Historia al azar: Bendito Deseo
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Entre El amor de Hombre y Licantropo » capitulo diez
Historia terminada Entre El amor de Hombre y Licantropo (ATP)
Por Crystal
Escrita el Domingo 10 de Abril de 2005, 14:15
Actualizada el Lunes 29 de Enero de 2007, 17:37
[ Más información ]

capitulo diez

“Entre el amor de hombre y de Licántropo. ”

Por Crystal

Interactuando con las vivencias ocurridas en el fic “Entre confusiones apuestas y amores verdaderos”


Este capitulo contiene ciertas escenitas que caerían en el rango pg-12 para no abusar con mi beta.



Capitulo X- La sangre de Malfoy...



Para los próximos días, no había vuelto al pueblo. Lo natural era que, advirtiera a Remus y se marchara sola para Londres y allí lo encontraría, pero prefería esperar en Wolf´s Hang Valley.

Corinna se pasaba el tiempo con Nathaly en la biblioteca en ausencia de Miranda y Remus, pero dos de las grandes sorpresas se las llevó en los próximos días. Los vigilantes que usualmente resguardaban la casa, se habían marchado dejando el lugar prácticamente a merced de cualquier ataque de cazadores. Lo que las protegía era que, aun no llegaba luna llena y los cazadores no se arriesgarían si no sabían que, habían solo pocos en la casa.

Una noche, ingresó a su recamara asignada y dejó unos libros en la mesilla. Iba a entrar al cuarto de baño cuando escuchó el grito de Corinna proveniente de algún lugar de la casa. Tomando sin pensarlo dos veces su varita, siguió los gritos que provenían del gran salón.

Escuchó una voz diciéndole.- Cálmese señorita...- por encima de los gritos.- No le pasará nada...- Nathaly no creía lo que escuchaba.- por favor... contrólese... se que es extraño pero...

Abrió la puerta del salón aun con la varita en alto. Sus ojos azules se dilataron al notar a la chica con una sonrisa - ¡¡Sirius!!- chilló antes de aventarse a los brazos de el ex merodeador.

-¿Sirius?- preguntó Corinna mirando a uno y otro. Nunca la había visto actuar de esa manera.- ¡Ese hombre salió de la chimenea!! – pero Nathaly no le prestaba atención.-¡Supongo que lo conoces! ¡casi me mata del susto!

-¡Que falta me haces!- dijo ella sonriéndole. Aun estaba en sus brazos.- Cuéntame: como están todos en Londres... y dime por favor que solucionaste las cosas con Arly.- Mirando a Corinna todavía pálida.- ¡Ah! Mis modales donde están: Sirius Black; Corinna Valdenstroff... Corinna este es mi hermano y mejor amigo, Sirius Black- mirando aun el temor en Corinna dijo.- No muerde... bueno.- guiñándole a Sirius.- No en estos momentos...

Corinna asintió y se sonrojó un momento.

-Disculpe haberle asustado... no pensé que habría alguien aquí a estas horas...- mirando a su alrededor.- así que aquí es a donde mi querido amigo te ha arrastrado...- mirando ahora a Nathaly.- Condenado Lunático... –llevándose las manos a sus bolsillos. Nathaly sonrió y declaró.- lo he visto en Londres...

Nathaly borró la sonrisa de su rostro.

-Eso mismo pienso yo.- dijo Sirius como si supiera lo que Nathaly repasaba.- Me costó mucho no pegarle un puñetazo en la cara... ir a Londres dejándote aquí cuando hay tantas personas que quieren verte...

Su voz se notaba reprobatoria.

-¿No quieres café o té?- preguntó Nathaly.

-Ehhh si, café...

-Corinna ¿Podrías?

-Si claro, con permiso.- dijo ella retirándose. Por lo que parecía Corinna estaba impresionada con el guapo sujeto.

Una vez a solas, Sirius interrogó.-Entonces ¿Cómo se te ocurre dejarlo marcharse con esa mujerzuela?

-¡Sirius!- gritó Nathaly escandalizada.

-no estoy diciendo nada fuera de lo normal. No vine aquí para inquietarte pero si para advertirte. La ventaja que James trabaja para el Ministerio está, que me hicieron el favor de conectar la red flu internacionalmente. Solo tengo...-mirando su muñeca.- hasta la media noche... – frunciendo su rostro.- Esa mujer es peligrosa. En todo el sentido de la palabra...

-lo se. Es licántropa..- dijo Nathaly – pero... ¿qué pasa?- mirándole sorprenderse.

-no sabía eso...- dijo Sirius sentándose.- lo dije de peligrosa porque se nota que quiere al Lunático hasta sus huesos... lo digo por ustedes... ¿Cómo que es licántropa? Esto tiene que saberlo el Ministerio...¿qué hace en Londres con Remus?

-Según Miranda algunas diligencias... según Corinna, a reunirse con un poderoso mago en Londres...

-Es extraño.- dijo Sirius reciamente.- no sabía que Dumbledore se reuniría con Licántropos.—notando la duda en Nathaly.- ahí no termina la historia ¿Verdad Nat?

Negó con su rostro.- Dice Corinna que es...- ahí la aludida ingresa con la bandeja con café.- con “ya sabes quien”

Sirius la miró seriamente y negó con su cabeza recibiendo el café.- no lo creo... Remus no es tan estúpido o loco... Jamás estaría en contra de Dumbledore...

-No lo creo tampoco...- dijo Nathaly.

