culpa de él mi mujer está muerta, por mi se puede pudrir en el infierno. −Y miro a Harry. −Si el profesor Dumbledore no le hubiera pedido la capa de invisibilidad a tus padres, a lo mejor James puede que no estuviera vivo, pero Lily si, esa capa estaba en tu habitación, tu padre la puso allí específicamente por si pasaba algo como lo que paso esa noche.

Al escuchar eso Harry miro a los mellizos. −Nunca, escuchadme bien, nunca le deis esa poción a ese hombre, por mi se puede morir.

−No se la daré.

−Jamás le daré esa poción. −Dijo Theo con odio en la mirada. −Por su culpa mi madre está muerta, y me he pasado 15 años separados de mi hermana y mi padre.

−Nosotros nos ocuparemos de los horrocrux, vosotros iréis a Hogwarts y estudiareis. −Dijo Sirius mirando a los chicos.

−Lo haremos. −Dijo Pansy.

Hermione le sonrió y se levanto. −Voy a descansar. −Y se fue a su cuarto.

Unas horas después, la leona se despertó y vio que Draco la miraba sonriendo.

−¿Qué haces aquí?

−Preguntándome cuanto puede dormir una persona.

−¿Por qué dices eso? −Pregunto mirándolo.

−Por que llevas durmiendo más de 15 horas, te fuiste adormir ayer después de los regalos y ahora son las 10 de la mañana.

Al escuchar eso, la chica se sentó en la cama y miro al despertador.

−Tienes razón, por Merlín estaba más cansada de lo que creía.

−Aparte de despertarte te he traído un regalo. −Y el slytherin le dio un pequeño paquete.

La leona lo abrió y vio que era un cuaderno de piel, rojo con el nombre de Hermione Black en dorado.

−Es un diario mágico, aquí puedes apuntar lo que quieras. −Draco le sonrió y cogió una pequeña medalla y se la enseño. −Es la llave, como es mágico protege bien los secretos y nadie lo puede abrir.

La leona sonriendo cogió la pequeña medalla y la puso en su cerradura, y el diario se abrió.

Draco le sonrió y lo abrió por el medio. −Las pestañas señalan los años, aunque escribas mil hojas, siempre tendrá la misma forma, así no tienes que tener muchos diarios. −La miro le sonrió y le enseño otra cosa. −Tienes un punto así no te perderás y cómo ves son blancas las hojas así podrás dibujar.

Hermione lo miro y cogió el diario. −Me encanta gracias.

El slytherin le sonrió de nuevo, cogió la medalla y se la colgó de una de sus pulseras que llevaba. −Así no se perderá.

La leona le abrazo. −Gracias es precioso.

−Sabía que te gustaría, por eso te lo he regalado.

En ese momento alguien pico a la puerta.

−Adelante.

Sirius entro y les sonrió. −Veo que has podido despertarla.

−Si tío Sirius. −Draco le sonrió.

−Herms, vístete que tenemos que desayunar y luego iremos al callejón diagon a comprar las cosas para la escuela, tu hermano también se fue a dormir, pero él se despertó antes que tu.

La leona le sonrió y se fue al cuarto de baño.

Cuando salió vio que estaba sola, se vistió cogió su diario y bajo al comedor.

−Buenos días.

−Buenos días.

Hermione se sentó al lado de su padre y se puso a desayunar.

−¿Por qué tan contenta? −Pregunto Harry sonriéndole.

La chica cogió su diario y se lo enseño a su amigo.

−Me lo ha regalado Draco. −Y le sonrió a su novio. −Me ha dicho que con este no necesitare ningún diario más.

−Me gusta. −Dijo Pansy mirándolo, y miro a su amigo. −¿Te importa si te copio?

−Para nada. −Dijo el slytherin sonriendo. −Lo compre en el callejón diagon, en una tienda que acaban de abrir nueva.

−Ya se cual me dices. −Dijo Dora y los miro. −Acaban de abrir, pero ya se ha hecho muy popular, venden muchas cosas, desde calendarios, hasta pegatinas para personalizarlos.

La leona les sonrió y miro a su padre. −Vosotros iréis a comprar los libros, mientras Pansy y yo iremos a la tienda que dice Dora y compraremos un diario para cada uno.

−Me parece bien. −Sirius le sonrió.

Hermione miro a Harry. −Te compraremos uno para ti también, los diarios van bien para apuntar tus pensamientos.

−Diario. −Dijo el chico.

−Si un diario.

Harry abrió mucho los ojos y miro a todos, por último miro a su padrino. −Ayer dijiste que un horrocrux se crea cuando matas a alguien, ¿verdad?

Sirius lo miro. −Cuanto más matas mas horrocrux puedes crear.

−En segundo, me encontré con un horrocrux, el diario de Tom Riddle, estaba a punto de matar a Ginny, solo lo pude destruir con el colmillo del basilisco que se ocultaba en la cámara de los secretos de Slytherin.

−Lo entiendo, pero como un chico de escuela pudo conseguir la información para crearlos, ¿y a quien mato?

−Mirttle la llorona. −Dijo Harry y miro a su padrino. −Ella fue la primera víctima de ese viejo, cuando fuimos a rescatar a Ginny, me dijo que se encontró unos ojos brillantes cuando salía del baño y se murió.

−Los ojos del basilisco matan. −Dijo Remus.

Sirius los miro. −Ahora tenemos que saber quien estaba en esa época como profesor.

−El profesor Dumbledore. −Dijo Draco. −Mi abuelo estudiaba y el ya estaba allí.

−Si cuando Abraxas estudiaba, ya estaba el profesor Dumbledore, pero aunque todos en esta casa lo odiemos, el no fue. −Dijo Sirius.

−¿Pues entonces quien fue?

Remus les sonrió. −No os preocupéis, en el ministerio están las listas de todos los profesores que han pasado por Hogwarts, así que solo tenemos que ir y preguntar.

−Pero lo haremos en otro momento. −Dijo Dora, y miro a todos. −Ahora tenemos que terminar de desayunar e irnos al callejón diagon, las chicas irán a comprar los diarios y las cosas que necesiten, mientras nosotros iremos a comprar los libros.

−Sí. −Dijo Hermione sonriendo, y miro a los chicos. −¿Vosotros queréis alguno?

−Sí, y quiero que me compres uno para Luna. −Dijo Theo.

−Claro que si guapo. −Dijo Herms sonriendo a su hermano.

−Yo también quiero uno. −Dijo Blaise.

−Entonces serán seis diarios. −Y miro a Pansy. −Miraremos también lo de los calendarios personalizados.

La slytherin le sonrío. −Compraremos muchas cosas.

−Tenemos que aprovechar que vamos al callejón diagon, ya no volveremos hasta las fiestas navideñas y en esa época es imposible ir por el callejón está lleno de gente.

−Compra uno para Ginny. −Dijo Harry.

−Pues 7.

−Ahora vamos a terminar de desayunar, que se nos está haciendo tarde. −Dijo Sirius.



« Capítulo 15 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 17 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.