Historia al azar: Oculto en tu mirada
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia » Capítulo 40
Historia terminada Una vida sin magia (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 21 de Julio de 2014, 08:16
Actualizada el Viernes 21 de Abril de 2017, 08:29
[ Más información ]

Capítulo 40

−¿Por qué dices que es tu culpa? −Pregunto el hombre.

−Potter y yo estábamos discutiendo, nos hemos empezado a golpear a los muggle, entonces ella se ha puesto en medio y ha recibido uno de los golpes.

−¿Por qué os estabais peleando?

−Porque Potter no entiende que Casi quiere estar conmigo, en vez de con él.

−¡Nunca dejare que Casi este con una serpiente rastrera! −Grito James que estaba al lado de su padre.

Hermione miro a su marido. −Tranquilo.

Draco hizo un esfuerzo por no romperle los huesos a James, tenía que recordar que era el hijo del ahijado de su tío Sirius.

−¿Familiares de la joven Malfoy? −Un medi mago se les acerco.

−Nosotros somos sus padres. −Dijo Draco mirándolo. −¿Cómo esta mi hija?

−Tenemos que hablar en privado, solo familia directa.

Draco miro a sus tíos que estaban allí y a su prima. −Venir con nosotros, sois sus familiares.

−Sí. −Los Malfoy, los Black y los Lupin se fueron con el doctor.

El medimago los miro. −La joven Malfoy está embarazada, el golpe ha hecho que tuviera una amenaza de aborto, si no se vigila no solo el bebe puede terminar mal si no también la madre.

Al escuchar eso, Hermione se puso a llorar y Draco la abrazo.

Sirius miro al medimago. −¿Cómo está ahora?

−Tendrá que quedarse algunos días en el hospital, pero luego puede volver a su vida, por supuesto nada de hacer cosas peligrosas, su salud corre peligro.

La castaña miro al doctor. −Quiero ver a mi hija.

−Vengan conmigo, ahora está durmiendo, pero podrán estar con ella.

−Sí. −Draco miro a Sirius. −Llama a Scorpius y dile lo que pasa, yo veré que tal esta mi hija y luego saldré tengo que hablar con Alex y hacer unas cuantas llamadas.

Su tío asintió.

El hombre miro a su mujer. −Vamos.

−Sí.

Los Malfoy siguieron al medimago, hasta una habitación individual, donde vieron a Casi durmiendo, estaba muy blanca.

Hermione se acerco a su hija, la tapo bien y le dio un beso en la frente. −Mi amor estoy aquí, ya no te pasara nada malo de nuevo.

Draco se acerco a su hija y le dio otro beso, y miro a su mujer. −Quédate con ella, yo tengo que ocuparme de algunas cosas.

−Sí. −La castaña lo miro. −Me siento igual que tu, pero recuerda que te necesitamos, y ahora Casi necesitara más que nunca a su padre.

El hombre la miro. −Lo sé, por eso no voy y los mato a todos, no tardare, quiero estar con nuestra hija.

−Lo sé. −Lo beso y se sentó al lado en una silla al lado de la cama de su hija.

Draco volvió con los demás, e ignorándolos, cogió su teléfono móvil, y marco a su abogado.

−Jack.

¿Draco como esta Casi?

−Bien, te llamaba por eso, quiero que me busques una escuela con máxima seguridad, donde acepten a chicas embarazadas, nos llevamos a Casi de nuevo a Nueva York, no quiero que la prensa se entere de que mi hija está embarazada, el doctor nos ha dicho que su embarazo es de alto riesgo.

Buscare la mejor escuela secundaría de todas.

−Sí, me da igual lo que me cueste, solo quiero lo mejor para mi hija.

Y lo tendrás, te dejo que empezare a buscarla.

−Sí. −Draco colgó y miro a Alex. −Ya sabes lo que pasa, ahora yo te pregunto, y no quiero excusas ni nada. ¿Te ocuparas de tu hijo?

−Me ocupare de él. −Alex lo miro. −No tengo tanto dinero como los Malfoy, pero es mi hijo y yo quiero a Casi y a ese bebe que aun no ha llegado.

−El dinero no importa, lo importante son los sentimientos. −Y miro a su familia. −Me voy a llevar a Casi de nuevo a Nueva York, ya me dijo que no quería seguir en el mundo de la magia así que es una tontería que siga aquí, mi abogado ya se está ocupando de buscar una buena escuela, donde pueda asistir hasta que termine el año escolar.

Sirius asintió. −Es mejor que ella este con vosotros.

−Sí. −Draco miro a Alex. −No te preocupes, podrás ver a Casi siempre, mi casa tiene una chimenea mágica y desde el despacho de tu padre podrás ir siempre a verla y en verano podrás venir a vivir con nosotros.

−Gracias.

El hombre asintió, y miro a James Potter, que estaba allí, y se acerco. −Tú, eres el causante de todo esto, no te quiero ver a diez metros de mi hija, si te veo cerca de ella, terminaras muy pero que muy mal, el medimago me ha dicho que mi hija se puede morir, si eso pasa, te juro que ni todo el dinero de tu familia, ni aunque tu padre sea el ahijado de mi tío nadie podrá salvarte, te despellejare vivo de tal manera que nadie te reconocerá.

−Malfoy estás hablando de mi hijo. −Harry lo miro. −No lo voy a permitir.

Draco se rio. −¿Tu? No lo vas a permitir, no me hagas reír. −Y lo miro con odio. −No sabes ni la mitad de mi, si te quisiera muerto ya lo estarías no necesito ninguna varita para hacer magia, mi tía Bellatrix Lestrange la mano derecha de Lord Voldemort me enseño muchas cosas, durante el tiempo que se escapo de Azkaban y antes de que yo me fuera con Hermione, no lo diré otra vez, quiero a los Potter y a sus lameculos, bien lejos de mi familia, si os acercáis a nosotros, terminareis muy mal.

