Historia al azar: Una navidad mágica
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Entre El amor de Hombre y Licantropo » Capítulo 17 "No todos los Suenos se Vuelven Realidad" - Primera Parte
Historia terminada Entre El amor de Hombre y Licantropo (ATP)
Por Crystal
Escrita el Domingo 10 de Abril de 2005, 14:15
Actualizada el Lunes 29 de Enero de 2007, 17:37
[ Más información ]

Capítulo 17 "No todos los Suenos se Vuelven Realidad" - Primera Parte

“Entre el amor de hombre y de Licántropo. ”
Este capitulo fue escrito, en base al guión de Naiko Li
Interactuando con las vivencias ocurridas en el fic “Entre confusiones apuestas y amores verdaderos”
último Capitulo – “ No todos los sueños, se vuelven realidad”
Ambos jóvenes se encontraban velando el sueño de la chiquilla, aun cuando eran de la misma edad a sus ojos era eso una chiquilla con alocadas y peligrosas ideas, y los dos por circunstancias distintas velaban su sueño: Uno porque había sido para él como una hermana la cual protegería siempre; el otro, porque no iba a dejarla en el momento que mas lo necesitaba; tanto como ella lo cuidó a él.
-¿Por qué nunca me lo dijiste?- atrayendo la mirada cansada de Sirius. Ambos estaban en lados opuestos del lecho. - ¿Qué tu y ella estuvieron comprometidos?
Sirius le miró absorto. Sabía que Nathaly tomaría un momento, para contarle aquella locura proveniente de sus ancianas y divertidas abuelas.
-no vi necesidad-declaró en un murmullo. Miró el rostro apacible de la joven para agregar- Ni un propósito tampoco: siempre supe que te gustaba... mucho antes de que tu mismo te dieras cuenta...
-¿Qué?
-así como escuchas: yo lo vi venir. No digo que sea psíquico y mucho menos, clarividente, pero sabía tu interés por Nathaly...- sonriendo-Siempre te han gustado las rubias ¿Recuerdas? Sabía que tarde o temprano nos saldrías con la sorpresa... aquélla noche que, tu nos confesaste que “no pretenderías” entonces, me sentí bien por ella. Te conozco y se de que eres capaz y que no... “el caballero Lupin”
-Pero no borra el hecho que estuvieron comprometidos... además si no mal recuerdo no te gusto mucho la idea e incluso te portaste complicado, sí no mal recuerdo jurabas que ella era una seguidora de Voldemort...
- Era un niño, malcriado y me interesaba ganar una tonta apuesta, además que me hiciste ver que –suspirando cansadamente- que estaba enamorado y estaba asustado, buen siempre la he querido como mi hermana (aun mas que a Regulus), no pensé ser un hermano celoso –guiñando un ojo a son de broma- sin mencionar mas el pasado...
-Además que lo de nos tiene aquí es lo de las abuelas y eso termino cuando ellas murieron...- declaro.- ¿Sabes lo difícil que fue ese año para nosotros?.- reveló.- Difícil en verdad... ocultarnos de ustedes... evitar por todos los medios que sus amigas se enterasen; se hubiera vuelto un pandemonio el solo imaginarnos aquello. No hablábamos de eso mas que en una ocasión... años atrás ya. Lo vinimos a recordar para los días que, Arly estuvo escondida en Hogwarts... pensamos que se había marchado y ahí lo recordamos...- levantando su mano agregó.- pero te juro que, no significó nada para nosotros.
-Ella me lo contó cuando estaba en mi casa... para los días que Arly nos fue a visitar...- ahí notando la mirada congojada de su amigo aclaró.-pero en realidad, lo supe antes; mucho antes- Sirius le miraba intrigado.- Una vez que ustedes, conversaron... estábamos muy jóvenes. – Sirius le miraba con los ojos como platos.- Pero no le di mucha atención en ese entonces. Estábamos jóvenes y según entendí era una locura de sus familiares. –Sirius asintió.- Entonces, me entero cuando los veo aquí, de lo que ocurrió hace poco. lamento mucho lo que pasó... no me imaginaba que, terminaría así. Amabas mucho a Arly...
-Me ayudó su recuerdo y su mensaje el tratar de seguir adelante. Lo he logrado poco a poco... perderla así...- mirando el cuerpo de Nathaly declaró.-pero no la perderemos a esta Lunático...
-¿Qué?
-No la perderemos.-declaró con ímpetu, intentando convencerse a él mismo, una muerte mas, tan cercana no lo soportaría. – es que, no podemos perderlas a las dos en menos de un año...
-Canuto... – trató de confortarlo pero dijo.- ¿Arly en algún momento lo supo¿lo de su compromiso?
-¿Bromeas? Con lo celosa que era ella, además que en ese entonces Nathaly era muy insegura por los tratos de Lucius las vacaciones anteriores, Lily y Arly se la pasaban protegiéndola, es verdad que en un principio ella las protegía de Lucius pero algo pasó que la volvió tan miedosa de lo que el podría hacer o no y al final Lily y Arly la protegían (hasta el séptimo grado), puedo asegurarte que no les habría hecho muy feliz...- negando.- no. Nathaly y yo no volvimos a mencionarlo y lo juramos. Yo por mi parte, cumplí esa promesa. Si estuvo en su decisión el contártelo... no tengo porque inmiscuirme en asuntos que no me atañen...
-¿asuntos que no te atañan¡Ibas a ser su esposo¿y si sus abuelas hubieran estado con vida, hubieran continuado con ese compromiso?
-¡Déjalo ir Lunático!-declaró Sirius exasperándose.- Si nuestras abuelas estuviesen vivas ahora, nos felicitarían por las parejas que elegimos cada uno... les importarían solo el que, fuéramos felices...
-Bueno entonces, estaríamos a mano si no fuera por un detalle.
-¿Cuál?
-¿cómo permitieron ayudarle a convertirse en animaga¿ambos perdieron el juicio? Con todo el tiempo que les tomó a ustedes.
-Porque éramos unos chiquillos en aquel entonces... Nat es toda una mujer Lunático y estábamos seguros que lo lograría... ¿cómo lo supiste?
-Porque la vi...- declaró cerrando sus ojos.- Canuto. Era increíble...- incluso no evitando sonreír ante los recuerdos. Sirius se sonrió ante el gesto de su amigo.- Era tan familiar... tan ella... la reconocí esa noche... recuerdo sus físico. Era mas grande que un perro normal... mas grande incluso, creo que tu mismo...
