Historia al azar: Antojo de galletas
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La infancia de Harry Potter » Comida con los Owens III
La infancia de Harry Potter (ATP)
Por Regina Barboza
Escrita el Martes 24 de Julio de 2012, 02:24
Actualizada el Viernes 16 de Agosto de 2013, 00:03
[ Más información ]

Comida con los Owens III

-Eso es lo más sencillo -hizo un ademan para restarle importancia-, tan solo hace falta un simple hechizo, que alguien tan inteligente como mi querida esposa podría contribuir -Anne lo miro con los ojos entrecerrados un buen rato, pero luego asintió, diciendo

-Está bien, te ayudare -ante la mirada triunfal de su esposo añadió-, pero solo por Harry

-Sí, claro cariño, lo que digas -y le guiño un ojo mientras Paul desactivaba el hechizo silenciador y se dirigían nuevamente al recibidor


-Así que, dime, Harry, ¿cómo te va en la escuela?

La comida estaba resultando perfecta. Después del pequeño percance con el señor Owens no volvieron a tocar el tema, pero Harry seguía queriendo ver esas fotos. Los señores Owens resultaron ser muy amables, eran divertidos y no gruñones como Harry creyó por algunos instantes que eran

La comida también estaba muy rica, la señora Owens cocinaba muchísimo mejor que Tía Petunia. Preparó un platillo que Harry nunca había probado en su vida, se llamaba lasagna, tenía carne con pasta y se intercalaban formando como una torre hacía arriba, con algunos otros ingredientes, claro

Paul, ósea el señor Owens resulto ser un muy buen tipo, a Harry le agrado bastante, no solo por lo que había dicho sobre sus padres (claro, desde ahí empezaron bien) si no que era muy bromista y hacía reír con sus comentarios tanto a él como a su hija, pero claro a la señora Owens no le hacía demasiada gracia que le diera ese ejemplo a Harry y a Kim

Por otro lado Anne o la señora Owens era un poco más estricta, aunque con algunas bromas de su esposo reía disimuladamente. La señora Owens era muy agradable y a Harry le gusto mucho que se preocupara por él, aunque no fuera su hijo ni algún pariente suyo, cocinaba muy rico y se veía que era muy cariñosa y muy buena madre.

A Harry le llamó la atención, y al mismo tiempo le resulto gracioso que a cada oportunidad que se le presentara dijera que Francia era mejor que Inglaterra, no le molesto a Harry, de hecho pensó que algún día tendría que ir allá, ya que no podría juzgar sin haberlo conocido antes, pero el señor Owens no opinaba lo mismo: siempre que su esposa decía algo de Francia, no perdía el tiempo y comenzaba a llevarle la contraria orgullosamente hasta que Kim soltaba una risita y ellos volvían a la realidad y seguían como si nada hubiera pasado

-Pues, no he reprobado ninguna -rió por lo bajo mientras se sonrojaba

- ¡Exacto, Harry, esa es la actitud! -el señor Owens sonreía de oreja a oreja y veía a Harry especialmente feliz -, ¡Dame esos cinco!

Harry no dudo ni un segundo, y poco importándole a ambos que estuvieran al otro lado de la mesa chocaron las manos, llevándose algunos condimentos de pasada. Kim los miro mal: si algo había aprendido Harry, hasta ahorita, sobre Kim era que con el estudio ella no jugaba, no era una matadita pero le gustaba sacar buenas notas y no conformarse con un simple "no he reprobado ninguna"

-Pues no deberías estar tan feliz, Harry -y dirigiéndose a su padre habló -, y no deberías alentarlo, papi, Harry tiene que aplicarse

-Oh, vamos Kim, son unos niños. Lo que ustedes deben hacer es relajarse y pasar un buen rato -Harry asintió vigorosamente

-Yo no discutió eso, papá, tu sabes más que nadie lo mucho que a mí me gusta divertirme, solo digo que la escuela es la escuela…

-Hablando de eso, Kim -Harry interfirió recordando que aún estaban de vacaciones y no sabía que sería de su nueva amiga entrando a clase -, ¿sabes a que escuela entraras?

