Historia al azar: Te necesito
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Bad reputation » We only own our hell
Bad reputation (R15)
Por isaWM
Escrita el Sábado 18 de Mayo de 2013, 18:00
Actualizada el Martes 9 de Diciembre de 2014, 18:03
[ Más información ]

We only own our hell

Sólo poseemos nuestro infierno


Alecia

Me reí una vez más mientras Fred hacía el tonto con la espuma de la cerveza de mantequilla, y él la quitó de su cara para acompañar mis risas.
-Te ves tan linda cuando ríes-dijo dando un trago, y yo no pude evitar mantener una sonrisita, él intentaba coquetear conmigo-no me malinterpretes, se que tienes "algo" con él-dijo señalando a una de las mesas cercanas, y ahí estaba mi hermoso rubio, con un libro en mano, pero estaba viendonos, y en cuanto mi mirada se encontró con la suya, volvió al grueso libro-estás tan enamorada y todo eso-dijo mirandome con una ligera sonrisa en sus labios.
Negué con la cabeza pesadamente.
-No le gusta que lo relacionen de esa manera conmigo-dije mirando mis uñas.
-Que idiota-dijo y sonreí con ligereza-quiero decir, eres linda y divertida-dijo encogiendose de hombros y sonreí de nuevo.
-Gracias por todo esto, Fred-dije sinceramente.
Nunca me había sentido tan presente y al mismo tiempo como si todo lo demás no me necesitara, sólo Fred.
-Lo dices como si fuera todo un sacrificio-dijo rodando los ojos.
-También por ir conmigo a esa fiesta, hubiese sido aterrador ir sola-confesé y él se inclinó más hacia mi, con sus codos sobre la mesa, exigiendo más información-ya sabes, después de lo que pasó cuando tenía diez, quiero decir, todo el mundo mágico se enteró-asintió-bueno, apenas a los doce comencé a dejar que Scorpius y papá me abrazaran, pero sigue siendo difícil de tomar cuando un extraño lo hace, y es una fiesta de las de Frida, chicos completamente intoxicados, ya sabes-
-Yo no creo que seas una niña de catorce, Alecia-dijo un poco más serio.
-¿A qué te refieres?-dije torciendo una sonrisa.
Se encogió de hombros.
-Todo eso te hizo crecer rápido, yo no creo que seas una niña-dijo y sentí como su mano sostenía mi barbilla y me acercaba a sus labios, y los míos se entreabrían, preparados para recibir y devolver el beso.
-Alecia, ¿puedo hablar contigo un segundo?-
Fred se apartó, suspirando.
-Claro-contestó por mi-yo iré a buscar otra-dijo sacudiendo la jarra vacía y yo asentí y vi a Louis ocupar el puesto de Fred.
-Estás haciendo esto aproposito-declaró y alcé una ceja.
-El mundo no gira entorno a ti-dije fulminandolo con la mirada-mi mundo no gira entorno a ti-mentí y él hizo una mueca.
-El mío si gira entorno a ti-
Y de algún lugar de mi pecho encontre la manera de no derretirme.
-No lo hace-espeté-sólo eres un imbécil muy posesivo-
-Nisiquiera conoces a Fred, Alecia, ibas a besarlo-dijo intentando hacerme entrar en razón-enfrente de toda esta gente-dijo mirando a los demás estudiantes ajenos en su mayoría a nuestra charla.
-Al menos a él no le molesta que toda esta gente lo vea besandome-dije queriendo echarme a llorar de pronto, porque yo amaba a Louis y él se avergonzaba de mi.
-Ya, primo, dale un respiro-pidió Fred apareciendo y Louis le fulminó con la mirada, antes de levantarse y tomarme el rostro entre las manos y besarme en la boca, en frente de toda esta gente. Y yo, sin poder resistirme a sus besos, sólo le di acceso total a mi boca, pero cuando se apartó, yo estaba furiosa, y él también, así que sólo se fue, furioso, y Fred volvió a sentarse en frente de mi, y esos idiotas dejaron de silbar.
-Está tan celoso-
-Es un idiota-
-También yo lo sería si viera a mi primo intentando besar a mi chica-dijo sonriendo ligeramente, aunque sus ojos parecían algo más oscuros.
-Yo no soy su chica-
Parpadeó dos veces con burla
-Acaba de meterte la lengua hasta la garganta, no tienes argumentos para decir que no eres su chica-
-No lo soy-dije firmemente.
-Entonces permites que todos los Weasley te besen-
-¿Todos los Weasley?-
-Estabas por dejar que yo lo hiciera-dijo sonriendo y me sonrojé.
-Sólo cosa del momento-me defendí cruzandome de brazos.
-Claro que si-se rió

