Historia al azar: El Aniversario
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Me enamoré » Capítulo 7: Momento incómodo.
Me enamoré (R15)
Por pmalfoygranger23
Escrita el Sábado 29 de Marzo de 2014, 22:43
Actualizada el Martes 10 de Febrero de 2015, 21:30
[ Más información ]

Capítulo 7: Momento incómodo.

Disfrutando de aquella hermosa cena que le había preparado a Draco. No podía ser más feliz, estaban todos nuestros familiares y amigos más cercanos. Entre ellos, habían venido Ron y Harry, aunque todavía no se habían saludado con Draco. Cuando eso pasará podría ser una catástrofe mundial. Seguí hablando un rato más, con la abuela de Draco, y luego me retiré para poder saludar a mis amigos. Pude divisar a Ginny, hablando con Harry y unos ex compañeros nuestros del colegio. Así que sin pensarlo mucho, y enfrentándome a la realidad de que mis amigos no me hacían mucho caso. Fui hacía ellos.

Estaba atemorizada, no sabía que pensaban. Y en gran parte, eso me preocupaba, pero a la vez me era indiferente. Yo había tomado esa decisión en mi vida, y nadie la iba a cambiar, incluso aunque a mis mejores amigos no les gustará. Cuando vieron que me aproximaba a ellos, pude oír cómo se disculpaban con Hanna Abott y Cormac McLaggen, para venir en mi dirección.

Ginny, tan decidida como siempre, me abrazó. No tenía ni idea de cuánto de menos la echaba y cuanto la necesitaba en mi vida. Así, que le correspondí el abrazo gustosamente.

- ¿Cómo has estado, Hermione? Llevaba mucho tiempo sin verte. - preguntó con su bonita sonrisa.

- Bien, Ginny. Muy bien. ¿Y tú?  - antes de que tuviera tiempo de responder, me giré para ver a Harry y le dije. - A caso, ¿no vas a saludar a tu mejor amiga?

- Claro que sí, Herms. Sólo faltaría.- me abrazó muy fuerte y cómo de costumbre, me susurró al oído: - Te echado de menos.

- Y yo a ti.- respondí contenta de volver a estar entre sus brazos. Se deshizo el abrazo y ahí empezó nuestra conversación. - ¿Cómo estáis? ¿Cuándo es la boda? Tengo tantas cosas por preguntar.

- Ya lo sabemos, Hermione. Así que tranquila, cuando no sea un día tan importante como el de hoy lo hablaremos todo. - me dijo Harry.

- Pero, bueno, cuéntanos tú como has acabado con Draco Malfoy, eh.- dijo Ginny con una sonrisa picarona.

- Es una muy larga historia, y creo que no es el mejor momento para contarla¿Y Ron?- interrogué con ganas de abrazar a mi pelirrojo amigo.

- Si ya será, muy larga y lo que quieras, pero esta noche no te libras. Nos la contarás toda.- respondió Ginny. - Ron está por ahí, en nada vendrá a saludarte.

- Todos estamos muy intrigados por saber cómo tú, mi mejor amiga, Hermione Granger, ha acabado con la persona que me has daño te ha hecho. O por un momento te has olvidado, de que te llamaba sangre sucia, que se reía de nosotros, y sólo hacía que molestarnos. - dijo un Harry muy cabreado.

- Harry.- le reprendió Ginny.- No es momento ni lugar para tus comentarios y comportamientos infantiles. - se fue molesta con él.

- Te recuerdo, que estuve mucho tiempo sola, que muchas veces te has olvidado de mí, pero ya no sólo eso, tendrás tu explicación esta noche, mientras te pido que te comportes y que te des cuenta de que soy feliz, que a él es lo que quiero en esta vida. Así que, por favor, ahórrate, tus comentarios y ve a buscar a Ginny. Prometo que luego os lo contaré todo. Corre búscala, se enfadará más. - me miró con una sonrisa y una mirada triste, una gran mezcla de sentimientos. Pero no fue eso lo que me sorprendió, se estaba a punto de ir. Y sin pensarlo, le cogí de la americana, se giró y le dije.- Por favor, no te enfades conmigo. Te necesito como mi mejor amigo que eres, no como mi padre.

Me estuvo mirando un rato y ahí entendió que no me haría cambiar de opinión, así que me sonrió y asintió. Luego, fue en busca de su amada Ginny.

Me quedé mirando a todos y cada uno de los invitados, pero mis ojos sólo lo buscaban a él. Me enfurecí un poco, porque no lo encontraba, hasta que sentí que alguien me cogió por detrás, y me dio unos calientes besos en la mejilla. Sonreí. Ese era él.

- He visto cómo estabas hablando con tus amigos.- suspiré - ¿Estás bien?

- Si, lo estoy. Harry era el que más miedo me daba. Y tú, ¿cómo estás futuro esposo?- me di la vuelta para verle mejor, estábamos mirándonos intensamente, como siempre.

- Yo estoy perfectamente, sólo que ahora mismo tenemos que atender a unos asuntos. Tenemos que realizar una entrevista con el Profeta para qué se publique, y así nos dejen en paz.- me explicó sin ninguna gana de hacerlo.

- Ya, pero yo no quiero hacerlo, me da mucha pereza.- puse unos pucheros, para ver si le daba pena y cambiaba de opinión. Solamente conseguí que se riera de mí.

