Historia al azar: Carta de Voldemort a Santa
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
El tiempo nos unió, Granger » Prologo.
El tiempo nos unió, Granger (ATP)
Por thetwilight
Escrita el Martes 18 de Diciembre de 2012, 03:16
Actualizada el Martes 18 de Diciembre de 2012, 03:45
[ Más información ]

Prologo.

Capítulos
  1. Prologo.

El despertador sonó a las seis de la mañana, como todos los días. Hermione se levantó, se duchó y luego se vistió con una camisa y una pollera ajustada que le llegaba hasta arriba de las rodillas. Colocó todos sus papeles en su maletín y bajó a desayunar.

Waffles con miel, jugo de naranja y tostadas con mermelada de frutilla, su desayuno favorito.

Iba por su sexto bocado cuando alguien la interrumpió.

-          Mami - una pequeña niña de cinco años apareció en la puerta de la cocina - tuve una pesadilla y tengo miedo - susurró con su chillona vocecita.

La castaña sonrió con ternura, se acercó a ella y la tomó en brazos. Juntas subieron hasta la recamara de la niña, sin hacer mucho ruido para no despertar a Ron que dormía como cerdo. Depositó a la pequeña en su cama, la arropó y le palmeó la espalda como solia hacer para tranquilizarla.

-          No temas Rose - murmuró - Es solo un sueño… los niños valientes no tienen miedo.

Rose se levantó un poco y miró fijamente a su madre con sus ojos azules - ¿Soy valiente? - preguntó inocentemente. Hermione sonrió y le acaricio su rojo y largo cabello.

-          Claro que sí - contestó - eres la niña mas hermosa y mas valiente de todas - la niña sonrió, abrazó a su mama, tomó su pequeño osito y cerró los ojos para poder dormir.

Hermione se levantó y volvió a lo suyo. Despues de lavar todo lo que utilizó durante su desayuno tomó su cartera, su maletín y salió directo hacia su trabajo.

 

 

La vida de Draco Malfoy no era la misma. El era soltero y disfrutaba de ello. Vivia en su mansión junto a Narcissa, quien estaba sola debido a que Lucius murió hace dos años. Desde ese dia Draco se prometió que su único propósito en la vida seria trabajar y cuidar de su madre.

Justamente hoy estaba comenzando un nuevo trabajo. Habia conseguido un puesto como jefe de planta en el edificio donde se editaba el diario "el profeta". En sus tiempos libres le gustaba jugar Quidditch (para el equipo de "Las llamas") pero también necesitaba un trabajo y este era perfecto, no sonaba para nada estresante y él estaría a cargo.

Al llegar al edificio fue recibido por Rachel, la secretaria, quien no pasó por alto la belleza del muchacho. Draco rió, siempre era lo mismo y ya estaba acostumbrado a ser admirado por todas las mujeres.

-          Y aquí, es la oficina de redacción y corrección - la secretaria le mostró una oficina con tres escritorios de madera. En dos de ellos había una persona trabajando, pero uno estaba vacio.

Escuchó pasos apresurados acercándose hasta donde el estaba - Lo siento Rachel, se me ha hecho tarde y… ¿Malfoy? - al escuchar su nombre se giró.

Lo que vio le dejó sorprendido - ¿Granger? - era imposible que esa chica estuviera frente a él. Era la chica a la que el había odiado, su enemiga. Aunque ahora estaba diferente, su cabello mas largo y menos enmarañado, cinco centímetros mas alta y su cuerpo se había vuelto el de toda una mujer.

-          ¿Qué haces aquí? - preguntó la muchacha aun atónita. Rachel notó la tensión y se marchó.

-          Soy el nuevo jefe de este piso - anunció con orgullo.

El maletín de la castaña calló al suelo haciendo un estruendoso ruido - ¿Qu… que? ¿Eres mi jefe huron? - ¡Esto no podía ser! - ¿Qué te hice yo? - exclamó mirando hacia arriba.

El rubio se aclaró la garganta - Asi es querida Grange, soy tu jefe - repitió - y si quieres caerme bien tendras que dejar de llamarme Huron y se hablar con dios…

-          ¿Y quien dice que yo quiero caerte bien?

Draco sonrió con malicia - tu chequera - dijo, Hermione se quedó callada - Te descontaré diez galleones de tu sueldo por llegar tarde.

-          ¿Estas bromeando? - negó - ¡No te soporto huron!

-          Diez mas por llamarme huron…

Los puños de Hermione se cerraban a medida que su irritación aumentaba - ¡Maldito!

-          Ya son treinta ¿quieres mas?

La castaña suspiró y bufó enojada, luego se marchó y se sentó en su escritorio.

Malfoy sonrió. Se sentía bien ahora, molestar a Granger había sido su pasatiempo favorito y ahora podía retomarlo. Era el jefe y podría hacerla rabiar cuando quisiera, era gracioso ver como apretaba los puños, se mordía el labio inferior y cerraba los ojos cuando se enfadaba.

Sin dudas la vida quería que el fuera feliz, por eso le había dado la oportunidad de hacer imposible la vida de su enemiga. Por otro lado, Hermione Granger no pensaba lo mismo. Ella pensaba en que había hecho de malo para que el universo trajera al huron de vuelta a su vida. Y lo peor, ahora era su jefe y tendría que soportarlo y verle todos los días. 



Es corto por ser el prologo. Comenten que les parecio, besos. 



Comenta este capítulo | Ir arriba


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.