Historia al azar: Solo una soñadora
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Entre El amor de Hombre y Licantropo » capitulo tres“Un pasional encuentro”
Historia terminada Entre El amor de Hombre y Licantropo (ATP)
Por Crystal
Escrita el Domingo 10 de Abril de 2005, 14:15
Actualizada el Lunes 29 de Enero de 2007, 17:37
[ Más información ]

capitulo tres“Un pasional encuentro”

“Entre el amor de hombre y de Licántropo. ”

Por Crystal

Co autora: naiko li

Interactuando con las vivencias ocurridas en el fic “Entre confusiones apuestas y amores verdaderos”


Capitulo III.- “Un pasional encuentro”


Remus observaba atentamente a la joven de cabellos platinos mientras ambos tenían una habitación en el hotel de aquel pueblo. No hacían bien dos horas, Nathaly le había defendido dada su condición delante de aquellos dos sujetos -“no todos pueden ser malos”- dijo aquella joven de ojos platinos a los dos sujetos de la taberna.

-¿Ocurre algo?- preguntó ella notándosele la mirada intensa a Remus quien la observaba echado en su cama. Ni siquiera se había percatado que la chica había terminado de desdoblar sus ropas y le observaba preocupada, mientras cepillaba su abundante y lisa melena platina con empeño y dedicación con su cepillo de plata que perteneció a su madre antes de morir. Parecía en un trance.

Él sacudió su cabeza para sonreírle sutilmente y dijo.- no pensaba en nada en particular...

-No pregunté eso.- aclaró la joven acercándose y sentándose a su lado; tomando su mano dijo.- Pregunté si te ocurre algo. Estás muy callado. O muy tranquilo...

-¿Tranquilo?- viéndole asentir.

-usualmente estás estudiando los calendarios lunares o aquellos papeles que llevas contigo allí.- Señalando el maletín que se leían “R. J. Lupin”.- pero no buscando pleitos en tabernas...

-Pensaba mas o menos en lo mismo: lo que pasó en la taberna...- respondió el sujeto. En un instante tocó la mejilla de la joven con el dorso de su índice para decir.- creo que, es un viaje muy peligroso para ti... usualmente nos hemos encontrado con una serie de individuos toscos... y aun el viaje no termina... no son lugares para alguien como tu.

Ahí Nathaly observó el rostro de Remus: comenzaba a notarse los golpetones como resultado de aquella “lucha” de la cual fue testigo y hasta el arma instrumental en la taberna.

Se puso se pie y buscó entre sus cosas las pomadas mágicas y comenzó a aplicársela en los moretones que mas se veían.

-Lo lamento, -disculpándose por lo sucedido- no fue mi intención que te golpearan pero ¿Dónde aprendiste a Pelear? Dices que con los Merodeadores... pero...

-James y Sirius pensaban que era correcto que un hombre supiera defenderse... aunque conviví los primeros años de mi vida con Muggles, no peleaba con nadie. Nunca le pareció correcto a mi madre quien era una gran dama- confesó el sujeto.- no solo valía saber defendernos con varitas- cuando pudo ver cierta sonrisilla algo sospechosa proveniente del rostro de la joven.- ¿Qué? – ella no pudo evitar que sonreírse abiertamente.- ¿Qué te causa tanta gracia? preguntó nervioso.

-Nada...pensando que es digno de Sirius Black y James Potter querer aprender otros métodos... siempre buscaban nuevas maneras de sacarles canas verdes a nuestros padres... pero ¿Tu?

-¿Yo que?

-Eras prácticamente el santo del grupo.- sonrojándose sutilmente y retirando su mirada para bajarla.- o para mi... eres mas íntegro y respetuoso que esos dos...- ahí sintió como él colocaba su mano bajo el mentón de la joven para observarle con esa mirada castaña de él.

-¿por qué bajas tu mirada?- preguntó él a media voz.- Si a mi me encanta eso de ti...- acercándose mas a la azorada joven (quien por cierto lo miraba intensamente).- tu preciosa mirada...- besándole en la mejilla muy cerca de los labios. Pero de ahí, comenzó a besarle pausada y cortamente los labios, como si probara terreno, para finalmente decidirse y besarle con intensidad mientras le aferraba cerca con su mano en el fino y delgado cuello de la joven de cabellos platinados.

La situación pudo haber sido detenida ahí. Pero jóvenes al fin y al cabo y sobre todo enamorados, Remus la tenía sostenida y pronto estaban uno sobre el otro, se encontraban besándose indefinidamente.