Kim miró nerviosa a su madre, y ella al no saber que decir miró a su padre, y él, haciéndose loco le paso la responsabilidad una vez más a Kim. Bufó. Miro nerviosamente sus manos pensando en una buena respuesta, pero gracias a los cielos su bendita madre apareció para rescatarla

-Habíamos pensado en educarla en casa, Harry -Harry hizo una mueca que solo Paul noto; había tenido la esperanza de que podrían estar en la misma escuela, pero quizá era mejor así, no quería que su primo Dudley arruinara su primera y verdadera amistad

- ¿A qué escuela vas tú, Harry?

-Voy a la Escuela de Surrey -al decirlo compuso una mueca y se apresuro a añadir -. No me gusta mucho, y creo que a ti tampoco te agradaría, Kim, hay muchos matones ahí, ¿sabes?

-Sabes, Anne, quizá deberíamos inscribir en una escuela a Kim -los ojos de Harry se iluminaron, pero luego pensó <>

-Sí, quizá tengas razón, ¿te gustaría asistir a la Escuela Surrey? -Acabo dirigiéndose a su hija quien asintió, feliz. Rayos, pensó Harry

-Señores Owens -ambos voltearon al instante -, no sé si me escucharon, pero ahí hay muchos bravucones…

-Oh, Harry, que lindo que te preocupes, pero créeme que a ella no le preocupa nada de eso -Anne le resto importancia con una además de manos

-Pero aún así, tu estar ahí, ¿cierto, Harry? -el señor Owens había adquirido un aspecto severo de inmediato y Harry supo que ahora no bromeaba, por lo que, armándose de valor pensando en su primo y todos su amigos gorilas dijo

-Claro que sí, señor Owens -sonrió tranquilizadoramente y con una voz que intento que sonara ruda añadió: -. Ellos me tienen miedo

  El comentario de Harry acarreó unos minutos de carcajadas, no solo por el comentario, sino porque notaron el mal intento de Harry por sonar rudo, y eso fue lo que causo risa, para la desgracia y el sonrojo de Harry. Al señor Owens le pareció adecuada la respuesta y ya no pregunto sobre si su hija estaría bien, <>

Terminaron de comer rápidamente entre risas por el señor Owens, Kim y Harry y algunas reñidas de la señora Owens. Harry estaba especialmente emocionado por acabar así que comió rápidamente, claro, sin parecer muerto de hambre

Cuando llego el postre, pudín de chocolate con un sorbete de fresa, Harry se pregunto si así sería todos los días o si solo la señora Owens preparo todo eso porque vendría Harry, si era la primera, Harry consideraría la casa de los Owens como el cielo

Cuando todos acabaron, Harry estaba ansioso, pero no quería sonar grosero no era su casa, ni sus fotos así que se le quedo viendo fijamente al señor Owens, quizá incomodándole un poco, hasta que este noto su mirada, volteo y abriendo los ojos dijo

- ¡Harry! -El aludido hizo como si no lo estuviera viendo la última media hora y lo miro -. ¡Las fotos de tus padres, las había olvidado!

-Señor Owens, no se preocupe -pero por dentro, Harry estaba más emocionado que en toda su vida, y rezaba para que el señor Owens no le hiciera caso

-Tonterías, Harry -hizo un ademán de mano y dirigiéndose a su esposa dijo -, cariño, ¿me ayudarías a buscar el álbum?

-Claro, amor -la señora Owens le dirigió una mirada cómplice a su hija y Kim, mirada que Harry noto pero fue lo suficiente sensato para no decir nada, y Kim lo comprendió enseguida: arreglarían las fotos con magia para que dejaran de moverse

-Como que tus papas se necesitan para hacer todo, ¿no? -Kim rió y asintió con la cabeza

 

-Rápido, querida, llevamos un cuarto de hora acá

-Hazlo tú, entonces

-Solo bromeaba...

