Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Leyendo el Futuro » Capítulo 14: Nicolás Flamel
Leyendo el Futuro (ATP)
Por IrUs
Escrita el Martes 25 de Febrero de 2014, 19:32
Actualizada el Miércoles 21 de Septiembre de 2016, 12:09
[ Más información ]

Capítulo 14: Nicolás Flamel

Capítulos
  1. Cap.1 Asqueroso Chismoso y una ¿Nota?
  2. Capítulo 2: “El Niño que Vivió”
  3. Capítulo 3: Visita al Zoológico
  4. Capítulo 4: Las Cartas de Nadie
  5. Capítulo5: El Guardián de Llaves
  6. Capítulo 6: El Callejón Diagon
  7. Capítulo 7: El viaje desde el andén nueve y tres cuartos
  8. Capítulo 8: El sombrero seleccionador
  9. Capítulo 9: El Profesor de Pociones
  10. Capítulo 10: El Pasillo del Tercer Piso
  11. Capítulo 11: Halloween
  12. Capítulo 12: Quidditch
  13. Capítulo 13: El Espejo de Oesed
  14. Capítulo 14: Nicolás Flamel
  15. Capítulo 15: Norberto, el Ridgeback Noruego
  16. Capítulo 16: El Bosque Prohibido
  17. Capítulo 17: Aclaraciones
  18. Capítulo 18: A Través de la Trampilla
  19. Capítulo 19: El Hombre Con Dos Caras
  20. Capítulo 20: El Peor Cumpleaños
  21. Capítulo 21: La Advertencia de Dobby
  22. Capítulo 22: La Madriguera
  23. Capítulo 23: En Flourish y Blotts
  24. Capítulo 24: El Sauce Boxeador
  25. Capítulo 25: Gilderoy Lockhart
  26. Capítulo 26: Los Sangre Sucia y Una Voz Misteriosa
  27. Capítulo 27: La Cámara de los Secretos
  28. Capítulo 28: La Bludger Loca
  29. Capítulo 29: El club de duelo
  30. Capítulo 30: La Poción Multijugos
  31. Capítulo 31: El Diario Secretísimo
  32. Capítulo 32: Aragog
  33. Capítulo 33: Los Aseos de Myrtle
  34. Capítulo 34: El Heredero de Slytherin
  35. Capítulo 35: Luna Llena
  36. Capítulo 36: La Recompensa de Dobby
  37. Capítulo 37: Lechuzas Mensajeras
  38. Capítulo 38: El Autobús Noctámbulo
  39. Capítulo 39: El Caldero Chorreante
  40. Capítulo 40: El Dementor
  41. Capítulo 41: Posos de Té y Garras de Hipogrifo
  42. Capítulo 42: Una infancia feliz…que al final se convirtió en una muy dolorosa
  43. Capítulo 43: El Boggart del Armario
  44. Capítulo 44: La Huida de la Señora Gorda
  45. Capítulo 45: El Secreto
  46. Capítulo 46: La Derrota

Capítulo 14: Nicolás Flamel

A la mañana siguiente el primero en despertar fue Sirius, estaba muy desesperado por conocer a su hija, empezó a despertar a todos con golpes en la mesa. Al parecer le funciono porque todos empezaron a levantarse, todos excepto uno, uno que curiosamente era su mejor amigo

-¿cómo es posible que siga durmiendo? - gruño Sirius

-no lose, pero sabes canuto existen los despertadores

-no encontré ninguno - dijo encogiéndose de hombros

-pues pudiste invocar uno - dijo Narcisa mientras entraba al baño

-vamos despierta James - dijo empezando a sacudirlo, lo único que recibió fue un gruñido de este - muy bien es hora del plan B - empezó a buscar una jarro con agua, cuando la encontró se la echo encima

-¡CAPITAN NOS HUNDIMOS! ¡AUXILIO ME AHOGO!- grito James asustado, pero al ver la cara de sus amigos y a Sirius con la jarra se calmó - ¡canuto! Existen otras formas de despertarme

-lose e intente todas esas formas pero no funciono - se excusó - ahora cámbiate que nos espera el desayuno

Al parecer el desayuno los había calmado porque ya no miraban enojados a Sirius por su manera de despertarlos

-¿Quién leerá ahora? - pregunto Hermione

-creo que debería leer la señora Malfoy

-está bien profesor - dijo mientras agarraba el libro

-antes una pregunta Hermione - dijo James - ¿Harry está saliendo con Anto?

-cornamenta como preguntas eso, cuantas veces debo recordarte que es una niña

-ay canuto pero quiero saber si he ganado la apuesta

-¿Qué apuesta? - pregunto Draco con el ceño fruncido

-es que Lily y Cornamenta apostaron a que Harry está saliendo con Anto, y canuto y yo a que sale con Ginny

-ahhh pues tendrán que esperarse para preguntarles a ellos - dijo Hermione

-¿Harry también vendrá? - Pregunto Lily - ¿Cuándo va a llegar?

