Historia al azar: Los secretos de la luz
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El señor de los anillos » Sirius
El señor de los anillos (ATP)
Por Abril Lupin
Escrita el Lunes 10 de Marzo de 2014, 04:18
Actualizada el Domingo 12 de Marzo de 2017, 20:48
[ Más información ]

Sirius

Capítulos
  1. El reino a caido
  2. Un extraño mas.
  3. Princesas de Rivendel
  4. Miradas que matan.
  5. Aragorn VS Lólindir
  6. No me gusta ¿o si?
  7. Una tarta.
  8. El adiós se acerca.
  9. Nada cambiaría.
  10. Se marchó.
  11. ¿Qué demonios...?
  12. El poder
  13. Adios
  14. Amor imposible (no cuenta en la historia)
  15. Eradan, Trancos y el Bosque Negro
  16. Sirius
  17. Promesa
  18. Emociones
  19. ¿Jamás me abandonaras verdad?
  20. ¿Cumpleaños feliz?
  21. Malas noticias
  22. Adios Lólindir, Hola ¿Gandalf?
  23. Dias con Gandalf (Fin de la primera parte)
  24. Bolsón Cerrado (Segunda parte)
  25. Adios Bilbo
  26. Delirio
  27. Inconsciente
  28. Nunca olvidare el dia que te conocí
  29. El concilio de Elrond
  30. Fiesta de despedida
  31. Primeros dias
  32. Comienza la tentación
  33. Moria
  34. ¿Donde están?
  35. La compañia se separa (Fin de la segunda parte)
  36. Secuestrados
  37. Sorpresas
  38. Viendo el pasado
  39. Huir (Parte 1)
  40. Huir (Parte 2)
  41. Presiones
  42. El abismo de Helm (Parte 1)
  43. El abismo de Helm (Parte 2)
  44. Isengard
  45. Palatir
  46. ¡¡Aviso!!
  47. Cuenta regresiva
  48. Desconectada

Hola mis amores. Aquí un nuevo capítulo, espero les guste tanto como a mi. Por favor déjenme sus comentarios, el siguiente lo subiré cuando tengamos al menos dos comentarios oh en las lecturas aumenten otras 100.

Gracias a las 24 personas que pusieron esta historia en favoritos.

*.*.*

Celebrían dio un brincó al escuchar que alguien tocaba la puerta, se alisó el vestido y revisó que todo estuviera en orden, se dirigió a la puerta y soltó un suspiro, al abrirla se sorprendió al ver quien la había ido a buscar, el Rey Thranduil estaba de espaldas y al oír que la puerta se abría se giró galantemente y al verla sonrió.

-Su majestad- dijo la princesa al reponerse de la sorpresa

-Princesa- respondió él sonriendo más ampliamente- Acompáñeme- dijo comenzando a caminar. Celebrían parpadeó aun confundida, cerró la puerta de su alcoba y siguió al rey por los pasillos.

El rey comenzó a interrogarla, sobre su destreza en el combate, sus pasatiempos, sus gustos, pero no tocó el tema de sus poderes lo que la elfa agradeció ya que le parecía un tema para un lugar más privado.

Al fin llegaron al salón donde sería la cena y la princesa se sorprendió al ver que estaba lleno, había varias mesas esparcidas por el salón y ocupadas por elfos, aunque una sobresalía de todas, Celebrían localizó ahí a Lólindir y este le sonrió, al lado derecho del asiento principal de dicha mesa estaba el príncipe que se puso de pie al verlos entrar, todos guardaron silencio y les dirigieron la mirada, Celebrían enrojeció por la atención y se limitó a seguir al rey hasta su asiento.

-Buenas noches- dijo el Thranduil al posicionarse en su lugar- Hemos organizado esta reunión por la llegada de dos invitados muy especiales, La Princesa Celebrían y al joven Lólindir de Rivendel- anunció con voz grave, los aludidos hicieron una reverencia- Háganlos sentir como en casa y sin más que la fiesta continúe- todos aplaudieron y se sentaron en sus lugares, Celebrían estaba a la izquierda del rey y Lólindir a su lado.