Amber

Dejé mi cabeza apoyada en su pecho mientras él enredaba sus dedos en mi cabello con calma. Seguí dibujando espirales sobre sus abdominales de jugador de quidditch, mientras colocaba una de mis piernas sobre las suyas.
Yo no había vivido escenas de este tipo con nadie más que Christian Nott, y eso sólo hacia que él fuera más especial, en todos los sentidos, pero yo no se lo diría.
Sabía lo débiles que se veían las personas enamoradas, vulnerables, lo había visto, miles de veces, en Frida, y algunas veces en Victoria, yo me había sentido así de descubierta un par de veces, por Christian, y lo odiaba. Odiaba sentirme débil. Odiaba cuando papá me golpeaba, odiaba sentir que estaba a su merced.
Estar a merced de otra persona, poner toda tu estabilidad emocional en sus manos, poner el mundo entero en sus regazos, sabiendo que ellos podrían arrojarlo todo al suelo en segundos, quebrándolo todo, estar enamorado, al final, tenía las mismas probabilidades de destrozarte y golpearte hasta el fin del mundo que un padre agresivo y alcoholico.
Rápidamente me incorporé, sintiendome débil ahí recostada con Christian, sabiendo que era lo mejor que me ha pasado, que era mi mundo y que significaba más para mi de lo que debería, y ya no quería abrazarlo por eso.
Tenía miedo de ser débil, o miedo a ser quebrada, no se a que exactamente.
No se que tipo de Gryffindor soy, no se nisiquiera que diablos pensaba-si es que piensa- el maldito sombrero al ponerme con los leones.
Las serpientes se esconden del fuego.
-¿Está todo bien, linda?-cuestionó y lo sentí levantarse y posar sus manos en mis hombros.
-No me llames así-rogué, temiendo comenzar a creermelo.
-¿Qué tienes?-cuestionó abrazandome y besando mi cuello.
-Debería estar arreglandome para la fiesta-
-¿Ya?Son sólo las siete-
-Ya sabes como es Frida-me excusé dejando que besara mi cuello.
-Quédate un poco más-pidió posando otro húmedo beso en la curva entre mi hombro y cuello, yo gemí mientras él deslizaba sus manos por mis brazos.
-Tus compañeros-dije cuando él apartaba el pelo de mi nuca para besar ahí y hasta donde comenzaba mi columna, y lo oí murmurar un par de hechizos.
Y luego me recostó sobre la cama con muchísima delicadeza, lo que, si era posible, me hacía amarlo más, después de una vida de empujones y trato agresivo y golpes.
-Se supone que respondas-murmuró Christian contra mi cuello y subiendo para mirarme a los ojos-Amber, estás asustandome-
En un hábil movimiento estaba sobre él, pero lo único que hice fue inclinarme y abrazarme a él.
-¿Qué pasa, Amber?-
-No me dejes-pedí con las lágrimas apunto de empapar mis mejillas, y me abracé más a él para que no me viera llorar. Nunca había llorado en frente de él, sólo con Victoria y Frida hace años, cuando mamá murió, y también lloraba por miedo, por quedarme con mi padre.
-Hey, no voy a hacerlo-dijo devolviendo el abrazo, y pude sentir su pecho desnudo, sólo separado del mío por mi camisa de tirantes.
Me giró, quedando sobre mi, y cerré los ojos cuando me apartó, y me mordí los labios.
-Sólo repite eso, y di que me amas y que eres mío-
Tal vez era un poco cruel querer saber que yo también tenía poder para quebrarlo, pero tal vez eso me haría sentir más calmada.
-No voy a dejarte, Amber, y te amo-dijo besando mis labios levemente.
-Y eres mío-exigí llevando mis manos a su cabello.
Lo noté vacilar.
-Soy tuyo-dijo con calma y volví a esconder mi rostro en su cuello.
-Lo siento-
-Amber, ¿estás llorando?-cuestionó, seguramente al sentir la humedad en su cuello.
-¿Qué tiene?-casi espeté y él me haló para quedar sentada en su cadera, muy cerca de él.
-¿Qué tienes, linda?-cuestionó acariciando mi espalda.
-No es nada-dije y me alcé para besarle los labios.
-Sabes que puedes confiar en mi-
Sonreí y limpié mis mejillas.
-Lo se, Christian-prometí volviendo a besarlo