Los señores Owens se encontraban en su habitación, habían tardado un poco ya que el señor Owens no se decidía que portada quería dejar, si la que decía Los Merodeadores o la que decía Lily y James, al final se decidió por la última. Con todas y cada una de las fotos, Paul tardó en decidirse que imagen quería dejar, ya que para él <> Anne perdió fácilmente la paciencia y a cada molestia de su esposo le miraba mal

Cuando acabaron con todas las fotos, tardando un poco más en las de James y Lily, terminaron, felices. Se dieron beso en los labios y salieron de la habitación

Grande fue su sorpresa cuando entraron a la sala de estar, y vieron que Kim estaba dormida en el hombro de Harry, y este, estaba con los ojos muy abiertos, viendo la televisión

Al entrar, y ver a su hija con Harry, las orejas de Paul se pusieron más rojos que su cabello, Kim soltó una risita y Harry, al escucharlos, volteo hacia la puerta y murmuró

-Hola -vio a Kim y dijo -, se quedo dormida justo después de comenzar a ver la televisión, dijo que después de comer necesitaba su siesta

-Que ternurita, es tan inocente -Kim se apresuro a murmúrale a su esposo, sabiendo que estaría más celoso que nada -ni si quiera esta rojo… -Paul gruñó por toda respuesta

- ¿Tú no tienes sueño, Harry?

-No -respondió Harry rápidamente, pero sus ojos decían otra cosa, ya que después de tan exquisita comida, quedo bastante somnoliento, pero no durmió, decidido a ver las fotos de sus padres. El señor Owens se dio cuenta de esto y todos los celos quedaron en el pasado, se acerco a Kim y dijo

-Debería despertarla, no me lo perdonaría si se lo pierde -Harry se levantó y Paul comenzó a mover y a hablar suavemente a su hija -. Hija, Kim, despierta cariño…

-No, capitán… quiero seguir jugando quidditch… -Paul rio nerviosamente mientras volteaba con Harry y notaba su mirada ceñuda y su confusión; volteo con su hija, y zarandeándola más de lo que debería, al fin despertó

-Papá… -Kim se restregó los ojos, sin notar la extrañada mirada de Harry - ¿Por qué me despertaste? Estaba jugando al quid...

- ¡Kim! -su madre la hizo entrar en razón y esta miro todo sorprendida, pareció recordar el día e inmediatamente su cara paso a ser del color de su cabello

-Oh… hola, Harry -puso su mejor sonrisa, esperando que Harry no preguntara nada

- ¿Qué es el quidditch? -Harry escucho perfectamente aquella extraña palabra y se la aprendió fácilmente; quizá fue muy directo, pero le pareció que ellos si sabían que era y que por alguna razón no le querían decir

-No lo sé, Harry… -Kim se veía nerviosa, pero se compuso rápidamente -. Estaba soñando, ¿recuerdas?

-Sí, claro… -Harry no parecía muy contento, pero su curiosidad era mayor por aquel álbum que por la extraña palabra que Kim había dicho

-En fin, Harry, vamos todos a sentarnos -invito Paul

Exacto, esa era a la conversación a la que Harry quería llegar, ya no le importaba esa palabra rara ni nada más sentó rápidamente al lado de Paul, quien tenía el álbum: quería la mejor vista

Lily y James… la simple portada hizo sonreír abiertamente a Harry, ya no se lamentaba, no ahí, ese era su momento de disfrutar y conocer a sus padres, no lamentarse por lo que pasó

La primer foto era de los Merodeadores con Paul, el primer día de clases, todos eran pequeños y sus caras estaban sonrojadas por la excitación del primer día Harry observo fijamente a su padre, esa nariz respingada, su cabello revuelto, su cuerpo delgaducho y un poco bajo… era su clon. Ya entendía porque los señores Owens le dijeron que era igual a su padre, no era igual, ¡era su clon!

-Y ése es el primer día de clases… teníamos 11 años -Paul iba relatando cada foto y Harry la veía maravilloso. Harry frunció el entrecejo y dijo

-Pero que raro uniforme -<< ¿Por qué usan esa ropa rara?>> no lo dijo, por respeto al señor Owens y su ropa -. Y habitación -añadió viendo el cuarto, se veía hecho como de ladrillos, y había una enorme ventana al lado entre unas camas, las cuales tenían doseles rojos, poco usuales

- ¡Sí, jajaja! -Rió el señor Owens -. A nadie le gustaba mucho ese uniforme

- ¡Ay, Harry, si vieras mi uniforme en Francia, te maravillarías! -nadie le hizo caso, aunque Harry asintió un poco, la foto cambio

- ¡Oh, Harry! -suspiró teatralmente -. Recuerdo este día como si fuera ayer…

- ¿Qué pasó? -pregunto impacientemente

En la foto se veía a James, rojo completamente, cruzado de brazos y con el ceño fruncido, al lado había un chico con un toque de galantería y el pelo completamente ondulado, miraba a James, debatiéndose entre la desesperación y el enojo…