La música comenzó a sonar y los sirvientes pasaron los platillos de comida, todos los elfos conversaban y reían, la comida se veía deliciosa y la música era maravillosa. Celebrían y Lólindir comenzaron a comer cuando el rey y su hijo lo hicieron, la princesa no había reparado en el príncipe hasta ese momento, pero no podía ver más que su perfil, pero notó como las elfas de las demás mesas le veían y cuchichiaban entre risillas.

-Todos los presentes son miembros del consejo, sus familiares e importantes miembros del ejército- comunicaba Thranduil a Celebrían

-Nos sentimos alagados con tal recibimiento- dijo modestamente la elfa

-No era para menos su llegada- respondió el rey sonriendo- espero que su estadía sea grata

A Celebrían aún le parecía un rey demasiado serio y eso la ponía muy nerviosa, Lólindir no habló, pero le dedicaba miradas de apoyo, el príncipe tampoco intervino en la conversación. La cena terminó, pero la música aún seguía.

-Creo que será mejor que me vaya a descansar- anunció el rey- mañana hablaremos del otro asunto- Celebrían asintió- Legolas, presenta a nuestro invitados- pidió y se marchó.

-Yo prefiero ir a descansar si no le molesta- dijo Lólindir y Legolas asintió y llamo a alguien para guiarlo a su habitación.

-Creo que solo seremos tú y yo- dijo Celebrían cuando su amigo se marcho

-Espero que no le moleste- respondió Legolas

-Claro que no- respondió ella sonriendo.

Ambos fueron a reunirse con los demás invitados y Legolas la presentó a los oficiales.

-Vaya, al fin el príncipe nos honra con su presencia- dijo burlonamente un elfo de ojos dorados.

-Celebrían, él es Elros, capitán de la armada real- presentó el príncipe ignorando el comentario anterior. El aludido hizo una reverencia y sonrió coquetamente, la princesa le sonrió apenada.

- Ellos son  Finrod, Elessar y Haldamir- dijo mientras señalaba a cada uno

-Estas bien bonita- dijo Elessar sonriente provocando una carcajada por parte de sus compañeros y que la princesa se sonrojara violentamente.

- Gracias- respondió Celebrían tímidamente.

-Príncipe- saludo una elfa de rubios cabellos acercándose al grupo

-Lúthien- dijo Finrod al verla llegar

-Chicos- saludó esta cortante- Legolas ¿quisieras bailar conmigo?

-Perdona Lúthien, estoy acompañando a Celebrían- respondió cortésmente el príncipe

-Oh por favor, muero por bailar- pidió con voz chillona.

- En ese caso- Intervino Elessar- Vamos a bailar- anuncio jalando a la elfa que se fue malhumorada.

Haldamir y Finrod rieron y sacaron a bailar a otras chicas dejando a Celebrían y Legolas solos. Ambos estaban incomodos, la mayoría bailaba y sus amigos le pedían que salieran a bailar.

-¿Quieres bailar?- preguntó Celebrían al príncipe

-Claro- respondió él apresuradamente.

Ambos se acercaron a la pista de baile y comenzaron a moverse al compás de la música

-Luces muy hermosa- dijo Legolas después de unos minutos- No lo había notado cuando te vi en el bosque

-Bueno, casi un mes de viaje le daña a cualquiera- dijo Celebrían sonrojada

-No era lo que quería decir, lucias bien cuando llegaste, solo que ahora te ves mejor- Hablo rápidamente el príncipe, Celebrían sonrió.- Y dígame princesa, ¿Es verdad que sabe usar armas?- Legolas claramente no tenía ni idea de que hablar con la chica y no era para menos, apenas se habían visto desde que ella llegó.

-Dime Celebrían- pidió la princesa- No me gusta que me llamen princesa, y si se defenderme- contestó ella sonriendo. La música cesó y todas las parejas se disolvieron. Los amigos del príncipe se reunieron otra vez con ellos y la velada paso entre risas. La fiesta terminó y Legolas acompañó a Celebrían a su recamara.

-Que descanses Cel.- dijo Legolas sonriente- Nos vemos mañana

-Igual Legolas- le respondió ella y al verlo alejarse por el pasillo cerró la puerta.

