Historia al azar: Debi decir que te amo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia » Capítulo 29
Historia terminada Una vida sin magia (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 21 de Julio de 2014, 08:16
Actualizada el Viernes 21 de Abril de 2017, 08:29
[ Más información ]

Capítulo 29

Blaise se levanto y se acerco al micrófono. −Buenas tardes a todos, conozco a Draco desde que éramos unos niños que íbamos aun en pañales, durante muchos años, creí que no tenia sentimientos ni sueños de futuro, pero cuando me lo volví a encontrar hace seis años, y lo vi tan cambiado, supe que había encontrado no solo a una buena mujer a la que amar y compartir sus sueños si no que en este país, en esta ciudad tan lejos, de nuestro país había encontrado un lugar al que llamar hogar. −Y miro a los novios. −Draco, Hermione os deseo toda la felicidad del mundo, vosotros os la merecéis más que nadie en este mundo. −Sonriendo dejo el micrófono y todos aplaudieron.

Draco sonrió a su padrino. −Hermosas palabras.

Blaise se rio. −Pansy me ayudo a escribirlo sabes que las palabras nunca han sido muy fuerte.

−Te ha quedado hermoso. −Dijo Hermione sonriendo.

−Gracias. −Y se fue a sentar al lado de su mujer que lo recibió con una sonrisa

Poco a poco todos fueron pasando y diciendo palabras hermosas, cuando terminaron Draco se levanto.− Después de escuchar estas hermosas palabras de mis padrinos, viene la hora de la tarta, muchos están esperándola. −Y miro a su hija y a sus primas. −Ahora es el momento. −Ayudo a Hermione a ponerse de pie y se acercaron al centro donde unos camareros se ocupaban de acercarla.

Mientras Hermione y Draco se ocupaban de cortar la tarta, Sirius se quedo mirando a su sobrino.

Draco Malfoy, no lo había conocido cuando nació, no podía ni ver a Lucius Malfoy y con su prima se había distanciado desde que se caso con él, cuando se escapo de Azkaban y se puso al día, todos le dijeron lo mismo que Draco era igual que su padre, racista hacia los que no eran sangre limpia, prepotente y creyendo que todo se solucionaba con dinero.

Años después, cuando paseaba con su familia por el callejón diagon, nunca imagino que se lo encontraría allí, los rumores que corrían es que Lucius lo había matado.

Cuando lo vio al principio tuvo dudas en llamarlo o no, aunque nunca lo había visto en persona, su cabello rubio casi blanco y sus ojos grises lo hacían inconfundible.

Pero lo llamo, y el chico lo miro y sonrió, entonces le presento a su amigo muggle, cosa que le sorprendió ni en mil años se hubiera imaginado que el gran Draco Malfoy descendiente de dos familias tan importantes de sangre limpia estuviera con un muggle, y ya no hablemos cuando le dijo que se había casado con Hermione, hija de muggles.

Cuando le dijo le podía acompañar, lo hizo sin pensarlo, Hermione le había salvado la vida y no quería que nadie le hiciera daño, y al verla allí en esa hermosa casa sonriendo y sin preocupaciones, supo que el antiguo Draco ya no existía, había dejado todo atrás para vivir como quería.

Y aunque nunca había tenido contacto con Draco se llevaron bien enseguida, el chico era un encanto de hombre y se habían hecho grandes amigos, como si se conocieran de toda la vida, estaba muy agradecido de estar en su vida.

−Sirius, aquí la tierra llamando a mi marido.

El hombre salió de su ensoñación y miro a su mujer. −¿Susan?

−No la reina. −Y se rio. −Llevas diez minutos en tu mundo. ¿En qué piensas tanto?

−En lo mucho que ha cambiado Draco, ya te hablado de cómo eran sus padres, por suerte el no ha salido como ellos.

Susan lo miro afectuosamente. −Eso es porque él pudo salir de ese lugar, y venir aquí, encima tiene a una buena mujer con él.

−Si ha encontrado su lugar.

−Papi, mami. −Lyra se acerco con un plato lleno de pastel.

Sirius sonrió a su princesa, puso el plato encima de la mesa, cogió a su hija y la puso encima de sus rodillas, y la niña empezó a comérselo.

−¿Quién te ha dado tanto pastel?

−Tío Draco.

−¿Le has dado las gracias?

−Si papi.

Draco se acerco a sus tíos y les puso un plato enfrente a cada uno. −Probarlo, está muy bueno.

Sirius le sonrió. −Ahora lo probaremos, antes de que aquí las niñas se lo coman todo.

El hombre se rio. −Ellas han cogido las partes más grandes. −Y volvió junto a su mujer, para coger un plato de pastel y sentarse en la mesa, mientras los camareros seguían cortando y repartiendo pastel a todos los invitados.

Un rato después, Draco y Hermione se levantaron y miraron a todos. −Es hora de irnos de luna de miel, gracias a todos por haber venido, pero antes, Herms tirara el ramo haber quien es la próxima afortunada para casarse.

−Va a empezar la tercera guerra mundial. −Dijo Taylor mientras las mujeres se ponían a un lado y los hombres solteros se alejaban.

Sirius se rio. −Puede, dan mucho miedo.

Hermione sonrió a sus invitadas solteras. −¿Preparadas? −Y se giro. −A la 1, a las 2 y a las 3. −Y lo lanzó.

Una de las mujeres lo cogió, pero otra también lo quería así que empezaron a estirar de un lado cada una.

