Historia al azar: La caja de música
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Salvando el futuro » Capítulo 05
Historia terminada Salvando el futuro (R15)
Por adillita27
Escrita el Lunes 5 de Mayo de 2014, 07:56
Actualizada el Viernes 17 de Marzo de 2017, 11:56
[ Más información ]

Capítulo 05

−Por suerte estas bien, ahora vamos a terminar esto cuanto antes, no quiero seguir mas en este sitio no me gusta.

−La caja.

Hermione miro dentro de su bolsa y saco una caja de madera, luego le dio un trapo, el slytherin cortó los colmillos del basilisco y los guardo en la caja.

−Saca la escoba estoy cansado para aparecerme.

−Sí. −La leona guardo la caja en su bolsa, saco la escoba y se la paso a Draco.

Cuando estuvieron en el bosque prohibido, el slytherin se sentó en un árbol caído.

−Tenemos que salir de aquí, no quiero que nadie nos vea.

−Antes de irnos tenemos que recoger la diadema de Ravenclaw.

−Eso lo haremos en el futuro, llévanos a mas de 10 años en adelante, no quiero seguir aquí.

−Como quieras, pero la diadema esta en Hogwarts, en la sala de los menesteres.

−Por eso estabais allí ese día.

−Sí.

−Primero vamos a movernos. −Draco se levanto y le cogió de la mano a la chica.

Hermione dijo el hechizo y se movieron en el tiempo.

−¿Dónde estamos?

−Ni idea, pero eso no importa, solo necesitamos volver al castillo y buscar la diadema.

−Sí, pero antes. −La chica saco una botella de agua y se la ofreció, se sentó en el suelo y se puso a comer, tenía hambre.

Draco le dio un trago a la botella y se sentó a su lado, cogió uno de los bocadillos y se lo comió.

−El mapa. −Dijo el chico, la leona dejo de beber agua y se lo enseño, el chico vio el mapa y vio que no había nadie en la escuela. -Hay dos posibilidades, o todos están en clases, o están en vacaciones.

La chica dejo de comer y saco una cosa de su bolsa, se la enseño a Draco. −Es una réplica de la diadema, solo tenemos que ponerla en su lugar.

−Vamos, ¿o quieres seguir comiendo?

−No, ya estoy.

−Pues vamos.

Los chicos se fueron corriendo y cuando llegaron al castillo miraron el mapa y vieron que seguía vacio, pronto llegaron al lugar donde en el futuro Harry la abriría.

Hermione cerró los ojos y apareció una puerta de hierro, Draco la abrió y los dos entraron.

−Lumus.

La leona fue directa donde su amigo la había encontrado.

−¿Estará? -Pregunto preocupada.

−No lo sé, pero no perdemos nada por intentarlo. −Entre los dos la buscaron y el slytherin sonrió. -Está aquí.

Hermione se acerco y saco una caja de madera donde la guardo, luego saco la réplica y la puso en el mismo lugar.

−Aquí ya estamos, vámonos. −Antes de que la chica pudiera decir nada, Draco le cogió la mano y se aparecieron.

La leona vio que estaban cerca de un pueblo. −¿Hogsmeade?

−Sí, se me ha ocurrido algo, tu quieres salvar a los padres de Potter, pero hay más gente a la que salvar, gente muy poderosa que puede ayudarnos cuando llegue el momento.

−¿De quién hablas?

−De mis abuelos, y más gente.

−¿Tus abuelos no seguirán a Voldemort?

−Mis abuelos no siguen a nadie, y mucho menos si es un mestizo, sin ofender.

−No me ofendo, ¿y entonces qué hacemos?

−Sencillo, enviaremos cartas a todos y les explicaremos la situación.

−¿Les explicaras todo?

−No, solo lo que necesitan saber, ahora vamos. −Y se fueron al tres escobas.

Dos días después, cinco hombres de aspecto distinguido llegaban al tres escobas.

−Buenos días. −Les saludo Draco que estaba sentado en una silla.

Los hombres al verlo se quedaron parados.

−¿Quién eres? −Le pregunto uno de ellos.

−Me llamo Draco Malfoy, pero no estamos aquí para las presentaciones, estoy aquí para deciros que vengo del futuro y allí vuestros hijos están muertos.

Ante eso los hombres se miraron entre sí.

−Yo no tengo hijos. −Le dijo uno de ellos.

−Ahora mismo no, pero sí que lo tendrás. −Le dijo y lo miro atentamente. −Charlus Potter, el último gran auror de Londres.

−¿El último auror? −Le pregunto otro hombre. −¿Qué no hay mas aurores?

−No como él, él fue el mejor auror de todos los tiempos. −Y volvió a mirar a Charlus. −Charlus Potter, tu hijo James morirá en 1981 cuando quiera salvar a su hijo, tu nieto, y antes de que digas nada, tu también estas muerto. −Y miro a su abuelo. −Abraxas Malfoy, eres mi abuelo, tu hijo Lucius ha muerto por el beso del dementor, seguía a Voldemort que ha resultado ser un mestizo.

Y miro a otro hombre. −Neville Longbottom, tu hijo y tu nuera han sufrido algo peor, la maldición cruciatus llevan más de 15 años en san mungo sin oportunidad de recuperarse. −Y miro a las dos últimas personas. −Orión Black, tu hijo Sirius fue asesinado por tu sobrina Bellatrix y murió como un traidor que vendió a James Potter y tu hijo Regulus murió intentando hacer el bien contra Voldemort.