-mañana - contesto un chico que salía de la puerta de las visitas, era alto pelirrojo con ojos azules, llevaba ¿unos huesos? Que los dejo al lado del caldero

-¡RON! - grito Hermione mientras corría a abrazarlo

-qué bueno que ya estés aquí - dijo Neville mientras le daba palmadas en la espalda

-ya era hora Ron - dijo Malfoy mientras imitaba a Neville

-me alegro de verte Draco - dijo mientras le daba la mano, ese gesto sorprendió a todos los del salón, no pensaran que se llevaran tan bien - un gusto mi nombre es… - no termino de decirlo ya que tenía a su madre abrazándolo

-oh mi pequeño Roncito - decía Molly mientras lo abrazaba, Draco y Neville se mataban de risa por el pequeño Roncito

-Molly lo asfixias - dijo Arthur que abrazo a su hijo cuando Molly lo soltó

-por si no se han dado cuenta yo soy Ron Weasley - dijo mientras tomaba aire

-es en gusto conocerte Ron - dijo James al ver al mejor amigo de su hijo

-el gusto es mío señor Potter, creo que deberíamos empezar a leer - dijo mientras se sentaba

-Ron ¿a qué hora llegara Anto?

-ya me extrañaba que no me haya preguntado eso antes - dijo mirando a sus amigos - ella llegara más tarde, tenía que buscar algo con Harry

-entonces empecemos - dijo Dumbledore

-el capítulo se llama "Nicolás Flamel"

Dumbledore había convencido a Harry de que no buscara otra vez el espejo de Oesed, y durante el resto de las vacaciones de Navidad la capa invisible permaneció doblada en el fondo de su baúl. Harry deseaba poder olvidar lo que había visto en el espejo, pero no pudo. Comenzó a tener pesadillas. Una y otra vez, soñaba que sus padres desaparecían en un rayo de luz verde, mientras una voz aguda se reía.

-¿Te das cuenta? Dumbledore tenía razón. Ese espejo te puede volver loco - dijo Ron, cuando Harry le contó sus sueños.

-o hacerte recordar algo - opino Anto

-o las dos cosas - dijo Harry

Hermione, que volvió el día anterior al comienzo de las clases, consideró las cosas de otra manera. Estaba dividida entre el horror de la idea de Harry vagando por el colegio tres noches seguidas (« ¡Si Filch te hubiera atrapado!»)  Y desilusionada porque finalmente no hubieran descubierto quién era Nicolás Flamel.

Ya casi habían abandonado la esperanza de descubrir a Flamel en un libro de la biblioteca, aunque Harry estaba seguro de haber leído el nombre en algún lado. Cuando empezaron las clases, volvieron a buscar en los libros durante diez minutos durante los recreos.

Un sábado por la mañana (por mucha insistencia de Anto) los cuatro fueron al parque para poder volar aunque Hermione leería un libro ya que no le gusta volar. Madame Hooch les presto las escobas del colegio y Dean les presto su balón de futbol, Harry descubrió que Anto podría ser era una gran cazadora daba buenos giros, atrapaba el balón muy rápido y hacia buenos pases  

-claro que será una gran cazadora - dijo Sirius

-igual que el padre - dijo James con una sonrisa

-era la mejor - dijo Draco

-anotaba muy rapido - dijo Neville

-era muy veloz - dijo Ron - estoy seguro de que les ganaría a cazadores profesionales

-esa es mi ¡canutita!

Los tres bajaron al ver a Wood y Alicia Spinnet, los dos estaban con una sonrisa

-te dije que era la indicada - dijo Alicia a Wood

-te creo - dijo Wood - es muy buena, se nota que tiene un talento natural

-¿Qué pasa? - pregunto Anto al ver que la miraban

-hola yo soy Alicia Spinnet, guardiana de Gryffindor - dijo Alicia - estoy en mi último año

-pero si es tu último año tu deberías ser la capitana - interrumpió Ron - el capitán siempre es el más antiguo

-si pero Oliver es mejor en quidditch que yo así que yo le cedi mi puesto - explico Alicia - bueno el asunto es que como ya voy a salir de colegio el equipo va a necesitar un nuevo cazador

-y queremos que seas tú - dijo Wood mirando a Anto

-¿yo? - Anto estaba en shock

-sí, te vi volar desde tu primer día de clases y quiero que mi reemplazo seas tu

-y yo estoy de acuerdo - dijo Wood - eres muy rápida, das buenos pases y tienes buena puntería así que dices ¿quieres pertenecer al equipo de quidditch de Gryffindor?