Celebrían se cambió de atuendo rápidamente, se puso un conjunto al estilo de los varones, se sujetó el cabello en una coleta, tomó su espada y aguardo a que los pasillos quedaran solos. No tomó mucho tiempo y al no oír ni un sonido la princesa salió de su habitación. Caminaba sigilosamente, pues aunque no hiciera ruido el estar rodeada de elfos la alertaba.

Llegó a la puerta y burló a los guardias fácilmente, en unos minutos ya estaba en el lugar donde quería, el bosque. La chica caminó un largo rato sin encontrar algo interesante, escuchaba el ulular de los búhos y de vez en cuando le parecía escuchar que alguien venía detrás de ella, pero el sonido se esfumaba en un instante.

*.*.*

Hacía rato que la venía siguiendo, le pareció extraño verla entrar al bosque y tras decirle a Elessar que iría a vigilar los alrededores, comenzó a seguirla. Debía aceptar que se veía realmente bien con esas ropas, y cuando la luz de la luna tocaba su rostro al príncipe le parecía encantadora.

Un sonido lo alertó, lobos, trató de avisarle a la princesa, pero se quedó helado al ver que uno se acercaba a ella, Celebrían estaba sujetando su espada para defenderse, pero lo que ocurrió fue algo sorprendente.

*.*.*

<<Maldita la hora en que se me ocurrió esto>> pensaba Celebrían viendo fijamente al Lobo gris que la acechaba, no tendría dificultad en matarlo, pero le encantaban tanto esos animales que cada vez que acababa con uno se sentía culpable, <<Si vas a hacerlo hazlo de una maldita vez>> pensaba ella, pero el animal se acercaba a ella lentamente, él también la veía fijamente y a Celebrían le pareció que quería decirle algo, se le helo la sangre cuando una persona se puso delante de ella, el lobo retrocedió y tras dar un aullido fuerte hecho a correr perdiéndose entre los árboles.

Celebrían estaba confundida, su corazón dio un brincó al escuchar el aullido, fue más como un reconocimiento, pero despertó de su transe al sentir que la agitaban.

-Celebrían ¿Estas bien?- preguntaba Legolas sacudiéndola de los hombros- ¿Te hizo algo?- aunque era claro que no, quería estar seguro.

-¿Eh?- dijo ella volviendo a la realidad- Si, si estoy bien- respondió en un susurro- PERO COMO SE TE OCURRE APARECER ASI, CASI ME PROVOCAS UN INFARTO-Le gritó tras recordar cómo había aparecido el elfo ante ella, Legolas rio al ver cómo había reaccionado.

-¿Y cómo crees que me puse al ver al lobo?- preguntó él sarcásticamente.

-No iba a hacerme nada- respondió la chica

-¿Cómo lo sabes?- cuestionó el elfo frunciendo el ceño

-Ah eso, amm- Celebrían no sabía cómo explicarlo, pero lo había sentido- Bueno de cualquier forma, ¿Por qué estabas siguiéndome?- interrogó entrecerrando los ojos y poniendo las manos en su cadera.

-Por la misma razón en que decidiste venir al bosque sola y de noche- contestó Legolas

-No se mi motivo- dijo ella rápidamente

-Exacto- contestó el príncipe- ¿En que estabas pensando eh?- susurró

-No sé, quería ver este lugar- contesto sinceramente la chica y comenzó a caminar, Legolas soltó un suspiro de resignación y la siguió.-Ves-dijo la elfa después de un rato- No sabes porque, pero simplemente me seguiste, seguiste tu instinto- completó ella- Eso hago yo siempre Legolas, te acostumbraras-

-Seguir el instinto no siempre es acertado- argumentó el príncipe

-Bueno en este caso lo es- dijo Celebrían viendo a su compañero mientras caminaban- Ahora nos conoceremos mejor- comentó sonriendo- vamos muéstrame lo mejor de este lugar- pidió y una sonrisa traviesa se formó en sus labios provocando lo mismo en el príncipe

-Esta noche te mostrare un lugar hermoso para contemplar las estrellas- dijo él- Mañana te mostrare otro lugar interesante- la chica asintió feliz- Vamos- Legolas comenzó a caminar adentrándose más.