Victoria

-¿Puedes irte ya, Scorpius?-cuestionó Frida saliendo del baño con sólo una toalla, los hombros humedos, el pelo empapado, y por una vez en su vida, el rostro libre de maquillaje corrido-necesitamos arreglarnos-dijo ahora hacia mi y rodé los ojos, Scorpius hizo lo mismo y se levantó de la cama de Frida, deshizo su abrazo alrededor de mi, y me besó un segundo.
-Te veo abajo-dijo sonriendome y luego besó la mejilla de Frida, que estaba rebuscando en la cómoda llena de ropa interior.
Scorpius salió y Frida me miró.
-Tú, tienes una cita con la ducha-dijo y le rodé los ojos para luego meterme al baño.
No hice más que pararme bajo la ducha e intentar hallar una manera de hacer sonar sutil para mis padres que mi hermano y yo nos habíamos vuelto amantes, pero todo resultaba absurdo. Sabía, y estaba segura de que Scorp también lo sabía, que apenas mis padres lo supieran, nos mantendrían vigilados, y probablemente los únicos contactos que Scorp y yo tendríamor serían para que me pasara el azúcar para hacer el té más dulce en las cenas.
Salí de la ducha y vi a Frida parada enfrente del espejo con un entallado vestido azul y aún descalza.
-Te ves linda-
-Gracias-dijo y Amber entró a la habitación mientras Frida se sentaba en el tocador y con un movimiento de varita, su cabello estaba lacio y hermoso callendo sobre sus hombros con ligereza, pero lo echó hacia atras para comenzar a repasar sus ojos con el lápiz negro.
-¿Qué tal tu día, cielo?-cuestionó Frida mientras yo miraba el vestido un poco más suelto y negro.
-No quiero hablar de eso-admitió.
-¿Pelearon?-cuestioné abrochando el sujetador y metiendome en mi vestido, para luego tomar el secador muggle y encenderlo. Amber sacudió la cabeza.
-Odio esa cosa-comentó Frida sobre el ruido del secador.
Yo sólo peinaba mi cabello con mis dedos mientras el secador hacia desaparecer la humedad por completo.
Luego de unos segundos Amber salió del baño y Frida suspiró.
-Bien, cuentanos-pidió y Amber bufó.
-No lo se, recordé a papá y tuve algo como una crisis y lloré y luego follamos-
-Eres tan simple-dije rodando los ojos y Amber se encogió de hombros, sacando el sensual vestido rojo de su gancho.
-Sabes que Christian no es como tu padre-dijo Frida.
-Lo se-dijo Amber sin querer hablar de eso, como siempre.
-No puedes dejar que siga atormentandote-
-Da igual, Frida, ya pasó-se quejó y la castaña suspiró y volvió al espejo.