Remus acariciaba aquella melena platina con ternura no evitando reírse ambos tontamente cuando se separaban para tomar aire pero era poco pues nuevamente estaban besándose de nuevo. Nathaly lo tenía aferrado con suavidad mientras se dejaba besar por él y ella le rozaba luego en lo que parecía un juego que no tenía fin.

Pronto Nathaly sintió como Remus tocaba los botones de su blusa y los abría uno a uno, mientras continuaba besándole. Cuando llegó al penúltimo de arriba abajo, se separó abruptamente de la joven, sorprendiéndola a ella y quedándosele mirando como anonadado. De un momento a otro se escuchó el- no.- proveniente de la voz del joven. Este se incorporó separándose de Nathaly quien aun estaba echada en la cama.- Esto está mal...

-¿Por qué?-preguntó ella sorprendida.- ¿Por qué está mal? – tomando su mano. Pero él se liberó del agarre de la joven.. Ahí, él se colocaba su camisa. Por lo que parecía no era el único que desabotonaba y alteraba a su pareja.

-No eran mis intenciones.—se disculpó el chico y terminaba de abotonar su túnica y no miraba a Nathaly. Esta mientras, aun continuaba con su camisa parcialmente abierta y podía observarse su pálida y blanca piel. – Siento haberte dado la impresión errónea...

-No.- dijo ella algo sarcástica.- ¿Impresión errónea? ¡¡Nada que ver!!- y algo molesta comentó.- ¿por qué dices que está mal? No creo que lo que hagamos, está mal...

-¿No lo comprendes? Al traerte a estos viajes, no fue con esta intención...- llevándose las manos a su cara.- ¡¡Dios!! Si algo pasara... algo de esta magnitud.- haciendo una pausa y tocando la mejilla de la joven que ya se encontraba de frente a él.- ¡y contigo! – retirándole la mirada - lo siento.... tengo que....- caminando a la puerta- tomar un poco de aire...

-Remus...- dijo ella al verlo salir por la puerta para detenerle.- Esper...- pero no llegó a terminar la frase. – Ya la puerta estaba cerrada...


“Hola Lily: yo estoy muy bien. Estamos cerca de mas pistas. Remus manda saludos...”- ahí la joven dejó de escribir. – Hombres...- dijo en un susurro. Incluso el papel que escribía comenzaba a mancharse de mas con la tinta de la pluma.- “impresión errónea” – sonrojada mientras criticaba las palabras usadas por el sujeto y miró el reloj que marcaba las diez y media.- Pero ¿Quién comenzó a besar a quien?- brillándole los ojos. Suspiró fuertemente para decir.- ¿Será que tiene miedo?- se preguntó al mirar el lecho vacío del joven.- Miedo ¿De que? Dijo de lo que podía pasar... pero...- mojando la pluma y reclamó.- Hombres... no hay quien los entienda. Pero conmigo está mal....- acalorándose en pensar en la chica del pasado de Remus. Aquella chica de quien una noche le habló y le confesó que tuvo su primera intimidad con ella. - ¿Conmigo no, pero con ella si?- estrellando su puño en el escritorio. Incluso el tintero estuvo por caerse.

Ya no estaba con la blusa. Ya llevaba su ropa de dormir. Pero las imágenes de Remus sobre ella y su toque al abrir su blusa.- ¡¡¡Ay despierta!!- gritó sonrojadísima ante lo que pensaba.- ¡¡que pensar el mío!!! Si estuviera en Londres, iría a donde mis amigas... por consejos... pero aquí...- suspirando.- tal ves sería buena idea usar la chimenea –meditando un poco- dudo que este conectada a la red Flu además que esto no es tema para cartas.- mirando la que momentos antes escribía a Lily.- No se... no se que hacer...- levantándose del escritorio y apagando la luz, ingresó a su cama para mientras pensaba en Remus en la oscuridad, se quedó dormida.


Estaba en lo que parecía un páramo. Mira a su alrededor y es casi de noche. Va de la mano de alguien. Es Remus. Siente su calidez de su agarre. Pero en ese momento, alguien mas aparece. No le puede ver el rostro. Ve unos mechones, largos, dorados y ondulados. La desconocida le tiende la mano a Remus. Este, se suelta de ella, y la toma.