-es una broma ¡claro que quiero! - dijo Anto toda emocionada

-perfecto - dijo Wood todo sonriente - entonces practica en estas vacaciones que el siguiente año serás la nueva cazadora, ¿Qué escoba tienes?

-una Nimbus 1000

-perfecto - Wood parecía más feliz - le comunicare a la profesora McGonagall que ya tenemos cazadora para el siguiente año, Harry los entrenamientos de quidditch iniciaran desde el lunes - dijo mirando a Harry - nos vemos - Wood y Alicia se dirigieron al castillo

-¡felicidades! - dijo Hermione abrazando a Anto

-gracias Mione

-¡felicidades! Eres una cazadora de quidditch - dijo Ron

-de hecho desde el siguiente año

-pero igual ahora pasaremos más tiempo juntos - dijo Harry todo emocionado abrazando a Anto - ahora los dos estamos en el equipó

-¡¡Black y Potter contra el mundo!! - dijo Anto emocionada 

-quien diría que cumplirían eso - dijo Neville

-todos lo cumplimos Neville - dijo Hermione

-pero ellos siempre se apoyaron para ir contra el mundo - dijo Draco

-que esperabas si eran los líderes del cuarteto dorado - dijo Neville

-¿cuarteto dorado? - preguntaron los merodeadores

-así nos decían a Harry, Ron, Anto y a mi

- necesitábamos un nombre ¿no? Y como los Merodeadores ya estaba ocupado - explico Ron, los merodeadores tenían una gran sonrisa, mientras que McGonagall se ponía palida

Como dijo Wood los entrenamientos iniciaron y Harry siempre terminaba muy agotado. Wood los hacia trabajar más duramente que nunca. Ni siquiera la lluvia constante que había reemplazado a la nieve podía doblegar su ánimo. Los Weasley se quejaban de que Wood se había convertido en un fanático, pero Harry estaba de acuerdo con Wood. Si ganaban el próximo partido contra Hufflepuff, podrían alcanzar a Slytherin en el campeonato de las casas, por primera vez en siete años. Además de que deseaba ganar; Harry descubrió que tenía menos pesadillas cuando estaba cansado por el ejercicio. Entonces, durante un entrenamiento en un día especialmente húmedo y lleno de barro, Wood les dio una mala noticia. Se había enfadado mucho con los Weasley, que se tiraban en picado y fingían caerse de las escobas.

-¡Dejad de hacer tonterías! - Gritó - ¡Ésas son exactamente las cosas que nos harán perder el partido! ¡Esta vez el árbitro será Snape, y buscará cualquier excusa para quitar puntos a Gryffindor!

George Weasley, al oír esas palabras, casi se cayó de verdad de su escoba.

-¿Snape va a ser el árbitro? - Escupió un puñado de barro - ¿Cuándo ha sido árbitro en un partido de quidditch? No será imparcial, si nosotros podemos sobrepasar a Slytherin.

El resto del equipo se acercó a George para quejarse.

-No es culpa mía - dijo Wood - Lo que tenemos que hacer es estar seguros de jugar limpio, así no le daremos excusa a Snape para marcarnos faltas.

Todo aquello estaba muy bien, pensó Harry; pero él tenía otra razón para no querer estar cerca de Snape mientras jugaba a quidditch. Los demás jugadores se quedaron, como siempre, para charlar entre ellos al finalizar el entrenamiento, pero Harry se dirigió directamente a la sala común de Gryffindor; donde encontró a Ron y Hermione jugando al ajedrez. El ajedrez era la única cosa a la que Hermione había perdido, algo que Harry y Ron consideraban muy beneficioso para ella.

-No me hables durante un momento - dijo Ron, cuando Harry se sentó al lado - Necesito concen... - vio el rostro de Harry - ¿Qué te sucede? Tienes una cara terrible.

En tono bajo, para que nadie más los oyera, Harry les explicó el súbito y siniestro deseo de Snape de ser árbitro de quidditch.

-No juegues - dijo de inmediato Hermione.

-Diles que estás enfermo - añadió Ron.

-Finge que se te ha roto una pierna - sugirió Hermione.

-Rómpete una pierna de verdad - dijo Ron.

-yo te ayudo - dijo Anto - solo necesito algo pesado - dijo buscando a los alrededores - este libro es lo suficientemente pesado - cogió un libro de Hermione - bien Potter estira la pierna…

-No puedo - dijo Harry ocultando sus piernas, Anto bajaba el libro - No hay un buscador suplente. Si no juego, Gryffindor tampoco puede jugar.

