Historia al azar: Dulce Locura
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Siempre os protegeré » Siempre os protegeré
Historia terminada Siempre os protegeré (ATP)
Por SilentDreamer
Escrita el Jueves 15 de Agosto de 2013, 23:22
Actualizada el Jueves 15 de Agosto de 2013, 23:24
[ Más información ]

Siempre os protegeré

El ligero mareo causado por el hechizo de teletransporte se pasó prácticamente enseguida. Aparecieron en un claro, en medio de algún bosque desconocido para él, justo enfrente de lo que parecía una vieja mansión abandonada.

Era de noche y la luna se había negado a salir. Todo estaba tan oscuro que no podía ver prácticamente nada que estuviese a más de un metro de distancia de él.

- Lumos- oyó la voz áspera de su padre a su lado y la punta de su varita se iluminó con una suave luz azulada que hizo alargarse a las sombras que tenían a su alrededor.

Se acercaron más al edificio, acompañados únicamente por el sonido de sus pisadas sobre el suelo cubierto de hojas secas y malezas. Hacía mucho frío.


En aquel momento, Draco reparó en la alta y robusta figura que estaba en el porche esperándoles. Miró a su padre, pero este le hizo caso omiso y continuó caminando hacia el enorme edificio. Sintió un suave apretón en el brazo, pero no se giró. Le agradeció silenciosamente aquel gesto cariñoso a su madre que lo tranquilizó por unos momentos.

-Creí que no ibais a llegar- dijo una voz masculina detrás de la máscara de cuero oscuro- el Lord os está esperando.

Con estas palabras el hombre dirigió su varita al cielo y pronunció una palabra que Draco no supo distinguir. Una barrera transparente se cerró cubriendo la casa. Ahora nadie podía entrar allí, oír o ver que pasaba dentro. "Ni tampoco salir sin ayuda de alguien" pensó el joven aún más angustiado.

Sin demorar ni un segundo más el hombre abrió la pesada puerta principal, haciendo chirriar las bisagras maltratadas por el tiempo.


Los cuatro entraron y les golpeó de lleno el aire estancado de la estancia. Caminaron por un pasillo prácticamente interminable con habitaciones a ambos lados de este llenas de carroñeros. Al pasar por uno de aquellos cuartos su acompañante saludó brevemente a un hombretón enorme sentado en un sofá gastado. Draco reconoció enseguida a Fenrir, el líder de todos aquellos cazadores. Este se levantó y los siguió.


Cuando por fin llegaron al final del corredor, el mortífago de la máscara de cuero se paró enfrente de una pequeña puerta de pintura agrietada. Volvió a susurrar algo y esta se abrió, para mostrarles unas escaleras de piedra que bajaban y bajaban hasta perderse en la oscuridad, impidiendo ver lo que había al final.

La punta de la varita del hombre se iluminó y comenzó a bajar poco a poco la escalera. Su padre le siguió indicándoles a él y a su madre que les siguiesen con una corta y fría mirada.


Con cada escalón que bajaban el aire se hacía más húmedo y le costaba más y más respirar. Tenía miedo. Mucho miedo. Ahora, ni siquiera el susurro de la falda de su madre ni el sonido de sus tacones detrás de él le tranquilizaban.

Toda la vida le habían dicho que era un gran honor. Que no todos tenían el privilegio de entrar en un círculo de personas tan cercano al Lord, pero ahora las cosas eran diferentes.

Antes el Lord era el hombre más poderoso del planeta, ahora era un gato que había tenido siete vidas y tan sólo le quedaban un par.

Pero tenía que hacerlo. Tenía que hacerlo para salvar a sus padres y al apellido de la noble y antigua familia Malfoy. Cada vez hacía más frío.


Cuando llegaron a pie de la escalera un inmenso pasillo cubierto completamente de mármol verde oscuro se abrió ante ellos. Unos metros más allá el pasillo se ensanchaba dando paso a una estancia enorme hecha del mismo material que el corredor llena de gente.

Todos y cada uno de los presentes llevaban la túnica negra y la máscara que solo tenía dos agujeros para los ojos, que caracterizaban a cualquier mortífago.