-¿si¿qué mas?
-Tenía el pelaje mas blanco que había visto en mi vida. Tenía unos ojos que eran como faros... como dos lunas llenas... era hermosa... verdaderamente hermosa...
-lo hizo porque no podía dejarte matar Remus. No podía permitir que tus manos se mancharan de la sangre de hombres... no importaba las circunstancias...- observándole.- ¿Estás bien?
-Te lo juro Sirius.- declaró acongojado y con la mano de la chica entre las suyas.-que si ella sale de esta, haré lo correcto...para que ella siempre esté a salvo... lo haré...
No pasaron bien diez segundos cuando Sirius sintió un apretón en su mano. Igual Remus quien sintió un leve temblor en sus manos que tenía aferrada con la de la chica.
Sirius observó su rostro y exhaló un suspiro de alivio cuando escuchó un quejido provenir de la chica convaleciente.
-¿Nathaly?- preguntó Sirius acariciándole su mejilla. Escuchó otro quejido. Remus también acercó su rostro.
-¿Sirius?- escucharon ambos de los labios de ella-¿Dónde estás?
-estoy aquí aunque no lo creas...- dijo emocionado.- Lunático también está aquí...- acercándose.- Está con tu otra mano entre las suyas.
-¿Nat?-preguntó Remus. Ahí la joven abrió sus ojos parpadeando un par de veces y adaptándolos a la tenue luz de la habitación. -¿Me escuchas princesa?
-Remus...- sonrió la chica parpadeando pero esta vez de alivio. Miró al otro lado diciendo.- Sirius... tu también estás aquí...
-claro que si rebelde Malfoy- declaró Sirius emocionado - ¿cómo te sientes?
Ella asintió en silencio.
-¿Quieres algo Nat?- preguntó Remus. Sirius se iba a parar a dar a aviso a los demás, pero ella le detuvo.
-Si- dijo ella lentamente.- Quédense conmigo aquí ¿Si? No quiero quedarme sola...- rogó a ambos. Ellos se miraron – Por favor... – aferrando las manos de cada uno.- No me dejen solita...
Ante la petición de la joven, ambos asintieron y se acomodaron a ambos lados del lecho de la chica, aferrándole cada uno y con ella en el medio, a velar nuevamente lo que quedaba de la noche...
Porque el sol si saldría al otro día.
El medico terminaba de revisar su condición y retirando finalmente el estetoscopio de su pecho anunció con alivio a la vez que tanto Remus y Sirius se encontraban a ambos lados de su lecho.- Es increíble... su recuperación en contraste a como se encontraba anoche, es sorprendente me atrevería a decir incluso mágico, pero es imposible (arrancando unas sonrisas de ambos chicos) . No hay indicios de dificultad respiratoria y su corazón está tal como debería para una jovencita como usted – sonrió.- Es alguien muy fuerte señorita Malfoy...
James, Lily y los demás miembros de la casa, esperaban las noticias en el salón. Aunque Remus anunció mas temprano que Nathaly había recobrado el conocimiento, no habían abarrotado su recamara. Y la situación era clara: Ver a James y También a Lily allí, traería preguntas sobre el paradero de Arly. Aunque aun y a pesar que Sirius estaba con ella, no preguntó por la chica de gafas, aunque le angustiaba que no estuviera junto a ella en ese momento. Esperaban que el medico diera la información preliminar para entonces, entrar con confianza a su recamara.
-claro es fuerte- dijo Sirius sonriendo – Es mi hermana...- apretando su mano de manera afable.
-si quiere comer algo, no dude en pedirlo pero con moderación- declaró el galeno.- recomendaría cosas ligeras... avena, sopa, tostadas con mermelada... galletas. Por lo menos en los próximos días. Por supuesto, jugo y lácteos. No le recomiendo carne aun... por lo menos, en una semana mas. Tomé té y muchos líquidos..- guardando sus instrumentos en su maletín.- la señorita Valdenstroff tiene los conocimientos necesarios para cambiarle el vendaje dos veces al día- viendo a Nathaly asentir en silencio.- póngase de pie en dos o tres días... no abuse de la suerte que tuvo esta ocasión... aunque vendré, para revisar su condición. Tómeselo con calma.- dirigiéndose a Remus agregó.- Nada de sorpresas o noticias que puedan alterarle...por lo menos en dos días. Tampoco, nada de ejercicios y nada por el estilo... tiene que descansar y permitir que las heridas sanen.
-¿En cuanto me pondré de pie?- preguntó la chica.
-Por lo menos en cinco o seis días- declaró con amabilidad.- Tiene que descansar ahora mismo... lo que pasó, no es fácil para nadie. Aun estando dormida, su cuerpo está muy agotado. Esperemos que, en los próximos días todo sea favorable y hablaremos entonces de ponerse de pie.
El doctor se retiró en compañía de Sirius, despidiéndose de Remus y este se quedó con Nathaly. Nathaly se quedó mirándole hasta que la puerta se cerró y miró entonces al lado donde estaba Remus. Tenía un cabestrillo que impedía mover su brazo para que los músculos no se tensaran y permitiera una cicatrización de su herida.
-¿por qué esa cara Lobito?- preguntó ella acariciando su pelo. Entonces sonrió para declararle.- está muy larga tu cabellera...¿planeas dejártelo crecer?
-Nat...- Dijo este seriamente. Pensaba en lo dicho por el medico “Nada de emociones fuertes”. Pensaba proponerle que se marchara una vez se recuperara. Que definitivamente no era lugar para ella; pero tampoco Londres lo consideraba lugar para él. Pertenecía lo quisiera o no, a la gente en Wolf´s Hang. Pero no iba a atormentarle ni a inquietarle y declarando cambiando de opinión.- ¿cómo te sientes¿Estás bien?
-me siento como si hubiera jugado todas las posiciones en un partido de quiddicht – sonriéndole.- el doctor dice que, estaré bien mientras descanse.- ¿tu como estás?
-Bastante preocupado.- declaró inquieto y sin dejar de mirarle a los ojos.- ¿por qué¿por qué lo hiciste?
Nathaly sabía bien a que se refería.
-Necesitabas algo que te hiciera recordar quien eres y de donde provenías... – declaró con tranquilidad.- Fue lo único que se me ocurrió que podría funcionar... ¿Estás enojado?
Negó con su cabeza, entrelazando su mano con la de ella.- No. No lo estoy, pero hubiera estado destruido si algo te hubiera pasado. Aunque te ocurrió. ¿Qué pasaría si te hubieran mordido cualquiera de los demás?