-entonces suerte Potter - dijo Anto poniendo su mano en su hombro - no te preocupes llevare tus flores favoritas a tu sepultura

-lo único que le importa es el quidditch - dijo Lily - y Anto no ayuda nada

-oye no te metas con mi canutita

-pero es que en vez de decir algo para animarlo le dice que le llevara flores a su sepultura

-pero ese era el pensamiento de nosotros - dijeron Hermione y Ron

-ya escuchaste pelirroja, además quidditch es quidditch

-Y ES LA MAYOR PRIORIDAD DEL MUNDO MAGICO - dijeron los merodeadores, Frank, Draco, Neville y Ron

-Anto eso no es gracioso sabes que esta es una situación delicada - dijo Hermione - ahora vamos a dormir que mañana no te vas a querer levantar

-ash ya, hasta mañana chicos - Hermione empezó a irse - no te olvides decirme cuáles son tus flores favoritas - susurro antes de irse, Harry y Ron se fueron a dormir unos cuantos minutos después, en el instante que Harry toco la almohada se quedó dormido.

Al día siguiente los cuatro estaban en la biblioteca haciendo sus deberes (ya habían dejado de buscar a Nicolás Flamel) junto a los demás estudiantes claro que Hermione era la única que los hacia; Anto leía el libro de Animagos mientras que Harry y Ron revisaban los cromos de las Ranas de Chocolate

-oh Morgana de nuevo - dijo Ron desesperado

-otra vez con los cromos…patético - dijo Hermione - les recuerdo que tenemos deberes de pociones

-ya las hice - dijo Ron

-¿así? ¿Cómo se hace la poción del olvido?

-lo olvide

-viste que no las hiciste - dijo Hermione con una sonrisa de suficiencia

En aquel momento Neville entro en la biblioteca dando largos saltos, porque sus piernas estaban pegadas juntas, con lo que reconocieron de inmediato el Maleficio de las Piernas Unidas. Todos empezaron a reírse, salvo Anto, que se puso de pie e hizo el contra maleficio. Las piernas de Neville se separaron y pudo ponerse de pie, temblando.

-¿Qué ha sucedido? - preguntó Hermione, ayudándolo a sentarse junto a Harry y Ron.

-Malfoy - respondió Neville temblando - Lo encontré aquí fuera. Dijo que estaba buscando a alguien para practicarlo.

-ay yo lo mato - dijo Anto toda furiosa - suéltame Mione - Hermione la había agarrado al ver que se levantaba

-¡Ve a hablar con la profesora McGonagall! - Lo incitó Hermione - ¡Acúsalo!

Neville negó con la cabeza.

-No quiero tener más problemas - murmuró.

-¡Tienes que hacerle frente, Neville! - Dijo Ron - Está acostumbrado a llevarse a todo el mundo por delante, pero ésa no es una razón para echarse al suelo a su paso y hacerle las cosas más fáciles.

-No es necesario que me digas que no soy lo bastante valiente para pertenecer a Gryffindor; eso ya me lo dice Malfoy —dijo Neville, atragantándose.

Harry buscó en los bolsillos de su túnica y sacó una rana de chocolate, la última de la caja que Hermione le había regalado para Navidad. Se la dio a Neville, que parecía estar a punto de llorar.

-Tu vales por doce Malfoys - dijo Harry - ¿Acaso no te eligió para Gryffindor el Sombrero Seleccionador? ¿Y dónde está Malfoy? En la apestosa Slytherin - Neville dejó escapar una débil sonrisa, mientras desenvolvía el chocolate.

-Gracias, Harry... me voy a la sala común… ¿Quieres el cromo? Tú los coleccionas, ¿no? - mientras Neville se alejaba, Harry fijo su vista al cromo

-Dumbledore otra vez - dijo - Él fue el primero que... - Bufó. Miró fijamente la parte de atrás de la tarjeta. Luego levantó la vista hacia sus amigos - ¡Lo encontré! - Susurró - ¡Encontré a Flamel! Mira lee - dijo entregando el cromo a Ron

- dice:

«El profesor Dumbledore es particularmente famoso por derrotar al mago tenebroso Grindelwald, en 1945, por el descubrimiento de las doce aplicaciones de la sangre de dragón ¡y por su trabajo en alquimia con su compañero Nicolás Flamel!».

-yo ya me había olvidado de eso - dijo James

-no eres el único cornamenta - dijeron Sirius y Remus

-profesor  porque no dijo que lo conocía - dijo James

-les habría ahorrado varias visitas a la biblioteca - dijo Sirius

-de hecho no acaso se les olvido que somos amigos de Hermione Granger

-disculpa - dijo Hermione - no te escuche bien

-dije que teníamos que ir por nuestros deberes estudiar es muy importante - todos empezaron a reírse  por la mentira de Ron

-continuemos - dijo McGonagall

Hermione dio un salto. No estaba tan excitada desde que le dieron la nota de su primer trabajo.

