Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Entre El amor de Hombre y Licantropo » capitulo 11
Historia terminada Entre El amor de Hombre y Licantropo (ATP)
Por Crystal
Escrita el Domingo 10 de Abril de 2005, 14:15
Actualizada el Lunes 29 de Enero de 2007, 17:37
[ Más información ]

capitulo 11

“Entre el amor de hombre y de Licántropo. ”

Por Crystal

Interactuando con las vivencias ocurridas en el fic “Entre confusiones apuestas y amores verdaderos”




Capitulo XI- El fin del tiempo...





Unas semanas habían pasado y parecía que, enfrentaban la prueba mas grande de sus vidas.

-Los libros enviados por tu amigo de Londres, son muy interesantes Nathaly- dijo Andrew hojeando dos de esos libros al mismo tiempo. Cordelia incluso, miraba por encima del hombro de Andrew mientras miraba las láminas.- ¿Acaso es lo mismo que el hombre lobo?

-Ciertamente no Andrew- dijo Nathaly levantando su mirada de sus apuntes. –El hombre lobo no tiene opción de ser quien es... el animago, elige el animal a cual se quiere transformar...

-Has practicado lo bastante. Es decir, has tratado de abarcar meses de estudios en estos meses- sonriéndole complacido.- y el resultado es sorprendente.

-Muchas gracias en serio. Pero creo que, no lo hubiera logrado sin ti o Corinna. Ella me ha ayudado mucho.

-Si no lo hubiera visto no lo hubiera creído.- dijo Cordelia incluso sonriendo sutilmente. – por un momento, pensé que eras unos de ellos y ...- azorándose.- bueno, imagínate. Pero eres muy atractiva de la otra manera...

-muchas gracias Cordelia- dijo –Nathaly a la joven. El incidente de semanas atrás quedaba en el pasado.

-Pero...¿acaso puede mantenerse activo ese estado?

-En los libros dicen que, con práctica. Pero ya veremos. Cuando llegue a la casa, practicaré un poco mas... haber cuanto tiempo lo mantengo.

-¿Y tu amigo de Londres, no ha preguntado si lo lograste?

-A decirte verdad, si lo sabe. Envié un mensaje anoche.- sonrió ella- por lechuza.

-Hay que tener mucho cuidado – dijo Andrew- aquí lo dice que hay que saber lo que se hace. Y que “El ministerio de Magia, mantiene especial atención a los Animagos”

-Porque es ilegal. Podrías ir a juicio de magos si te descubren que eres un animago sin licencia o permiso.

-Pues a mi parecer, es peligroso- dijo Cordelia.- mejor me voy... quedamos en reunirnos en la casa de Dennis.- mirando a Andrew un instante. Este no se molestó en voltearse y ella agregó.- Adiós Andrew- pesadamente.

-Adiós.- dijo secamente. Al marcharse, notó la mirada de Nathaly algo acusadora.- No me mires así...

-yo ya la perdoné porque trató de matarnos... ¿por qué tu no? Incluso, te perdoné a ti... y mira que, tu si querías matarme...

-es que... no se... – suspirando.- Creo que cometí un error con ella.- Dijo serenamente.- Debería ser una joven normal y en vez de eso... no tiene amor en su corazón... solo odio...

-¿De que hablas? Si se nota que está enamoradísima de ti...- sorprendiendo a Andrew.

-¿Qué cosa? No es cierto...- cerrando el libro “Los secretos de los Animagos” por Cristhoff Campbell.

-Claro que si es verdad...-sonrió Nathaly. Ahí él le observó fijamente.- está enamorada de ti...

-Es como mi hermana... vivimos juntos por demasiado tiempo...

-¡Ah vamos! No es tu hermana...- dijo Nathaly – Y ella siempre ha tenido esa diferencia clara...- sonriendo.- además, ella es lindísima...

Andrew miró un instante a Nathaly a los ojos, pero se puso de pie y caminó a la ventana. Pasarían unos momentos que declaró.- No debí de tomarla en mi cobijo...

-¿Qué dices? Gracias a ti está viva Andrew...- se sorprendió Nathaly.

-Es que, esto no debe de pasar—dijo él – He encontrado en los últimos meses, estos pensamientos que, tal vez, no es lo mejor para Cordelia el estar aquí... conmigo... además...

-No vengas a decirme que para ti es una niña...-declaró disgustada- es lo primero que toman como excusa... ¿acaso no te gusta?

-Quiero mucho a Cordelia... – dudando.- Pero... lo que dices...

Nathaly mantuvo su rostro serio y fruncido.

-bueno... es bonita....- tosiendo y algo rojo.

-Bueno, no será una cita una cacería Andrew- dijo la joven.- Cuando se termine el asunto de los cazadores...

-eso... este... se que han pasado tres días desde que hablamos pero...

-¿Qué pasa?

-me presentaré a la junta esta tarde...- dijo serenamente.- Saldré del plan de ataque... y Sacaré a Cordelia también...

-¿En serio?- viéndole asentir.- ¡Es grandioso!- abrazándole con efusividad.- ¿Dónde será esa junta?

-¿por qué?

-Pues iré contigo...- declaró emocionada.

-¡Claro que no!- dijo Andrew - ¿Acaso te volviste loca? ¡¡no!!

-¿por qué no? Tal vez, los haga entrar en razón...