-Sin embargo... eso coincide con lo que ha estado pasando en Londres... Muggles han muerto...

-¿Muggles?- preguntó Corinna.

-Personas normales como tu... – dijo Nathaly.- ¿Qué tiene que ver eso?

-Pues han muerto muggles y también magos... eso tiene al ministerio al borde de un ataque...

-¿Qué dice Dumbledore?

-Pues que tiene que ver con Voldemort... pero....- sacude su cabeza.- no quiere lanzar conclusiones precipitadas...

Nathaly sonrió.- Miren quien lo dice... .- haciendo sonreír a su amigo.- ¿Solo tienes hasta la media noche? – viéndole asentir.- Que mala suerte... cuéntame ¿Qué hay de James y Lily? Y los demás. ¿Has sabido de Chloe y los otros?¿y Jia? ¿ y tu hermano Frank? – viéndole fruncir su mirada.- ¿Qué ocurre?

-Frank es un idiota... he salido de mi casa... y Chloe sale con Snape- colocando una cara de repugnancia.- En serio ¿Qué se le mete a ustedes las mujeres?

Nathaly rió respondiéndole.- Lo dice el sujeto que sale con mi mejor amiga y yo salgo con su mejor amigo que es licántropo...

-¡Oye! Danos nuestro puesto: no somos tan idiotas...

-Bueno, Remus no... pero tu... eres otra cosa.

-¡No creo que me digas eso!

-Bueno, dejaste ir a Arly ¿o me equivoco?

-Ella se escapó cuando dormía...- declaró apuntándose a si mismo.- Me quedé dormido y...- azorándose ante la mirada intrigada de Nathaly y Corinna. Sacudió su cabeza-- ¡No fue mi culpa que se escapara!!- murmuró casi ahogándose con sus palabras. Retiró avergonzado la mirada de quien consideraba como una hermana.

-Ni tan difícil que sea para ti localizarla.- dijo Nathaly.- sabes que está donde Daniel... o estará...

Sirius se enderezó y notando la mirada de su amiga.- Ella estuvo aquí... ¿no?

Asintió.- Hace un tiempo atrás...

-Eso quiere decir que, no ha llegado donde Daniel. Porque se toma todo su tiempo- dijo poniéndose de pie.- Si crees que no la he buscado te equivocas... he enviado todas las cartas donde Daniel que se, recibiré respuesta mas pronto que siguiéndole la pista en toda Europa... pero.- mirándole- ¿Qué fue lo que pasó que la hizo irse así de mi lado?

-¿Acaso no te dejó una nota?

-Lo hizo pero...- respirando profundo.- No debió de... bueno, me dejó muy preocupado... irse de esa manera y después...- mirando a Corinna, tosió avergonzado. Nathaly sonrió no evitando sonrojarse ella.- ya sabes... pero ¡Dijo que se reencontraría a si misma! El asunto es que, no soy el mismo sin ella. Pienso en ella todo momento...

-¡ay Sirius! Dale tiempo, te aseguro que querrá volver a tu lado... hazme caso.-

-Si le doy todo el tiempo... y que pasa si...- sonrojándose.- Bueno... ella... ¿Ella se va con otro? – viéndole sonreír.- Es verdad... sabes que Arly es atractiva y ...

-¿Arly atractiva?- rió hasta mas no poder.- ¡Si ella escucha esa, no lo creerá!


-¡Sabes que es cierto!

-Se que mi amiga es bonita pero dudo mucho que la consideren atractiva... o que ella se considere...

-es porque a ti te gustan los hombres, pero créeme... nosotros encontramos el tipo así atrevido como Arly, atractivo... dulce como tu o Lily- suspirando.- Bueno... ¿No son ustedes nuestras chicas?

-Bueno Sirius, así nos verán ustedes es cierto, —sonrió ante el cumplido. Colocándose mas seria declaró.- entonces ¿Qué viste a Remus en Londres?

Sirius observó a la joven presente además de ellos y declaró.- Bueno, ya lo conoces... andaba como en las nubes. Aunque Lily se alegró de verlo: según me contó la pelirroja, te mandó con Remus una bufanda nueva-viendole sonreír.- James y ella andan en planes de boda, ya los conoces...

-Si los conozco. Espero que, para la boda se celebre, estemos ya con todo esto terminado para poder ir a presenciarla.

-Yo también lo espero así. Oye: hablo en serio... ¿qué demonios haces aquí cuando debes de estar con tu novio? Porque disculpa que desconfíe en esa Miranda... pero conozco a las mujeres como ella...- mirándole seriamente.- Dame la orden y lo convierto en molusco sacando la varita y haciendo retroceder de un golpe a Corinna.- ah disculpe señorita...- se sonrojó el sujeto. Guardó su varita para calmar la chica (ante la sutil sonrisa de Nathaly).- siete años de amistad o no, solo dame la orden Nat...

-¡no vas a convertir a nadie en molusco!- se burló la joven de cabellos platinos.- menos que todos a Remus...

-bueno, bueno. Pero si quieres, hablo con él...

-está bien... Sirius... – dijo Nathaly – Confío en Remus...

-¿Qué cosa? ¿cómo que confías en Remus?- alzando una ceja.- ¿ y esa Miranda?

-Pues no confío en ella,- observando de soslayo a Corinna y sonrió a su amigo.- Pero se que, Remus sabrá hacer lo correcto...

-bueno, le daré el beneficio de la duda...

-¡Sirius! Remus ha sido tu amigo todo este tiempo... ¿Cómo puedes dudar?