-¡vamos a la sala común! - dijo, y los cuatro recogieron todo y empezaron a correr hacia la torre de Gryffindor. Al llegar a la sala común Hermione se lanzó por la escalera hacia el dormitorio de las chicas. Apenas lograron sentarse cuando Hermione ya estaba allí de nuevo, con un enorme libro entre los brazos.

-hice que buscaran en la sección incorrecta ¡como pude ser tan tonta! - dijo mientras dejaba caer el libro en la mesa - Lo saqué de la biblioteca hace semanas, para tener algo de lectura ligera

-¿esto es ligero? - dijo Ron, pero Hermione le dijo que esperara, que tenía que buscar algo y comenzó a dar la vuelta a las páginas, enloquecida, murmurando para sí misma. Al fin encontró lo que buscaba.

-¡Lo sabía! ¡Lo sabía!

-¿Podemos hablar ahora? - dijo Ron con malhumor. Hermione hizo caso omiso de él.

-Nicolás Flamel - susurró con tono teatral - es el único descubridor conocido de la Piedra Filosofal - Aquello no tuvo el efecto que ella esperaba.

-¿La qué? - dijeron Harry, Anto y Ron.

-¡Oh, no lo entiendo! ¿No sabéis leer? Mirad, leed aquí. Empujó el libro hacia ellos, Anto empezó a leer:

El antiguo estudio de la alquimia está relacionado con el descubrimiento de la Piedra Filosofal, una sustancia legendaria que tiene poderes asombrosos. La piedra puede transformar cualquier metal en oro puro. También produce el Elixir de la Vida, que hace inmortal al que lo bebe. Se ha hablado mucho de la Piedra Filosofal a través de los siglos, pero la única Piedra que existe actualmente pertenece al señor Nicolás Flamel, el notable alquimista y amante de la ópera. El señor Flamel, que cumplió seiscientos sesenta y cinco años el año pasado, lleva una vida tranquila en Devon con su esposa Perenela (de seiscientos cincuenta y ocho años).

-¿Veis? — dijo Hermione, cuando Anto termino - El perro debe de estar custodiando la Piedra Filosofal de Flamel. Seguro que le pidió a Dumbledore que se la guardase, porque son amigos

- y porque debe de saber que alguien la busca. ¡Por eso quiso que sacaran la Piedra de Gringotts! - dijo Anto

-¡Una piedra que convierte en oro y hace que uno nunca muera! - dijo Harry - ¡No es raro que Snape la busque! Cualquiera la querría.

-Y no es raro que no pudiéramos encontrar a Flamel en ese Estudio del reciente desarrollo de la hechicería - dijo Ron - Él no es exactamente reciente si tiene seiscientos sesenta y cinco años, ¿verdad?

-así que estas en busca de la piedra filosofal - dijeron los merodeadores mirando a Severus

-cuantas veces tengo que decir que yo no quiero robar esa cosa

-ni unas porque no te creemos - dijo James

-por favor dijo Hermione - les dijimos que no juzguen a nadie

-pero si ustedes también lo juzgaron - dijo Sirius

-nosotros teníamos nuestros motivos

-pero…

-basta SIRIUS

- tranquila Hermione - dijo Ron al notar la cara de James - bien ahora continuemos con la lectura

A la mañana siguiente, en la clase de Defensa Contra las Artes Oscuras, mientras copiaban las diferentes formas de tratar las mordeduras de hombre lobo, Harry y Ron seguían discutiendo qué harían con la Piedra Filosofal si tuvieran una. Hasta que Ron dijo que él se compraría su propio equipo de quidditch y Harry recordó el partido en que tendría a Snape de árbitro.

-Jugaré - informó - Si no lo hago, todos los Slytherins pensarán que tengo miedo de enfrentarme con Snape. Les voy a demostrar... les voy a borrar la sonrisa de la cara si ganamos.

-Siempre y cuando no te borren a ti del terreno de juego - dijo Hermione.

-eso no es de gran ayuda Mione - dijo Anto - pero estoy segura de que lo harás bien Harry recuerda que eres el mejor buscador - dijo con una sonrisa

-no que no lo apoyaba - dijo Sirius mirando a Lily

-perdón pero no me gusto su comentario anterior

-Pelirroja de mi corazón lo dijo en broma solo quería levantarle el ánimo con un broma debes aprender a reconocerlas - dijo dándole un beso

Sin embargo, a medida que se acercaba el día del partido, Harry se ponía más nervioso, pese a todo lo que le había dicho a sus amigos. El resto del equipo tampoco estaba demasiado tranquilo. La idea de alcanzar a Slytherin en el torneo de la casa era maravillosa, nadie lo había conseguido en siete años, pero ¿podrían hacerlo con aquel árbitro tan parcial?