-Si lo dices por Miranda...
-No lo digo por ella. Contéstame. ¿qué crees que hubiera ocurrido? Jamás me hubiera perdonado si algo te ocurre... si acaso, alguno de los licántropos te hubiera mordido... cualquiera de ellos, tu sangre se hubiera contaminado.- levantando su mirada para que le observara a los ojos.- entonces, ahí es que la culpa no me hubiera permitido vivir...
-fue mi decisión: tienes que comprender que, no soy tu niña Remus. Se cuidarme sola.- declaró con energía.- No soy una pequeña que necesita de tus cuidados siempre. –Cerrando sus ojos.
-¿qué pasa¿ocurre algo?
-no, no pasa nada-declaró.—De repente me dio sueño...- entreabriendo sus ojos.- ¿Podemos dejar nuestra discusión para luego?
El asintió y besó su mejilla para retirarse después de dejarla dormida. Justo cuando cerraba la puerta detrás de él, se encontró con Lily quien venía con una taza de café. Se la ofreció diciéndole.- Debes de estar agotado...
Remus asintió tomándose el contenido en dos tragos.- Gracias... – frotándose los ojos.- Creo que, me iré a dormir.
-Decidimos que, nos quedaremos dos o tres días mas... ¿Está bien?
Remus asintió. - ¿Dónde está Canuto?
-Se quedó dormido en el salón. Pobrecito. En Londres no deja de trabajar...- entristeciéndose.- Es así como no quiere pensar en lo que pasó.- haciendo una pausa- aunque los primeros días eran, insoportables. Creíamos que no soportaría el dolor. deberías descansar también... te ves agotado.
-si, gracias. Ahora que, está fuera de peligro es lo que quiero hacer...
-eso me recuerda: hay un hombre buscándote afuera. Se anunció con la doncella pero rehúsa entrar.
-ya se quien es- declaró sonriéndole.- Nos vemos luego...
Marchándose al armario tomó su abrigo y salió al frío exterior encontrándose con un hombre de espaldas. Pero reconocía la silueta.
Al escuchar los pasos detrás de él, se volteó diciendo.- ¿Cómo está?
-Está bien. El doctor la ha revisado y se encuentra fuera de peligro...
-Gracias a los cielos...- sonrió Andrew sutilmente. Sus ojos azules denotaban en efecto, aquella alegría por Nathaly- solo vine a ver como estaba... nos tenía preocupados.
Remus asintió.- Corinna me ha contado que venías todos los días. Debiste entrar... después de todo...
-Un paso a la vez Lupin.- dijo sereno el hombre.- Que los haya aceptado y captado mis errores del pasado, no quiere decir que, mi vida está abierta al total perdón. ¿qué harán ahora¿volverán a Londres?
-Aun no lo se- declaró con franqueza.- no creo que su vida sea a mi lado, Nayloss. Creo que a mi lado, siempre sale mas lastimada... ella, ella no esta acostumbrada a este tipo de vida, lo se...
-Será mejor que no me termines de decir-declaró molesto.- porque si en verdad no quieres que mi puño termine en tu boca, será mejor que te calles. No hagas algo que, sabes que, terminará por alejarla de una vez por todas. Su vida, toda su felicidad está a tu lado Lupin.- despidiéndose comenzó a alejarse.- Cuando se recupere, dile que, nos avise. Así la visitaremos... Cordy manda sus saludos...
Nathaly recobraba el conocimiento pausadamente y justo en ese instante, una mujer de cabellos rubios vistiendo un tanto diferente a como la conoció ingresó y notó en su cuello y en sus muñecas vendajes. - ¿Puedo pasar?
Nathaly asintió y notó las cosas que llevaba en sus manos.- ¿Qué haces aquí?
-Bueno, Corinna era quien tenía que atenderte en tus heridas pero le presioné para que, me permitiera hacerlo. Mas aun cuando hay un chico en el salón quien vino a verla a ella.-sonriendo.- Ese Marc... ¿Sabías que le gusta Corinna?
-Algo así.- respondió secamente la joven. La idea de que Miranda Valdenstroff le atendiese no era para nada atractiva. Momentos después en silencio mientras le atendía la herida y cambiaba los vendajes declaró.- Tengo que admitir algo...
-¿Qué puede ser? – preguntó Nathaly con cortesía. Nathaly no olvidaba el incidente ocurrido días antes donde Miranda era una loba adulta defendiendo su territorio.
-Se que no te simpatizo—declaró sonando lastimada pero mas que todo, llena de turbación.- y yo tengo toda la culpa... es decir, no soy la persona mas confiable del mundo... se que, cometí muchos errores... pero no quisiera por nada del mundo, que por esos errores, pagaras con él.
-¿con él?
-Si- declaró dejando de hacer lo que hacía para mirarle a los ojos y declarar.- Con Remus. Que lo abandones...
Nathaly bajó su cabeza, aun no había pensado en eso y la verdad era que le dolía mucho solo recordar.
-Corinna tuvo la confianza de revelarme unas cuantas cosas. En especial contigo tan enferma. Me dijo que dejaría de ser mi hermana y sobre todo, se iría de mi lado si yo intentaba algo con Remus si...- dudando decirle.- si... si a ti te ocurría algo. –evitando decir “Si morías” – tienes una amiga muy fiel en mi hermana... se por Remus que, si te marchabas... si morías... se hubiera ido detrás de ti...entonces, he escuchado referir a sus amigos que, no tiene hogar en Londres... que su padre al parecer desapareció en su ultimo viaje (y era verdad, poco después de comenzar su viaje recibieron una lechuza donde se le notificaba a Remus la desaparición de su padre en “extrañas” circunstancias), piensa quedarse aquí y entonces...- dudando.- nosotras... – señalándole – nosotras... no empezamos con buen pie... mas bien, tropezamos todo el camino... pero en verdad... él ... él... y tu... es decir, se que sería muy feliz aquí... pero contigo... pero tu y yo, no nos llevamos bien y entonces... - enfatizando su mirada- no quiero que, lo dejes...
-¿Qué te da la idea que lo voy a dejar? – si había pensado tal vez en un momento dejarle pero nunca lo admitiría a esa mujer.- ¿Qué me atrevería a abandonarlo?
-Bueno, por un lado está este otro hombre... el de pelo largo negro... es apuesto... y se preocupa tanto por loque te pasa y ...
-¿Sirius?