-No dudo... pero primero. Si hubieras estado molesta o incomoda con todo esto, te habría extendido mi brazo para que llores...- alzando un dedo para cada razón.- Numero dos: Remus es un caballero (¡si lo sabré yo, que a veces lamentaba eso con él!) cosa que será ventajosa en su momento y tercero... bueno, lamento decir esto... ¡pero Lunático...! – pensando unos instantes en su amiga. No podía decirle lo que pensaba en su cabeza en esos instantes: tal como le dijo Lily: tenía que pensar para no lastimar... y él lo que pensaba declararle iba a ser “pero a él le gustan las rubias”. Rectificando – bien. te ama como a nadie...

-te lo agradezco...- sonrió la chica.

-Bien.. entonces...- sacando unas cosas del interior de su túnica .- los chicos te mandaron cosas...- vaciando sus bolsillos.

Nathaly sonrió ante el sujeto una vez le entregaba las cosas: muchas de ellas encogidas mágicamente para que, pudiera cargar con ellas sin problemas.

Quitándoles el hechizo y Abriéndoles dijo.- Agradécele a Jia pero creo que no usaré ese perfume por ahora...- sonrió sonrojada después de leer la nota que venía en ella.

-Se lo dije: Le dije que no mandara locuras de su parte- tratando de mirar pero no pudo.- En fin... de todas maneras ella las mandó cuando me alcanzó en Hogwarts...

-¿estuviste en Hogwarts?

-Si, hablando algo con Dumbledore. James también andaba y Peter... nos alcanzó y les mandó a cada una algo parecido... – sacudiendo su cabeza.- ¿Qué es el perfume?

-Ehh....- una gota resbaló por su cuello.- Perfume... – ocultándole de la mirada de Sirius.- “cuando escriba a Jia le diré dos o tres cosas.. como se le ocurre mandarme eso...” –hablando de un perfume que volvía loco a los hombres que estuvieran cerca. – dile a Lily que gracias por eso...- notando una bolsa de dulces caseros – y a James por las plumas...

Continuaron hablando por espacio de una hora mas. Sirius le contaba todas las incidencias ocurridas con sus amigos estando en Londres y alguna que otra anécdota de Hogwarts (para la emocionante mirada de Miranda).

-Bueno...- dijo el sujeto sonriendo.- Será mejor que me vaya.- mirando el tiempo.

-¡Pero aun falta algo para la media noche! dijo Nathaly insistiendo.- ¡Quédate un rato mas!

-Nada mas me gustaría... créeme, pero tengo que volver...- dirigiéndose a al chimenea y mirando a Corinna.- Un gusto conocerte y lamento haberte asustado...

-Gusto en conocerte también...- declaró la joven.

En Londres...

-Bueno, bueno.- dijo Lucius mirando con interés la nota entregada por una lechuza a su casa. Snape estaba allí junto a Crabbe y Goyle.- ¿Qué es esto?

-¿qué tienes ahí?

-Información del ministerio... – pasando su mirada por el papel.- ¿Adivina a quien localizaron usando la red Flu hasta un territorio fuera de Londres? – viéndole la interrogante.- Sirius Black...

-¿Y eso que? De seguro haciendo encargo de Dumbledore...

-¿Acaso no sabes nada?- preguntó Malfoy dirigiéndose a su chimenea.- Si aun está conectada... podré llegar....- tomando su capa y tomando de un frasco unos polvos.

-¿Y si te equivocas?- preguntó Crabbe. – Piénsalo un momento...

-Se lo debo a mi tío y a mi padre- dijo Malfoy.- seguro que fue donde ella está...

Sin decirles mas nada, ingresó a la chimenea y pronunció las palabras desapareciendo después detrás de una llamarada verde.

-Bueno... cuídate entonces- decía Nathaly abrazándole y despidiéndose. En ese momento, su mirada fue a dar a la chimenea igual que la de Sirius al notarse una enorme llamarada color verde.

-Vaya, vaya. –dijo Lucius mirándole al incorporarse. Sirius sacó su varita.- Así que estás aquí...- sonriéndole mientras Nathaly le observaba sorprendido.- ¿Qué? ¿no me saludarás acaso?- avanzando pero, Sirius alzó su varita hasta su cara amenazadoramente.

-si no quieres volver a Londres con un ojo menos...- amenazó. Será mejor que no des un paso mas...

-bueno, tal vez, entonces, no debiste de venir.- dijo Lucius serenamente.- o no utilizar un medio tan común como lo es la red Flu...

-¿Qué es lo que quieres Lucius?- preguntó Nathaly serenamente. Aun Sirius se encontraba abrazada a la joven.

Corinna estaba sorprendida. El parecido de Lucius y Nathaly era admirable. Pero Lucius se diferenciaba que a pesar que Nathaly no parecía tan superficial, Lucius permanecía en guardia y miraba a su alrededor con cierta repugnancia. Su mirada era vacía.

-Vine a hablar contigo... – dijo ahora dirigiéndole la mirada a su prima.- A solas...- dirigiéndole la mirada a Sirius primero y después a Corinna.

-Tu y ella no tienen nada de que hablar.- dijo Sirius aun apuntándole.- Decidiste en Hogwarts... ella no te pertenece... o tu familia...

-A mi no me amenaces escoria...- dijo Lucius molesto – Supe que te sacaron del árbol Black... buen chiste...

Sirius contorsionó sus ojos y no ocultaba su odio ascendente por él.