-Si sales hablando a favor de los Licántropos, no te dará tiempo si quiera a sacar tu varita de un solo disparo te matarían.- notando y conociendo las intenciones de la chica. – además no será tan fácil... – observándole seriamente.- Es muy posible que, sea sentenciado...

-¡Sentenciado! ¿Cómo que sentenciado???- se escandalizó y sonando alarmada.

Andrew no se sorprendió.- Soy un cazador. Hice un juramento... y...

-¿Acaso piensas decirme que ustedes, los cazadores tienen una especie de gremio?

-Dirigido por los mas ancianos. Algunos de ellos, incluso, le faltan miembros gracias a encuentros no tan amistosos con hombres lobo.- sus ojos azules centellearon al momento de ironizar- ¡oh si! Son todos unos verdaderos partidarios de la última batalla...

-Santo cielo... pero entonces...

-No te preocupes- le aferró por los hombros al notar su preocupación.- Encárgate tu, de aprender a transformarte... déjanos el asunto del gremio a nosotros...

-Debe de haber una manera de acabar con esto... de una vez por todas y sin derramamientos de sangre... ¡bastante sangre ha sido derramada!- en ese momento tocaron a la puerta.

Andrew la abrió mostrándose el rostro de Corinna y declaró.- Hola- sonriendo.- Nathaly: tenemos que irnos...- mirándole con aprehensión.- he sabido por Nicholas que...- mirando a Andrew unos instantes- Bueno, estamos en problemas...

Volvieron a tocar nuevamente en la puerta. Ahí los tres miraron con preocupación a la vez que Andrew avanzaba y abría.

-¿Quién podría ser ahora?- preguntaba Nathaly mirando a Corinna.- Entonces... ¿Por qué dices que estamos en problemas?

-Bueno, pues... no te vayas a enojar- haciendo ademanes con sus manos.- pero, creo que, mi hermana, dejó unas personas encargadas de algo...

-¿Encargadas, de que? No creo entenderte...- declaró Nathaly.

-Encomendadas de, bueno, de seguirnos la pista- sorprendiendo a Nathaly.- sin que nos diéramos cuenta...

-Pero ¿por qué? ¿para que?

-Bueno, es que, admitámoslo: hemos salido mucho de la casa y ...

-bien, es cierto...- observándole.- ¡no es haciendo algo malo!

Ahí volvió Andrew observándoles.- ¿qué ocurre?- mientras sostenía una nota en sus manos.

-tenemos que regresar a la casa...- dijo Nathaly.- Es posible que, no vuelva aquí; al menos, hasta que Remus vuelva...

-es que, nos han descubierto cuando venimos para acá Andrew- dijo Corinna, calmadamente.- Mi hermana, dejó unas personas encargadas de no perdernos de vista... y ...

-las han seguido, incluso hasta aquí...

Nathaly asintió.- Aunque me parece que, no saben quien eres. Es decir, no ha habido ataques en tu contra ni nada por el estilo...

-cierto, pero... – dijo Corinna.- No podemos arriesgarte mas...- tomando un libro en sus manos.

-¿Qué conseguirás con ausentarte hasta entonces?

-Por un lado, aclarar las cosas. Puede ser que Miranda las ponga mas difíciles para colocarme en contra de Remus- colocándose su abrigo.- y ya el invierno llegará pronto...

-Ya está aquí...- dijo Corinna señalándole la ventana. Comenzaban a caer unos cuantos copos de nieve en el exterior.

-La próxima Luna llena está pautada para el asalto final en Wolf´s Hang.- dijo Andrew- trataré de aplazarla por lo menos para dos meses mas y luego, presentar mi dimisión...

Caminaron al exterior de la casa y ella se volteó diciéndole.- No. No presentes la dimisión...- mirándole con seriedad.- Por lo menos, aun no. Es peligroso... si la presentas, creerán que estás del otro lado; tu mismo lo dijiste...

-Si, pero...

-No, está bien- dijo Nathaly.- habla con Cordy...- guiñándole un ojo.- Yo me encargaré de informarle a Remus antes de que Miranda le de la información errónea...

-Cuídate mucho Nathaly Malfoy- dijo Andrew no evitando besarle en la mejilla de estima.- has cambiado mi mundo...- haciéndole sonreír.

-Es cierto- dijo Corinna en un momento que se alejaban por la calle – Has cambiado el mundo de todos... años atrás, siempre pensé que los humanos, nuestra raza, era mala...tan mala... matando a tantos hombres lobos... y dejando huérfanos a tantos niños...

-¿niños dices?

Corinna asintió declarando con una sonrisa.- ¡Creo que es hora de llevarte al centro!

-¿al centro?- preguntó aturdida.

-Al otro lado de la colina en Wolf´s Hang.- Montándose ambas en un coche calle abajo.- Es el centro que se encarga de cuidar a los niños licántropos o en todo caso, a los huérfanos hijos de licántropos... Miranda lo patrocina...

-¿Qué cosa? preguntó sorprendida.

Corinna le observó con intriga y declaró sonando seria y entristecida- No creas que, mi hermana es mala Nathaly... ella, no lo es... solo que tiene las ideas erróneas dadas por el pasado, la historia y su destino.- mirando la calle.-pero ella, es que mantiene a Wolf´s Hang y a sus habitantes vivos... y tiene corazón.- sonriéndole.- Yo lo se. Soy el resultado de su buen corazón...