Miranda asintió.-¿Está enamorado de ti?
-¡Sirius, jamás!- declaró incrédula.-¡No! Sirius es simplemente como mi hermano... jamás de los jamases...! además, él está con mi mejor amiga... –deteniéndose un instante de hablar.- Arly...- pasando su mano por su cabeza.- Es extraño... no había pensado en eso... – mirando a Miranda.-Arly... creo que soñé con ella... – sacudiendo su cabeza. – Tampoco, ha venido a visitarme...
Miranda terminó de atenderle en silencio. Una vez terminó, y recogió sus cosas, agregó- Espero en verdad, que, decidas quedarte con nosotros. Por Remus, al menos, considéralo.- marchándose.
dos días después...
-¿Entonces, doctor, que tal está?- preguntó James al ver al médico salir de la alcoba donde había estado revisando el estado de la chica de cabellos platinos.- ¿se pondrá bien?
-Está muy saludable y todo va de acuerdo a lo previsto.- sonrió el sujeto. –incluso creo que, podrá salir a pasear mas pronto de lo que imaginábamos.
-¿Estará bien?- Preguntó Corinna.
Lily también estaba a la expectativa declarando.- ¿Podemos entrar a verla?
-Claro, claro... pero no la abarroten...- dijo dándole el paso a Lily y Corinna para entrar. Una vez ingresaron, el medico se disculpó marchándose. Mas atrás venía Sirius y se detuvo para preguntarle a lo mejor, por la salud de Malfoy; una vez, este le delató los pormenores, se marchó por el pasillo y Sirius avanzaba con una sonrisilla en sus labios.
-Nos marchamos esta noche- declaró James- ya ella está fuera de peligro y nos tomamos mas tiempo del que creíamos. Tenemos que retornar a nuestros trabajos y tenemos que volver. Además, no pueden tener la red flu entre ambos países, por mucho mas tiempo. Y mas en casa de muggles. Ya escucharemos a Crouch cuando lleguemos.
-Entiendo.- declaró no evitando escucharse consternado.- ya es hora, de volver- mirando la puerta de la habitación de la joven.- pero no se...- suspirando.
-Algún día tienes que decirle.- declaró James. – bastante tiene con que Remus se preocupe a toda hora por ella, pero no quiera entrar en detalles y entonces, está esa tonta idea de Lunático de irnos con ella, que me tiene...
-¿QUÉ¿CÓMO QUE QUIERE QUE NOS VAYAMOS CON ELLA?
-ssshhhhh CANUTO.- llevándoselo del brazo a otra parte- ¿Qué haces¿Quieres que ella te escuché?- haciendo una pausa.- Remus quiere que nos la llevemos con nosotros. Dice que no quiere que tome la loca idea nuevamente de convertirse en lobo...
Pero Sirius, salió corriendo para la sala y de ahí a la alcoba de Remus. James iba detrás tratando de hacerlo entrar en razón.
Estaba como un toro con rabia. Finalmente, se le ocurrió buscarlo en el lugar donde jamás lo encontrarían a él. De un portazo abrió la biblioteca/estudio de Miranda, notando la mirada sorprendida de Remus.
En ese momento, tomaba un libro del librero.- Canuto ¿Qué?- no dándole tiempo a nada: Sirius estrelló su puño contra la cara de su amigo y este cayó con todo su peso al suelo.
-¡CANUTO!- dijo James reteniendo a Sirius por los brazos.
-¡Eres un canalla! – le gritaba Sirius – Un canalla y un ¡cobarde¡¡¡TOTAL COBARDE!- apuntándole con el dedo.- ¿cómo te atreves¡Idiota!
-¿Qué te pasa¿acaso perdiste lo poco de cordura que te quedaba? – notándose los dedos sucios del labio con sangre- ¿QUÉ pasa?
-¿Cómo te atreves? Nos la pasas como si fuera un trapo sucio que no merece tu consideración... te equivocaste ¿me escuchas¡Te equivocaste como un cretino! Pero te lo advierto... ¡Si lo haces, no esperes verla de nuevo¿me entiendes¡No la volverás a tocar en tu vida¿te ha quedado claro, necio?
-¡Canuto¡cálmate! Se que debes de estar enojado... pero si me escucharas- poniéndose de pie.
-¿Escuchar que¿Qué excusa puedes tener para querer hacer esto?
-¡No quiero perderla!- gritó con todas sus fuerzas- ¡no quiero perderla esta vez, como casi la pierdo ahora!- mirándole a los ojos, y apretando los puños de impotencia.- ¿o quieres que muera?- preguntó afectado realmente.- Dime ahora ¿permitirías que algo le pasara¿permitirías que cuando se supone que debo cuidarle, ella muera¿Qué muera como Arly?
Sirius se quedó inmóvil.
Remus prosiguió, mientras caminaba desesperado por la habitación con la sola idea de dañarla -Si algo le pasa, por estar aquí, jamás me lo perdonaría. Mas aun, si no estoy para defenderle. Imagínate entonces que sea cuando, estoy en mi forma mas despiadada- mirándole a los ojos.- Por eso, consulté a James la posibilidad de que, ella fuera a Londres con ustedes... y como están las cosas entre nosotros... pensé, bueno, que era el mejor momento.
- Por lo menos, tienes de quien preocuparte Lunático...- dijo Sirius en un susurro.- Ojalá yo tener a mi loquita a mi lado para decirle todo lo que en siete años, no le dije por temor a hacer el ridículo...- haciendo una pausa.- ¿acaso quieres dejar perder esta oportunidad de ser feliz Lunático? Ella, Nathaly, sabe quien eres en verdad; Te acepta tal cual eres... e incluso, expuso su vida para salvarte de ti mismo... y tu le agradeces, mandándole a otro país. Ese cazador a quien mataste- haciéndole recordar la noche del disparo de Nathaly.- Lo hiciste consciente de lo que quería hacer era malo. –acercándose y colocándole las manos en sus hombros.- sabías que quien amabas, alguien especial para ti, estaba en peligro. Es lo mas cercano que te he visto a tu humanidad siendo licántropo... en una noche de Luna Llena.
-Es cierto Lunático.- declaró James.- Corinna nos contó lo que pasó e igual Valdenstroff. Saltaste sobre el cazador porque sabía lo que iba a hacer. Nathaly en su inconciencia logró mantenerte cuerdo en esos instantes. Le atacaste porque la lastimó. Si no es amor, no se como se llama.