-¿a dónde vas?- preguntó Nathaly, avanzando detrás de ellos.- ¿Remus?? ¡¡Remus!!- esto ultimo gritándolo. Por mas que camina, mas se alejan.


En ese momento, se ve sola en el lugar. cayó de rodillas y se siente tan sola, asustada y con frío, asustada como ya n otras ocasiones se había sentido. Mira mas adelante y ahí lo ve. En el momento que lo reconoce, avanza a él.


Cuando algo cruza por su lado, se sintió como un silbido. Ve como Remus cae de rodillas.


-¡¡Remus No!! ¡¡No me dejes!!- gritaba mientras la sangre salía de su cuerpo.- ¡¡No me dejes!! ¡¡Remus!!


Mira atrás para ver muchas personas. Gente. Después y mas adelante ve una criatura, enorme, de cuatro patas y encumbrado sobre una piedra. Gruñe y se abalanza donde ella está llorando el cuerpo de Remus Inerte.


-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡NOOOOOOO!!!!!!- Grita recobrando el conocimiento. La ventana estaba abierta y el viento azotaba las cortinas.

Sudaba mucho y sus ojos se encontraban, lleno de lagrimas.

-¿Nathaly?.- sale el sujeto del cuarto de baño algo aturdido y preocupado encendiendo las luces. Ahí la ve, toda pálida, transpirando, confundida y llorando.- ¿Qué te pasa? – acercándose hasta sentándose a su lado.- ¿Qué te ocurre? ¿te sientes bien?- para en ese momento y mientras ella le miraba como si fuera un espejismo, se abraza a él sollozando.

-Tantas cosas- dijo Nathaly- Tantas personas... no me dejes... no se que pasaría si me dejas...- se distinguía en sus sollozos.

-Jamás te dejaré...- decía Remus acariciándole la espalda y aun abrazado a ella.- Fue una pesadilla, solo eso.- adivinando de que se trataba. Cuando regresó la vio dormida y escuchaba balbuceos pero no haciendo caso, se fue al cuarto de baño a refrescarse.- una pesadilla...

-Fue mas- dijo ella- tuve esa misma pesadilla, meses atrás...- sorprendiendo a Remus.- en casa de Lily... – este se separó para observarle a los ojos.-en estos días también, Fue horrible... pero nunca tan claro, antes no. Ahora, no se que significa.

Remus limpiaba sus lagrimas delicadamente para decir con una sonrisilla.- Fue una pesadilla... no pasará... lo verás...

-Te vi morir...- dijo ella aun entre lagrimas.- Prométeme que no morirás... debí haber puesto mas atención a las clases de adivinación, por lo menos en el tema de la interpretación de los sueños u oniromancia – no pudiendo evitar recordar su realidad... su magia.

-No moriré – dijo él sonriéndole para que se calmara. De ahí miró la ventana y las cortinas moviéndose y se dirigió a cerrarlas. Nathaly le miró mientras las cerraba. De repente dijo.- Lo siento...- Nathaly no comprendió y desde ahí él dijo.- lo que pasó temprano...- ahí ella recordándolo se sonrojó.- lo que casi pasa...

-No se porque te disculpas tanto.- dijo ella terminando de quitarse sus lagrimas.- No es que estaba yo en mi contra...- sonrojándose.- Bueno, ya sabes...

Se sentó a su lado y dijo-Lo se, pero... compréndeme: No soy alguien normal como cualquier otro... aunque me ves así como otro chico, lo sabes. No quisiera que, si llegamos a algo de tal magnitud, sin saber las consecuencias. No quiero que, por mi culpa, seas infeliz... si lo que llegáramos a hacer, tuviera consecuencias... erróneas- pero ella le cubrió los labios con su dedo. – cuando te conté lo que pasó en Hogwarts te dije que, en esos momentos, jamás medía mis acciones y las consecuencias que podían conllevar; Ahora, contigo es mucho mas distinto...

-ya no importa- sonrió ella- No quiero que estés enojado... y además, que te arrepintieras ya después... bien ocurrió antes. Aunque déjame decirte que, estaba algo decepcionada y aturdida. Ambos parecíamos seguros... pero parece que, tu no...

-Nathaly: No eres licántropa. –saliendo con una conclusión que venía rondando su cabeza un tiempo atrás.- Si llegáramos a tener hijos... podrían ser Licántropos... entonces... o si hacemos algo indebido...- dudando decirle pero al mencionar aquello, un brillo, se asomó por sus ojos y se azoró un poquito.- por eso, debemos primero averiguar todo lo necesario... para que no hayan arrepentimientos luego.