-Pero ella...

-Ya te dije: Solo está confundida... creo que si hablaras con ella y le expusieras las cosas como lo haces con tus amigos o con Andrew y Cordelia, otra cosa seria... Ella, comprendería...

-no dudo que así lo sea. Pero piensa esto: en todo este tiempo que llevan ausentes, no han tratado siquiera de contactarnos.

Nathaly sentía su corazón lastimado por varias razones: Lily y James se habían casado y no pudo estar presente. No había recibido carta de Arly tampoco a su ultima correspondencia y se sentía tan sola. Muy sola.

La carta decía mas o menos que se había enterado por correspondencia con Sirius que, vio a Remus en Londres. No daba mas detalles. Nathaly en su ultima nota le afirmó esto. Que Remus y Miranda habían ido a Londres y ella se había quedado en Wolfs Hang.

En otro lado de su ser estaba el hecho que la partida de Remus y Miranda a Londres había tomado mas tiempo de lo previsto. No era muy incierto que, dos fases de luna llena habían pasado desde la última vez que se vieron.

Entonces pensó “La atracción licántropa entre ellos es fuerte” como leyó en un libro “ se llevan mas de sus instintos que de la razón”. ¡no!- pensó. No iba a dejarse abatir nuevamente por su pensar.

Su único consuelo: Evitar la inminente guerra que caía sobre sus hombros como la misma nieve que les rodeaba.

Mientras ellas iban camino al Centro en el coche, otras personas en otro vehículo les seguían de cerca.

-Creo que hay una explicación- decía la mujer a su acompañante mientras les seguían. Ambos, habían visto desde la salida de la casa, a las dos jóvenes acompañadas del caballero que vivía allí.

-Pues sí, creo que la hay. –dijo con pesar Remus al notar el coche de ambas jóvenes avanzar en la calle.- creo que, la he perdido...- notándose afligido.- Han pasado meses ya. La dejé aquí sola... y, bueno, he decirte que cuando se entere (Aunque estoy seguro que, se enteró de la boda de James y Lily)y el encuentro con Sirius en Londres.

-Lamento tanto todo esto- dijo ella de un respiro.- En serio, estoy arrepentida de todo esto...

-ya, ya Miranda- dijo Remus- al menos creo que, sería conveniente hablar con ese sujeto que vive ahí.

-¿Bajarás allí?- preguntó aturdida.- ¿Estás seguro?

Este asintió dejando la joven dentro del coche y avanzando a la casa de donde vio ambas jóvenes salir.

Tocó dos veces, e inmediatamente, encontrándose cara a cara con Andrew.

Había algo familiar para Remus en Andrew: Serían tal vez sus ojos azules y aquel cabello que, le recordaban a alguien; su porte masculino era bastante sobresaliente.

-¿Qué se le ofrece?- preguntó tranquilamente.

Remus por un instante no parecía reconocerle.

-“Es muy llamativo”- declaró en su cabeza con abatimiento.- “¡Rayos! ¿Cómo peleo con algo así?”

-¿Si?- preguntó nuevamente al notar el aturdimiento de Remus. Parecía distraído.

-¿Esa que vi salir de aquí...- dijo finalmente.-... no era Nathaly Malfoy?

Andrew lo observó de pies a cabezas y frunció su rostro. Pero no necesitó hacer mucho esfuerzo para identificarlo.

-Eres el Remus Lupin ¿no?- preguntó serenamente. Este no asintió pero tampoco lo negó.- Tenemos que hablar- dijo seriamente y dejándole ingresar y cerrando la puerta detrás de él.

-¿qué hacemos Señorita Miranda?- preguntó el que iba conduciendo el coche.

-esperar- dijo con pesadumbre.


Nathaly ingresó al salón notando muchas cabecitas concentradas en sus asignaciones. Corinne estaba de su lado sonriendo. Uno de los que allí enseñaban se acercó al par.

-Corinne- dijo notándose su dulzura en la forma que expresó aquel nombre. Ella le miró azorándose, y no pasando desapercibida por Nathaly.- por la hora, pensé que no vendrías...

-Hola Marc- dijo ella acomodándose sin darse cuenta, su pelo.- ¿cómo está todo hoy?

-sin nada nuevo.- mirando a Nathaly.

-¡perdón! Nathaly el es Marc. Es uno de los profesores que enseñan aquí en el Centro... Marc, ella es...

-No tienes porque presentarnos- dijo con amabilidad.- las veces que Corinna ha venido aquí, ha hablado de ti- extendiendo su mano.- Nathaly ¿Malfoy?- viéndole asentir.- Un gusto finalmente conocerte... por un momento creí que, Corinne te había inventado...

-¡Marc!- se escandalizó la joven.

El sujeto rió aun mas.- ¿Quieres conocer el centro?

-¡Si, claro!- dijo ella siendo acompañada por ellos dos a conocer el lugar.

------------------------

-¡Nayloss!- dijo uno de los ancianos presente en el lugar de la reunión.- ¡pensé que no vendrías!- ahí notó a Cordelia charlar con otro de los cazadores. El sujeto con quien Cordelia hablaba, tenía cuarenta años y se notaba su edad por las canas que ya le salían y su barba.

-Lo siento... es que, me vi retenido.- dijo quitándose su abrigo y tomando lugar en la mesa que estaba dispuesta.

