Historia al azar: 23 años después de Voldemort
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia » Capítulo 39
Historia terminada Una vida sin magia (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 21 de Julio de 2014, 08:16
Actualizada el Viernes 21 de Abril de 2017, 08:29
[ Más información ]

Capítulo 39

−Me gusta, ¿y de postre?

−Tarta de melocotón, y surtido de pastelitos que hemos encargado, creo que con eso nadie se quejara.

−Nadie. −Draco le sonrió. −¿Y para año nuevo?

−Canapés, una buena sopa, en muchos países, toman sopa de primer plato, de segundo cordero, rollitos de jamón y queso, cerdo, patatas gratinadas y ternera. −Hermione les sonrió. −Hay para todos los gustos, y de postre pastel de chocolate y pastelitos, seguro que nadie se queda con hambre. ¿Y qué tal vosotros?

−Vino, champan. −Y miro a su hija que estaba haciendo los deberes. −Casi, hemos encontrado el zumo de fresas que tanto te gusta.

La chica dejo de mirar sus deberes y miro a su padre. −¿En serio?

−En serio, lo hemos encontrado en una tienda del centro de Londres.

−Ohhh. −Se levanto y se fue a buscar una botella.

−¿Zumo de fresas? −Alex lo miro.

−Es algo que a mi hija le encanta. −Hermione le sonrió. −Por desgracia aquí en Europa casi no se vendé, y no entiendo porque en Estados Unidos es una bebida sin alcohol muy famosa, todos la beben, hasta a mi nieto que solo tiene tres años le gusta. −La castaña miro a su marido. −Espero que hayas comprado mucho, si no para mañana ya no quedara.

−He comprado 10 botellas grandes.

−Mejor. ¿Quién se ocupa de la comida? No tengo ganas de cocinar.

Draco la miro. −¿Estás cansada?

−Mucho. −Y bostezo.

−Nosotros nos ocuparemos de cocinar, ves a descansar mientras tanto. −Draco le sonrió y le dio un beso en la frente.

−Gracias. −Y se fue a su habitación.

El 1 de enero. Hermione estaba durmiendo cuando tocaron a la puerta, sin abrir los ojos les dio permiso para entrar.

−Adelante.

−Papa. −Casi entro gritando.

Draco al escuchar a su hija abrió los ojos. −¿Qué pasa?

−Los Potter están aquí, saqueando nuestra nevera.

Al escuchar eso, el hombre juro. −Joder, es que no tienen una casa, siempre están aquí.

Casi se acerco a la cama y se acostó en medio de sus padres. −Papi no los quiero aquí para año nuevo, anoche la cena de fin de año fue estupenda, quiero que vaya igual que ayer.

Draco la abrazo y le dio un beso en la frente. −No los tendremos aquí, aunque tenga que ser vulgar los echare.

Hermione los miro divertida. −Tranquilos los dos, seguro que solo han venido a felicitar año nuevo.

−Pues yo no me muevo hasta que se marchen.

−Yo tampoco. −Casi miro a su padre. −Papi, creo que al final tendremos que hacerles pagar todo lo que se comen, seguro que nuestra cuenta en los bancos, se multiplicara.

−Seguro.

La castaña sonriendo los miro, Casi podía ser igual que ella exteriormente, pero interiormente era idéntica a su padre. −Está bien, yo me voy a poner algo cómodo y bajare haber que tal.

−Sí.

Hermione se vistió beso a su marido y a su hija y bajo al comedor, como Casi les había dicho estaban desayunando allí. −Buenos días.

Scorpius que estaba dando de desayunar a su hijo la miro sonriendo. −Buenos días, se os han pegado un poco las sabanas.

−Un poco, pero no hay prisa, la comida de hoy toda va al horno.

−¿Draco y Casi? −Pregunto Sirius.

−Están en plan marmota, siguen durmiendo. −Herms sonrió. −Pero no hay prisa, antes de venir Draco estuvo ocupándose de muchos proyectos para poder disfrutar de las vacaciones sin trabajar, así que los dejaremos un poco mas durmiendo.

−Sí. -Y siguieron desayunando.

Un rato después cuando terminaron Hermione miro a todos. −Los invitados tenéis que ocuparos de limpiar la casa. −Y miro a Harry. −Vosotros vais sobrando, hay muchas cosas que hacer, y no estáis en la lista de invitados. −Y miro a Scorpius. −Sé que es año nuevo, ¿pero puedes pasarte por alguna panadería a comprar pan y otras cosas?, el pan que compramos ayer ya debe de estar más duro que una piedra, y no quiero pasarme tres horas horneándolo.

−Iré, espero encontrar algo abierto, ¿Qué tengo que comprar?

−Pan, y haber si encuentras algún dulce o pastel, ya sé que tenemos, pero quiero que traigas mas.