-¿Por eso estamos en este viaje?- preguntó ella estupefacta. Y asomando un sonrojo por sus mejillas - ¿Acaso planeas tener familia? ¿por eso es que andamos investigando?

-Te amo. No es un deber que estés a mi lado. Pero quisiera saberlo todo antes de ir a un paso mas adelante. No quisiera que algo malo te pase. Si algo así ocurre, me moriría...

Ella tomó su mano y sonriéndole dijo.- Muy bien... sabremos esperar. Y prometo no “tentarte” si prometes no “tentarme a mi” – Riéndose ante la resolución.

-Muy bien señorita Malfoy- dijo Remus saludándole de la mano.- Es un trato...



Nathaly y Remus se reunieron a la tarde siguiente, en el comedor del hotel con Bolier quien los esperaba. Apareció mostrando su placa de investigador y los tres abrigados, tomaron el coche del sujeto. Era un modelo algo viejo pero efectivo. Para el atardecer, llegaban a las inmediaciones del bosque que circundaba aquel extraño pueblo.

-Lamento que no salieran con mi tío en la mañana- decía Bolier apagando el motor del vehículo.- Mi tío no amaneció muy bien que digamos y me pidió que los trajera. No sabía que me retendrían tanto en la jefatura. Pero es que las muertes, tiene a todo el condado e incluso al gobernador en ascuas...- saliendo los tres del vehículo.- del otro lado, está el pueblo.

-¿Por qué nos quedamos aquí?- preguntó Nathaly observándole.

-si nos ven llegar en el coche de la policía se negarán a responder preguntas.- Ocultando la placa debajo de su abrigo.- También hay que tener cuidado... no es por darle la razón a mi tío...pero este lugar- haciendo una pausa. –Es muy raro...

-Pensé que no creía en supersticiones- dijo Nathaly.

-No las creo... pero...- sacudiendo su cabeza- No me negarás que el lugar te pone los pelos de punta.

Nathaly observó a su alrededor. No se escuchaba tan siquiera un ave. De ningún tipo. Era un silencio en si ensordecedor. a Nathaly se le pusieron los pelos de gallina, y se sujetó del brazo de Remus con firmeza.

En efecto, Remus incluso, tenía todos sus sentidos alertas. Como deseaba en esos momentos que aquel lugar, fuese el bosque prohibido de Hogwarts. Siempre tenía a sus amigos de su parte. Aquí no tenía a nadie salvo a Nathaly y ese investigador Muggle. Era cierto. Nunca había colaborado tan cerca con un muggle. Porque Lily, Arly y muchos estudiantes eran hijos de muggles. Pero ¿Muggles totales? Hacía mucho tiempo que no se rodeaba por tanto tiempo de muggles, además que le acompañaba la persona mas importante en sus vida y no quería que nada malo le ocurriera por esa nueva aventura.

En ese momento un roedor de campo pasar chirreando cerca de los pies de Nathaly haciendo que esta, diera un brinquito y se acercara mucho mas a Remus. Ya casi lo tenía ahogado por el cuello.

-Nat... cálmate- dijo en su oído.- y abre los ojos- al notar en el rostro de la joven los ojos cerrados. Caminaba al mismo paso que Remus. El joven palmeaba su hombro pero la aferró mas a él. La pobre. Se notaba que temblaba mucho.

-Es mas adelante- dijo Bolier en un momento.

En ese momento, el radio de Bolier comenzó a sonar diciendo.- Bolier... ¿me escuchas?

-Adelante señor- dijo el al radio. Era en efecto un comunicador de onda corta.

-necesitamos que vayas a la calle principal en el pueblo de Wolf´s Hang Valley inmediatamente...

Al cortarse la transmisión Bolier, hesitó. Tenía un compromiso con ellos: pero por el otro lado, estaba su labor. Incluso, dudó unos instantes.

-Vaya.- dijo Nathaly imaginando lo que el sujeto pensaba.

-No se muevan de aquí...- dijo el sujeto seriamente.- hay una serie de locos que, bueno, escucharon a mi tío...

-No se preocupe.- dijo Nathaly sonriéndole confiadamente. – Estaremos bien ¿No Remus?- declaró la chica observando a Lupin. Este asintió sutilmente.

En ese momento, Remus notó que Nathaly estaba, menos asustada.