−Draco.

El hombre dejo de mirar a los Potter y miro a su mujer.− Si.

−Casi se ha despertado, quiere ver a su papa. −Y sonrió.

Draco asintió y miro por última vez a los Potter. −Fuera de este hospital, aquí no se os ha perdido nada. −Y miro a Alex. −Ven con nosotros, seguro que estas muy preocupado por ella.

−Sí.

El hombre miro a su tío. −¿Te puedes ocupar de recoger las cosas de Casi? Cuando le den el alta, iremos a casa, no volveremos por Hogwarts, habla con el profesor Dumbledore, explícale como están las cosas.

−Lo hare.

−Gracias. −Y miro de nuevo a los Potter. −No olvidéis lo que os he dicho. −Y se fue con su mujer y Alex.

Sirius miro a James. −Olvídate de ella, Casi nunca llegara a amarte, ella quiere a Alex, siempre ha sido así y siempre lo será, y eso de que es Alex es un slytherin. −El hombre lo miro y suspiro. −La familia Malfoy, lleva desde que Hogwarts fue abierta por los fundadores en ella, y solo ha quedado en los leones, porque ella quería ir a la misma casa de su madre, pero por el carácter tendría que haber sido una slytherin, ella tiene todo lo que esa casa busca, aunque sea una mestiza.

Harry miro a su hijo. −Te lo dije, pero no me quisiste creer, yo estuve a punto de entrar en slytherin, pero no quería, cuando conocí a Malfoy no me gusto nada, y sigue sin gustarme, pero ha hecho a Hermione feliz, cometí muchos errores y no puedo volver atrás para enmendarlos, deja a Casiopea feliz con quien ha escogido con Alex Snape, hay muchas mujeres en el mundo, encontraras a tu otra mitad algún día.

James lo miro y se apoyo en el. −Yo la quiero.

−Lo sé, pero ella no, y tienes que entenderlo, además por tu actitud has estado a punto de causar una tragedia no solo has lastimado a Casi, sino también a su hijo, una familia entera, tienes que empezar a entender que no todos será siempre como tú quieras.

El chico asintió. −Vamos, el señor Malfoy ya nos ha dicho que no nos quiere ver más, no quiero que os haga nada por mi culpa. −Y miro a Sirius. −Le puedes decir a Casi que lo siento, que no me volveré a acercar a ella.

−Se lo diré, ahora no, se que no me quera escuchar, pero algún día se lo diré.

−Gracias. −Y miro de nuevo a su padre. −Vamos.

−Vamos. −Y así los Potter y los Weasley desaparecieron por fin de la vida de los Malfoy.

Draco, Hermione y Alex, entraron en la habitación de Casi, la chica al ver a su padre se puso a llorar.

−Lo siento.

El hombre se acerco y la abrazo fuerte. −No pasa nada, cielo, todo se solucionara, lo importante es que tu estés bien.

−No quiero volver a Hogwarts.

−Y no volverás. −Draco le dio un beso en la cabeza. −Ya tu tío Jack se está ocupando de buscarte una escuela cerca de casa, donde puedas ir.

Hermione sonriendo se acerco a su hija. −Ahora tienes que descansar, pronto te darán el alta y nos iremos a casa con tus hermanos.

−Sí.

Herms miro a su marido. −Antes de que se duerma, Casi y Alex deben de hablar. −Y miro a su hija. −Alex está muy preocupado por ti, esperaremos fuera.

La pequeña Malfoy asintió.

Draco le dio otro beso en la frente y levantándose miro a Alex. −Tienes 10 minutos, ahora lo importante es que ella descanse.

El chico asintió y los adultos salieron del cuarto, para volver donde estaban los demás.

Draco vio con satisfacción que los molestos le habían hecho caso y se habían ido, miro a su padrino.

−Cuando salga Alex, iros a descansar, lleváis mucho rato aquí, Casi necesita descansar, antes de irnos del país nos iremos a despedir. −Cogió su teléfono y llamo a su casa. −Scorpius, si tu hermana esta mejor, ahora solo necesita descansar, quiero que te ocupes de que la chimenea de la biblioteca, se conecta al despacho de Severus en Hogwarts, si no tendría que tardar mucho… no, no hace falta compraremos unos billetes para el primer vuelo comercial si nos vemos, besos y cuida todo por allí. −Y colgó el teléfono.

Alex no tardo mucho en volver.

−Se ha quedado dormida.

Draco le sonrió. −Ahora vete con tus padres, aquí de momento ya no podemos hacer nada, ya le he dicho a mi padrino que nos iremos a despedir, cuando volvamos a casa, pero ahora ella necesita descansar

Alex asintió.− Si. −Y miro a su padre. −Lo siento.

Severus que no había dicho nada hasta el momento lo miro. −Lo importante es que quieras cuidar de ellos, el resto llegara por sí solo.

−Pero somos muy jóvenes.

Hermione le sonrió. −No importa qué joven seas mientras sepas lo que tienes que hacer y cuidar de tu hijo te hace el más maduro de todos.

Draco lo miro. −Herms tiene razón, ahora tienes que volver a la escuela, tienes clases, y a Casi no le gustaría que las perdieras.

−Lo hare. −Despidiéndose de todos se fue con sus padres.

Draco miro a Dora y Remus. −Iros a descansar, nosotros nos quedaremos aquí.

Su prima asintió. −Si necesitas cualquier cosa avísame, nos vemos pronto.

−Sí. −Se despidieron de ellos y cuando estuvieron solos, Draco y Hermione volvieron al cuarto de su hija que como les había dicho Alex estaba dormida.



« Capítulo 39 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 41 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.