Historia al azar: La decisión de Lupin
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Enemigos » Capítulo 27
Historia terminada Enemigos (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 6 de Octubre de 2014, 09:01
Actualizada el Viernes 5 de Mayo de 2017, 08:34
[ Más información ]

Capítulo 27

−Quiero decirte que por mi parte todo está olvidado, es hora de dejar las cosas atrás, en este trabajo no hay segundas oportunidades si no confías en los que te rodean acabaras muerto, y no quiero a mis aurores muertos porque tu vas por tu camino.

−Lo entiendo, y por mi parte no habrá problemas.

−Eso espero, porque Blaise no tiene paciencia para los que no cumplen las reglas, y si no las cumples el te lo hará saber.

−Hemos trabajado bien juntos.

Draco asintió. −Me alegro escuchar eso, ahora termina tu informe y por hoy ya te puedes ir a casa, mañana lo interrogareis.

−Sí. −Los dos se pusieron de pie y salieron a la sala donde vieron que Theo y Ron ya estaban allí con su criminal.

−Mientras estabas dentro, varios grupos han traído sus criminales. −Dijo Sirius. -Todo va a la perfección

−Estupendo.

En ese momento llego Kingsley.

−Malfoy, sigue así, los jueces no dejan de encerrar en Azkaban a los criminales que tus aurores traen.

Draco lo miro. −Sí señor, los aurores están haciendo bien su trabajo.

−Bien, seguir así.

−Sí.

El ministro vio a sus aurores satisfecho y volvió a su despacho.

−Llevarlos todos a las celdas, y hacer vuestro informe, mañana los interrogareis. -Les dijo Draco y volvió a su despacho, aun su horario laboral no había terminado.

Unas semanas después Draco estaba en su despacho trabajando cuando abrieron la puerta, era Sirius

−¿Qué pasa?

−Mejor que salgas fuera.

El chico salió fuera y vio a los Weasley llorando.

−¿Qué ha pasado?

−Los mortifagos se han llevado a Ginny. −Dijo Molly llorando.

−¿Cómo sabéis que han sido ellos?

−Han dejado esto. −Dijo Arthur dándole un pergamino con la marca tenebrosa.

Expecto patronum. -El dragón de Draco salió y se multiplico en muchos para desaparecer.

Poco a poco todos los aurores fueron apareciendo, incluido Pansy y Hermione.

−Que hacen ellas aquí no son aurores. −Dijo Ron mirándolas con asco.

−Tú te callas. −Dijo Hermione que hacía mucho tiempo que no se lo encontraba y seguía con su cara de idiota.

Draco las miro. −Se que vosotras dos no sois aurores, pero sabéis defenderos bien, han secuestrado a Ginny Potter, la tenemos que encontrar y sé que vosotras sabéis de muchos sitios donde los mortifagos que aun no han sido atrapados se esconderían.

La chica le sonrió a su marido. −Lo entiendo, no te preocupes, iremos a ver si encontramos algo, además estábamos en medio de una autopsia. −Y entonces se estremeció. −Qué asco.

Pansy asintió. −Y que lo jures, puedo curar bien a la gente, pero eso de abrirlos en canal una vez esta muertos, me da mucho asco.

Y entre quejas desaparecieron.

Draco miro a los demás. -Ya habéis escuchado, los mortifagos han secuestrado a Ginny Potter, os quiero a todos en la calle, dejaremos de momento de buscar criminales, y nos centraremos en ello. −El jefe de los aurores, miro a sus mejores amigos. −Blaise y Theo sabéis donde buscar así que iros.

−Sí. −Y sin decir nada más se fueron.

Draco miro a los familiares de Ginny. −Potter y Weasley, os quedáis aquí, no os quiero fuera, vuestras emociones no os dejaran pensar con claridad.

−Es mi mujer a la que tienen prisionera. −Protesto Harry mirándolo.

−Lo sé Potter, confía en mi te la traeré de vuelta viva. −Draco miro a su tío Sirius. −Ves a hablar con mi padre, el te dará información sobre casas francas de los mortifagos.

−Ahora voy. −Y sin decir nada más se apareció.

Draco miro a los antiguos gryffindor. −Dean, Neville y Seamus os quiero con él, cuando os den la lista ir casa por casa revisando.

−Sí. −Y los tres se fueron.

−Los demás a las calles, buscar en todos lados, hay que devolver a una mujer a su familia.

−Sí. −Y se fueron.

Draco miro un momento a los señores Weasley y se fue al despacho del ministro, había que informar que los mortifagos habían vuelto.

12 horas más tarde, Hermione y Pansy seguían buscando información sobre los mortifagos que habían secuestrado a Ginny, cuando por fin encontraron algo.

−Antes de avisar a Draco, hay que estar seguras de que están aquí, si no lo estamos y no están hablemos perdido el tiempo. −Dijo Pansy.

−Lo sé, vamos.

Las dos chicas entraron, y a todos los mortifagos que fueron encontrando los fueron petrificando.

−No hay muchos, pero creo que es el lugar. −Dijo Herms.

−Sí.

Expecto Patronum. −La nutria de Hermione se fue.

−Hay unas escaleras. −Dijo Pansy.

−Deben de ser las celdas.