-¡por favor Lucius! dijo Nathaly reteniendo a Sirius para que no le brincara arriba.- ¿Qué es lo que quieres? – dirigiéndose a su primo.

-Quería saber donde te habías metido... es todo. – observando con curiosidad- Mas aun cuando veo a tu ex novio, con una mujer en Londres- mirándole con atención a ella.- una hermosa mujer, debo añadir...

-¡Lleva tu veneno a otro lado!- reclamó Sirius.

-No te metas. Esto es asunto de familia...- dijo Lucius.- entonces Nathaly... ¿Cuándo te espero en casa?

-¿De que hablas?

Lucius le miró a ella.- No creerás después del bochorno que ese sujeto hizo, te dejaría abandonada... – sonriéndole.- los Malfoys acogemos a los nuestros...- enfatizando en lo siguiente.- Aunque hayan cometido errores... mi padre está dispuesto a recibirte; después de todo, eres, familia...

-¡no pienso volver contigo! Dile a mi tío que gracias, pero no gracias...- declaró ella.- Además...

-¡No me vendrás conque no aceptarás la cobija de los Malfoy! Nosotros defendemos a los nuestros – se alarmó.

-No necesito que me cobijes... ni tu, ni nadie...- respondió decidida.

Sirius sonrió ante la respuesta de su amiga.

Mientras Malfoy lo pensó unos instantes. Acercándose a Nathaly y esta dándole la cara declaró.- No me digas que tan mujer eres que, te lanzas de los brazos de uno...- hablando de Remus.-... Y te consuelas en los brazos del otro...- Nathaly abrió los ojos ampliamente y se sonrojó violentamente ante los pensamientos de su primo.. Sirius apretó los puños y su mandíbula se contrajo: Nathaly sabía que la sangre le hervía; igual al Ex Merodeador.- mas aun cuando este otro estuvo así de cerca- haciendo un ademán con sus dedos índice y pulgar.- de casarse contigo... pero ¿Qué pensará Thompson de eso?- sonriendo aun mas.-Creo que necesitará alguien que la consuele... que no sea su ex mejor amiga y su ex...

-¡NO DIGAS ESO IDIOTA!- dijo Nathaly acompañando aquella declaración con una bofetada que colocó un rojo carmín en la pálida cara de su primo. Incluso le desacomodó sus cabellos que parecía dejarse crecer.

Se alejó de él sin mirarle y apretando sus manos. Sabía que si se quedaba cerca de él, algo peor podía hacer pero mantenía las esperanzas, que Lucius reconsiderara y al voltearse, se hubiera ido.

Que equivocada estaba; Lucius Malfoy no era de los que se daban por vencido. Eran primos, llevaban la misma sangre y aunque no estuviera de acuerdo con los ideales de los Malfoys algo era cierto: habían heredado la misma obstinación pero para propósitos diferentes...

Tan diferentes.

Pero Sirius declaró.- Como te atreves... – habló Sirius acalorado mirando a su amiga declaró - Nat... dame la orden y lo convierto en rata... – apuntándole con la varita. – Y si te acercas a Arly te juro que te mato.. ¿me escuchas? Y creo que Nathaly no se molestará en defenderte- Lucius se notaba inquieto. - ¡Aquí mismo si lo dices!

-Lucius- dijo Nathaly bajando la varita de Sirius (para sorpresa de este) y avanzando.- Será mejor que te largues. Hace mucho tiempo dejé de usar ese apellido...- cruzándose de brazos.- y te puedo asegurar que, Remus no rompió conmigo...- sonriéndole.- estamos mas unidos que nunca...

Sirius estaba sorprendido: ¡Vaya que su amiga era fuerte! En todo los sentidos.

Lucius declaró bajito.- Espero que sepas lo que haces... por segunda vez...

-Será mejor que te largues- dijo Sirius.- Ah. Antes de que se me olvide... si me entero que viniste a fastidiar a Nathaly, me aseguraré que ni siquiera puedas usar otra red flu en tu vida... porque te dejaré sin boca para hablar...

-¡No me amenaces!- dijo Lucius mirándole con profundo odio. – no habrá necesidad... ella ha decidido... y su decisión es mi renuncia...

-Pues renuncia... porque no vuelvo contigo ni con nadie... – dijo Nathaly segura.

Después de eso, Lucius se dirigió a la chimenea y momentos después, desapareció.

Sirius aun se quedó observando la chimenea y miró a un lado para notar a su amiga como por fin dejaba su rigidez para notarse su aflicción. – No le hagas caso...- Dijo mirando solo al frente.- que no te afecte ni por un segundo. Todos sabemos lo estúpido que es Malfoy...

-Me hace hervir la sangre su presunción. ¡Con que derecho viene a darme órdenes! ¡y a molestarme con sus comentarios!

-Para eso mismo: fastidiarte...- razonó el sujeto.

-¿Sabes lo que mas me molesta?- sonando afligida y ahí mirando a su amigo.- Que lo que diga sea cierto...- abrazándose a Sirius.- que Remus anda con esa Miranda... ¡odio ser como él! ¡odio pensar como él! ¡Odio a Miranda! Si esa guerra surge tengo que detenerlo...- mirando a Sirius.- Tengo que detenerlo Sirius... no quiero que Remus interfiera...

Al joven le lastimaba grandemente que Nathaly estuviera así. Dijo en un susurro.- ¿Qué pasará en esta guerra?