Harry no sabía si se lo imaginaba o no, pero veía a Snape por todas partes. Por momentos, hasta se preguntaba si Snape no lo estaría siguiendo para atraparlo. Las clases de Pociones se convirtieron en torturas semanales para Harry, por la forma en que lo trataba Snape. ¿Era posible que Snape supiera que ellos habían averiguado lo de la Piedra Filosofal? Harry no se imaginaba cómo podía saberlo... aunque algunas veces tenía la horrible sensación de que Snape podía leer los pensamientos.

Harry se puso mas nervioso cuando le desearon suerte en la puerta de los vestuarios, la tarde siguiente, Ron y Hermione se preguntaban si volverían a verlo con vida, claro que se llevaron un gran regaño de Anto por poner más nervioso a Harry, era entendible su disgusto aquella pregunta no era lo que uno llamaría reconfortante.

-claro que no - dijeron todos

-perdón - dijeron Hermione y Ron - no fue a propósito - dijo Ron

 Harry casi no oyó las palabras de Wood, mientras se ponía la túnica de quidditch y cogía su Nimbus 2.000.

Ron, Anto y Hermione, entre tanto, encontraron un sitio en las gradas, cerca de Neville, que no podía entender por qué estaban tan preocupados, ni por qué llevaban sus varitas al partido. Lo que Harry no sabía era que sus amigos habían estado practicando en secreto el Maleficio de las Piernas Unidas. Se les ocurrió la idea cuando Malfoy lo utilizó con Neville, y estaban listos para utilizarlo con Snape, si daba alguna señal de querer hacer daño a Harry

-No se olviden, es locomotor mortis - murmuró Hermione, mientras Ron deslizaba su varita en la manga de la túnica.

-Ya lo sé - respondió enfadado - No me des la lata.

-no te enfades es solo por si acaso - susurro Anto

Mientras tanto, en el vestuario, Wood había llevado aparte a Harry

-No quiero presionarte, Potter; pero si alguna vez necesitamos que se capture en seguida la snitch, es ahora. Necesitamos terminar el partido antes de que Snape pueda favorecer demasiado a Hufflepuff.

-¡Todo el colegio está allí fuera! - dijo Fred Weasley, espiando a través de la Puerta - Hasta... ¡Vaya, Dumbledore ha venido al partido!

El corazón de Harry dio un brinco.

-¿Dumbledore? - dijo, corriendo hasta la puerta para asegurarse. Fred tenía razón. Aquella barba plateada era inconfundible.

Harry tenía ganas de reírse a carcajadas, del alivio que sentía. Estaba a salvo. No había forma de que Snape se animara a hacerle algo si Dumbledore estaba mirando. Tal vez por eso Snape parecía tan enfadado mientras los equipos desfilaban por el terreno de juego, algo que Ron también notó.

-Nunca vi a Snape con esa cara de malo - dijo a Hermione - Mira, ya salen.

-¡Eh! - Alguien había golpeado a Ron en la parte de atrás de la cabeza. Era Malfoy.

-Oh, perdón, Weasley, no te había visto - Malfoy sonrió burlonamente a Crabbe y Goyle - Me pregunto cuánto tiempo durará Potter en su escoba esta vez. ¿Alguien quiere apostar? ¿Qué me dices, Weasley?

Ron no le respondió: Snape acababa de pitar un penalti a favor de Hufflepuff, porque George Weasley le había tirado una bludger. Hermione, que tenía los dedos cruzados sobre la falda, observaba sin cesar a Harry, que circulaba sobre el juego como un halcón, buscando la snitch.

-¿Sabéis por qué creo que eligen a la gente para la casa de Gryffindor? - dijo Malfoy en voz alta unos minutos más tarde, mientras Snape daba otro penalti a Hufflepuff, sin ningún motivo - Es gente a la que le tienen lástima. Por ejemplo, está Potter; que no tiene padres, luego los Weasley, que no tienen dinero... Y tú, Longbottom, que no tienes cerebro.

Neville se puso rojo y se volvió en su asiento para encararse con Malfoy

-Yo valgo por doce como tú, Malfoy - tartamudeó.

Malfoy, Crabbe y Goyle estallaron en carcajadas, pero Ron, sin quitar los ojos del partido, intervino.

-Así se habla, Neville.

-Longbottom, si tu cerebro fuera de oro serías más pobre que Weasley, y con eso te digo todo.

La preocupación por Harry estaba a punto de acabar con los nervios de Ron.

-no le hagan caso a este tonto - dijo Anto mirando con furia a Malfoy - se nota que el que no tiene cerebro es el

-ahora me insultas, ves lo que provoca que estés cerca de los tontos de Gryffindor, sobre todo con el pobretón de Weasley

-Te prevengo, Malfoy... Una palabra más...