Flashback…

- ¡Maldita Evans! -James Potter entro refunfuñando a la Sala Común, detrás de un Sirius Black también enojado y desesperado porque su broma fallara

En el colegio Hogwarts hacía mucho calor ese día, todos los alumnos estaban fuera, disfrutando de sus horas libres, platicando cerca del lago o incluso algunos practicando quidditch. Paul se encontraba en ese momento en la Sala Común, aún tenía deberes que hacer y los quería acabar antes de su próxima clase, al ver semejante cara de sus compañeros de cuarto, dejo la pluma y el pergamino, se volteo y pregunto

- ¿Ahora qué paso, James?

-Evans -respondió simplemente -, eso me paso

Ante la cara de confusión de Paul, Sirius añadió

-Estábamos en el pasillo que está después del aula de Encantamientos -Paul asintió, al igual que Remus quien se había unido con Paul poco después -, estábamos a punto de hacer una broma contra Snape, era muy buena…

-Sí -continuó James -, como notaron en la clase del profesor Flitwick, nos salió a la perfeccion el levantamiento de las plumas -Sirius asintió con orgullo -. Íbamos a hacer algo parecido, pero con globos que contenían cosas que no querrás saber -en su mirada apareció el brillo de la travesura y continuo -. Se lo dejaríamos caer a Snape, pero iba con Evans, ¡y nos vio! Y para el colmo -levanto los brazos dramáticamente - ¡Se lo dijo a Snape!

James y Sirius comenzaron a refunfuñar nuevamente mientras maldecían por lo bajo ante las divertidas miradas de Remus y Paul (Peter estaba en la habitación, durmiendo)

-Maldita Evans -Sirius había tomado -, ¿Cómo le puede agradas Snape? ¡Es una serpiente! -añadió, siendo suficiente razón para él

-Bueno, Sirius -Remus salió en defensa de su amiga pelirroja -, ustedes no fueron muy amables con ella y Snape en el tren

- ¡No es cierto! -Le desmintió Sirius -, solo no fuimos amables con Snape, a ella no le hicimos nada, ¿verdad, James? -este asintió dándole la razón a su amigo

-Pero nos vengaremos -dijo James -. La venganza será dulce, ¿verdad Sirius?

-Claro que sí -ambos comenzaron a salir de la Sala Común mientras Paul y Remus los miraban divertidos

-Esto es la guerra, Evans -dijeron al mismo tiempo James y Sirius antes de salir por el retrato de la Señora Gorda

Fin de Flashback…

-Si… lo recuerdo muy bien -parecía que Paul se había perdido en sus pensamientos, Anne se dio cuenta y lo movió un poco, reacciono -Ah, sí claro, lo siento, me perdí…

-Lo notamos -murmuró Kim bajito

-Ese día fue la primera pelea de tus padres, Harry, ellos no se llevaron muy bien los primeros 6 años -Harry abrió los ojos sorprendido, pero luego sonrió, pensando <> -Lily era amiga de un chico que a James y a sus amigos no les caía bien, y se la pasaban gastando bromas

-Era un… ¿Bravucón?

- ¡Oh, no, Harry! -se apresuro Paul al ver la mirada baja de Harry -. Ese chico se lo merecía, no era una buena persona, eligió el camino equivocado… en fin, la siguiente

Así se pasaron un buen rato, en cada foto, Harry preguntaba mil cosas, a veces también lo hacía Kim, pero principalmente Harry, siempre fruncía el ceño cuando notaba algo raro en las fotos, como las enormes construcciones o los extraños dulces que comían, principalmente sus formas. En una en particular le dio mucha risa, echó la carcajada y dijo

- ¿Por qué mi papá y su amigo están siendo perseguidos por un montón de chicas locas?

-Bueno, Harry, tu papá era muy famoso y tenía su propio club de fans, al igual que él -señalo al chico al lado de James. Harry se había dado cuenta que en todas las fotos que el chico salía nunca mencionaba su nombre, el de los demás si se lo sabía: el de las cicatrices y  pelo castaño con aspecto bondadoso era Remus Lupin. El bajito y regordete que no aparecía mucho era Peter Pettigrew, pero él, ¿quién era? Era el que salía más, antes que su padre y su madre

- ¿Quién es él? -Harry señalo aquel chico y Paul no pudo evitar soltar un gruñido

-Sirius Black -casi escupió, Harry frunció el ceño, parecía un buen chico, se veía gracioso y hasta Paul salía con él, abrazados por los hombros y riendo

- ¿No es una buena persona, como el otro chico de pelo grasiento? ¿Cómo era? ¿Snake?