-solo se que, podría pasar en una de las noches de luna llena... Remus no es asesino Sirius... lo se... pero si ocurre que, quiere seguir a Miranda y su gente... si eso ocurriera... no creo que quiera tener manchas de sangre en sus manos ¡Menos sangre humana!

-Ningún humano puede detener un Licántropo. Mas aun en una noche de luna llena. Nadie puede detenerlos.- susurró.- si quieres, puedo hablar con él...

-¡no!- dijo ella – No, Sirius...- secándose los ojos.- Remus últimamente está demasiado Susceptible... incluso, - rió un instante- está celoso de ti... un poco...- Sirius abrió los ojos ampliamente.- Si, lo se... pero siente celos de lo que hubo entre nosotros... ¡Si, se que no hubo nada! Pero imagínatelo... entonces, si sabe que, estuviste aquí en su ausencia o en todo caso, si se entera que, te conté esto... él...

-Comprendo- dijo el joven.- Remus tiene un temperamento sutil delante de otros pero cuando explota- suspiró. – debe de haber algo que podamos hacer...- se puso a pensar.- ¿Qué tal si me das la fecha de la supuesta guerra? Así si vendremos James y yo a controlarlo... ya sabes, con nuestras armas secretas..- guiñándole el ojo. Nathaly sabía que hablaba de sus habilidades como animagos.

-no. Es peligroso incluso para ustedes...- negó con su rostro- Habrán cazadores que podrían dispararles... o los otros lobos hacerles daño...- suspirando.

-¿Qué tal darles algo en sus comidas?

-Ya lo hice... ahora, prefieren que no entre en las cocinas... me tienen vigilada....

-¿Hiciste eso? ¿en serio? – viéndole asentir- ¡Vaya Nat! Se me olvidaba con quien hablaba...

Nathaly aceptó el cumplido y en ese instante, su mente empezó a trabajar. – Sirius... – pensó unos segundos.- me dijiste que “humano no puede detenerlo”

-Los hombres lobo se olvidan de todo... solo otros animales pueden controlarlo... en este caso, animales enormes aunque se alimentan de humanos y animales mas pequeños. Pero, se lastiman a si mismos...- suspiró.- Nos dolía mucho presenciar sus transformaciones. ¡Pero lo que nos divertíamos después de eso!

-¿Quieres decirme que Remus se controlaba con ustedes como animales?- preguntaba ella.

Sirius asintió.- no se como era posible. pero sabía quienes éramos... en ocasiones... creo... es complicado. Lo deteníamos y era un desafío... pero en un principio, si que me lastimaba... – recordándolo.- James tiene una cicatriz en su pierna de una vez que lo agarró por ahí y lo aventó. Creo incluso que le dolió su cornamenta. Y orgullo también..- Nathaly ahogó un grito.- ¡Ah calma! – sonrió él – James lo considera todo un orgullo... y además, no lo mordió gracias a los dioses. ¡Imagínate a Lily bregando con un James lobo!

-Sirius... ¿Qué tan difícil es convertirse en Animago?- preguntó ella seriamente.

-Bueno, lleva consigo una serie de estudios de vital importancia... de memoria y además es ...- mirándole y comenzando a comprender.- ¡Ah no!- dirigiéndose a la chimenea pero ella le impidió el camino.- Si él se entera de eso, lobo o no, me devorará... ¡NO!


-¡Admítelo! Tu lo dices: no hay otra forma...- con sus brazos extendidos para que el sujeto no cruzara.

-Pero si lo dices: los otros, podrían matarte... además, que tienes que convertirte en algo bastante grande para detenerlo...¡haces algo así, y nos mandará a fusilar!- apuntó el sujeto.

-¡no me importa!- declaró ella molesta y desafiante- Necesito ayuda y tenemos poco tiempo...- declaró.- ¿me ayudarás o no?

-ME rehúso a formar parte de tu locura Nat...

-¡Si no me ayudas, perderás a uno de tus mejores amigos! ¡Y yo...!

Suspiró largamente y miró su decisión además de su inquietud que formaba parte de su ser.- Esto él jamás me lo perdonará...- viéndole sonreír.- James tiene un par de libros que pueden ser útiles. Le diré que te los mande por Lechuza... pero en verdad, necesitas ser una criatura bastante grande para controlarlo: Remus es bastante enorme... ¡Si lo sabré yo! –llevándose una mano en su estomago.- una vez, me tomó de sorpresa, dándome tremenda cabezada...

-¡Ay gracias Sirius! abrazó la chica a su amigo.

-Si, si.. solo manda flores a mi tumba. Cuando Lunático se entere... me matará...

----Londres...

Unos débiles toques en la puerta, hicieron que el sujeto se levantara pesadamente de su sueño. Apenas había apagado las luces momentos antes pero estaba muy cansado ya.

Su mirada miel se encontró con unos bucles rubios e inmediatamente con el juvenil y maduro rostro de Miranda.- Remus... ¿Ya estabas dormido?- preguntó ella con inocencia.

-La verdad es que si- dijo el sujeto serenamente - ¿qué se te ofrece Miranda?- preguntó calmadamente.

-acabo de recibir un mensaje muy importante...- dijo ella con dejo de voz.- Creo que debes leerlo...

-¿Ah si? ¿Dónde está?.- observándole.

-¡Que torpe!- declaró ella.- lo dejé en mi habitación...- sonriéndole.- ¿por que no me acompañas? Lo lees allá...- notándole duda.- No será por mucho...