-Esto no es bonito- decía Celebrían viendo los árboles que la rodeaban e impedían su caminar, pues tropezaba mucho con algunas ramas

-Ya casi llegamos- dijo Legolas- Te ayudo- el príncipe tendió su mano y Celebrían la tomó dudosa

Llegaron a un claro, era en verdad hermoso, el cielo se veía magnífico, había muchas estrellas y la luna estaba justo arriba de ellos. Celebrían notó que seguían de las manos y sutilmente soltó la del elfo.

-Wow- dijo ella caminando al centro del claro- Se ve estupendo- la chica veía al cielo y de un momento a otro se dejó caer sobre su espalda

-Ten cuidado- Legolas había alzado la voz al pensar que se había tropezado

-No pasa nada- dijo la elfa riendo- acuéstate, se ve mejor y no te cansas- comentó sin apartar la mirada del cielo. Legolas se acostó a su lado y admiro la bóveda celeste.

-Esa es mi favorita- dijo Celebrían señalando al cielo, Legolas siguió la dirección a la que apuntaba y vio una estrella muy brillante

-Sirius- susurró el elfo, Celebrían asintió sonriendo

-¿Tú tienes una favorita?- preguntó Celebrían viéndolo

-No- respondió él, y al sentir la mirada de la chica sobre él se movió incomodo

-Oh- respondió ella- Bien escoge una- ordenó Celebrían

-¿Ahora?- preguntó asustado Legolas

-Si ahora- respondió ella- mejor no- dijo después de unos segundos- solo tendrás que decirme cuando elijas una ¿Si?- pidió la princesa, Legolas asintió sonriendo

Ambos se quedaron contemplando el cielo nocturno en silencio, Legolas recorría el cielo, pero no encontraba ninguna estrella que le gustara, para él todas eran iguales. Pasó un largo rato y el frio del alba comenzó a sentirse.

-Celebrían, es hora de irnos- dijo Legolas, pero al verla dormida decidió no despertarla, se quitó la capa que traía y la puso sobre la chica. Sin saber porque se acomodó para poder observarla mejor. Sus facciones le gustaron, su cabello era hermoso a la vista y sin poder evitarlo una de sus manos se aventuró a tocarlo, pero la apartó al notar que la chica despertaba.

-¿Ya amaneció?- preguntó la elfa frotándose los ojos

-Ya casi- respondió el sonrojado por ser casi descubierto

-¿Es tuya?- cuestionó Celebrían señalando la capa que la cubría, Legolas asintió- Gracias, pero hay que irnos- dijo ella sonriendo dulcemente- Toma- le tendió la prenda una vez que estuvieron de pie-Debes estar congelado

-Úsala tu- pidió él- Estoy bien

-No, no te hare pasar frio solo porque se me olvidó traer algo para cubrirme- dijo Celebrían, pero al ver que Legolas se negaba a recibirla agregó- De acuerdo, tratemos con esto- dijo mientras pasaba un extremo de la capa a Legolas y una se la quedaba ella cubriéndose ambos-Vamos- comentó ella caminando.

No les tomó mucho tiempo llegar al palacio, entraron sin ser vistos y al llegar al cuarto de Celebrían soltaron el aire que guardaron en sus pulmones desde la entrada, ambos rieron divertidos.

-Bueno me voy- dijo Legolas una vez que Celebrían abrió la puerta de su habitación- Nos vemos en el desayuno- dijo comenzado a alejarse

-Gracias- le dijo Celebrían, y al ver la cara de confusión del elfo añadió- por mostrarme tu lugar favorito-

-¿Cómo lo…?- Pero al ver la sonrisa de ella rio suavemente- No me hagas arrepentirme-

-Nunca- fue lo único que dijo Celebrían, le dijo adiós con la mano y se metió en su habitación.

Legolas sonrió, y una muy bonita sensación le recorrió el cuerpo. Se dirigió a su habitación, pero el calor que sentía no lo abandonó ni un instante, la sonrisa no se borró y apenas pudo dormir un poco.



« Eradan, Trancos y el Bosque Negro Comenta este capítulo | Ir arriba Promesa »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.