Historia al azar: el amor de sirius black
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
It's not easy » Capítulo 1
It's not easy (R13)
Por LunitaEmo-Granger
Escrita el Viernes 17 de Octubre de 2014, 02:46
Actualizada el Domingo 15 de Abril de 2018, 19:07
[ Más información ]

Capítulo 1


Capítulo 1.

 

Su estómago gruñó mientras esperaba sentado en la solitaria y silenciosa sala de espera. Se removió, inquieto y nervioso, retorciendo sus manos entre sus rodillas.

"Tranquilo, todo irá bien. Relájate", repitió en su mente una y otra vez, acompañando sus pensamientos con profundas y lentas respiraciones.

Se miró la punta de los brillantes zapatos. No había recordado la última vez que había lucido tan impecable, casi como Percy, pensó con horror.

Pero aquella era una ocasión especial, no todos los días tenía la oportunidad de hacer sus prácticas finales en una de las más importantes empresas en todo Londres.

Si tenía suerte, quizá hasta consiguiera un trabajo de planta en cuando terminara su carrera.

Su bolsillo comenzó a vibrar y Ron se apuró en sacar su teléfono celular, antes de que comenzara a sonar con fuerza. Apretó el botón de "Contestar", sin mirar quién llamaba.

—¿Hola? —saludó en un voz baja, mirando hacia la puerta, por si alguien venía.

—¡Ron! ¿Cómo te fue? ¿Qué te han dicho? —preguntó, atropelladamente, la voz que Ron reconoció como la de su mejor amigo, Harry Potter.

—Aún no he pasado, están con un chico, pero ya llevan mucho con él —agregó, tragando saliva —. ¿Y si lo escogen a él, Harry? —murmuró, con una desagradable sensación de abatimiento.

—No te apresures, Ron. Mi amiga me ha dicho que entrevistan a todos y al final toman la decisión. Sólo concéntrate en hacerlo bien —le dijo Harry, con firmeza.

—Está bien. Yo… —se interrumpió, había escuchado pasos —Tengo que colgar, Harry.

Y terminó la llamada antes de que Harry pudiera decirle algo más. Apagó el teléfono y lo guardó en el bolsillo, justo cuando la puerta de la sala se abría y una mujer de mediana edad, con gruesas gafas, entraba, sosteniendo una carpeta.

—¿Ronald Weasley? Es tu turno. Por aquí —indicó, dirigiéndole a penas una mirada.

Ron se acomodó la corbata y se alisó su pelirrojo flequillo, mientras le seguía.

Bueno, que sea lo que Dios quiera, se dijo, tomando una gran respiración.

 

 

No podía creerlo: lo había hecho. Y muy bien, sinceramente. Ahora sólo tenía que esperar a que le notificaran la respuesta.

Suspiró, limpiándose el sudor de la frente, mientras salía por las puertas dobles de cristal y baja la escalinata hasta la calle. El aire fresco golpeó su rostro y Ron sonrió, sintiendo una sensación de tranquilidad.

Su estómago gruñó de nuevo, pero esta vez reclamando por alimento. Decidió ir a comer algo por ahí. Ajustándose la correa del bolso de mensajero, echó a andar por la calle, buscando un lugar apetecible. Mientras caminaba por las calles, sacó su bolsillo celular y marcó el número de Harry. Tarareó una canción mientras oía el timbre de espera.

—¿Qué te dijeron? —apuró la voz de Harry, sin perder tiempo.

—Calma, hombre. Me dirán el viernes. Pero creo que lo he hecho muy bien —Ron sonrió, esquivando a un par de mujeres de edad mayor —. Todo me ha salido bien y no me he trabado en nada. Creí que no lo haría, pero ya ves…

—Te dije que lo lograrías, hermano. Verás que pronto te van a decir que te presentes ya mismo. Si quieres, puedo preguntarle a mi amiga y que me diga algo…

—No, no, prefiero esperar —cortó Ron. La verdad es que tenía miedo que no lo escogieran, y no quería anticipar eso —. Pero si hablas con ella, dale las gracias de mi parte. Es una gran oportunidad y de verdad estoy muy agradecido.

—Yo le diré Ron. Bueno, ahora tengo que irme —dijo Harry, después de una pausa —. Ginny anda un poco loca con  eso de la mudanza.

—Vale. Saludos de mi parte.

Se despidió de Harry y colgó. Se detuvo ante una cafetería y entró. Tomó una mesa cerca de la ventana y dejó su bolso en una de las otras dos sillas vacías. Cogió el menú y eligió rápidamente una tarta de manzana y un café. Mientras esperaba que le trajeran su orden, volvió a su celular y marcó un número más.