-¡Ron! - dijo de pronto Hermione - ¡Harry...!

-¿Qué? ¿Dónde?

Harry había salido en un espectacular vuelo, que arrancó gritos de asombro y vivas entre los espectadores. Hermione se puso de pie, con los dedos cruzados en la boca, mientras Harry se lanzaba velozmente hacia el campo, como una bala.

-Tenéis suerte, Weasley, es evidente que Potter ha visto alguna moneda en el campo - dijo Malfoy

Ron estalló. Antes de que Malfoy supiera lo que estaba pasando, Ron estaba encima de él, tirándolo al suelo. Neville vaciló, pero luego se encaramó al respaldo de su silla para ayudar.

-¡Vamos, Harry! - gritaba Hermione, subiéndose al asiento para ver bien a Harry, sin darse cuenta de que Malfoy y Ron rodaban bajo su asiento y sin oír los gritos y golpes de Neville, Crabbe y Goyle.

-¡vamos pégale en la nariz Ron!, ¡no te dejes Neville, patéale, muérdele si es preciso! - gritaba Anto animando el pleito de los chicos

-digna hija de Sirius - dijeron Lily y Alice

-que esperaban con los genes que tiene - dijo Molly

-¡no se metan con mis genes! - dijo Sirius - a ti pelirroja te recuerdo que Harry es hijo de James y con eso ya lo digo todo, a ti Molly te recuerdo que es tu hijo el que esta peleando, igual que el tuyo Alice

-Ronald Weasley como se te ocurre pelearte… - empezó a reñirle Molly

-…Neville yo pensé que tú eras más tranquilo como puedes meterte en un lio así… - decía Alice

-gracias Sirius - dijeron Ron y Neville enojados por hacer recuerdo de ese detalle

- señora Weasley, señora Longbottom no les riñan es mi culpa que lo hayan hecho - dijo Draco -no debí haberles hecho eso comentarios, fue mi culpa

-no te preocupes cariño - dijo Molly

-me alegra que te des cuenta de tus errores - dijo Alice

-¡vamos Harry! - dijo cuándo dirigió su vista al partido y empezó a olvidarse del pleito

En el aire, Snape puso en marcha su escoba justo a tiempo para ver algo escarlata que pasaba a su lado, y que no chocó con él por sólo unos centímetros. Al momento siguiente Harry subía con el brazo levantado en gesto de triunfo y la mano apretando la snitch.

Las tribunas bullían. Aquello era un récord, nadie recordaba que se hubiera atrapado tan rápido la snitch.

-¡Ron! ¡Ron! ¿Dónde estás? ¡El partido ha terminado! ¡Hemos ganado! ¡Gryffindor es el primero! - Hermione bailaba en su asiento y se abrazaba con Anto

Harry saltó de su escoba, a centímetros del suelo. No podía creerlo. Lo había conseguido... El partido había terminado y apenas había durado cinco minutos. Mientras los de Gryffindor se acercaban al terreno de juego, vio que Snape aterrizaba cerca, con el rostro blanco y los labios tirantes. Entonces Harry sintió una mano en su hombro y, al darse la vuelta, se encontró con el rostro sonriente de Dumbledore.

-Bien hecho - dijo Dumbledore en voz baja, para que sólo Harry lo oyera - Muy bueno que no buscaras ese espejo... que te mantuvieras ocupado... excelente...

Snape escupió con amargura en el suelo.

Un rato después, Harry salió del vestuario para dejar su Nimbus 2.000 en la escobera. No recordaba haberse sentido tan contento. Había hecho algo de lo que podía sentirse orgulloso. Ya nadie podría decir que era sólo un nombre célebre. El aire del anochecer nunca había sido tan dulce. Anduvo por la hierba húmeda, reviviendo la última hora en su mente, en una feliz nebulosa: los Gryffindors corriendo para llevarlo en andas, Anto y Hermione en la distancia, saltando como locas, Ron vitoreando en medio de una gran hemorragia nasal...

-qué cosa como que una hemorragia nasal - dijo Molly mirando con preocupación y enojo a Ron

-porque Harry tiene que darse cuenta de los pequeños detalles - dijo Ron

-como que pequeño detalle una hemorragia no tiene nada de pequeño - dijo Molly

-no me quiero ni imaginar como habrás salido tu - dijo Alice mirando a Neville

-yo también quisiera saberlo - dijo Neville

-no te acuerdas - dijo toda anonadada

-no estuve inconsciente todo el día - dijo Neville, Alice casi se desmaya al escuchar eso - creo que mejor continuamos

Harry llegó a la cabaña. Se apoyó contra la puerta de madera y miró hacia Hogwarts, cuyas ventanas despedían un brillo rojizo en la puesta del sol. Gryffindor a la cabeza. Él lo había hecho, le había demostrado a Snape... Y hablando de Snape.