Inmediatamente, el ruido del lugar comenzó a cesar.

-Bien, bien... demos paso a la reunión...- dijo otro de los hombres allí presentes.

Cordelia notó la presencia de Andrew. Pensaba en esos instantes ¿Acaso sería capaz de traicionarlos a todos y abandonar?

El hombre que encabezaba el consejo miró a los presentes una vez el silencio se hizo presente. Tosiendo y acomodando su voz declaró.- La pelea se ha extendido por siglos; Desde que el primer licántropo azotó esta tierra y deshizo la tranquilidad de los humanos. Nosotros hemos existido a la par para luchar contra estas fuerzas que, contaminan nuestra humanidad...

no es de nuestra falta de conocimiento de algunos de los nuestros que han caído al lado sombrío como es la de la Licantropía y otros han tenido que hacer el sacrificio de “liberar” de la maldición a sus mas cercanos amigos o hermanos...- señalando un instante a uno de los presentes. Haciendo una pausa declaró.- Sin embargo, otros, han sido llamados por la confusión o tal vez, la idea de que, ellos son tan humanos como nosotros... ¡No lo son!- exclamó.- Son demonios, demonios que, nos han declarado la guerra abiertamente. No es de nuestro desconocimiento el incidente pasado en el bosque de Wolf´s Hang, un tiempo atrás. hay confusión y hubo, incluso, alucinaciones. – tosiendo. Mientras los hombres a sus lados asentían con la mirada y murmuraban.- Otros, digamos, han sido inclinados a apoyar a esos animales...

-¡Aberración!!!- gritó uno detrás de Andrew.

-¡Pecadores!- gritó otro de pie cerca de la puerta.

-¡Malditos que merecen la muerte!- gritó ahora una mujer mas mayor que Miranda mirando con repudio al anciano que, declaró aquello. - ¡Traidores a la causa! ¿acaso se han vuelto locos? ¡¡¡Perdí en manos de esos animales mis hermanos!!! ¿Cómo se atreven a creer que son gente!!!

-Tranquila Malvina. – declaró el anciano.- Estoy tan de acuerdo como tu.- dijo con paciencia.- Sin embargo, es notable que sus palabras pueden engañar... pero otros como los nuestros que en gran parte de su vida y juventud, han aniquilado grandes cantidades de ellos, y ahora se han unido a nuestra causa para la batalla... la final batalla.

No es de nuestro total desconocimiento que, las leyendas envolviendo a Wolf´s Hang como el hogar verdadero de los Licantropos, se ha visto confirmada en los últimos meses de investigaciones. A pesar que hemos buscado por toda Europa. Muchos saben que, he dedicado cincuenta años de mi vida, a viajar toda Europa e incluso, parte de Asia, buscando los estragos de los licántropos y su nido. No es muy común notar sociedades completas de esas criaturas... hasta ahora...- sentándose.

Cordelia miró con interés a Andrew. Este por un momento se dio cuenta y volteó a mirarle a ella. Pero la voz de otro que intervenía en la junta atrajo sus miradas.

-En pocos días, será la lucha final... como les fue anunciado en los comunicados hechos llegar a ustedes- declaró con interés de los presentes. – En pocos días, atacaremos con todas nuestras fuerzas, las inmediaciones de la casa Valdenstroff y todo su complejo. –Andrew frunció su rostro.- Me da mucho orgullo decir que, junto a mi a la cabeza de los grupos de Ataque estará Andrew Nayloss.- ahí el salón estalló en aplausos. -¡Vamos Andrew!!! Unas palabras- insistía el joven animando al sujeto de ojos azules a subir y decir unas palabras.

El corazón de Cordelia se detuvo: ¿acaso se atrevería a anunciar su relación estrecha con alguien de Wolf´s Hang?

Andrew se puso de pie y Cordelia lo miraba asustada. Andrew la observó un instante antes de dirigirse al resto de la audiencia.

Pero mantuvo un silencio ensordecedor.

-¡No eres tímido Andrew!- gritó la mujer que habló al principio de la junta.- ¡Di algo!

Los demás rieron ante aquello.

Andrew le miró un instante y después a los demás.- Creo que, me hacen mucha justicia por algo que no merezco... – dijo en un principio.- Desde la muerte de mi padre, me he dedicado a atacar, eliminar y limpiar todo territorio en donde he ido para buscar una venganza.- haciendo una pausa- Venganza que todos hemos sentido en nuestro corazón...- mirando al líder un instante.- Pero creo que no merezco... ocupar... el puesto que me honran esta noche...

Los murmullos entre todos se extendieron rápidamente.

-¿Qué quieres decir Andrew?- preguntó el anciano mirándole algo estupefacto.- creo que, hijo, te has perdido un poco...- riendo y haciendo reír unos cuantos en la audiencia.

-Digo que, no encabezaré el grupo de ataque...- declaró.- No voy a quitar mas vidas... digo que me retiro...- sorprendiendo a todos allí.

-¡Tiene que haber una razón!- dijo el anciano poniéndose de pie. Andrew le extendió la mano a Cordelia y esta la tomó, en el propósito de salir de allí.- ¡No puedes retirarte así como así! Eres el mejor tirador que tenemos... ¿Qué haremos ahora?

-¡CORDELIA!- dijo el sujeto de barba que ella hablaba cuando Andrew llegó.- ¡Has algo! ¿qué le pasa a ese sujeto?