-si la alejas de ti serás un estúpido maldito que no merece ser feliz- declaró Sirius mas molesto.- incluso, no mereces a alguien como Nathaly y si no la mereces es porque entonces, no estaban hechos el uno para el otro. Pero piensa esto: Nathaly es una traidora a su familia. En Londres, estará en mucho mas peligro que aquí, contigo... ¿no lo pensaste cierto? –viendo la cara de espanto de Remus - Conozco a los Malfoy’s y créeme: si se enteran que está en Londres, si saben que esta sola, no descansarán hasta demostrarle el alto precio de la traición- mirándole con detenimiento- O en todo caso los mortifagos... ¿Se te olvida que Malfoy’s es un apellido que trasciende generaciones de descendientes asistiendo a la casa Slytherin, por supuesto que todos menos ella. ¿Acaso vas a permitir que lo único bueno que ha hecho esa familia de locos sea destruido por ellos mismos?
Sirius salía del despacho y agregó.- A propósito... si crees que, Nathaly, ahora mismo no te ama, estás muy equivocado...- mirándole a los ojos.- Te ama ahora, mas que nunca... no creo que quieras que sea triste toda su vida... ¿Cierto Lunático? – marchándose finalmente de allí cerrando la habitación con un portazo.
-¿El tiene razón, lo sabes, no?- opinó James una vez se quedaron a solas.- en todo. Remus: Esa muchacha está totalmente loca por ti. Mira que no importarle sacrificar días en convertirse en animaga. Y no solo eso, aun con todo lo que han pasado.- haciendo una pausa.- pensé lo mismo que tu...- atrayendo su mirada- Cuando las cosas estaban peor con Voldemort. –declaró – Lily... le insistí que, no nos casáramos. Que tal vez, era una mala idea... que debíamos esperar... hasta que todo esto con Voldemort se acabara con seguridad. Incluso le pedí que, se viniera aquí...-sorprendiendo a Remus – o adonde Arly, al menos hasta que todo finalizara...
-¿QUÉ pasó?
-¿No lo ves? Me casé, estuviste ahí.- sonrió.- en resumen: Se negó. Me dijo que me amaba y que no me dejaría por nada del mundo. Entonces, está embarazada...- sonrojándose sutilmente.- No estaba en nuestros planes, pero... amigo tenemos unas chicas muy tercas y especiales que nos aman y ahora yo mismo estoy en una disyuntiva si algo le pasa a Lily o al bebe yo...
-Ese es el problema – Declaró Remus.- Nathaly desea una familia. Ella me lo contó tiempo atrás.
-Remus. – dijo cortándole.- Si por eso, rompes tu relación con ella y la alejas de tu lado, Sirius tendrá razón y eres un idiota. Ella te ama... tu la amas... ¿Qué mas quieres?- exaltándose.- ¡Se hombre por primera vez, y enfréntalo¡deja de tener miedo por lo que puede o no puede pasar¡Confórmate con que estará a tu lado y te hará feliz y tu por igual!
Nathaly miró los rayos del sol una vez amaneció. Las chicas se marcharon muy tarde la noche anterior a pesar que las instrucciones del doctor era que, descansara. Se sentía bien con la presencia de Lily, aunque le anunció que se marchaban aquella misma noche. Hablaron de tantas cosas, su embarazo, que hermoso Lily sería madre. Prometió que en cuanto todo estuviera mejor ella iría a visitarle y ver su hermosa barriguita. Aunque algo le perturbaba ¿Dónde estaba Arly?
Siendo la amiga que siempre fue, le resultaba algo inverosímil que Sirius inclusive, pese a las circunstancias no la fuera a buscar y a traerla con un “Cese al fuego” para que compartieran juntas.
Tampoco se atrevía a preguntar. Si Sirius y Arly estaban peor que la última vez, entonces ¿Cómo podría ser amigos de ambos? En su pensar resultaba imposible.
Poniéndose de pie fue al cuarto de baño y se refrescó. Al paso, comenzó a vestirse para colocarse algo mas que sus pijamas las cuales se habían formado sus ropas mas usuales mientras estuvo convaleciente. Esta vez, se colocó a duras penas un vestido de botones que se ataba por delante. Sus diseños florares y primaverales contrastaban con el invierno que se sentía arriba de ellos.
Tocaron despacio en su puerta, notando la mirada azulada de su amigo. Este venía con una bandeja con tostadas, galletas y té, además de miel y mermelada, y algo sabia que gustaba mucho a la chica, torta de chocolate.- ¿No que te marchabas anoche?
-¿Crees que, me marcharía sin despedirme? Que poco me conoces Malfoy...- con un tono de mal fingida indignación, mirándole de pie y vestida.- ¿ya te levantaste sola?
-No me gusta que me sirvan. Lo sabes.- haciendo una pausa.- ¿Entonces por cuanto tiempo te quedas?
-Solo hasta el medio Día. – declaró serenamente.-tenemos algo de que hablar. Y quería que, charlásemos antes de que me vaya. Algo que, tienes que saber por mi.
Nathaly se extrañó ante la seria actitud de su amigo.- Ya se de que quieres hablar...
-¿Ah si? – preguntó extrañado.
-si- Moviendo en forma reprochadora su mano libre .- Crees que no lo se ¿De que planetas crees que soy?- Sirius la miraba extrañado y ella agregó.- ¡Seguro quieres que te ayude con Arly! Rompiste o se pelearon y ahora quieres que te ayude a recuperarla... te equivocaste señor...- apuntándole.- Resuelve tus problemas solito. Bien que te metes en ellos...- riendo.
-Arly y yo, nos casamos...- haciendo con esto que ella, se quedara de piedra.- Así como escuchas...
-¿cuándo pasó esto?
-Poco después de James y Lily casarse...
-No te veo sortija...- señalando su dedo, incrédula y dolida de no estar al tanto.- ¿no se supone que usas sortija¿No me digas que, ya están separados? No me sorprendería... aunque, pensé que, tendrías mas respeto...¿No me digas que la engañaste con otra?
-Nat: Deja que te cuente la historia... antes de que me arrepienta.- solicitó amablemente.- pasó un tiempo atrás... no había forma que te avisáramos con lo lento que está el correo y sin tomar en cuenta que, estabas de problemas con Remus. EL fin es que, nos casamos y estábamos de Luna de miel había problemas en Londres con Voldemort. Me regresé dejándole en casa de su tío Daniel.
-¿Qué pasó?
-Lo que debía pasar con alguien tan desesperado como nuestra querida Arly – Nathaly sonrió- Fue a buscarme a Londres.