-Bueno,- dijo aun dudando.- Si se presenta algo, escóndanse. No se enfrenten con alguien y si les hacen preguntas, digan que son turistas....- Volviéndose por donde vinieron dijo.- Tardaré el menor tiempo posible.-Finalmente caminando de regreso.

Escucharon cuando el motor del vehículo, encendió perdiéndose en la distancia.

-¿Qué hacemos? ¿le esperamos aquí?-preguntó Remus después de tres minutos de impaciencia. Quien podía culparlo. Sentía como su sangre y todo su ser, le decía que, estaban cerca de algo.

-Solo espero que, no tarde mucho...- comentó a media voz e incluso en susurro.- No me gusta este lugar...- mirando alrededor.- No me agrada para nada...

Remus sonrió sutilmente. Pues a veces Nathaly sabía comportarse valientemente, pero en esos momentos, se comportaba como una niña asustadiza y encantadora. Eso le fascinaba de ella.

Pero en un momento (diez minutos después) Mientras ambos charlaban de tonterías, ambos sintieron lo mismo: un extraño ruido proveniente a metros de ellos. Dirigieron sus miradas al mismo tiempo.

-¿Qué fue eso?- preguntó Nathaly enderezándose (estaba inclinada en el tronco de un árbol, mientras charlaban para no pensar en el miedo que causaba aquel lugar): observó que, Remus también miró el lugar.

Pero este ultimo guardó silencio. Concentrándose aun mas. Porque sabía controlar aquellas habilidades que en cierta forma, solo se daban en Luna llena. Como su oído. Pero no volvieron a escuchar nada. Ni siquiera, un ave volando en el cielo.

-Sea lo que sea, ya se fue- dijo tratando de calmar a la joven.- No era nada. Probablemente, un ciervo...

-No creo que, un ciervo sea lo suficientemente valiente para entrar aquí.- mirando las ramas espinosas de alrededor y lo seco de aquel lugar. Incluso comenzaba a subir una neblina.- O tonto...- abrazándose a si misma.

-Será mejor que salgamos de aquí.- extendiéndole la mano a la joven para que la tomase.- Vamos al pueblo de nuevo...- sonriéndole.

-Tardaremos horas en regresar- reclamó ella.

-Bueno, tendremos la suerte que, tal vez, nos encontremos con Bolier en el camino de regreso...- Tomando finalmente su mano- a ti no te gusta este lugar, y no me gusta verte tan preocupada. Eso opaca tu lindo rostro...

Eso sonrojó a la chica a tal punto que aferrando aun mas su mano dijo.- Recuerda tu promesa...

-La recuerdo.- reclamó él.- pero no por ello, dejaré de decir la verdad Nat...

En ese momento, Remus siente algo. Un movimiento a la derecha de él. Justo cuando Nathaly y él iban dar el primer paso, él se percata de lo que iba a ocurrir, activándose su sexto sentido y lanzando a la joven al suelo y cubriéndola con su cuerpo. Al mismo tiempo, suena un silbido y un chasquido justo sobre ellos.

-¿Qué fue eso?- preguntó Nathaly. Remus observó centímetros arriba, aun con su cuerpo sobre el de Nathaly. Ahí fue que Nathaly notó en la comprometedora posición en que se encontraban. Pero Remus, no pensaba en eso: pensaba en lo que si creía en esos momentos, era cierto. Ahí lo vio. Nathaly también entonces miró a lo que Remus observaba. El tronco que estaba a la par de Nathaly fue atravesado y quedado en su interior por algo: no dudaba que podía ser.

-Tenemos que tener cuidado.- dijo Sacando su varita e indicándole a Nathaly que sacara la suya. En ese momento suena otro disparo, esta vez muy cerca del pie de Remus. Incluso, sintió el salpique de tierra y hojas ante la descarga.-Vamos detrás de esos árboles... ¡¡Tu primero y a prisa!!- apuntando con su varita, de donde provenían las balas..

Remus se echó a un lado... aprovechando Nathaly esos instantes y salió corriendo detrás de unos árboles. Pero las balas la seguían a ella. Por lo menos dos.

Su corazón, lo sentía que saldría de su sitio. Incluso se llevó la mano al pecho, una vez encontró salvaguardarse detrás de un ancho tronco. -¡¡Remus!! – Gritó para que el joven le respondiese. Ahí escuchó otro disparo. Repitió su nombre y escuchó otro. Después de eso, nada.