-Lamento decirlo señor Varderrama, pero no creo que lo pueda convencer...- declaró serenamente.- él, ya tomó su decisión...

Pero unos gatillos apuntaron a ambos y muchos se pusieron de pie.

-Lo siento Andrew- dijo el segundo al mando- Pero hasta que nos des una razón válida para esto, no podemos dejarte ir...

-apunta con eso a otra parte... te pegarás un tiro si sigues jugando con él – declaró serenamente.

A pesar de la situación.

La peligrosa situación.

-¿señor Nayloss? Espero que esté consciente de lo que has dado a entender esta tarde... aquí.- declaró el anciano.- ¡Te has revelado en contra del juramento!

-No me revelo en contra de nada- declaró con serenidad- Pero tampoco, llevaré a cabo algo que se, no creo...- sorprendiéndoles.- Ya no mas...

uno de los presentes salió adelante y declaró.- se lo dije al anciano... – mirando a Andrew con asco.- ¡LE dije que no confiara! ¿crees acaso que no hemos sabido de tus compinches en tu casa? Sabemos que, has estado recibiendo a una extranjera... ¡Extranjera que se ha visto en el valle de Wolf!

Los murmullos se extendieron.

El sujeto con barba, alejó violentamente a Cordelia de Andrew y este sacó su arma, pero no lo bastante rápido: El sujeto apuntaba con su arma en la cabeza de Cordelia.- Hazlo y lo próximo que verás será su sangre manchando tu ropa... –halando el gatillo.

-¡No! dijo Andrew dejando su arma a un lado.- Su problema es conmigo... déjenla ir...

-Ella, está con nosotros...- declaró el anciano.- Es tu protegida... y te la ibas a llevar.- señalándole.- Tomaste su mano y ella aceptó...- mirando a Cordelia.- podríamos dispararles a ambos...- mirando los ojos azules del joven mirarle fijamente.- Pero... perderíamos unos de nuestros mejores tiradores...

-¿Qué hará señor?- preguntó el sujeto con barba mirando con ansiedad a la chica que aferraba a su lado.

-Andrew irá con nosotros a la lucha de Wolf´s Hang.- declaró ante el estupor de todos de que, tal vez, aun confiaba en él a pesar de la traición.- Si trata algo o cualquier otra cosa... sin o con testigos, mataremos a Cordelia... pero, si demuestras que, lo de esta noche, fue tal vez un poco de cobardía momentánea, podremos después de esta batalla, dejarte ir... ¿ha quedado claro?

Andrew no miró a Cordelia un instante y asintió con su cabeza aunque, sus puños se acalambraron de la fuerza que empleaba.

-Bien...- dijo el anciano.-hasta la hora de la batalla, te quedas aquí en el cuartel general- mirando a dos mas jóvenes cerca de él, - enciérrenlo a él y a la chica en el sótano y mantengan vigilancia siempre... –dirigiéndose a los demás.- ¡Reúnanse con Deniss y Cavistz para las asignaciones y posicionamientos! ¡¡Ellos tienen los mapas del territorio!!- señalando a dos hombres hasta el final del salón.- ¡Lleven a la señorita al sótano! Tengo que hablar con Nayloss.

-¡No!- dijo Cordelia cuando fue despojada de su arma y guiada al lugar indicado por el sujeto de barba y dos mas. Mientras Andrew permanecía delante del anciano quien se puso a la par con él.

-Estará bien...- dijo con voz de queda para que no los escuchasen – Tienes agallas condenado...- rió un instante. Pero los demás, lo considerarían tal vez, una mueca de su parte.- En todos mis años, no había visto alguien mas estúpido o mas valiente... será mejor que, no hayan errores a la hora de la batalla. Así como los de Wolf´s Hang han tenido vigiladas a esas dos niñas... yo te he tenido vigilado muchacho.- habló con decepción y Andrew se sorprendió a lo tan enterado que el sujeto estaba. La pregunta era (observando a su alrededor) ¿cuántos mas estaban .- Tenía que hacerlo: Últimamente parecías en las nubes... mas aun, cuando solo mandabas a Cordy a las reuniones para tomar notas por ti... – negando con su cabeza- Gran error... muchacho...

-Cordelia no tiene nada que ver con mi decisión. Garantíceme su seguridad ... ¡No la haga ir a la guerra!

-Cordy no irá a la guerra dado a que, estará aquí como garantía- dijo el anciano.- Pero estarás bajo las órdenes de uno de mis mas fieles hombres... aunque eras el mas leal debo de admitir...

dado esto ultimo, el hombre se marchó a paso lento y por el otro lado, se llevaban a Andrew.

Muchos aun permanecían en el lugar para ser testigos de la traición. Incluso algunos escupieron en los pies de Nayloss.


La noche arropaba la casa e igual la nieve que caía una vez las chicas llegaron del centro.- La verdad es que cuando cumpla mas edad, quiero ingresar como maestra...- declaraba en confianza Corinna.- eso es claro, con la aprobación de Miranda. Ella se preocupa mucho por mi...

Nathaly escuchó aquello y dijo en susurro – bueno, creo que, no había pensado enseñar- sonriendo.- Pero creo que no estaría mal...- y sonriendo agregó.- Aunque creo que, te iría de maravilla con ese chico del centro.- haciendo sonrojar a la chiquilla.