Remus miró un instante mas su habitación y cerró la puerta tras él aceptando la invitación de la mujer Valdenstroff. Esta caminaba a su lado muy apretada a él y cosa que ponía a Remus algo nervioso. Al llegar a la puerta de su habitación esta dijo.- pasa...- encendiendo las luces.

Remus notó que su habitación era un poco mas lujosa que la suya: Era tal vez porque cada uno acordó pagar su estadía en Londres. Remus no aceptaba nada de Miranda. Ella se marchó para lo que parecía su alcoba. Porque estaba en un saloncito.

Se daba cuenta de algo mas: extrañaba mucho a su Nathaly.

¿Era su alucinación? Pero Miranda parecía tardar mucho.

Demasiado para su gusto.

-aquí está- declaró Miranda mostrándole un documento y llegando un par de minutos después. Pero no notó que ella ahora, llevaba una traslucida pieza de color celeste, sobre su cuerpo bien moldeado... Él extendió su mano y ella en un hábil movimiento se colocó sorpresivamente entre sus brazos aferrándose al sujeto para que la sintiera, completa y afablemente en él.

-Si supieras...- dijo ella cerca de su oído.- Lo impresionante que eres...

Él joven estaba sorprendido por aquella actitud. Era la primera vez que alguien se venía a él tan decididamente.

Pero por otra parte, era una mujer muy hermosa.

Miranda Valdenstroff podía tener cualquier hombre en su vida.

¿El? Solo era un muchacho a su lado.

-¿Miranda?- preguntó absorto ante lo que ocurría. Y vaya decir de mas, que todo aquello le inquietaba. Ahí notó lo cerca que Miranda estaba de él.

Comenzó a sentirse mas inquieto.

Mas aun porque sentía la figura de Miranda (mas aun con tan ligera tela), tan cerca de su cuerpo. A pesar que, él si estaba vestido.

Incluso pensó en ese instante ¿Qué pasaría si Nathaly entrara en esos momentos allí?

-Shhhh-susurró a la par que colocó sus dedos en sus labios .- no digas nada...- mirándole con aquellas pozas azuladas que eran sus ojos. – Eres alguien impresionante Remus...- sorprendiéndole con aquello. Tenerla en sus brazos, la verdad que era inquietante.

Peligroso...

Seductor...

¿acaso estaba ocurriendo?

Pasó su mano por su mejilla y fue ascendiendo hasta su cabellera mientras con su mirada seguía el recorrido de su mano.

-Miranda... por favor...- dijo él tratando de separarla sutilmente de ella. – estás...

-¿Qué? – preguntó ella cerca de sus labios.- ¿Cometiendo un error? No lo siento así...- sonrió.- la verdad es que, mantienes tu distancia porque crees estar enamorado...

-estoy enamorado...- insistió.

Ella rió y negó con su rostro.

-Es una ilusión – declaró con sinceridad y emotividad- Después que tengas a alguien como yo en tus brazos... en tu vida, en tus noches... no querrás a nadie mas...

-¿por qué haces esto?- preguntó pero esta vez, no intentó separarla de él.

Ella sonrió aun mas.- porque está en nuestro destino... estar juntos... es así... – colocando su mano finalmente en la base de su cuello y trayéndole para sus labios, finalmente haciendo contacto.

No era el primero que había besado pues se notaba por su agilidad y su atrevimiento en sus caricias. Tal vez, no era el primero tampoco que había seducido de esa manera. O no mucho menos, el primer hombre en su vida... en sus noches.

Pero ¿acaso caería en su trampa?

Recordaba a quienes conocía quien pudo besarle así. La respuesta era nadie: porque nadie era tan atrevida.

Nadie era tan experimentada.

Pero era distinto.... muy distinto...

Ya por ese segundo, no pensó en Nathaly. Ella era muy diferente: Nathaly era la dulzura e inocencia personificada.

Esta mujer: Era la experiencia y madurez.

¡y decía que lo deseaba!

Sus besos eran correspondidos para placer de Miranda, quien se encontró ya no forzando un abrazo entre ellos: Remus por iniciativa propia le rodeaba en su talle.

Cuando le liberó de aquel beso que comenzó y terminó, en aquel desborde de pasión, sintió como ella suspiró, al sentir sus labios en su cuello y él ya no le aferraba en su cintura: sus manos recorrían su espalda que se podía sentir claramente por encima de la seda que llevaba su cuerpo.

¿qué tan difícil podría ser hacerla suya?

Sus cabellos dorados caían en su cuello y él con delicadeza, los movió para besarle aun mas profundo, aun mas tentadoramente mientras la sentía tan pegada a él que podía escuchar los latidos de su corazón.

-yo te daré lo que ella no es capaz- dijo ella en un suspiro aferrándole con firmeza de sus hombros, sintiendo los labios de él recorrer su cuello.- ámame y te lo demostraré... –mientras desabotonaba su camisa entre ahogos y suspiros de parte y parte.

Y aquel cuerpo femenino muy cerca.

Tentadoramente cerca.

Pero ahí: Solo en ese instante, pensó en ella.

Escuchó tan cerca de él aquella voz tenue, dulce, ingenua y apaciguada de Nathaly que decía a su oído.- Te quiero mucho Remus... no lo olvides....- en un susurro que parecía haber sido traído por el tiempo.

Pero él continuaba con Miranda en sus brazos. Respondiendo a sus deseos, a sus caricias...

A sus instintos.

¿Cómo podía amar a una y desear a otra?