No quería pensar lo peor. No se iba a permitir pensar lo peor. Pero su cabeza y su imaginación andaban a millón. Iba a repetir su nombre aun mas fuerte cuando una mano cubrió su boca y unos ojos castaños le devolvían la mirada. Entre el tronco y la figura del sujeto por lo menos sintió alivio de que estaba a salvo.

-Tenemos que andar con cuidado...- mirando a su alrededor desconfiadamente y retirando la mano de Nathaly.- Son cazadores... y no es solo uno...- mirando a Nathaly preguntó.- ¿Puedes correr?- observándole los pies.

Nathaly andaba con unas botas de piel de dragón muy modernas en el mundo de los magos. Incluso eran de tacón. Pero por ser modernas, tal vez, el sujeto pensó, ocasionarían problemas para ella, desenvolverse ágilmente.

-¿No usaremos las varitas?- preguntó aun llevando la suya en la otra mano.

-Si... pero solo cuando sea necesario.- respondió.- estos muggles, creen en licántropos... –mirando a la derecha donde ellos se encontraban.- No en brujos...- susurrándole en el oído ordenó.- Prepárate para correr a tu derecha.... uno...- mirando a la izquierda de él—Yo iré detrás de ti, solo no mires atrás... dos... ¡¡¡Tres!!!- dejando a la joven ir.

Nathaly no sabe cuanto corrió. Tampoco a que dirección con exactitud. Solo corría para donde Remus le indicó. Pudo escuchar los disparos, detrás de ella, pero no se detuvo a investigar. Solo corría. Como alma que llevaba el viento.

Cuando se detuvo miró a su alrededor tratando de tomar aire. Parecía que, no había respirado desde que se separaron.

Ya la neblina era espesa, mucho. En ese momento, escucha pasos. Pasos que se acercaban delante de ella. Ahí ella apuntó delante con su varita diciendo a pesar que tenía poco aire y se sentía demasiado acelerada- ¡¡Estoy armada!! ¡¡No voy a dudar en disparar!!

De la neblina comenzaba a surgir una figura. Era alta y mientras mas se acercaba, mas clara la veía. Era un hombre. Le veía mientras se acercaba, un abrigo negro que le llegaba hasta debajo de las rodillas. Venía con algo en sus manos. Nathaly como no conocía armas muggles en persona (Solo por Estudios muggles) sospechó que era lo que llamaban pistola o algo parecido.

Su mirada negruzca y cabellos negros lisos que llegaban a su cuello contrarrestaba con la neblina. - ¿Quién eres?- preguntó mirándole.- ¿Qué piensas hacer con ese ramito?

-Le aseguro, señor, que no es un ramito...- reclamó la muchacha.- Suelte eso si sabe lo que le conviene...

El sujeto la miró y cerrando sus ojos y abriéndolos, dijo en un susurro y sonriendo.- No eres una de ellos... ¿o eres la responsable de los disparos en nuestra propiedad?

-Al contrario...- respondió ella.—es usted quien trata de matarnos ¿no? ¿por qué?

En ese momento y detrás de Nathaly se escuchó un disparo. Después notó como un chorro de chispas de color doradas o bronceadas, surgieron entre los árboles y ella dijo en un susurro.- Remus...-

Iba a devolverse cuando el sujeto le retuvo y dijo.- ¿Adonde vas?

En ese momento, otro hombre sale. Tenía una escopeta y apuntaba a Nathaly pero no notó al otro quien a su vez apuntó con su revolver.- Suéltala...- dijo el sujeto que estaba con Nathaly.

Ahí lo observó: Ambos se miraban con profundo odio. Uno y otro. Quien tenía el arma mas larga, le apuntaba a Nathaly con firmeza.

Escucharon mas disparos provenir de atrás. Pero el sujeto no retrocedía. Tampoco quien estaba con Nathaly. El otro, era joven. Sus ojo (por lo menos el que tenía abierto para apuntar a Nathaly) eran azules. Muy intensos. Incluso, le recordó a Sirius.

-Suéltala – repitió el que estaba con Nathaly apuntando al recién llegado.- no lo repetiré...

-dispararé antes de que puedas matarme...- respondió el de ojos azules.

-No me arriesgaría...- dijo el que estaba al lado de Nathaly. Ella, incluso, ahora apuntaba al de la escopeta.

-¡¡¡Retirada!!!- escucharon decir por todo el bosque en un eco. Pero era una voz ¿Femenina?