-¡Ay solo somos amigos! dijo abochornada y pensando en la idea de Nathaly en ser maestra agregó.- Pensé que volverías a Londres- declaró Corinna mirándole a la par que ambas se retiraban sus abrigos. -¿O acaso no lo planeas?

-Dependerá en lo que quiera Remus- dijo Nathaly .—he tomado una decisión: Amo a Remus pero Sirius me ha enseñado que, no puedo amar yo sola... él tiene que quererme a su lado también.... o terminaré siendo un estorbo...

Corinna le aseguró.- no te preocupes... creo que, todo estará bien...- haciéndole sonreír. –me pregunto que habrá de cena...

-Pues ve tu- sonrió.- No me tienen confianza en las cocinas desde ya sabes...- haciendo a Corinna sonreír mientras se iba a las cocinas.

Nathaly miró extrañada que, la luz de uno de los salones, estaban encendidos. A paso corto caminó para allá notando siluetas que pertenecían a distintas personas dentro de aquel salón.

Sus miradas dieron al portal.- Hola Nathaly- dijo Miranda pero con una voz y mirada muy distinta a la que era común en ella.

Incluso una distraída como Nathaly, se percató.

Parecía de ¿pesar?

Otros de los allí presentes era Nicholas. También estaban dos hombres que Nathaly reconoció como quienes cuidaban a Corinna. También estaba.- ¿Remus?- preguntó ella no evitando emocionarse y temer al mismo tiempo.

Remus estaba sereno y calmado observándole.

-será mejor que los dejemos solos.- dijo Miranda observándoles.- Nos vemos luego...- llevándose a los demás y cerrando la puerta detrás de ella.

-¿cuándo volviste? preguntó Nathaly aparentando tranquilidad.

-hoy... – declaró Remus. Nathaly pensaba que le recriminaría algo, que diría “Amo a Miranda; no a ti” o aun peor “Algo pasó entre Miranda y yo y me he percatado de mis verdaderos sentimientos”.- me entrevisté con tu amigo Nayloss...

-Remus...- trató ella de explicar.

Interrumpió -ME ha dicho muchas cosas que, retomaremos en un instante... pero debes de enterarte de algo.

El corazón de Nathaly se encogió. Todo lo que había temido, parecía caer sobre ella.

Pero, él declaró.- Nayloss ha sido comunicado que la lucha dará inicio en la próxima luna llena...

-Pero... eso es... menos de una semana...

Remus se acercó a ella mirándole fijamente en sus ojos platinos ¡Que lejos se veían los días de Hogwarts contrario a esto! Tomó su mejilla y declaró serenamente, pero con una seriedad y cierto temor que notó solo una vez: cuando enfrentó al padre de Nathaly en Hogwarts.- Te quiero fuera de aquí para ese entonces...

La mirada de Nathaly estuvo en sus ojos al momento de revelarle su deseo.- ¿por qué? – preguntó serenamente. Aunque un nombre, o mejor dicho, un rostro surgía en su mente entre las razones. - ¿qué pasa?

-solo quiero que no te pase nada... es todo.

-¿Y crees que me marcharé así nada mas?-preguntó ahora salpicada de molestia en el tono de su voz. Incluso, se echó para atrás evitando su contacto.- Te equivocas... si quieres, pídemelo después de lo que viene...¡no ahora!

-¿Después? ¿después de que? ¿acaso quieres morir?- preguntando sin suavizar su tono.- ¿Eso es lo que quieres? Te digo que te quiero en Londres para que no te pase nada malo aquí...

-Se lo que viene es grande...- rechazando su mirada y apretando con fuerza la cabecera de un sillón donde sus manos se habían posado al rechazar su mirada.- y si tanto has hablado con Andrew, sabes hasta donde estoy involucrada...

-¿No lo comprendes, cierto? – declaró con temor y liderazgo. No parecía que hablaba con su novia.- Nicholas te quiere fuera del camino.- expuso con pesar en su voz. Nathaly le miró pero solo un segundo.- comprometiste la seguridad de todos...

-lo único que he tratado de hacer todo este tiempo, es de buscar una salida alternativa... Remus...- viéndole acercarse con decisión y tomándole por el cuello pero sin maltratarla.

-Quiero escucharlo de ti. De tus labios... ¿Qué hay en verdad entre ustedes? – su rostro de incertidumbre hizo que él se explicara- Entre Andrew Nayloss y tu... ¿Qué hay?

Sin parpadear declaró con serenidad y a media voz.- Solo mas que una amistad... – él la miraba expectante. Desafiante. Desconfiado.

-Es muy galante... –subiendo su mano con suavidad hasta sus mejillas. Aquel movimiento y aquella mirada, hizo que Nathaly temblara de pies a cabeza.

-¿Y eso que? A mi me tiene sin cuidado eso. Soy solo su amiga...

-Trató de matarte no hace mucho.- insistió- tal vez, porque algo siente por ti...

-Ahora, está del lado correcto.—siendo liberada de su agarre por el joven. - ¿por qué tu inseguridad?- preguntó esta de antemano antes que otra pregunta interfiriera. - ¿Acaso dudas de mi fidelidad a ti? Te lo dije un tiempo atrás: no quiero a nadie mas que a ti...