Y miro a su abuelo. −Cygnus Black eres mi abuelo, mis padres son Lucius Malfoy y Narcisa Black, y ella también está muerta, se suicidio, se que son muchas cosas pero no tengo tiempo para explicarlo bien. −Y le dio un gran cuaderno. −Mi amiga ha juntado todos los periódicos de acontecimientos importantes, si queréis cambiar el futuro solo tenéis que seguirlos. −Y les enseño otro cuaderno. −Esto es un recetario para enfermedades como la viruela del dragón. −Y miro a Charlus. −Tu mujer morirá por esa enfermedad y un buen amigo de tu hijo llamada Remus Lupin será mordido por Greyback antes de entrar en hogwarts, y con esto ya he terminado. −Y antes de que pudieran decir nada se fue.

En la calle Hermione esperaba a Draco cuando lo vio, le pregunto qué tal había ido. −¿Te creerán?

−No lo sé, pero les he dado suficientes pruebas para que lo hagan, igual nosotros haremos lo que habías pensado en su momento, nos moveremos de nuevo en el tiempo y entonces pensaremos en nuestro siguiente paso.

−¿Dónde quieres ir?

−1977

−¿Por qué esa fecha?

−Porque en esa época, el padre del cara-rajada estudiaba en Hogwarts.

−¿Qué quieres decir?

−Impedir que el traidor lo mate a él y a su mujer.

Al escuchar eso, Hermione lo abrazo por el cuello y lo beso. −Gracias.

−Pero antes tendremos que cambiar el dinero así que muévenos unos 5 o 6 años.

−Sí.

La leona con una sonrisa cogió de la mano al chico e hizo lo que le había dicho y se movieron en el tiempo, antes de que se diera cuenta Draco los aparicio, y vio que estaban delante del caldero chorreante.

−Estoy muy cansado, terminemos por hoy y ya mañana seguiremos.

−Sí.

−Esta vez iré yo a cambiar el dinero, si los duendes te vuelven a ver sospecharan, tú espérame en una habitación.

−Sí.

Cuando Draco volvió vio que Hermione estaba dormida y solo llevaba un albornoz, sin hacer ruido, dejo el dinero encima de la mesa y se fue a bañar, al salir vio que aun seguía dormida.

El slytherin se acerco y se sentó a su lado, con cuidado le aparto el cabello de la cara, al sentir esa caricia, la chica abrió los ojos.

La leona levanto el brazo y le agarro por el cuello para acercarlo a ella. Hermione lo empezó a besar tiernamente mientras él le soltaba el nudo del albornoz, y le acariciaba su cintura descubierta. Draco dejo de acariciarle y empezó a acariciar uno sus pechos que él exploraba con su mano.

Se besaron hasta que necesitaron separarse para coger aire, la chica besó al slytherin en el cuello y él la besó a ella. El chico bajó a sus pechos para besarlos igual mientras ella gemía ligeramente de placer. Se separaron y se miraron a los ojos.

Draco estaba excitado. ¿Excitado? Sí y mucho, él no era ningún novato en esto, ya había tenido sexo con chicas, pero Hermione no, tenía que ser suave con ella.

La leona se dio cuenta de que el rubio la miraba, nunca había recibido esa mirada, siempre había sido de deprecio o de odio, pero nunca una llena de pasión. El slytherin exploraba todo su cuerpo con las manos no dejaba ningún lado por acariciar, mientras que seguía besándola.

Draco paró por un momento, ambos cuerpos estaban desnudos uno frente al otro. La pareja se miraba a los ojos, con una bella sonrisa que era recíproca. Entonces Draco la volvió a besar más lentamente que antes y con mucha suavidad, la penetró en su ser. Hermione sintió que algo dentro de ella se rompía, el dolor que le causó soltó una pequeña lágrima que por su mejilla corrió.

−¿Te hice daño? −Le preguntó Draco

−No, al contrario, me estás haciendo la chica más feliz del mundo.

El acto continuó muy despacio para que así a la leona no le doliera, pero a medida que pasaban los minutos el dolor se iba terminando dando lugar a una sensación de placer que Hermione jamás había sentido.

La gryffindor nunca se había se sentido como se sentía ahora. Ambos se sentían complacidos el uno por el otro.

−Gracias. -Le decía Hermione mientras esta se acurrucaba en el hombro de Draco, ambos sudando del cansancio.

La chica cerró los ojos, y el slytherin se quedo mirando el techo, no sabía que pensar, nunca se había sentido como se sentía en ese momento.

Al día siguiente, Draco fue el primero en despertar, al sentir los rayos del sol en su cara, miro a Hermione y vio que estaba dormida a su lado, a mitad de la noche se habían despertado y habían hecho el amor nuevamente, y poco antes del amanecer también.

−Mmmm. −Dijo la chica que apoyo la cabeza en su pecho sin abrir los ojos.

−Descansa hoy no haremos nada. −El slytherin le dio un beso en la cabeza y volvió a cerrar los ojos.

Unas horas después, la leona se despertó y sintió que le dolía todo el cuerpo, sonrió nunca se había sentido como se sentía ahora.

−¿Feliz?

Hermione miro al dueño de su corazón y le sonrió. -Sí.

−¿Qué quieres hacer hoy?

−Quiero pasear, olvidarnos por un día todo el trabajo que nos queda por delante.



« Capítulo 04 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 06 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.