-Yo lo hubiera hecho en su lugar.
Sirius tomó una larga bocanada de aire para referirle lo siguiente. – nos encontramos en Londres. A los pocos días...- suspiró.- ... a los pocos días... ella...- sofocado por lo que iba a decir.- Ella murió.
-¿Sirius, que tonterías dices?- preguntó aturdida.- Haber... ¿que?
-Un asalto... murió en mis brazos...- llevándose las manos a su rostro y soltándolo automáticamente.-No había nada que podía hacer... un muggle, trató de quitarle su bolso y ... no queríamos decirte nada porque no sabíamos como estando tan delicada- recalcó.- Pero tenías que saberlo. Además, es tu mejor amiga. Que no hayas preguntado por ella hasta ahora, sería tal vez por tacto. Pero era mi deber decírtelo. –viendo su mirada perdida en el fondo.- ¿Nat¿estás bien?
.- no es tu hora aun no... – murmuró Nathaly entre dientes. Sirius le miró y sin percatarse, las lagrimas, corrían por el contorno de sus ojos- ¿Sirius? – abrazándole.- no es verdad... no es verdad, -dejando que su cuerpo temblara por el llanto y el dolor de la perdida
-Yo tampoco, quería que fuera verdad... pero lo es. Ese es el mañana con el cual debemos vivir y saber enfrentar...-abrazándole con fuerza mientras la chica lloraba.- llora para que sepamos seguir adelante.. ambos.
Sin darse cuenta, Remus escuchaba todo aquello de detrás de la puerta.
-Pero es que no puede ser Sirius... no puede ser...- abrazándose a él con mas fuerza- Ella estaba aquí... te lo juro.- mirándole a los ojos. – Te lo juro... creo que, la vi... hablamos de algo... recuerdo fragmentos... pero...
-Lunático me contó que, estuviste delirando.- Quitando las lagrimas de sus ojos.- Debió ser eso...
-No, no, no... –negando con su cabeza- No Sirius... estaba aquí... te lo juro. Recuerdo que...- llevándose una mano a su cabeza- Hablamos. Estuvimos charlando y yo... yo...- hipando.- Me dijo que volviera a casa...- mirándole a los ojos.
-ya, ya Nathaly.- consolándole.- Siempre nos tendremos el uno al otro.- abrazándole con fuerza.- siempre será así.- ahora observándole y quitándose ambos las lagrimas—Ahora, tengo que decirte otra cosa... charlar de algo mas.
-¿Algo mas, dices?
-Sobre tu y Lunático.- declaró murmurando.- Nat. Se que los últimos meses no han sido fáciles. Se que lo quieres mucho...- tomando sus manos.- Pero te doy la opción de que... que... si quieres, volver a casa, a Londres conmigo... puedes hacerlo.-observándole con aquellos ojos añiles intensos. Nathaly se quedó inmóvil unos instantes. Primero la muerte de Arly y ahora ¿Sirius le pedía que se fuera con él? – Tengo una casita. Es pequeña... pero vivo cerca de James y Lily- haciendo una pausa—Podríamos ser familia que siempre quisimos, como siempre hemos dicho que somos: hermanos. La verdad es que, perder a Arly ha sido muy difícil, muy difícil. Entonces, podrías ir conmigo... a Londres...
-Sirius...
-No espera... se que, no soy Remus... pero podríamos ser felices... una familia...¿Qué dices?- ella iba a decir algo pero él le detuvo.- Espera, espera... si es que crees que actuaré de hermano sobre protector espantando a todo pretendiente... puede ser que así sea, pero solo los feos ¿Qué tal?
-No es eso- declaró serenamente.- Sirius.. no es asunto de que ame o deje de amar a Remus aunque creo que lo último no pasará nunca. – sonrió.- Necesito mi independencia.
-¡Puedo darte independencia!
-No es solo eso. Necesito esto. Necesito estar aquí... – haciendo una pausa.- Se que, Miranda no es la mejor persona del mundo, que hemos tenido problemas desde que nos conocimos, pero el tiempo que he estado convaleciente y consciente, llegué a una decisión. Londres jamás será mi hogar sin Remus. – tocando su mejilla.- te quiero mucho Sirius, pero jamás sería lo mismo: no encajo en Londres. Ni en el muggle y mucho menos del de mago. Además el solo pensar que, me encontraría con el pesado de Lucius o cualquiera de mi familia, me aterra... no es que solo tenga miedo... es que, Londres jamás será mi hogar.
-¿Qué harás aquí entonces?
-Bien, siempre, quise enseñar o ser fotógrafa - sorprendiéndole – así es... hay un centro de cuidados aquí en Wolf Hang. Es un lugar interesante y me hice ilusiones el día que lo visité.
-¿Estás segura que lo haces por eso¿no lo haces por algo mas?
Negó con su rostro. –Amo a Remus y no creo que jamás lo dejaré de hacer. Mi vida está a su lado y trabajaré en el Centro. Si el amor se acaba, serás el primero que visite en Londres... y lo sabrá.- haciendo una pausa.- pero mi vida y mi felicidad, no rondará solo alrededor de él. Sino en lo que haga. Que haga para bien.
-¿Lo prometes?
-Palabra de honor.- dijo al joven levantando su mano libre.