La leona miro a su marido. −Mejor nos vamos, esto puede terminar en guerra campal.

−Sí. −Y miro a su tío. −¿Te ocupas de todo?

−Lo haré. −Sirius los abrazo. −Disfrutar de vuestra luna de miel, cuando volváis aun tendréis monstruitos.

Ante eso los novios le sonrieron y llamaron a sus hijos, que no tardaron mucho en llegar.

−Hacer caso a los tíos, y portaros bien.

−Sí.

Los recién casados se despidieron de todos y se fueron a su luna de miel.

Unas semanas más tarde, Scorpius ya estaba de nuevo en hogwarts, en su segundo año.

Draco estaba durmiendo, cuando empezó a sonar su teléfono, lo cogió y vio que era una video llamada, aceptándola vio la cara de su hijo mayor.

−¿Scorpius?

−Papa, siento llamarte tan tarde, pero estoy en el equipo de slytherin de quidditch, soy el nuevo buscador.

Draco al escuchar eso, sonrió y se despertó del todo. −Felicidades, yo también empecé en segundo siendo buscador, mañana me pasare por el callejón diagon y te comprare la escoba más rápida que haya.

−Sí, papa, y traerme caramelos.

−Te los traeré, ahora voy a seguir durmiendo, besos, y felicidades.

−Gracias. −Y colgó.

Draco apago el móvil y se acostó de nuevo.

−¿Todo bien con Scorpius? −Pregunto Hermione abriendo los ojos.

−Sí, me ha llamado para decirme que es el nuevo buscador de slytherin.

−Eso está bien, se cuanto le gusta ese deporte.

−Mañana hablamos, ahora vamos a seguir durmiendo. −Draco la abrazo y pronto estuvieron de nuevo durmiendo.

En hogwarts en el primer partido de quidditch de Scorpius caminaba hacia el campo con sus amigos, cuando vio a sus padres, y sus tíos.

−Papa. −Grito el niño y se acerco a los adultos.

−Felicidades, por entrar en el equipo.

−Gracias. −Scorpius le sonrió.

Draco le sonrió y le enseño su regalo, la escoba más rápida que había en el mercado.

−Gracias papa. −Dijo cogiéndola y mirándola.

−Scorps ten cuidado. −Dijo Hermione preocupada.

El niño le sonrió y le abrazo. −No hare nada que no hagas tú.

Al escuchar eso, los adultos se rieron.

−Entonces todo irá bien. −Dijo Sirius sonriéndole.

−Malfoy date prisa, te tienes que cambiar. −Dijo un slytherin mayor.

−Sí. −El niño sonrió a su familia y a sus amigos. −Nos vemos luego. −Y se fue corriendo.

−Vamos. −Dijo Hermione y sonrió a los amigos de Scorpius. −¿Queréis venir con nosotros?

−Gracias. −Dijo Mark.

Y se fueron a sentar con los profesores, cuando el partido empezó Hermione se puso muy nerviosa.

−Tranquila. −Dijo Draco cogiéndole de la mano. −No le pasara nada, el no tiene una bludger loca, siguiéndole.

La castaña lo miro con el ceño fruncido. −Eso no me tranquiliza nada.

El rubio le sonrió y se puso a ver como su hijo jugaba, el partido no tardo en terminar, Scorpius había conseguido atrapar a la snitch.

Hermione se bajo de las gradas y fue a ver a su hijo.

−Felicidades, Scorpius por haber ganado tu primer partido.

−Gracias. −Dijo el niño sonriendo.

−Felicidades. −Dijo Draco sonriéndole.

−Gracias papa, seguiré entrenando duro para ganar a los gryffindor que son los mejores del colegio.

−Lo harás muy bien. −Dijo su padre, y le dio una bolsa de caramelos. −Compártelos con tus amigos.

−Si papa. -Le dijo cogiéndola.

−Nosotros ya nos vamos, nos veremos pronto. −Dijo Hermione.

El niño sonrió y vio como su familia se aparecía, y miro a sus amigos. −Cuando termine de bañarme nos reunimos en el gran comedor y comeremos los caramelos.

−Sí. −Y viendo como Scorpius se iba a bañar, sus amigos se fueron a esperarle al gran comedor para compartir los caramelos que le habían llevado sus padres.

Unos meses más tarde, en abril Draco estaba en su despacho, cuando empezó a sonar su teléfono móvil, sin dejar de trabajar en el ordenador lo cogió.

−Aquí Malfoy.

Draco.

−¿Tío Sirius y esa agradable sorpresa? −Pregunto el hombre dejando de trabajar y girando su sillón para mirar por la ventana.

Dentro de poco se celebrara el decimo aniversario del fin de la guerra.

−¿Y para que me llamas?

Quiero que vayas.

−¿Yo? Ni siquiera estuve, y si te has olvidado mis padres estuvieron en el bando de los malvados.

Lo sé, pero tú no, quiero que todos vean que no todos los Malfoy son como todos dicen.

−¿Cuándo es?

En mayo.

−Dame unos días, voy a hablar con Hermione haber que dice, no me lo esperaba me has desencajado totalmente.

Lo sé, pero el ministro me ha dicho que te quiere presente, y yo también.

−Dame unos días, como te he dicho, el jueves te llamo, haber qué decisión hemos tomado.

Está bien, dale besos a Hermione y a los niños, nos vemos.



« Capítulo 28 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 30 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.