Nathaly notaba aquella mirada llena de algo que no lograba distinguir en su totalidad. Remus le creía, claro estaba pero ¿acaso no era eso lo que él quería escuchar de ella? Preferiría que, Nathaly hubiera estado involucrada con un cazador.

¿Qué le hubiera engañado con él?

Pero ella, no era ese tipo de chica. Jamás lo sería.

Se sentó delante de ella mirándole. En ningún momento le retiró su mirada. – será mejor que te sientes- señalándole el sillón de donde ella se aferraba unos momentos atrás.

Su mirada lo decía todo: o tal vez, no todo, pero sí suficiente. – No... no quiero sentarme- tartamudeó – Lo que... dime... que pasa... – insistió.

Remus parecía mirarla como no la había mirado en mucho tiempo. En mucho. Desde aquélla noche en que ambos casi se entregan a sus pasiones.

Aquella mirada la enrojeció intensamente en silencio. Pero no dijo nada.

Un minuto...

Dos minutos.

Finalmente, el silencio fue roto por él.- Algo pasó en Londres... entre Miranda y yo. – Nathaly sentía como el corazón quería salirse de su cuerpo. Lo escuchaba latiendo hasta en sus oídos de tan fuerte que palpitaba. – Algo que tienes derecho a enterarte por mi mas que todo...

Pero ella no quería saberlo. O si. Si quería saberlo. Quería escucharlo de sus labios.

Pero él parecía esperar su aprobación para continuar. Ella asintió con su cabeza y él continuó.- nos besamos...- declaró y Nathaly apretó sus puños y su rostro se paralizó solo mirándole sentado allí. Irónicamente, ella pensaba que algo si pudo haber pasado entre ellos. Solo que, no quería admitir en su corazón, en su mente... en su alma. – nada mas allá ocurrió... – declaró serenamente pero sintió mirarle directamente a los ojos era una clase de pecado y bajando su mirada declaró.- Ella sabe lo que siento por ti... pero la verdad es que, no debió si quiera llegar a besos...

Ella permanecía taciturna. Ante su declaración notaba como bajó la mirada para no verla de frente.

¿Acaso era, vergüenza?

Pero parecía que Nathaly, no podía hablar por si misma. Las palabras no parecían querer salir de sus labios.

- Creo que, tienes derecho a saberlo para que sepas tomar la acción de lugar...- continuó.- eres una de las personas mas importante para mi... si no que la mas importante... no quiero perderte teniendo este cargo de conciencia o que tu, te sacrifiques por alguien quien no te merece como crees. Creo que, debes de volver a Londres antes de que todo empiece... y cuando vuelva, si quieres que vuelva, - mirándole aquí.- Estaré abierto a tu decisión de continuar... o renunciar a lo nuestro... pero de mi parte, nada siento por ella como lo que siento por ti. Lo nuestro es ... mas fuerte... que lo que pudo haber pasado o no en Londres.

Nathaly continuó muda. Esperando a que él terminara. Sin percatarse se abrazó a si misma. Tratando tal vez, de darse consuelo a si misma.

Finalmente la voz de Nathaly interrumpió el crepitar de los leños en la chimenea.- ¿la amas?

-no-. Dijo decidido.

-¿te gusta Miranda?- preguntó directamente ella. No parecía la dulce e inocente Nathaly.

Sonaba lastimada. Muy lastimada pero indeleble.

-Es atractiva- declaró mirándole a los ojos.

-No fue lo que te pregunté - declaró con molestia.- vamos Remus. Si llegaste tan lejos... debes ir todo el camino... ¿te gusta Miranda, si o no?

Analizó unos instantes: la frase o respuesta errónea, podría terminar con la hermosa relación entre ellos. Relación que tuvo sus bajas desde su llegada a Wolf´s Hang.

Finalmente declaró solo interrumpido por el crepitar del fuego.- si.- secamente. – pero te amo a ti.

Pero eso no era suficiente para ella. No lo era.

El corazón de Nathaly se fue a sus pies.- ¿La besaste tu o ella te besó a ti? – continuó interrogando aunque cada palabra lastimaba un poco mas su corazón.

-Me besó primero...- dijo con pesar – pero...

-Pero nada Remus- declaró secamente. Miró a sus ojos platinos para notar como aguantaba las ganas de llorar. De derrochar lagrimas imparables. – te gusta... lo admites, se besaron y no se que mas. Ahora, no serías hombre si no te gustara. Ella es muy bella, muy mujer, no hay duda y no hay nada para defenderla...- pausando un instante- Al menos que quieras que lo nuestro se acabe... para que estés libremente con ella.

-¡Jamás querría conscientemente tal cosa!- finalmente parecía con vida.

-¡¿Entonces porque rayos la besaste?!

-él no me besó—declaró Miranda detrás de ellos. Sorprendió a Remus y a la joven que hubiera ingresado e interrumpido la conversación. - Lamento interrumpir... pero ...- notando como Nathaly avanzaba hasta ella y solo se escuchó a continuación el notable sonido de la bofetada que la joven de ojos Platinos, le propinó a su contrincante. Miranda le miró absorta pero su rostro volteado dado la potencia del golpe.

Remus estaba paralizado: nunca había visto a Nathaly abofetear a nadie de esa manera.

Simplemente porque no estaba el día que Lucius estuvo en Wolf´s Hang.

-¡¿Cómo se atreven?! – mirándole a uno y otro.- ¡Como se atreven a hacerme esto!