—Soy yo, ya he salido de la entrevista —anunció rápidamente, una sonrisa apareciendo en su rostro.

—¿Ron? ¡Oh, espera! —se escuchó ruido y luego algo que cayó pesadamente. Había voces que se escuchaban a lo lejos —Lo siento, todos esos libros pesan un montón —un resoplido sonó —. Bueno, ¿entonces cómo te ha ido, amor?

—Podría decir que excelente —Ron se reclinó contra la silla, mirando por la ventana —. El viernes me dicen si me dan el puesto o no. Espero que sí, me encantaría trabajar en esta empresa.

—Lo sé, Ro-Ro —Lavander suspiró —. Pero estoy segura que te lo darán. Te has esforzado tanto.

—Gracias, cariño —el pelirrojo volvió a sonreír —. ¿Te veré más tarde?

—No creo, Ron —Lavander sonó frustrada —. Tengo un montón de trabajos por hacer. ¿Puedes creer que a estas alturas me sigan poniendo pilas y pilas de deberes?

—Sí, lo creo —río Ron —. Pero no te quejes, te quedan tres meses y directo a la graduación.

—Y tres meses luego de eso, nuestra boda —Ron escuchó la sonrisa en los labios de Lavander.

—Más vale que no repruebes, no quiero tener que cambiar la fecha —bromeó Ron, sabiendo que por nada del mundo cambiaba los planes para unirse en matrimonio con la mujer que amaba.

—Claro que no, tonto —sonrió la chica —. Ron, llego tarde a clases. Te amo —añadió apresuradamente y colgó.

Ron miró el teléfono y negó con la cabeza. Ya estaba acostumbrado a las abruptas despedidas de Lavander. Dejó el celular sobre la mesa y tamborileó con los dedos, mirando ahora a las personas en el establecimiento.

Sus ojos pasaron de una pareja joven que hablaban muy cerca, a un hombre que devoraba un enorme pedazo de pastel a una joven solitaria en la última mesa escondida en la esquina cerca de dónde él estaba.

Tenía un abundante cabello marrón que escondía un poco su rostro. Leía un grueso libro que parecía muy viejo; Ron notó una taza de café llena, sin tocar. La chica alzó el rostro al sentir la mirada de Ron. Éste desvió la vista inmediatamente, pero por el rabillo del ojo observó que la chica se ajustaba los lentes y volvía a leer.

Ron tomó un poco de su taza de café y alternaba la mirada de la ventana hacia la chica. Había algo en ella que se le hacía muy familiar, pero no sabía qué. Mientras más la miraba, más se convencía que la conocía de algún lugar.

La chica comenzó a darse cuenta de sus constantes miradas y se removió un poco en el asiento. Ron fijó la mirada fuera de la ventana, avergonzado de haber sido pillado. Soltó una tosecilla. Cuando se atrevió a mirar de nuevo, la chica ya había tomado sus cosas y dejaba un billete sobre la mesa, antes de salir del lugar a un paso rápido.

El pelirrojo giró la cabeza justo cuando la chica pasaba por la ventana. Se detuvo un breve momento, mirando fijamente a Ron, para luego irse apresuradamente, agarrando la correa de su bolso con fuerza.

Ron suspiró. Terminó el café y sacó dinero de su billetera.

No era nada, lo sabía. No era la primera vez que una chica (aparte de Lavander) le llamaba la atención; pero como todas, era cuestión de momentos que se iban y no volvían a pasar.

Salió del lugar, sintiendo el aire más frío. Ajustó su abrigo y comenzó el camino hacia su apartamento.

Sin embargo, cuando llevaba poco caminando, comenzó a sentirse extraño. Volteó hacia atrás, mirando la cafetería perderse entre el mar de gente. Sacudió la cabeza y siguió caminando.

Ahora, lo único que le quedaba por hacer era esperar.






¡Hola! Ya, para quien me conoce, sabe que tengo historias pendientes, pero vengo con toda la intención de ponerme de nuevo al corriente y seguir haciendo sufrir a este par de cabezotas... digo, de crear  nuevas historias para Ron y Hermione.
Y para quien no me conoce, bienvenida (o) a mis historias. Drama, intriga y mucha desesperación, 100 % asegurado. 
Ya, también se estarán preguntando: ¿Cómo que el pelirrojo se casa con Lav-Lav? Bueno, ahí es cuando admito que amo esta pareja, más que el Romione y... ¡mentira, mentirosa! Pero esta es una nueva historia, con cosas nuevas (o eso intento) y espero les guste este nuevo concepto.
Sólo me queda decir, que muchas gracias por tomarse el tiempo de leer y nos vemos el siguiente capítulo.

¡Saludos! 


LunitaEmo-Granger.


Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 2 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.