Cuando entraron todas las miradas se posaron en ellos. Por unos segundos no pasó absolutamente nada y Draco le dirigió una mirada interrogativa a su padre. Pero este le volvió a ignorar, esta vez porque estaba absorto mirando algo entre las túnicas oscuras, algo que él no llegaba a ver.

De repente los mortífagos se separaron y Draco pudo ver lo que estaba mirando su padre.


Era alto y delgado y su piel de color gris azulado prácticamente se fundía con la ligera túnica que llevaba. Los labios apenas existentes se curvaron al verles, en lo que Draco identificó como un amago de sonrisa, dejando ver hileras de dientes amarillentos y torcidos. Dos rendijas estrechas formaban la nariz y la cabeza sin un sólo pelo estaba cubierta de venas azuladas. Sus ojos eran tan terriblemente fríos que congelaban con una sola mirada. Cuando aquel ser le miró, Draco empezó a temblar. Parecía meterse en su cabeza, en todo su ser, llegar hasta el tuétano de los huesos y paralizarle, impidiéndole moverse o pensar.

De reojo vio como su padre hacía una profunda reverencia e hizo lo mismo con un gran esfuerzo.


- Levantaros queridos míos - dijo con una voz que se asemejaba a una aguja clavándose en la sien- veo que el joven Malfoy nos ha honrado con su visita.

Voldemort se acercó al chico y le cogió por la barbilla clavándole las largas uñas en la piel. Le miró durante unos segundos, que al joven se le hicieron eternos y lo soltó pegándo media vuelta.

-Y este es el chico que va a salvar el honor perdido de la familia Malfoy- dijo en voz mucho más alta, para que todos los presentes le oyesen, paseándose entre la gente- esperemos que nos nos falle como lo hizo su padre.

Sólo entonces Draco reparó en la pequeña figura que revoloteaba alrededor del Lord, sin quitarle la mirada de encima. Bellatrix Lestrange tenía la misma apariencia de siempre. El cabello negro rizado estaba suelto y enredado. Llevaba un vestido con corsé de manga corta que dejaba perfectamente visible un cráneo y una serpiente en su brazo izquierdo, la Marca Tenebrosa.

Miraba a Voldemort casi con devoción y el brillo de sus ojos delataba que había perdido la cordura hacía ya tiempo.


-No tengo tiempo que perder - dijo el Lord sacándolo de sus pensamientos.

Se acercó acompañado de su fervorosa sirviente y extendió la palma abierta de la mano hacia el joven.

Draco con las manos temblorosas se desnudó el antebrazo izquierdo subiéndose la manga. Voldemort lo cogió con fuerza y haciendo aparecer de la nada una varita en su otra mano la acercó a la piel del chico.

Empezó a susurrar palabras incomprensibles con los ojos cerrados y Draco sintió un ligero calor en el punto donde lo tocaba la varita. Ere calor creció y creció hasta quemar, pero el Lord seguía pronunciando el conjuro.

Cuando no pudo más se cayó de rodillas y gritó provocando la risa loca de Bellatrix. Pero su brazo seguía bien cogido. Voldemort parecía no darse cuenta que el chico estaba arrastrándose por el suelo.


Cuando por fin terminó, Draco jadeó en un intento de coger todo el aire posible.

- Que débil- comentó Voldemort- espero que no sea así cuando tenga que cumplir su misión.

-No lo será mi Señor- susurró una voz entre la multitud, que permaneció callada hasta ese momento, abriéndose paso entre la gente.

-Eso espero Severus, eso espero-fingió abatimiento-ya sabes que eres el encargado de vigilarle y comunicarle todo lo que tiene que hacer.

-Si, mi Lord- respondió la voz sin dejar que ningún sentimiento se filtrase en ella.

-Llevároslo de aquí-dijo aburrido adentrándose entre las figuras.


Draco no veía bien. Todo estaba borroso y pegaba vueltas a su alrededor. Alzó el brazo y vio un cráneo y una serpiente enroscada en torno a él que le siseaba silenciosa.

Lo dejó caer y se movió un poco en un último intento absurdo de incorporarse. Lo último que vio antes de quedarse inconsciente fue a su padre y a su profesor de pociones agacharse encima de él para cogerle.

Y luego...oscuridad.








Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.