-No te hicimos nada- dijo Remus avanzando a ella pero se detuvo cuando observó su rostro molesto.- nada pasó... te digo la verdad porque si, tengo culpa en mi ser pero es por lo que siento por ti... no pasó nada...

-¡Sabías lo nuestro y aun así te ...!- ahogada por sus emociones declaró a Miranda con rostros de pocos amigos y de profundo rencor.- ¡Es mi novio!- acusó.- y tu... tu...- queriendo golpearla de nuevo pero se abstuvo.

-lo tengo bien merecido- dijo Miranda algo sorprendida ante el golpe pero arrepentida de todo lo que intentó hacer en Londres y desde que llegaron ambos a su casa.- No quise entrometerme pero los gritos se estaban escuchando fuera y tenía que hacerlo: por el bien de Remus...- acariciando su mejilla golpeada.

-¡Por el bien de Remus!- declaró Nathaly con ira.- ¿Qué me pueden decir ahora? ¿eh? – mirándolos a ambos.- ¿Qué se acostaron juntos? ¿ahora me vendrás a decir que ella te sedujo hasta su cama, no Remus?- mirando ahora al joven y sorprendiéndole a él y ella misma con sus cortantes palabras. incluso, ya se escuchaban fuera del salón.- ¿Dormiste con ella? ¡Respóndeme! Por favor...- las lagrimas resbalaban de sus mejillas enrojecidas con enojo.

-no – dijo con serenidad y la verdad se notó que brotaba de sus labios. Ella pestañeó dos veces antes de dejarse caer en el sillón cerca de ella.- La respuesta es no... te lo dije: solo nos besamos...

-La verdad es que, Remus te ama Nathaly- declaró Miranda a riesgo de otra bofetada o algo peor.- No te negaré que intenté ir todo el camino con él...- notándose el bochorno ante su propia declaración.- pero no fue así. Porque él no me lo permitió.- Ahí notando que la chica le prestaba atención a sus palabras. –Porque solo hay una mujer en su corazón... y esa mujer eres tu- ahí Nathaly miró el rostro de Miranda, notándole el rojo en la mejilla donde le golpeó.- créeme: aunque lo intenté de la manera mas ruin posible, él te ama a ti... y te desea a ti. No a otra... para que lo sepas: nuestra atracción o la de él viene dada por nuestra naturaleza Nathaly pero el amor no tiene nada que ver con ello en este caso. Me atrae Remus pero ahora, solo espero tu perdón, cosa que se que, no podré lograrlo tan fácilmente.

Las lagrimas y la sensación vencieron el cuerpo abatido de la joven Malfoy por las declaraciones de las cuales había sido testigo. Lloraba abatida y derrotada por sus sentimientos. Y no supo cuanto tiempo pasó a la par que se cubría sus ojos con sus manos para no ver nada. No verle a la cara.

Porque la tristeza era enorme. Mas grande, según creía que ella misma.

No se percató cuando Miranda abandonó el salón. Pero las manos de él retiraron de su rostro sus manos y le mantuvieron aferrada a su lado.- Se que te costará mucho perdonarme... y se que lo merezco.- sus lagrimas bañaban su pálido rostro.- Pero no dudes que lo que ha pasado aquí, la pago con creces en mi conciencia Nat.- ella continuaba hipando.- Se que estás lastimada pero preferí ser consecuente contigo y con tu vida. No mereces sacrificar tu vida sin saber que, lastimé tu confianza. La confianza que pones en mi, se ha visto traicionada y que te tomará mucho tiempo perdonarme...

-Te quiero- declaró ella un instante.-aunque creas que esto... lo que me has contado puede hacer que te odie. No es así. Maldito mi corazón, que se empeña en amarte cuando no lo mereces Remus.- declaró aun hipando.- pero lamentándolo mucho, es en efecto, como mi corazón se siente: dolido, maltratado, ultrajado...

-Lo lamento tanto- declaró con severidad..- Nunca he querido lastimarte... jamás. Nunca me percaté, hasta aquel día que ocurrió todo, de toda la razón que tenías: con este lugar, con Miranda, con todo... pero no dejaré de amarte jamás Nathaly. Espero que, en tu corazón halles un hueco para perdonarme... y nunca lo maldigas por favor. Eres, con tu corazón lo único real, autentico, legitimo y puro en mi vida- besando sus manos.- y no quisiera perderte... no así...

-trataré de hacerlo- declaró poniéndose de pie.- pero no te niego que, tomará tiempo...- limpiando sus lagrimas y marchándose del salón.

continuará.---


espero que hayan disfrutado estos cuatro capitulos que he actualizado y subido para todos ustedes. Gracias a todas las remus-fans (entre ellas mi Nee-san Naiko), espero en verdad, que estos cuatro capitulos hayan gustado y por favor, exprésenlo como mejor saben ¡Con Reviews!


Los fans del fic “Entre...” tienen que conformarse con las actualizaciones que se hacen de una por subida. La historia ya está en sus capítulos finales. Recuerden también que el tiempo que transcurre en ambas historias no es el mismo pero por cada actualizacion sigue la línea de eventos para que no pierdan ningún detalle. Espero en verdad les agrade.


Comentarios, dudas, y demás a sakura_journal@yahoo.com







« capitulo diez Comenta este capítulo | Ir arriba capitulo 12- Sueños de blanca Nieve. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.