-Snape, Harry -corrigió el señor Owens -. Y no, no es una buena persona, creímos que lo era, pero estábamos equivocados -Harry no dijo nada, parecía que su padre y el tal Sirius Black fueran mejores amigos, se preguntaba que había pasado para que pensaran eso de él

Siguieron pasando las fotos, desde divertidas bromas de los Merodeadores (Paul le explico a Harry su apodo y también les dijo que se llamaban así porque merodeaban mucho por el internado) hasta las caras de estúpido enamorado de su padre

- ¡Ah! Ese día tú madre al fin aceptó a tu padre -en la foto se veía un James y una Lily de diecisiete años, besándose con todas las personas alrededor de ellos los Merodeadores parecían muy felices por su amigo y Sirius Black se secaba lágrimas imaginarias -. Tardo muchos años, ¿sabes?

Harry asintió, feliz mientras veía el amor que se tenían sus papas, se veía que eran una pareja muy querida ya que había muchas personas vitoreando, excepto unas cuantas chicas que miraban horrorizadas la escena mientras, Harry pensó, que maldecían interiormente a su madre

Se acabo la época de su escuela y comenzaron a haber menos fotos, el señor Owens le explicó que fue por el distanciamiento que hubo entre ellos. Al llegar a una foto en especial, en donde salían los  Merodeadores (incluido Peter) Lily, Anne, Paul, a estas dos últimas se les notaba ya una ligera tripita que indicaba que esperaban bebé; Harry se extraño al ver mejor a Sirius Black, se le hacía conocido y no supo de donde, hasta que recordó su sueño

-He soñado con él -Harry señalo a <> como le decía el señor Owens. Todos le miraron extrañados y el señor Owens fue el primero en preguntar, un tanto tenso

- ¿Qué has soñado, Harry?

-Bueno, en mi sueño, esta también Remus y mis padres, no sé que dicen pero hablan y se ríen y divierten juntos, mi padre parece muy feliz con él

La cara de Paul se tranquilizo, por un momento pensó que soñaba cosas malas acerca de él, pero en realidad Black nunca se había comportado extraño con Harry, era muy buen padrino, además de muy cariñoso, ni con nadie, siempre fue buena persona, aunque al final cambiara y eligiera la traición

-Bueno, Harry, como has notado eran muy buenos amigos -cambió la página rápidamente y después de unas cuantas fotografías en las que Harry no pregunto nada ya que como eran casi todas tan solo de su padre, madre y él las quería disfrutar al máximo

Pasaron una foto y llegaron a una en donde una bebé de casi un año estaba sentada, tenía un frondoso mechón de un brillante pelirrojo y reía sosteniendo un peluche de un perro negro, a su lado, otro bebé lloraba escandalosamente, rojo como un tomate competiendo contra el cabello de la otra bebé, tenía mocos por toda la nariz y ningún adulto se molestaba en consolarlo

- ¡Oye! -dijo Harry después de, ante la divertida mirada de los Owens, capto quienes eran aquellos bebés -. ¡Me quitaste mi peluche!

- ¡Oh, vamos, Harry, era una bebé!

-Pero era mi peluche -se cruzo de brazos e hizo que el matrimonio Owens riera -. Se ve que estábamos destinados a ser amigos eh, Kim -Harry sonrió mientras su actitud cambiaba bipolarmente

-Para mi desgracia, Harry -su madre le riño mientras Harry le veía ofendido y el señor Owens reía

-Déjala, Harry, ella es así, es solo una broma -Harry rio entonces y el señor Owens siguió pasando páginas

Al llegar a la última, fue lo mejor para Harry, aparecía él, de bebé, junto con su mamá que lo tenía sentado en sus piernas y lo besaba dulcemente su pequeña mata de cabello negro azabache, él, Harry, reía abiertamente mientras su padre salía con un peluche de un ciervo, enseñándoselo y sonriendo feliz mientras Harry reía y, Harry supuso que le estaría haciendo mimos con él, para que sacara tremenda carcajada ante la foto