Frida

-No creo que debas tomar más, muñeca-comentó Chris tomando mi brazo para hacer que me parara recta.
-Si, creo que ya acabó tu noche-dijo Amber retirando el vaso de mi mano, que estaba a medias, porque acababa de derramarlo sobre mi pecho.
-Pero estoy sola-dije inclinandome hacia ellos y Chris me rodó los ojos.
-No lo estás-dijo y acerté a la primera intentando tomar su mandíbula entre mis dedos.
-Mira a tu alrededor, Chris-pedí-Alecia está besuqueandose con Louis como si no hubiera mañana cuando ella vino con Fred, y Vic nisiquiera había terminado de bajar esa escalera cuando Scorpius ya quería arrancarle el vestido y ustedes dos...-
Amber rodó los ojos.
-Sube a tu habitación, Frida-pidió Amber y yo me sequé las lágrimas negras de las mejillas.
-Sólo necesito hablar con James-insistí con las luces contribuyendo a mi mareo.
-Basta, Frida, estás ebria, hablaras con él luego-dijo Amber sonriendo cpn ligereza con sus labios rojos, algo corridos porque Christian había estado besandola en el pasillo de las habitaciones de los chicos.
-Yo necesito a James-
-No lo mandes todo a la mierda sólo por estar ebria-
-Ya está todo en la mierda, mi vida es un desastre y no tengo nada que perder con James, porque no tengo nada con él-
-Basta de ser estúpida, Frida, sólo abstente-
-Tú no sabes lo que es necesitar a alguien-le eché en cara sin remordimiento y vi como clavaba su mano en el brazo de Christian-ustedes sigan teniendo una noche perfecta-pedí y Amber alzó las palmas y se dirigió, aún sobria a la mesa de bebidas.
-Debe estar en la biblioteca, sabes que le gusta ir ahí cuando necesita pensar-dijo Christian y le sonreí.
-Eres tan bueno, Christian-
Salí tropezando, con la mirada más borrosa que nunca, ebria y sin anteojos, y con los zapatos de tacón golpeando el helado piso-certifico eso de "helado" luego de unas cinco caidas en las que maldije la distancia entre la biblioteca y la sala común, tendría que pedir a Amber que maquillara los moretones que amanecerían en mis piernas en la mañana-encontré la biblioteca.
Sabía que necesitaba un pase y una conducta excelente o una excusa para estar en la biblioteca de noche, ya que la bibliotecaria no trabajaba a estas horas, pero si me atralaban, ya me las vería sobria.
Empujé la sólida puerta y esta cedió, pero fui a parar al piso del otro lado y con mis rodillas amortiguando la caída, y aunque el dolor no llego, ya era un hecho que con un esfuerzo increíble lograría levantarne mañana. Me reí y luego sentí un par de manos levantandome, y al abrir los ojos vi la preocupada mirada avellana sobre mi, a través de los lentes de lectura.
-¿Estás bien?-
Me reí y me acercó por la cintura para apartar los libros de la mesa detrás de mi, y yo aspiré su perfume, deslizando mi nariz por su cuello.
-Por Merlín, Frida, estás tan ebria-acusó levantandome para sentarme en la mesa-¿qué haces aquí?-
-Amo leer ebria, ¿no te lo había dicho?-me burlé tomando sus hombros y acercandolo a mi, él me rodó los ojos
-¿Qué estuviste tomando?-cuestionó divertido mientras una de mis manos se metía en su camiseta y acariciaba sus abdominales.
-¿Porque no lo averiguas?-cuestioné sonriendo y acercandome a sus carnosos labios de terciopelo rojo.
-Iré a buscarte algo de agua, niña tonta-
-¡Niña tonta!-me reí mientras enredaba mis dedos e su pelo-creí que no pensabas eso de mi-
-No lo hago en general, pero cuando estás ebria eres tan divertida-dijo rodando los ojos-y sexy-
Me mordí los labios y arrastré mis manos por su abdomen, movida por el más puro deseo hacia este hombre.
-Voy por agua-dijo con calma.
-Espera-pedí antes de que deshiciera el nudo de mis piernas alrededor de su cadera-¿una niña tonta como Lolita o al estilo estrella porno con falda a cuadros?-
-Estás loca, Frida-comentó y yo rodé los ojos, y se sacó los lentes y me los puso, y la diferencia fue mínima, pero me pareció tremendamente dulce-vuelvo en segundos-
Apenas se hubo ido encendí un cigarrillo y cuando estuve a punto de terminarlo volvió a entrar con un gran vaso de jugo de naranja y le sonreí sinceramente.
-Por este tipo de cosas te amo-dije recibiendo el vaso con cuidado y él sonrió antes de halar una silla y sentarse en frente de mi, y tomar una de mis piernas y subirla a su regazo, ya que estaba a unos centimetros más arriba de él, sentada en la mesa.
Sacó mi zapato y cuando estiró mi pierna sentí un poco de dolor en la articulación de la rodilla.
-Entonces, vuelves a mi a media noche, ebria y golpeada-dijo deslizando sus pulgares por el empeine de mi pie derecho.
-Los viejos hábitos son difíciles de dejar-
Sonrió y apoyó sus pulgares en el centro de la planta de mi pie y los movió en círculos haciendo presión.
-Tendrás suerte si puedes ponerte de pie mañana-comentó mirando mi pierna
-Eres tan dulce-le hice saber sosteniendo el vaso entre mis manos-no se porque arde tu ausencia cuando tu presencia nunca fue certera-
-Frida-comenzó
-Si, no me mires de esa forma, James, ya se que crees que no estás ausente-
-No estoy ausente-dijo soltando mi pierna y tomando la otra-nunca había estado más presente-
-Me refería a tu relación con Tara, estás con ella, no estás conmigo, eso es ausencia-
No dijo nada, sólo siguió masajeando mi pie.
-Te amo, ¿escuchaste?-exigí sacudiendo mi pie para llamar su atención.
-También yo, niña tonta-
Sonreí.
-Eres el amor de mi vida-
-No has vivido demasiado que digamos-
-Live fast-
Rodó los ojos.
-Eres el amor de mi existencia, James Potter-le hice saber-y te necesito, más que a esto-dije hundiendo mi dedo índice en las cenizas del cigarro, derramando un poco de jugo sobre mi falda.
-Eres un desastre-dijo y le sonreí sinceramente, porque no podía molestarme cuando alguien decía algo que no era más que la verdad



« I need you, I breathe you, I´ll never leave you Comenta este capítulo | Ir arriba I want to wipe out all the sad ideas »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.