“Querido Diario. Las cosas están un tanto diferentes... mi vida, ha tomado un giro inesperado. O tal ves, no tanto. Estoy haciendo enmiendas por las cosas horribles que escribí meses atrás, cuando me sentí traicionada. Ya pronto será Navidad, no tan pronto... faltan dos meses... menos de dos meses... . No pensé que sería yo, de las suertudas sobrevivientes de mi familia o en todo caso, de Hogwarts. Mantengo correo constante con Sirius, James y Lily. Remus se marchó dos días atrás, para ponerse a disposición de la Orden y por supuesto Dumbledore facilitó con el Ministerio de Magia de Bélgica, nuestro acceso a sus instalaciones, lo que le facilitó que llegara en menos tiempo, que la última vez que estuvo en Londres. Creo que, no será la última vez que asista y espero que así sea para mantener contacto con nuestros amigos. No mucho se sabe de mi primo Lucius. Tampoco de Chloe la amiga de Arly o en todo caso de Jia y su familia. Son pocos los contactos que James y los demás han tenido con ellos. Eso me recuerda algo que me entristece muchísimo: esta mañana recibí por medio del Ministerio de Magia de Bélgica correo: Era una carta de Daniel acompañando una caja, ahí dentro estaban todas las cartas que escribí a Arly y jamás llegó a leer, también habían unas cuantas cosas que pensó que me gustaría tener. Entre ellas, el álbum que Arly conservaba. Llevaba fotos de sus dos pares de padres. Fotos de Hogwarts y algo solemne y que me sorprendió mucho. Una foto de Arly con Daniel y alguien mas que me tomó un instante recuperarme de la impresión: La famosa Alice Roberts.¡Condenada Arly! Incluso lloro ahora que me acuerdo, jamás me contó que Alice era su ¡Gemela¡Gemela! Arly tenía una hermana gemela. Ahora comprendo su incertidumbre al decir que “Le faltaba su otra mitad, Algo que le hacía falta y no sabía que era” pero la llegó a encontrar, conocer y por la foto se notaba que era feliz. ¿me pregunto si Sirius lo sabía? Bueno, le preguntaré luego. Lily tendrá a su bebé en julio y espero estar allá para el gran momento. Mi entrada al centro se ha atrasado dado a que aun me dicen que estoy convaleciente. Remus se preocupa mucho por mi y hasta me conciente mucho. Me gusta eso. Y a veces se queda toda la noche durmiendo a mi lado y terminamos despertando muy cerquita y entonces tiene vergüenza conmigo y se marcha horas antes del amanecer, no quiero que sienta vergüenza conmigo pero¿cómo le explico que no me molesta?. No se que le ha pasado, pero parece que su idea de que me marche o que no me quiere a su lado, ha sido dejada en el olvido. Miranda ha mencionado una noticia para nosotros... dijo que una sorpresa. Corinna no me da detalles pero me dice que no hay de que preocuparnos, pues Miranda comenzó a salir con alguien... según Corinna es un ex enamorado de ella y que no le importa que sea licántropa porque él también lo es. Mientras sea feliz y no tenga que acercarse a mi lobito estaremos muy bien aunque aun no confío en ella.
Creo que, finalmente se puede decir que, seré feliz.
Nathaly
P.D. Por Merlín espero haber hecho el conjuro correcto y la magia que guarda este diario desapareciera.
Un tiempo después.
-Londres... --------------
-gracias- decía James a la lechuza una vez colocó la correspondencia en la bandeja de entrada. Su mirada fue a la dirección que tenía y la caligrafía e inmediatamente, la sobrepuso incluso, a las que había recibido aquella mañana antes de esa.
-¿Qué lees con tanto interés?- preguntó su mejor amigo de infancia al colocarse a su lado .- ¿Es de la orden?
-No- negó el sujeto.- Es de Remus- sorprendiendo con ello a Sirius.
-¿lunático¿Qué quiere?
-bueno, vendrá a Londres... dice aquí que por petición de Dumbledore...- Sirius suspiró.- ¿Qué ocurre¿acaso no quieres verlo?
-no es eso y lo sabes.- declaró con intensidad sentándose delante de su amigo.- solo que todo esto, mira en el ultimo año, Remus ha estado viviendo entre hombres lobos, quienes planeaban en un principio aliarse a Voldemort. Después, renuncia al mundo de los magos para casarse con Nathaly y ahora... ¿Dice que Dumbledore lo manda a llamar?
-ya, tenía las mismas dudas que tu-sorprendió a Sirius.- pero por lo que parece y me he enterado, no es la primera vez que Remus, viene a Londres...
-¿Qué quieres decir con eso¿qué Nat y él han venido antes¿y porque no han visitado?
-No. Que Remus viene. Nathaly, no. Tal vez la dejará porque considera peligroso que venga...
-o porque algo pasó.- dijo .- ¿por qué no nos damos una visita a Bélgica?
-no.- dijo James rotundamente.- no, no puedes involucrarte. – negándose.- Ella, renunció a toda conexión con los magos y nuestra visita allá, rompería todo aquello. Ella renunció a toda la magia. – mirando que Sirius pretendía discutir, agregó.- y seguiremos las reglas.
-¿De cuando en cuando seguimos las reglas?
-desde que nos salvan la vida...- dijo doblando la carta y guardándola en la túnica. – Recuerda que Nathaly decidió su camino y además, renunció a la vida de magos... eso nos incluye a nosotros...
-Pero...
-Pero nada- dijo James mirándole con firmeza y Sirius crispó su mirada- se que Nathaly era como una hermana para ti, pero es hora que la olvides también. Ella tomó su decisión hace mucho tiempo Canuto.
Sirius asintió y James se marchó a la oficina del jefe de su departamento le dolía no decirle la verdad a James, pero sabia que si él sabia que no podía dejar a sus pequeña niña sola lo mataría, no podía dejarla y menos después de la muerte de Frank o Regulus, todo se estaba complicando, y abriendo la gaveta de su escritorio, sacó de ella una vieja foto, de collage donde estaban casi todos y sonrió al ver cada una de las caras e identificarlas y murmuró.- ¿Pero... por qué y qué está haciendo Remus Aquí?
Era una mañana de verano cuando al despertar palpó a su lado y despertó por completo a no sentir a su lado, el cuerpo echado de la hermosa mujer. Pestañó dos veces, escuchando desde ahí el sonido del viejo tocadiscos que ella había reparado.
Su torso desnudo recibió los primeros rayos del sol otoñal que se filtraban por la ventana, al incorporarse e incluso, pasar la mano por sus cabellos.
Sonrió notando las fotos puestas en el tocador e inmediatamente después de dar una visita al cuarto de baño, y colocarse ropa, se guió por el sonido de la música al piso inferior.
Era después de todo, la casa de ambos.
Entonces divisó su hermosa y delgada silueta mientras parecía bailar al son de la música y sus cabellos platinados, jugaban igual mientras descendían como cascada por su espalda, mientras se mantenían sujetos a una coleta. Preparaba el desayuno.
Su delantal ceñido a su cintura, le daban la figura de aquella modelito que aun bailaba sin percatarse de su presencia.
No fue para él difícil acercarse sigilosamente y tomarle por la cintura- Usted señora, es muy hermosa...- declaró misteriosamente y pegado de su oído.- Bastante hermosa... su esposo es alguien muy afortunado...
-Yo soy mas afortunada al tenerlo a mi lado, señor.- declaró seriamente.-pero debería soltarme: mi esposo es alguien celoso... y puede llegar en cualquier momento...