- Lo siento pequeña, yo tampoco quiero. Pero es nuestra obligación y lo sabes. Mi madre ya lo ha preparado todo para qué lo hagamos en el despacho, que hay unos sofás muy cómodos. -  lo dijo mientras enarcó una ceja con una sonrisa divertida, me reí, no lo pude evitar. Draco siempre hacía de una situación muy seria, una situación totalmente morbosa o con la que él mismo pudiera dar un doble significado.

- Pues a qué esperamos, cuanto antes acabemos mejor.- dije cogiéndole la mano y saliendo del gran comedor dónde estaban todos los invitados.

Fuimos andando hasta el despacho, mientras hablamos de cosas sin demasiada importancia. En algún que otro momento, desconecte pensando dónde podía estar Ron, y si estaba en la fiesta porque no me había venido a decir nada, no me lo esperé. Así que, sin más, deje la mente en blanco, hasta que Draco se paró y me dijo:

- Hermione, ¿Dónde estás? ¿Te has perdido en tu mundo?

 Sí… bueno no. Ya está, perdón por la desconexión, estaba pensando. Pero no tiene importancia. Va vamos, que quiero acabar ya con esto.- le regalé mi mejor sonrisa, y un sonoro beso en su blanca mejilla.

Entramos en el despacho,ahí estaba nada más ni menos, que Rita Skeeter. No me lo creía, después de tantos años, no se cansaba de seguir haciendo entrevistas y de seguir destruyendo la vida de las personas.

Estaba sentada en los asientos de delante, Draco y yo nos sentamos en el sofá de enfrente. Nos sonrió falsamente, mientras yo estaba totalmente cabreada, Draco me cogió la mano y con eso fue suficiente para relajarme.

- Bien empecemos. - dijo la bruja. - Es un gusto volverles a ver, y más juntos. Nadie se lo esperaba, el gran Draco Malfoy y la señorita Hermione Granger juntos. ¿Hace unos años, nadie lo creería no?

- Si, bueno, pero lo que hace unos años es pasado y así se queda. - respondió Draco. Se estaba empezando a enfadar. - Cuando quiera puede empezar con las preguntas.

- Vale, perfecto. Muchas gracias. Primeramente, ¿cómo fue su reencuentro?¿Sucedió de casualidad? - preguntó.

- Sí, fue una gran casualidad, ver aparecer a Draco por mi despacho. -respondí mirándole.

- Oh, así que usted señor Malfoy, ¿la fue a buscar? - interrogó. Draco asintió, no emitió palabra alguna. - Oh, genial. Hizo usted que el reencuentro sucediera. Supongo que la echaría de menos. ¿Por qué fue a buscarla? 

- Por cosas que a usted y a sus lectores ni le van ni le viene.- respondí lo más tranquila posible. La verdad es que está pregunta, no era de su incumbencia.

- Oh, bueno, pues nada, borra eso.- le dijo a la pluma, y así con la pluma alzada, lo borró. - Bien, pues desviándonos a otra pregunta, ¿Qué pasó con Ronald Weasley?

- Ron y yo finalizamos nuestra relación hace 3 años, nuestro amor se acabó.- contesté recordando unos momentos realmente felices de mi vida.

- Ah, qué triste. Lo siento.- mi primer pensamiento después de que eso sucediera fue que Rita Skeeter, tramaba algo si pedía perdón. Mi cara era una incredulidad total.- Bien, y usted señor Malfoy, ¿Qué pasó con la señorita Astoria Greengrass? Por lo que sé, usted hasta que no empezó con la señorita Granger estaba con ella, ¿no? Mis fuentes me han dicho, que cuando empezó con la señorita Granger, usted alguna que otra vez vio a la señorita Astoria. - ahí sí que me quedé anonadada Draco, no me había dicho nada. Eso me dolió. No quería que me contará todas sus relaciones, o con todas las que se había acostado, pero si había tenido una relación, sí que merecía saberlo.  Esos pensamientos, hicieron que me soltará de la mano de Draco, y fue ahí cuando me di cuenta, que en verdad no tenía ni idea de la vida de mi futuro esposo. Me levanté, y dije:

- Siento mucho no poder acabar la entrevista, pero le pediría amablemente que se fuera.  Muchas gracias.- enseguida la periodista cogió sus cosas y se fue. Mi cabreó por momentos aumentaba, no me lo creía. Draco me había mentido. - Bien, ahora me iré a casa, y cuando estés dispuesto a explicarme esto, ya vendrás a buscarme. Espero que la sorpresa te haya gustado.

Salí disparada del despacho, escuchando de lejos cómo Draco me llamaba, pero sin pararme a que él me diera una explicación. Me encontré a Cissy, le dije que hablará con Draco y que él le contaría lo que había pasado, que ahora yo por el momento tenía que ausentarme unos días.

Llegué a mi apartamento,y mi vista se nublo por unas lágrimas que empezaron caer por mis mejillas. Subí a mi habitación, me tumbé en mi cama, y me quedé toda la noche llorando hastarnque me dormí. Divague mucho sobre porque eso me molestaba tanto, pero entendí que yo no le había mentido, es verdad que no le conté todo, pero mentir para mí, era muy fuerte. Así, que después de mucho pensar, pensé que Draco de verdad me quería y que no era sólo un simple contrato, pero ese mismo momento incómodo hizo que mi realidad del trato con Cissy Malfoy volviera. 



« Capítulo 6: Cena de compromiso Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.