Las chicas, bajaron y vieron a Ginny dentro de una celda, y un par de mortifagos haciendo guardia.

Petrificus totallus. −Gritaron las dos y los mortifagos se petrificaron.

−¿Ginny estas bien? -Le pregunto Hermione.

−¿Por qué me ayudáis? Después de lo mal que os he tratado. −Dijo la chica llorando.

−Por qué aunque te odie como te odio, tus padres no se merecen perder a una hija, ahora apártate que tenemos que hacer desaparecer esta puerta.

Ginny asintió y se fue a una esquina, y escondió la cabeza entre sus rodillas.

Bombarda máxima. −Y la puerta exploto.

En el cuartel de los aurores, Draco estaba en la sala hablando con los señores Weasley cuando llegaron Theo y Blaise.

−¿Habéis encontrado algo?

−Nada. ¿Pansy y Hermione?

−Hace más de 12 horas que no sabemos nada de ellas.

Blaise lo miro preocupado. −¿Estarán bien?

−Tranquilo, ellas saben trabajar con la mente fría. −Dijo Draco.

−Estas muy tranquilo, tu mujer está allí fuera. −Dijo Ron mirándolo.

Draco los miro. −Lo sé, pero poniéndome de los nervios, no harán que estén bien, además confió en ellas, saben mantener la cabeza fría cuando es necesario.

En ese momento una nutria apareció.

−Es de Hermione ya tienen el paradero de Potter, no hay tiempo de esperar a mas aurores, iremos los que estamos aquí.

Draco les dio la dirección del lugar, y se fueron.

Al llegar entraron en la casa, y vieron que los mortifagos estaban petrificados.

−Cada uno coger a uno, llevarlos al ministerio, no quiero que se des petrifiquen y llamen a otros.

−Sí.

−Los demás separaros, y buscar por todas las salas, Potter conmigo.

Los dos aurores, llegaron a unas escaleras y bajaron, encontraron a Hermione curando las heridas de Ginny.

La chica al ver a su marido, se olvido que la estaban curando y se levanto llorando, Harry la abrazo fuerte.

−¿Estás bien?

−Sí, gracias a ellas.

Draco conjuro unas cuerdas y ató a los dos mortifagos que estaban allí petrificados.

−Buen trabajo chicas, pero la próxima vez, esperarnos fuera.

−No habrá próxima vez, soy sanadora, no aurora. -Le dijo Hermione. −Además han sido muchas emociones en un día.

−Ahora todos fuera.

Hermione y Pansy cogieron a los mortifagos y se los llevaron.

En el cuartel de los aurores, todos estaban allí con la familia Weasley cuando aparecieron los aurores que habían acompañado a Draco.

La chica al ver a sus padres se les acerco llorando.

Molly y Arthur miraron a Draco agradecido. −Gracias Malfoy.

−Es lo que hacemos los aurores.

−Nos podías haber dejado por nuestro lado, sin hacer nada. -Le dijo Harry.

Entonces Draco lo miro. -Eso lo que tú haces, dejar a la gente de lado, pero no es mi estilo, si vienen buscando mi ayuda se la ofreceré, aunque sea a alguien que no pueda ni ver como a ti, tu mujer y tu cuñado. −Y miro a sus aurores antes de que nadie pudiera decir nada dijo: −Ir a descansar, han sido muchas horas de trabajo duro, nos vemos mañana bien temprano para empezar a interrogar a los mortifagos que hemos atrapado.

Los aurores asintieron y se fueron.

Draco sonrió a Pansy y Hermione. −Y nosotros tres, iremos a la universidad, para decirles a vuestros profesores que estabais en una misión muy importante para los aurores y que os dejen de nuevo hacer la prueba de la autopsia.

Al escuchar eso, las dos chicas pusieron caras de horror.

−No le puedes decir que ya lo hemos superado, y todo eso.

Draco se rio. −Puede, ahora nos vamos. −Y sin decir nada mas los tres se fueron.

Sirius miro a Harry. −Eso te enseñara que no hay que dar a nadie de lado, y mucho menos a la que ha fue durante muchos años tu mejor amiga, te comportaste muy mal, al dejar a Hermione de lado y mucho menos no querer saber nada de ella cuando estaba embarazada. −Y miro a Ron. −Tu les sigues llamando mortifago, pero ellos te han devuelto a tu hermana, aprende de una vez, que ellos no lo son y que Ginny está viva, porque ellos han dejado atrás todos los rencores que tú sigues teniendo y no se han rendido hasta traerla con vida. −Y miro a Remus. −Tengo que ir a ver a Lucius para decirle que ya todo está bien.

−Sí, yo ya me iré a casa, estoy cansado.

−Normal, no hemos descansado. −Y sin decir nada mas, los dos adultos se fueron.

Harry entonces se dio cuenta de que se había comportado muy mal años atrás, siguiendo ciegamente a Dumbledore, que había perdido a una verdadera amiga que había sido como una hermana para él, y aunque ella lo odiara hasta la muerte, había sido valiente y había rescatado a su mujer, y que nunca se lo podría agradecer, sabía que si iba a verla lo echaría sin escucharlo, ahora entendía eso de que las decisiones mal equivocadas eran para siempre.



« Capítulo 26 Comenta este capítulo | Ir arriba Epílogo »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.