Historia al azar: Un día con Neville Longbottom
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Enemigos » Capítulo 10
Historia terminada Enemigos (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 6 de Octubre de 2014, 09:01
Actualizada el Viernes 5 de Mayo de 2017, 08:34
[ Más información ]

Capítulo 10

−Espero que me estés diciendo la verdad, porque ya no es nuestra vida la que está en juego, si no la de nuestro hijo también, y te voy a decir algo, si tengo que hacerte daño para proteger a mi hijo no lo dudes ni un segundo, porque lo haré, Theo ha dicho la verdad, no estaré con alguien que me traiciona a la primera.

Hermione le puso una mano en la mejilla. −Nunca, te traicionare, eres lo mejor que me ha pasado en la vida, y por ti y nuestro bebe, matare a quien sea, y si hay que matar a ese desgraciado de Potter y su amigo el comadreja lo hare. −Y lo abrazo. −Eres lo único bueno en esta asquerosa guerra.

Draco la creyó y la abrazo, esperaba que no le estuviera mintiendo porque él había dicho la verdad, aunque la amaba, no pondría la vida de su hijo en peligro por nadie, ni siquiera por ella.

Unas horas más tarde, Sirius estaba en su casa, cuando una lechuza llego volando, el hombre se le acerco y cogió la carta que el animal llevaba atado.

No estamos con vosotros, pero tampoco estamos con ellos, a partir de ahora nosotros miraremos por nuestros intereses, intentaremos proteger a los niños de primero, segundo y tercero, los demás se las tendrán que ver ellos mismos, ah no esperes que ayudemos a Ginevra Weasley, ella se las tendrá que arreglar sola, como los demás gryffindor que abandonaron a Hermione.

Recuerda si vemos a Potter y Ronald Weasley los mataremos sin dudarlo un momento.

No olvides lo que nos dijiste, protección para los cinco.

DM.

−¿De quién es? −Pregunto Remus mirándolo.

−De Draco, han aceptado, cuidaran de los pequeños, pero por los mayores no moverán ni un solo pelo.

−Es normal.

−Sí, ahora solo tenemos que esperar para saber que está haciendo Harry y donde está.

−Seguro que pronto lo sabremos. −Y preguntándose que estaban haciendo, se fueron a ocuparse de algunas cosas, ya apenas quedaban miembros de la orden del fénix, y tenían muchas cosas de las que ocuparse.

Unas semanas más tarde, Hermione salía de la biblioteca de la escuela, después de haber hecho todos sus deberes, cuando se encontró con unos chicos de slytherin metiéndose con una chica de ravenclaw.

−¿Qué hacéis? −Pregunto la chica acercándose.

Los slytherin la miraron y vieron que era Hermione, la nueva princesa de slytherin.

−Divirtiéndonos un rato. −Dijo uno de ellos.

−¿Y qué os ha hecho ella? Que yo sepa ella no es una sangre sucia ni una gryffindor, así que ya os podéis ir por donde habéis venido.

Los slytherin se fueron corriendo y Herms miro a la chica, que estaba en el suelo, se sentó a su lado, cogió su pañuelo y la empezó a limpiar las heridas. −¿Eres Luna verdad?

La ravenclaw la miro. −¿Me conoces?

−Te conozco. −Le sonrió y siguió limpiándole las heridas. −Siento lo que te han hecho esos slytherin.

−No pasa nada. −Y la miro. −Ya estoy acostumbra, será mejor que te vayas si no te reñirán por ayudarme.

−No me importa.

−¿Qué pasa aquí? −Pregunto Draco que llegaba con sus amigos, y con los que se habían estado metiendo con Luna.

Hermione dejo de curar a la ravenclaw y miro a su marido. −No me opondré a que os metáis con los paletos de gryffindor, sabes mejor que nadie que si los quieres muertos yo te ayudare, pero no dejare que os metáis con alguien como Luna que ella no ha hecho nada.

Draco miro a los slytherin. −Herms tiene razón, la cosa esta clara, los leones son aquí los que están de héroes siempre, los demás no, así que a no ser os hayan lanzado una imperdonable, será mejor que os mantengáis alejados.

−Su padre es el dueño de ese periódico de mierda. −Dijo uno de los slytherin mirando furioso al príncipe.

Hermione furiosa se levanto y le lanzo un cruciatus al quien había hablado. −Su padre no es ella, así que mejor mantente alejado de ella. −Y se acerco. −Ni dudes un momento que me pondré de lado de todo aquel que sea inocente, os lo repito podéis hacer cualquier cosa con los leones, como si los queréis lanzar desde la torre de astronomía, pero a nadie más, solo le debo mi lealtad a Draco y a mis amigos, los demás como si os queréis suicidar no me pondré a llorar por vosotros, así que os podéis perder. −Y le lanzo otro cruciatus. −Que sea la última vez que gritas a Draco porque por el mato a quien sea aunque sea un serpiente sangre limpia como tú. −Y miro a Luna. −Ves a la enfermería para que te curen esas heridas, no se vayan a infectar. −Y miro a Draco. −Ya nos podemos ir.

El príncipe le sonrió. −Veo que las clases del profesor Carrow te están yendo bien.

−Muy bien. −Y le agarro del brazo. −Me gustaría lanzarle un crucio al cara cortada y al comadreja pero como no están se lo lanzo a los impertinentes que no me hacen caso.

