Historia al azar: Amor de verano
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Una vida sin magia » Capítulo 25
Historia terminada Una vida sin magia (ATP)
Por adillita27
Escrita el Lunes 21 de Julio de 2014, 08:16
Actualizada el Viernes 21 de Abril de 2017, 08:29
[ Más información ]

Capítulo 25

Unas horas después, bajaban del avión y Sirius los esperaba.

−Tío Sirius. −Grito Scorpius que se le acerco corriendo y lo abrazo.

−¿Qué tal el vuelo?

−Divertido. −Dijo el niño.

−Vamos a casa, Susan y los niños nos esperan.

−Vamos. −Y cogiendo las cosas se fueron a buscar el coche.

De camino a casa, Draco que iba en el asiento del copiloto, mientras Scorpius iba con su madre en la parte de atrás, le dijo a su tío:

−Mañana iré a ver la empresa, quiero ver cómo le van las cosas a Susan.

−Me parece bien, nosotros nos quedaremos en casa descansando. −Dijo Hermione.

−Quiero conocer el callejón diagon. −Dijo Scorpius que iba apoyado en el pecho de su madre.

−Lo conocerás, pero primero tienes que descansar. −Dijo Draco sonriéndole.

−El sábado iremos. −Dijo Sirius sonriendo.

−Sí.

Al día siguiente, Susan y Draco se despertaron temprano y se fueron a las oficinas de Malfoy entrepises de Londres.

−Draco. −Grito la secretaria de Susan, que se levanto y lo abrazo.

−¿Qué tal? −Pregunto Draco. −¿Se porta bien como jefa?

−Mucho. −Dijo sonriendo.

−Bien, ¿me puedes traer un te frío? −Pregunto Draco.

−Ahora mismo te lo traigo.

−Gracias.

−Las tienes a todas enamoradas. −Dijo Susan entrando en su despacho y sonriendo. −A mí nunca me saluda tan efusivamente.

Draco le sonrió y se sentó. −Es normal, hace mucho que no, nos veíamos, ¿me dirás porque no has puesto a nadie como gerente? −Pregunto mirándola.

−No me interesa, ya Sirius viene a verme y no es lo mismo.

−¿Cómo? −Pregunto sin entender.

−Aunque la empresa la creaste tú, Chris, Jack, Oliver, Taylor, Tabi, Kristine, Josh y nosotros dos la subimos desde cero así que no es lo mismo.

−Te entiendo, a nosotros nos pasa lo mismo, por eso tu puesto ha sido cerrado, no queremos que nadie más lo ocupe, además no lo necesitamos.

−Yo tampoco lo necesito, Sirius me ayuda mucho.

−Bien, entonces no digo nada. −Dijo sonriendo.

Tocaron a la puerta y la secretaria entro con su te.

−Aquí lo tienes.

−Gracias. −Dijo cogiéndolo y sonriéndole.

Susan miro a su secretaria. −Esta mañana le enseñare el lugar a Draco, no me pongas nada en la agenda.

−Lo hare así. −Y sonriendo a Draco volvió a su puesto.

Cuando el hombre se termino su te, Susan lo llevo a conocer la empresa.

−Aquí creamos los programas. −Dijo la mujer, en una planta, donde había mucha gente trabajando en sus ordenadores.

Draco miro a todos lados y sonrió. −Me gusta, se parece bastante a las oficinas centrales.

−No queríamos que fueran muy diferentes, así que hicimos un diseño parecido.

−Pues has hecho bien.

−Susan. −Dijo un hombre acercándose y enseñándole unos papeles.

−Míralos tú mismo. −Dijo la mujer a su sobrino.

Draco los cogió y los miro por encima. −Bastante interesante.

−Y lo es. −Dijo Susan sonriendo. −¿Quieres seguir mirando?

−Sí, pero antes. −Draco pidió un momento de silencio. −Quiero que sepáis que desde las oficinas centrales en Nueva York, sabemos todo el trabajo que hacéis, Susan me tiene informado de todos vuestros progresos, felicidades y seguir así.

Los empleados les sonrieron y volvieron a su trabajo.

−Les has motivado. −Dijo Susan cuando fueron al ascensor.

−Se lo merecen, siempre me dices que trabajan mucho.

Susan le sonrió. −Vamos a seguir.

−Vamos. -Y así la mujer le siguió enseñando la empresa.

El sábado por la mañana la familia se despertó temprano y se fueron al callejón diagon, cuando Scorpius lo conoció se quedo con la boca abierta.

−Me gusta. −Dijo el niño sonriendo.