Poco a poco, ella lo guiaba a la alcoba. Claro que, este no se percataba de ello.

Remus se separó de su cuello en aquel instante. Cuando pronunció aquella frase, iba a besar a Miranda en sus labios. -Yo te quiero también Nat...- dijo sin darse cuenta, mientras otra mujer disfrutaba en sus brazos.

-¿Qué? – dijo Miranda con sus ojos cerrados.

-A Nathaly... quiero... no, amo a Nathaly.- ahí dándose cuenta de lo que iba a pasar; agregó separándose de ella alarmado.- ¿Qué pretendes Miranda?- dijo sobresaltado.- ¿Qué estuvimos a punto de hacer? – marchándose tres pasos detrás.

-¿Qué ocurre Remus?- preguntó Miranda algo confundida pero no dejando de verse tan atractiva. Sus mejillas estaban rojas. La camisa de Remus con pocos botones ya para ser retirada de su pecho.

-No- dijo Remus retirando su mirada de ella apenado.- ¡Miranda, no!- dijo él decididamente. -¡Esto es una locura! – dirigiéndose a la puerta, Miranda le seguía.

Trató de abrir la puerta, pero Miranda colocó su figura entre el sujeto y ella.

-no podría creer, que me rechaces a mí...-indignada- que puedo darte el mundo, en comparación con alguien como ella ...- declaró con desdén.

-No tienes ni idea...- dijo él. Pero dijo en vez de eso- Lo que casi pasa...- notándose inquieto.- No debió de ocurrir... ¡NI SIQUIERA ESTO!- gritó exasperado.- y ella puede darme el mundo... porque es capaz. Y darme mucho mas... ya ella lo hace siendo quien es...

-Ella no puede darte lo que yo si...- discutió Miranda. – jamás podrá... –hablando de una entrega completa. Incluso tomó aire para calmarse ella y calmarlo a él: podía haber probabilidad de enmendar todo aquello y sonando incrédula a lo que Remus decía.- nuestras vidas, están condenadas a la soledad... ¡Además se nota que es una niña Remus! Y además, es diferente... muy diferente. Ni siquiera pertenece a nosotros.

-Tu nunca estás sola- declaró inquieto.- y puedo asegurarte que, tampoco has estado sola en tu vida... y tampoco me necesitas para llenarla...

-Es una niña...- dijo ella insistiendo.- ¡además, cuando la guerra entre magos acabe...! - atrayendo su mirada- ¡Ella no estará! Conozco la leyenda de Nathaly Malfoy...

-No conoces a Nat...

-Claro que si- discutió ella bajando su voz.- Ella, rechazó a los suyos y a sus ideales... ahora “El que no se nombra...”- sorprendiendo a Remus con aquello.- Quiere una alianza con los Lobos... para una vez por todas, deshacernos de quienes nos aíslan, nos humillan, nos cazan... ¡magos o no!

-¿Te reuniste con Voldemort?- viéndole asentir.- ¿A que me hiciste venir aquí?- aferrándole con violencia por los brazos. Ella apenas parpadeó.- ¡Contéstame!

-Fuiste a las demás reuniones...- dijo Miranda.- de los demás Licántropos... pero no fuiste a la de “El que no debe ser Nombrado”... ellos se cercioraron de ello... eres amigo de uno que se sabe que es enemigo de el señor...

-¿Acaso saben quien soy? preguntaba molesto.- ¡Respóndeme!

-¿A ti que te importa?-preguntó molesta pero ahora su molestia estaba embargada de cinismo y dolor.- Tu no te enorgulleces de lo que quieres... eres, quien eres... ¡Solo te ocultas detrás de una mascara! ¡de una careta detrás que muestra solo delante lo que quieres que otros vean! ¡Y para empeorar, te enamoras de una niña! ¿maldices acaso el día que te mordieron? Claro que si...- llorosa.- ¡Porque nos odias a todos!! ¿a que fuiste a Wolf´s Hang? ¡A nada! Porque al fin y al cabo... no quieres ser como nosotros ¿Verdad? ¿y que papel juega Nathaly en todo esto? Una niña...

-La que me hace feliz... no necesariamente, entregándose como tu a punto estabas de hacer; no importándote que ella, resultaría lastimada en todo esto. Amo a Nathaly... Tal vez, nadie te ha amado como nosotros lo hacemos. Pero ella confía en mi... y jamás la lastimaría.

La miraba con cierta decepción. Cierta amargura que Miranda notó y caló en su ser.

Parecía que nunca la había visto así. Como lo que era: Una aprovechadora de oportunidades, sin importarle que vidas, que relaciones podría romper con sus trampas.

Sin percatarse sus ojos se llenaron de lagrimas. Para sorpresa de Remus, ella se movió de la puerta.

Cuando pasó por su lado dijo- Lo siento...- notándose afligida.

¿Pero estaba siendo sincera?

-No quiero lastimarla.- dijo Remus tomando la perilla de la puerta- Jamás la lastimaré... y mucho menos, la perderé... y por supuesto, esto estuvo muy mal. No debí de...- exhalando – Pero... la amo. Ni me importa lo que tendré que esperar para estar con ella como quiero...

-La amas- susurró ella mirándole. Ahora no podía notar aquella apasionada, tentadora y lujuriosa mirada en ella. – En verdad, la amas...- Pensándolo un instante.- ¿Qué iba a hacer? ¡Oh! ¡Remus. Perdóname! –imploró.