-¿Qué le tiene miedo a él¿A lo que pensaría de usted¿después de lo que pasó anoche entre nosotros? – mirando al techo agregó.- porque no pensaba en él anoche, mientras la hacía mía.
-temo que se equivoca. Siempre pienso en él aunque, crea que, no parecía anoche. – sonrojándose – Además, que esté siempre de viaje, no quiere decir que no se aparezca por aquí, no... temo a lo que pueda hacerle a usted- declaró volteándose a darle la cara y a rodearle con sus brazos en su cuello algo que le costaba esfuerzo por su estatura pero no le importaba.- él confía en mi... pero no creo que lo hará con usted... si lo ve aquí... lo querrá muerto.
-¿Incluso si le digo que, su esposo viajará de nuevo?
Ella le miró como si se tratara de alguna broma o que no había comprendido bien.- ¿Cuándo?- se entristeció.
-en dos días- declaró.- no pongas esa cara porque entonces, no querré marcharme... y no quiero...-dejando los juegos a un lado.
-pero tienes- declaró ella suspirando. Se separó de él y continuó sus afanes.
-¿Estás enojada?- preguntó a su propio riesgo.
-No lo estoy- declaró ella que él lo escuchó.- solo que.- mirándole.- Dumbledore parece depender mucho de ti... últimamente.
-después que nació el hijo de James y Lily es normal. Ellos, tienen otras responsabilidades y necesitan personas que les ayuden.
-¿Quieres que me quede aquí?- preguntó mientras, él se acercaba y se abrazaba a ella.
-Lo prefiero así. Allá, correrías peligros...
Ella no dijo que si, tampoco que no, pero lo comprendía.- Lo único que te digo, es que no me descuides...- sonrió mirándole a los ojos.- o te reemplazaré como lo he hecho con mi esposo... – dándole su aprobación a Remus con aquella sentencia.
-¿Es esa una amenaza?- sonrió él besándole con dulzura sus labios.
-No...- dijo ella separándose de él y con una traviesa sonrisa en su rostro agregó.- mas bien una condición para que recuerdes porque tienes que volver aquí... –colgándose de su cuello.
-Ahora estoy aquí...- sonrió él besándole en su cuello y ella cerró sus ojos.- Ahora mismo...- ella rió.
-si, lo se- declaró en un suspiro y tomando en sus manos el rostro de su esposo, fundiéndose en un cándido, juego de besos y caricias.
Fue entonces, justo cuando la tenía donde quería, escucharon la voz de alguien en la puerta que dijo.- ¿Hay alguien en casa?
-¡Un momento!- gritó ella abotonándose su vestido y Remus con cara de pura decepción. Estaba roja como una manzana y él le ayudó a terminar de abotonarse. Escucharon cuando abrieron la puerta: de seguro eran Corinna con su prometido o Andrew con Cordy.
-Esto se queda para luego.- dijo Remus con malicia una vez salían de la pequeña cocina. Ahí las miradas de Marc y Corinna fueron a dar a la pareja. Corinna notó el sonrojado rostro de Nathaly y preguntó.- eh ¿interrumpimos algo? – Nat, negaba con su rostro.- es muy temprano para visitas pero no podía esperar mas- mirándoles de nuevo y agregó.- ¿Estaban desayunando?
-Podría decirse que era así- declaró Remus de muy buen humor y mirando de reojo a su esposa. Nathaly se sonrojó como tomate nuevamente y Corinna entendió a la perfección la indirecta.
-Bien, cambiando de tema- dijo Nathaly cuando recuperó la voz.- ¿Qué pasa Corinna?
-¡pues, vine para que me acompañes temprano a la ciudad!
-¿Cuál es el motivo?
-A escoger un traje de novias- sorprendiéndoles.- Marc y yo, decidimos casarnos en un mes justo...
Nathaly se quedó sin habla nuevamente. – Sabemos que es algo repentino.- declaró Marc. – pero los tomamos de ejemplo, después de todo, su boda fue rápido...
Nathaly asintió felicitándoles a ambos.
De verdad, el lugar llamado Wolf´s Hang se había convertido en su hogar.
------------
Harry ya cumplió un año de edad. Yo aun espero la oportunidad de brindarle a Remus la sorpresa de ser papá, él aun no lo sabe. Se fue sin poder decírselo y no es algo que se explique por carta . Aunque, claro, me imagino todo lo que dirá por eso. Tiene sus dudas que, no puedo culparle por ello, pero el pequeño o la nena, siempre tendrá mi cariño y amor y esta vez, será distinto para nosotros.
“La guerra en Londres cada día mas empeora. No se a donde llegará. Lily me ha escrito para contármelo además de decirme lo complacida que está con Remus; él y Sirius se han convertido prácticamente en las niñeras del pequeño Harry: el hijo de James y Lily. Cumplió un año. Me parece increíble. Harry cumplió ya un año. Sirius, me cuenta, ha recuperado su “Joy la vive” alegría por la vida. Tienes un mes que Remus partió, casi no me escribe. No que me sorprende: Buscan cada día mas, enemigos a “Ya saben quien” a quienes eliminar. Estoy a salvo. O eso cree Remus. Remus no ha vuelto desde las bodas de Corinna con Marc. Me siento triste pero no sola. Me queda su recuerdo y que pronto, un día de estos, vendrá a casa.
No faltan días que, vengan personas encargadas por Miranda o Corinna (Quien se casó semanas atrás con Marc, pero Remus no pudo estar presente), para vigilar la casa. Remus está histérico al estar lejos de mi. Pero no puedo esperar el día que, venga a mi y nos quedemos juntitos y por siempre y para siempre.
Además que, tengo que contarle algo.
Algo muy importante.
Algo muy, especial para ambos.
Ah tocaron el timbre. Iré a ver quien es.
N. L. Septiembre 01 1981

Fin de la primera parte.
Bueno, gracias a una chica me percate del error que habia en la publicación de esta historia. Tengo que disculparme con todos quienes iniciaron la secuela pero… ¿Por qué no me dijeron que esto pasaba? Bueno! Al fin y al cabo, gracias a un rr ¿(en el cual me desearon todo lo peor que se le puede desear a alguien que le gusten los FF), me di cuenta del error -¡Ouch! Eso fue cruel chica!!! T_T. bueno aquí esta la primera parte. La segunda donde esta la conclusión final de la historia -¡Como debe de ser! Sigue este capitulo. Asi que besos y espero sus comentarios.


« Capítulo 16 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 18 "No todos los Suenos Se vuelven Realidad" Conclusion del fanfic. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.