−Lo traeré. −Scorpius miro a su hermano. −¿Vienes?

−Voy. −Orión término de desayunar, le dio un beso a su madre y se fue con su hermano.

−Las mujeres a la cocina a cocinar, mientras los hombres ya sabéis que tenéis que hacer. −Hermione miro a Sirius. −¿Puedes ir a despertarlos? Solo te hacen a ti caso cuando quieran.

Sirius se rio. −Tú misma lo has dicho cuando quieren. −Se levanto. −Me ocupare.

−Gracias. −La castaña miro a Remus. −¿Te ocupas de que todos se ocupen de limpiar la casa?

−Sí.

−Gracias. −Sonriendo se fue.

En la cocina, las mujeres se rieron. −Menuda manera de echar a los invitados no deseados.

Hermione las miro. −Estoy hasta el moño de encontrármelos a todas horas aquí, menos mal que el día cuatro ya volvemos a casa.

−Sí. −Dora le sonrió. −Ahora a cocinar, hay muchas cosas que hacer.

−Sí. -Y poniéndose los delantales empezaron a cocinar, olvidándose de sus invitados molestos.

Sirius entro en la habitación de Draco, y lo vio durmiendo al lado de su hija.

−Despertad dormilones.

Casi miro a su tío. −Quiero dormir.

−Hay cosas que hacer antes de dormir.

−No, dormir.

Sirius se sentó y le hizo cosquillas.

−Ohh está bien. −La leona lo miro con esos ojos que tanto se parecían a los de Hermione. −Que sepas que ya no eres mi tío favorito.

Al escuchar eso, Sirius se rio. −Podre soportarlo.

La chica sacándole la lengua se fue.

Sirius miro a su sobrino. −¿Estas cansado?

−Mucho, quiero seguir durmiendo un rato mas.

−Herms ya me ha dicho que antes de venir, trabajaste mucho.

−Mucho, termine cinco proyectos, y puse a la venta 4 juegos.

−Descansa. −Y se levanto.

−Tío, sé que es tu ahijado, pero no lo quiero en la comida de año nuevo.

−Y no los tendrás, ya Hermione les ha hecho saber que no son bienvenidos.

−Gracias.

−Sigue durmiendo, te despertare cuando quede poco para la comida.

−Sí. −Se puso de lado, se tapo bien y se volvió a dormir.

Sirius sonriendo salió de la habitación y lo dejo dormir, el hombre sabía que su sobrino no decía nada de su ahijado porque lo respetaba, pero la paciencia también se terminaba, y había tenido que aguantarlos durante una semana entera todo el tiempo en su casa, así que era normal que ahora terminara por echarlos.

Unas semanas después Draco estaba durmiendo, cuando empezó a sonar su móvil, sin mirar la pantalla, lo cogió.

−Espero que sea importante estoy durmiendo.

Draco, Casi esta en san mungo.

Al escuchar eso, el hombre se despertó del todo. −¿Tío que le ha pasado a mi hija?

No lo sé, están haciéndole pruebas.

−Dame 10 minutos, usaremos la chimenea.

Si.

Draco colgó y despertó a Hermione.

−Cariño despierta, nuestra hija está en san mungo.

Al escuchar eso, la castaña se sentó y lo miro. −¿Qué le ha pasado a mi hija?

−No lo sé, vístete, yo hablare con los chicos.

−Sí. −Hermione salió de la cama y se fue corriendo al vestidor.

Draco salió de la cama y fue al cuarto de su hijo.

−Scorpius abre. −Y aporreo la puerta.

El chico abrió y miro a su padre. −¿Qué ha pasado?

−Es tu hermana esta en san mungo.

−¿Qué le ha pasado?

−No lo sé, ves a despertar a tu hermano, yo voy a vestirme, iremos en chimenea, no quiero tardarme más.

−Sí.

Draco volviendo corriendo a su cuarto, se vistió y mientras se ponía los zapatos, Orión, Ariadna y Scorpius entraron.

El hombre se termino de atar los zapatos y los miro. −Quedaros aquí, cuando sepamos algo os avisaremos, tampoco quiero llenar el hospital con gente.

−Nos quedaremos y hablaremos con mi padrino para decirle lo que ha pasado.

−Hazlo.

−Ya estoy. −Hermione salió del baño, vestida.

−Vamos. −Draco la cogió de la mano y los dos se fueron a la biblioteca que era la única chimenea mágica que tenían.

Como le había dicho a Sirius, en 10 minutos llegaron a san mungo.

−¿Cómo esta mi hija? −Pregunto Hermione mirando al tío de su marido.

−El medimago aun no ha salido.

Draco miro a todos. −¿Cómo es que mi hija ha terminado en san mungo?

−Es mi culpa. −Alex que estaba sentado en una silla al lado de su padre los miro.



« Capítulo 38 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 40 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.