Tal vez era, la primera vez que la notaba. Como era... quien era en verdad...

Y tal vez en ese instante, sintiendo pudor ante lo vergonzoso de su conducta. Cubriéndose con sus brazos para que no se notara mas allá de la seda.

Cosa difícil de lograr.

-no te preocupes ya Miranda- dijo Remus. Se volteó para no mirarle directamente y declaró.- Lo hiciste creo que, para tener un aliado mago en tu batalla ¿no?

-Es que, me dejé llevar por lo que decían las escrituras- apenada, avergonzada y roja.- Fui... una idiota... quería tenerte a mi lado...- y azorándose declaró.- y eres muy apuesto y yo... ¡Oh Rayos!! Que arrepentida estoy...

-Está bien Miranda- dijo Remus apaciguadamente.- volveremos mañana a Wolf´s Hang y te ayudaré con tu búsqueda... pero solo tendrás mi colaboración...

-lamento todo esto de nuevo- dijo apenada y en verdad sonando arrepentida.- ¿Cómo pude...

-no importa ya- dijo abriendo la puerta- tienes a alguien a quien amar Miranda... – sonrojándose.- En verdad... bueno, besas bien...

Miranda soltó una nerviosa risa.- Bueno... este... estuve involucrada con alguien... hace un tiempo...

-¿Rompiste con él, no?- escuchándole afirmar ante aquella pregunta.- Yo que tu, hablara con él y solucionara las cosas... ¿no? Al menos que no te guste ya...

No pudo responderle. En verdad, se sentía tan avergonzada.

-hasta mañana..- dijo Remus.

-Hasta mañana- escuchó mientras la puerta terminaba de cerrarse. Caminaba a su habitación y recordó una conversación que tuvo con Nathaly un tiempo atrás.

Una de las ultimas noches de Hogwarts.

Habían hablado mas que todo, de su futuro, el de ambos, juntos pero recordó algo en particular; algo que en verdad, le hizo merecedor del convencimiento que, hizo lo correcto.

Nathaly dijo con decisión después de una larga charla. – pero si he de pasar mis momentos... mi primer momento, quiero que sea contigo... – sonriéndole. sus ojos brillaban y su tono de voz era nervioso. – Y así, sería el primer momento de ambos...

-Nathaly...- dijo él incrédulo ante lo escuchado.- Esto tiene que ser un sueño... – ante la mirada platina de la chica.-Yo no ... no quisiera...

-ya calla.- dijo ella – yo te amo, “lobito”.- con una mirada tentadora y coqueta.- pero... - Remus la observaba incrédula. No creía que era la misma chica tímida y callada que huía de su mirada.- podemos... estar juntos así... ¿o no?- rodeándole con sus brazos.- porque yo si quiero que esto pase... ¿tu no?

-Sabes muy bien que si...- dijo Remus poniéndose un poco nervioso por la cercanía y actitud de su novia.- Pero... tu... y además... no es el momento. Al menos. No ahora...- sonrió el chico.- Pero... ya estamos seguros que estamos en una relación sería...

Ella sonrió y dijo.- Eres todo un caballero Remus Lupin...- sonrojándose finalmente.- No se como las demás lo hacen... – respirando profundo como si hubiera dejado salir una parte de ella al respirar.

Porque en cierta forma, ella no estaba segura de dar ese paso, en ese momento, en ese lugar.

-¿por qué pretendes ser otra persona?- preguntó él observándole.

-Porque a ustedes los chicos, parece que les gustan esos tipos de chicas... arrojadas y desvergonzadas... pero la verdad que toda esta situación me asusta... no sabes como... pero si estoy segura de lo que quiero.

-Si quisiera otro tipo de chica, me enamoraría de otra..- dijo trayéndola a si.- Yo te amo a ti... -Apretándole contra su cuerpo.

Ella le observó y la inquietud y su nerviosismo además de su sonrojo volvieron al rostro pálido de la mirada soñadora y escondida de Nathaly.

Remus concluyó con mirada decidida.- Porque... quiero pasar todo el tiempo a tu lado...

-yo también ...- dijo ella – incluso... podría viajar un rato contigo...- dijo en un susurro.- Y así no estarías solito “mi Lobito”.- sonriéndole.

-la verdad es que...-dijo tendido en su cama con las luces apagadas y mirando el techo – cuando esto acabe... todo esto acabe, quiero estar con ella...- dándose en la cara- Pero he sido tan idiota... ella notaba que esto se aproximaba; lo sabía y nunca la escuché- suspiró.- no confiará en mi jamás...- volteándose para el otro lado.- Mi Nathaly... buscaré la forma de compensar mi estupidez, lo prometo...- susurrando.- solo espero que sepas perdonarme...

y es que, él se imaginaba en esos instantes a su platina joven en las mismas ropas que Miranda tuvo esa noche y se sonrojó. Ciertamente era una hermosa fantasía el pensar que ella le pidiera aquello, lo que tanto esperaba. Pero fue lo que se dijeron aquella noche: que su primera vez sería la de ambos.

¿pero estaría acaso aquello perdido, gracias a su incompetencia?

Frunció su mirada. ciertamente su actitud, negligencia y desvarío ante Nathaly de aquellos días, merecían con justa razón que ella le abandonara. Le dijera que, perdió su oportunidad.

-“Solo espero no estar tarde”- dijo nuevamente en un suspiro.- “porque como la amo”.

------------- Continuará...



« capitulo nueve Comenta este capítulo | Ir arriba capitulo 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.