Sonrió feliz, aquella foto podía decir más que mil palabras y Harry sintió eso, sintió el amor que su madre le daba con ése pequeño beso, la picardía y el cariño que le daba su padre, y la felicidad que sentía su yo bebé en la foto era indescriptible, pero era mayor la felicidad que Harry sentía en aquel momento

-Esa fue la última foto que les tome antes del accidente, Harry -dijo Paul con voz queda, observando la felicidad de sus dos amigos

-Se ve que me querían…

-Eso ni lo dudes, Harry, ¿me escuchaste? Ellos te amaban, y no sabes cuánto -Harry lo miro, en su mirada había algo que Harry no supo descifrar, como si sus anteriores palabras tuvieran algo más profundo, más de lo que Harry entendía. Asintió sin decir nada

- ¿Y por qué mi padre trae un peluche de ciervo? -Paul rio y con voz soñadora contesto

-Bueno, Harry, digamos que tu padre tenía una extraña obsesión con los ciervos -carcajeo recordando el día en que descubrió porque sus compañeros de cuarto llegaban a semejantes horas de la noche, incluso hasta el día siguiente, a veces con cortadas, pero con una sonrisa feliz

-Me gustan los ciervos -confesó Harry ante la sorpresa del señor y la señora Owens -. Son unos lindos animales

-Cierto, Harry, bueno, ¿tienes alguna pregunta?

-Sí -le contesto Harry -, ¿por qué Remus tiene tantas cicatrices, y siempre tiene cara de enfermo? -Paul callo unos segundos, sin saber muy bien qué decir, pero al fin ordeno sus ideas diciendo

-Remus era un poco loco algunas noches -arrugo el entrecejo, sintiéndose tonto -, así que por eso las cicatrices, por su loquero, y era un poco propenso a enfermarse, así que siempre tenía gripe o dolor de estómago

-Ah… -Harry lo considero una explicación razonable -, ¿Y por qué nunca me ha visitado, ni Remus ni Peter ni siquiera Sirius Black?

-Eso… bueno, Remus vive lejos, se mudó, no sé desde cuando, Peter falleció en un terrible accidente y Black -su voz se ensombreció y apretó fuertemente la mandíbula -Black está e la cárcel, Harry, no es una buena persona como te lo he dicho

- ¿Qué hizo? -si algo tenía Harry es que era muy curioso, como su madre. Paul callo unos segundos y dijo

-Por cosas malas, Harry -y este supo que ya no le diría más así que no insistió -Entonces, ¿te gustaron?

-Claro que sí -Harry contesto apresuradamente y sin dudar ni un segundo

-Entonces, espera aquí un momento -Paul salió corriendo rápidamente, dejando a todos con la curiosidad a flor de piel

Paul corrió hasta su habitación y abrió rápidamente el álbum, saco algunas fotos que tuvo el descuido de dejar y en las que tuvo que hacer extraños inventos del por qué de la foto, como en una que salía James y el equipo de quidditch y tuvo que decir que los habían castigado a barrer varios salones y que por eso tenían las escobas, las guardo en su baúl y regreso a la sala

-Listo, familia -se sentó y le extendió el álbum a Harry -Es tuyo

- ¿Qué? -Harry se quedo muy sorprendido ya que no esperaba eso -Oh, no, señor Owens, es suyo son sus recuerdos

-Tonterías, Harry, anda, tómalo -ante la dudativa mirada de Harry añadió -. Yo tengo muchas, tranquilo, Harry. Harry lo tomo y lo pego a su pecho como si fuera un tesoro, porque eso era para él, un tesoro invaluable

-Muchísimas gracias -le dio un abrazo que expresaba todo lo que decía y al separarse dijo -. No quiero ser grosero, pero creo que ya es un poco tarde, quizá debería irme -dijo consultando el reloj de pared que había en la sala

- ¡Ah, sí, claro, Harry! Entre tantas cosas se nos paso el tiempo volando, ¿eh? -Harry sintió y los señores Owens acompañaron a Harry hasta la puerta

-Ha sido un placer conocerte, Harry -la señora Owens le dio un abrazo

-El placer es mío, señora Owens

-Espero que nos volvamos a ver, Harry

-Así será, señor Owens -Harry le extendió la mano, pero Paul lo jalo a otro abrazo, al terminar Harry le dijo -. Una vez más, muchísimas gracias -levanto el álbum y añadió -, lo tendré para siempre

-De nada, Harry

-Bueno, Kim, ¿nos veremos mañana?