Una figura encapuchada bajó sigilosamente los escalones delanteros del castillo. Era evidente que no quería ser visto dirigiéndose a toda prisa hacia el bosque prohibido. La victoria se apagó en la mente de Harry mientras observaba. Reconoció a la figura que se alejaba. Era Snape, escabulléndose en el bosque, mientras todos estaban en la cena... ¿Qué sucedía?

Harry saltó sobre su Nimbus 2.000 y se elevó. Deslizándose silenciosamente sobre el castillo, vio a Snape entrando en el bosque. Lo siguió. Los árboles eran tan espesos que no podía ver adónde había ido Snape. Voló en círculos, cada vez más bajos, rozando las copas de los árboles, hasta que oyó voces. Se deslizó hacia allí y se detuvo sin ruido, sobre un haya. Con cuidado se detuvo en una rama, sujetando su escoba y tratando de ver a través de las hojas.

Abajo, en un espacio despejado y sombrío, vio a Snape. Pero no estaba solo. Quirrell también estaba allí. Harry no podía verle la cara, pero tartamudeaba como nunca. Harry se esforzó por oír lo que decían.

-... n-no sé p-por qué querías ver-verme j-justo a-aquí, de entre t-todos los lugares, Severus...

-Oh, pensé que íbamos a mantener esto en privado - dijo Snape con voz gélida - Después de todo, los alumnos no deben saber nada sobre la Piedra Filosofal - Harry se inclinó hacia delante. Quirrell tartamudeaba algo y Snape lo interrumpió - ¿Ya has averiguado cómo burlar a esa bestia de Hagrid?

-P-p-pero Severus, y-yo...

-Tú no querrás que yo sea tu enemigo, Quirrell - dijo Snape, dando un paso hacia él.

-Y-yo no s-sé qué...

-Tú sabes perfectamente bien lo que quiero decir - Una lechuza dejó escapar un grito y Harry casi se cae del árbol. Se enderezó a tiempo para oír a Snape - tu pequeña parte del abracadabra. Estoy esperando.

-P-pero y-yo no...

-Muy bien - lo interrumpió Snape - Vamos a tener otra pequeña charla muy pronto, cuando hayas tenido tiempo de pensar y decidir dónde están tus lealtades - Se echó la capa sobre la cabeza y se alejó del claro. Ya estaba casi oscuro, pero Harry pudo ver a Quirrell inmóvil, como si estuviera petrificado.

-¿Harry, dónde estabas? - preguntó Hermione con voz aguda.

-¡Ganamos! ¡Ganamos! ¡Ganamos! - gritaba Ron al tiempo que daba palmadas a Harry en la espalda - ¡Y yo le puse un ojo negro a Malfoy!

-mi pequeño - dijo Narcisa mirando a su hijo - muéstrame tu ojo… mi pequeño dragoncito - Ron y Neville se mataban de risa por el apodo de Draco

-mama estoy bien eso fue hace 8 años mejor continua leyendo

-¡y Neville trató de vencer a Crabbe y Goyle él solo!

-Todavía está inconsciente, pero la señora Pomfrey dice que se pondrá bien - aclaro Anto - Todos te están esperando en la sala común - dijo mirando a Harry - vamos a celebrar una fiesta, Fred y George robaron unos pasteles y otras cosas de la cocina...

-Ahora eso no importa - dijo Harry sin aliento - Vamos a buscar una habitación vacía, ya veréis cuando oigáis esto... - Se aseguró de que Peeves no estuviera dentro antes de cerrar la puerta, y entonces les contó lo que había visto y oído - Así que teníamos razón, es la Piedra Filosofal y Snape trata de obligar a Quirrell a que lo ayude a conseguirla. Le preguntó si sabía cómo pasar ante Fluffy y dijo algo sobre el «abracadabra» de Quirrell... Eso significa que hay otras cosas custodiando la Piedra, además de Fluffy, probablemente cantidades de hechizos, y Quirrell puede haber hecho algunos encantamientos anti-Artes Oscuras que Snape necesita romper...

-¿Quieres decir que la Piedra estará segura mientras Quirrell se oponga a Snape? - preguntó alarmada Hermione.

-En ese caso no durará mucho - dijo Ron.

-ahí termina

-¿bien quién quiere leer el siguiente capítulo?

-yo profesor - dijo Ron - gracias señora Malfoy - dijo en cuanto le pasaron el libro - el capítulo se llama….


« Capítulo 13: El Espejo de Oesed Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 15: Norberto, el Ridgeback Noruego »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.