-ya te llamaron- dijo el sujeto de ojos negros..- Lárgate... – aun apuntándole.

El sujeto, no bajó su guardia. Incluso liberó el seguro. Iba a disparar. Y el blanco era Nathaly.

-¡¡Wingardium Leviosa!!- gritó Nathaly cuando vio que el sujeto si iba a dispararle. En ese momento, el arma, a la cual ella apuntaba con su varita, salió de las sorprendidas manos de su dueño, Quien veía a Nathaly como si fuera un fantasma. – Vete de aquí... antes que me enoje...- dijo ella con cara y voz tan característica de su familia pero que poco usaba. de pocos amigos.

El sujeto retrocedió perdiéndose entre la neblina y los árboles. Pero el que estaba al lado de Nathaly estaba, demasiado sorprendido para articular palabras. Solo observaba el arma que , Nathaly dejó de aplicarle el hechizo, caer al suelo.

Nathaly dijo sutilmente.- No voy a hacerle daño...

En ese momento, se escucha una voz gritar - ¡¡Nathaly!!

Ella sonrió al reconocerla y gritó .- ¡¡Remus!!- a la vez que elevó su varita al cielo, surgiendo de ella, unas chispas de color lavanda.

No pasó mucho tiempo, cuando escuchó los pasos. El sujeto aun estaba muy sorprendido pero sintió como venían. Ni siquiera, subió su arma. Porque sabía de quienes se trataban, mas alguien nuevo.

En ese momento, lo nota: Viene al lado de una mujer. Una mujer de ojos azules y pelo sujeto en un moño de color como el sol. Pero no la mira mas que un segundo. Pronto se abalanza a abrazarle.

-¿Estás bien Norman?- preguntó la mujer ante la pálida cara del sujeto.

-Ella...- señalando a Nathaly mientras era abrazada por Remus, preguntándose uno a otro si estaban bien.- ella.... hizo...- señalando a Nathaly, su varita y el cielo.

-confundir una chica con ...- dijo la mujer observando a Nathaly de arriba abajo y se sonrió.- Vaya que son unos idiotas...

-Muchas gracias- dijo Remus sonriéndole cortésmente a la mujer.- Por todo...

-No es problema...- sonrió ella, aunque el que estaba con Nat, aun permanecía estupefacto ante lo que vio.- de todas maneras, son unos estúpidos... ingresan a propiedades privadas...

Ahí lo notó: todos esos sujetos, estaban armados con pistolas armas tan comunes en los muggles como había aprendido en estudios muggles. Miró nuevamente a la mujer. No pasaba de los treinta. Parecía incluso, menos de treinta. Era joven. Pero se notaba que era, mayor que ella.

-Puede estar tranquila...- comentó ella.

-Nathaly: ella es Miranda Valdenstroff. Ella es Nathaly Malfoy...- presentándoles.

-Mucho gusto.- dijo Nathaly dándole la mano. Pero Miranda inmediatamente la retiró. – gracias por ayudarnos...

-No hay problema.- viéndole aferrarse aun de Remus y este abrazarle por igual.- debieron pasar un gran susto...- y sonriéndole a Remus agregó.- ¿por qué no vienen a mi casa? Se calmaran y hablaremos...

Remus miró a Nathaly. Se notaba algo alterada por todo lo ocurrido y respiraba con dificultad. Por su bien dijo.- Muy bien...- sonriéndole a Miranda.- Muchas gracias...

-Muy bien.- indicándoles a los demás.- Vamos...- viéndose la comitiva rodeada de lo que parecían ser, agentes de seguridad.

Pero no muy lejos estaba Remus de tener respuestas y de Nathaly en el mayor reto de su vida....

Continuará...


DETALLES IMPORTANTES..


Gracias a mi amiga Naiko quien me mantiene al tanto cuando beta las historias, la idea de Oniromancia (o como se escriba) salió de sus estudios... y esto fue lo que encontró. “Oniromancia según leí en el diccionario del mago es el estudio de los sueños, te iba a poner que mencionaba a Sybill pero esa loca aun no daba clases cuando ellos estuvieron cursando en Hogwarts. Según datos proporcionados por Jo ;;”

comentarios, dudas y tomatazos a Sakura_journal@yahoo.com y crystal23@gmail.com



« Capitulo II: “Wolf´s Hang Valley”. Comenta este capítulo | Ir arriba Capitulo IV.-“ La leyenda de la sociedad de licántropos ...” »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.