−Bien. −Dijo Draco sonriendo y miro a su tío. −Tengo que ir a buscar dinero, no tengo nada.

−Pues vamos.

−Nosotras nos quedaremos desayunando. −Dijo Susan.

−No tardaremos mucho.

Mientras Sirius, Draco y Scorpius se iban a gringotts, Susan y Hermione se quedaron con los niños en una terraza desayunando.

−Aun me miran mal. -Le dijo Susan a la castaña.

−No te preocupes, algunos son mentes cerradas, no aceptan a quien no tienen magia. −Dijo Hermione. −Además tienes una vida fuera de estas paredes, así que no te tienes que preocupar, mucha gente no sabe nada del mundo exterior.

−Sí, ya Sirius me lo dijo.

−Lo que no aceptan es que alguien con el poder de Sirius se haya casado con una mujer sin magia, el es un Black y piensan que es lo mas.

−Pues es mi marido, así que pueden estar envidiosas todo lo que quieran. −Dijo la mujer sonriendo.

−Sip.

−Hermione, Susan.

Las dos mujeres miraron y vieron a Remus, Dora y los niños.

−¿Lleváis mucho rato?

−No, estábamos comiendo algo mientras, Sirius y Draco con Scorpius vuelven, han ido a por dinero.

−Entonces nos sentamos y esperaremos juntos. −Y juntando otra mesa se sentaron y pidieron el desayuno al camarero.

No mucho tiempo después la llamaron. −Hermione.

La mujer miro a su alrededor y vio que eran Harry y los demás.

Iba a decir algo, cuando escucho que su hijo la llamaba.

−Scorpius.

−Mama, ha estado genial, hemos visto unos duendes, y hemos ido en un vagón como los de los parques de atracciones.

Hermione lo abrazo feliz. −Ahora vamos a buscar tus cosas.

El niño asintió con una gran sonrisa.

Cuando ya todos terminaron de desayunar y tras pagar, Draco cogió la carta al mirarla sonrió.

−Según esto, puedes llevar un móvil.

−Ya tengo el mío. -Dijo Scorpius enseñándole el suyo.

Draco le dijo:

−Este no sirve donde iras, así que te compraremos uno nuevo, y una lechuza, necesitas un animal.

−Sí.

−Cuando sacamos las cosas, el ministerio las quería prohibir en la escuela, hasta que el profesor Dumbledore le dijo que estaba bien que los alumnos las llevaran, así podían comunicarse mejor con sus familias, después de la guerra muchos tenían miedo de enviarlos. −Dijo Sirius mientras caminaban.

−Por eso los saque. −Dijo Draco que iba a su lado. −Confió en vosotros para cuidar de Scorpius pero no es lo mismo.

−Es normal, estas en un país a miles de kilómetros, y quieres saber cómo está tu hijo. −Dijo Dora.

−Sí. -Y se pusieron a comprar.

Un rato después, solo faltaban los libros.

−Ocúpate tú. −Dijo Hermione que entro en la librería antes.

−¿Dónde va mama? −Pregunto Scorpius, mirando a su padre.

−Tiene una sorpresa para ti. −Dijo Draco sonriendo.

−¿Qué sorpresa?

−Tendrás que esperar para verlo, ahora vamos a comprar los libros. −Y entraron en la librería.

Cuando ya tuvieron todos los libros comprados, estaban en la calle esperando a Hermione que no tardo mucho en aparecer y le entrego un paquete.

Scorpius lo abrió y leyó el titulo. −Historia de Hogwarts.

La leona sonrió. −Este es el primer libro que me compre, quería que lo tuvieras.

El niño le sonrió. −Lo leeré, seguro que me gusta.

−Seguro, aquí te hablan de fantasmas y otras cosas. −Dijo sonriendo.

−Ya lo tenemos todo. −Dijo Draco.

−Falta algo. −Dijo Sirius sonriendo que cogió a su sobrino de la mano y se lo llevo delante de una tienda.

−Sortilegios Weasley. −Leyó el niño y miro a su tío. −¿Dónde estamos?

−Sirius. −Dijo Fred que salía con su hermano.

El hombre sonriendo les presento a su sobrino. −El es Scorpius, hemos venido a que se compre algo.

Los gemelos miraron a Scorpius y miraron a Draco sonriendo.

−Es tu copia.

El hombre se rio. −Es el de los tres que más se parece, pero no tiene el mismo carácter. −Miro a su hijo. −Porque no entras y compras lo que quieras, nosotros te esperamos aquí fuera.

El niño le sonrió y entro en la tienda.



« Capítulo 24 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 26 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.