−Eso está bien. −Draco miro a los slytherin. −Hermione es mi mujer, si alguien se le ocurre ponerle la mano encima, no solo se las verá conmigo si no con mi tía Bellatrix también, así que mantener esas varitas guardadas, e ir a buscar a Longbotton y a los demás que se han escapado delante de vuestros morros.

Pansy miro a su amiga. −Ahora que te has divertido, vamos a estudiar, pronto tendrás los TIMOS.

Hermione le sonrió. −Vamos. −Besando a su marido se fue con su amiga mientras hablaban de lo bien que se había sentido después de lanzar un par de cruccios.

En las vacaciones de pascua, Hermione estaba en la biblioteca de la mansión Malfoy leyendo unos libros, cuando un mortifago entró.

−Siento interrumpirla, pero la señora Bellatrix quiere verla en el vestíbulo.

−Gracias. -La chica dejo de leer, y se fue donde la esperaba la tía de su marido.

−Querida ven, tengo una sorpresa para ti. −Dijo Bella.

Herms se acerco a la tía de su marido y vio a Harry y Ron.

−Pero mira quien tenemos aquí, el cara cortada y al comadreja.

−¿Hermione? -Pregunto Harry mirándola.

−Vaya, vaya pero si recordáis como me llamo, si yo, y ahora me voy a divertir un ratito. −La chica miro a su tía política.  −¿Bella puedo?

−Por supuesto, el amo quiere que disfrutes de tu regalo, antes de que los matemos.

−Bien, disfrutare. -Herms cogió su varita y apunto a Harry. −Cruccio.

−¿Te diviertes? -Pregunto una voz cuando llevaba ya un rato lanzándoles la maldición.

Hermione se giro y sonrió. -Mucho, ¿quieres probar?

Draco salió de las sombras y se acerco a su mujer.

−Malfoy. −Escupió Harry.

−Así es Potter.

−Tú la has metido en esto. −Dijo Ron.

−Herms olvídate de estos dos fracasados, vamos. −Dijo Draco, sin prestar atención a los prisioneros.

−Vamos. -La chica dejo de mirar a su marido, y miro a Bella. -Cuando el señor tenebroso los mate, avísame no me lo quiero perder.

−Claro querida, te avisare.

−Gracias. −Y sonriéndole un momento, se fue con su marido mientras Bellatrix se quedo a solas con los prisioneros.

Al día siguiente, Hermione nada mas despertarse fue a ver a sus prisioneros.

−Fuera. −Dijo a los guardias.

−Si mi señora, si necesita nuestra ayuda dígalo.

−Lo hare, ahora fuera.

Cuando los guardias se fueron, la chica se acerco a la celda.

−El cara-cortada y el comadreja. −Dijo la chica riéndose.

−¿Hermione, que te ha pasado, por qué haces esto?

−¿Por qué hago esto? Los dos chicos a los que llamaba mis mejores amigos, me abandonaron cuando más los necesitaba, ellos cuidan de mí.

−Son mortifagos.

−Lo sé, pero estoy bien aquí, he encontrado mi lugar.

−¿Herms, que haces aquí? −Pregunto Draco bajando y acercándose.

La chica le sonrió. −Quería verlos antes de que los maten.

−Sube te están llamado.

−Si ahora voy. −La chica miro a sus prisioneros y sonrió. −Esperare a ver como os matan, estaré en primera fila. −Sonriendo a su marido se fue.

Draco ocupo el lugar en el que unos segundos antes había estado Hermione y los miro.

−Maldito Malfoy, ¿Qué le has hecho a nuestra amiga?

Al escuchar eso, el slytherin se rio.

−Que poca vergüenza tenéis, me dais pena.

−Draco.

Al escuchar que lo llamaban se giro y vio a Lucius, allí. −¿Papa?

−Sube, hay reunión.

Draco dejo de mirar a su padre y miro a esos dos que habían hecho tanto daño a su mujer. −Adiós perdedores, la última vez que os vea será en vuestra ejecución.

Unas horas después, Hermione estaba durmiendo en brazos de su marido, cuando se empezaron a escuchar ruidos y gritos.

−¿Draco?

El chico la miro. −Tranquila, ves con Scorps, yo iré a ver qué ha pasado.

−Cuídate.

−Sí, ves. −El slytherin beso a su mujer, y después de ponerse una bata bajo.

Herms se puso una bata rosa y fue al cuarto de su hijo donde vio que su suegra ya estaba allí.

−¿Narcisa qué ha pasado? -Pregunto la chica cogiendo en brazos a su hijo.

−Los prisioneros se han escapado.

−¿Cómo?

−No lo sé, pero el amo está muy enfadado.

−Tranquila, no es nuestra culpa, es culpa de la incompetencia de los guardias que los vigilaban.

−Espero que tengas razón.

−Ya verás como si.

Un rato después, cuando la casa estuvo de nuevo tranquila, Hermione dejo a su hijo con su suegra y bajo al salón donde estaban todos.

−¿Mi señor que ha pasado?

−Un elfo domestico, se los ha llevado.

−Debe de haber sido Dobby, estaba en las cocinas de Howgarts. −Herms se acerco a los dos guardias que estaban delante de rodillas, y les pego una bofetada a cada uno.

Al ver eso todos se rieron.



« Capítulo 09 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.