-Claro que sí, Harry - se despidieron agitando la mano ya que ellos se veían a diario

Kim se metió rápidamente antes de que la riñeran sobre hablar del quidditch, aun en sueños, los señores Owens observaron a Harry entrar a su casa, aún con el álbum contra el pecho, la señora Owens dijo

-Es un buen chico

-Claro que lo es -dijo el señor Owens con voz queda y asintiendo un poco, se tomaron de la mano y entraron a su casa

 

***

 

Muy lejos de ahí, en una propiedad inmensa se alzaba una enorme mansión, con esplendidos pavorreales en los jardines, luciendo sus enormes y hermosas plumas

Una acelerada conversación surgía adentro, desde sus espléndidas habitaciones con varias camas y más de un secreto, en una especial, en la que las cortinas se mantenían fuertemente cerradas y la puerta con llave y varios hechizos silenciadores mantenía aquellos secretos tan solo para los que se encontraban dentro

Una mujer de parpados fuertes al igual que su expresión, su pelo ondulado y negro hasta la cintura caía toscamente acentuando aún más rus fuertes rasgos, decía cosas a los demás, con voz sombría y tenebrosa

-Tenemos que atrapar al chico -seguía diciendo después de media hora -, es la única forma, Cissy

La otra mujer, Cissy, era menos tosca que la mujer que hablaba, pero compartían algunos rasgos, miraba a la otra solemne mientras su rubia cabellera se mecía con las pequeñas ráfagas que se colaban por la ventana

 -Lo sé, Bella, lo sé - la que se hacía llamar Bella la miro triunfante, y a continuación su mirada se poso en un hombre que estaba tomado de la mano de Cissy, miraba todo, con sus angulosas facciones y su cabello rubio platinado, sus ojos grises iban de Bella a su esposa, sin interferís mucho

- ¿Lucius? -Bella lo miro de forma expectante y este, sin  meditar mucho contesto

-Es la única forma de tener al Señor Tenebroso de vuelta

La tal Bella soltó una carcajada triunfal y tenebrosa, pero luego callo, viendo una pequeña falla

-Tenemos que esperar -se apresuro a añadir -mi fuga reciente de Azkaban trae con los nervios de punta al estúpido de Dumbledore y su estúpida orden, y no se diga a los Aurores, los perros del Ministerio

- ¿Cuánto? -pregunto rápidamente Lucius, notando también él la falla

-Solo lo suficiente, Lucius, solo lo suficiente

Volvió a reír, ahora más escandalosamente y segura de que su plan no tendría falla alguna, no la tendría




¡Holaaa!

¿Que les parecio el capitulo? En lo personal me gusto como acabo la comida con los Owens...

Bueno este capi lo hice mas largo porque no podre actualizar hasta el martes o miercoles :/ ya se... llevabamos un buen ritmo. Esque nos vamos a ir a subir una montaña :D a mi papa le dieron algunos dias de descanso y fue un poco sorpresivo pero serra genial porque no salimos muchos todos juntos

Muchisimas gracias a los que comentaron en el capitulo anterior alegran mi dia *.*

Shadei    lily luna

Bueno, ¿que les parecio lña ultima parte? la tengo planeada desde que empezo la historia pero no sabia cuando meterla:S

Espero que les haya gustado y los invito a comentar como siempre:D

Tambien muchas gracias a los 23 que me agregaron en favoritos espero no decepcionarlos con los capitulos:D

andyhowicallecita2311daniel malfoydiana aidee salazarDianePotterCullenducrislowgaladrielcullenginny18alejandraJamesandLily4EverJohn Potterkaren marinlily lunalilycullenclearwaterMarita LovegoodmarynMelissa BlackwoodOtaku_hppaola_pottersamygrangerpotterShadeispaylifeTaraSolemnWeasley_King

Saludos y besoos!

Regina:*



« Comida con los Owens II Comenta este capítulo | Ir arriba Bellatrix Lestrange »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.