Historia al azar: Contando una historia
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
La infancia de Harry Potter » La familia Owens
La infancia de Harry Potter (ATP)
Por Regina Barboza
Escrita el Martes 24 de Julio de 2012, 02:24
Actualizada el Viernes 16 de Agosto de 2013, 00:03
[ Más información ]

La familia Owens

Los Owens eran una familia adinerada de sangre pura que, después de la Primera Guerra Mágica, decidieron ir a vivir un tiempo en el mundo muggle, aunque eso no significaba que iban a dejar de lado la magia, ya que, aunque vivan alejados del mundo mágico y estén en una comunidad 100% muggle, el señor Owens trabajaba en el mundo mágico, desapareciendo todos los días y volviendo a aparecer cerca del Ministerio de Magia

Paul Owens era un respetado Auror que ayudo a encarcelar a muchos Mortífagos; entro a la Orden del Fénix poco después de haber salido de Hogwarts, y ahí fue donde conoció a su esposa, Anne. Se casaron y al poco tiempo tuvieron a su hermosa hija, Kim; decidieron vivir en el mundo muggle poco después que Voldemort fuera destruido, más que nada por pura seguridad

 Anne Owens, de soltera Colville, es una bruja francesa que, ajena a todos los problemas que se vivían en Inglaterra, estudio en Beauxbatons, y al salir decidió mudarse al Reino Unido para estudiar y convertirse en medimaga; se unió a la Orden del Fénix, conociéndola por amigos en el trabajo, después de la derrota del Señor Tenebroso, se mudaron al mundo muggle, donde, junto con su única hija vivían muy feliz. Por ahora, la señora Owens se encontraba retirada de ser medimaga, ya que quería pasar todo el tiempo que pudiera con su única y hermosa hija

Habían comprado esa casa hace poco, quedando muy satisfechos con la pequeña casa que ahora era suya. Todos los días el señor Owens desaparecía y volvía a aparecer cerca del Ministerio de Magia para ir a trabajar, pero ese día era su único día de descanso, por lo que se quedo con su esposa y su hija Kim para pasar la tarde juntos, pero enorme fue su sorpresa cuando su hija pidió ir al parque más cercano, por lo que la llevaron, y regresaron a su casa, dispuestos a pasar una tarde solos

Estaban muy tranquilos en la cocina, preparando botana mientras reproducían una película que querían ver, cuando de pronto, la puerta de la casa se abrió de golpe, y por ella entro una muy agitada Kim

-¡¡Mamá, papá!!- la niña entro a la casa, con las mejillas encendidas por tanto correr. El señor Owens inmediatamente levanto su varita, en un acto reflejo como auror

-¿Qué pasó, hija?- Anne parecía estar alarmada, aunque no tanto como su esposo, ya que sabía lo exagerada que algunas veces podía ser su hija

-¡No saben a quién vi en el parque, hoy!- estaba muy emocionada por decirles a sus papas que había conocido (si se le podía llamar así el haber estrechado la mano y dejarlo ahí, plantado) al legendario Harry Potter. Dirigió la vista donde su papa y casi hecha una carcajada al verlo con la varita lista para atacar- tranquilo, papá, no estoy en peligro mortal

-Lo siento, hija, pero entras de esa forma y uno piensa que acabas de ver al mismísimo Voldemort

-Es que se debe a tu excesiva preocupación hacía tu única hija- Anee siempre había reprochado que su esposo la sobreprotegía- una pequeña y amistosa discusión había surgido sobre si Paul la sobreprotegía o no, que no se dieron cuenta que Kim estaba murmurando, reprochándose a sí misma

-Soy una tonta, ¿Cómo no pude reconocerlo?, he crecido escuchando como venció Al-que-no-debe-ser-nombrado,  lo tengo en frente, ¡y no lo reconozco!, soy un caso pérdido- sus padres habían dejado discusión de lado y la miraban fijamente. De pronto, su padre se puso serio, algo inusual, y con voz seria le pregunto

-¿A quién viste, Kim?

-¡No lo creerán! ¡A Potter, vi a Harry Potter!- su madre se llevo ambas manos a la boca mientras murmuraba <y su padre casi se desmaya; había sido compañero de cuarto junto con los Merodeadores, por lo que, aunque no fueran sus mejores amigos, los quería mucho, había pasado con ellos 7 años de su vida, y había colaborado en algunas bromas, por lo que la muerte de los Potter le sorprendió muchísimo, pero aun más la traición de Black

-Merlín, hija ¿Dónde está? ¿Por qué no lo trajiste a casa?

-Bueno… es que, ya sabes, no esperaba encontrarlo en un parque…- Kim había enrojecido de golpe, y se rascaba la nuca, incómodamente- así que, cuando me dijo su nombre, salí corriendo- puso su mejor sonrisa de inocencia; su mamá odiaba los malos modales

-¿Qué hiciste qué, jovencita?- la señora Owens había puesto las manos en jarras y miraba a su hija fijamente- Paul, ¿No le vas a decir nada a tu hija? Mira que tratar así al hijo de James y Lily…- fue donde se dio cuenta de lo grave que era la situación; su esposo estaba sentado en una silla, totalmente pálido, mientras miraba a la nada. Anne se le acerco, mientras le daba un tierno beso y agarraba con ambas manos su pálido rostro- ¿Estás bien, amor?

-Esto lo tiene que saber Dumbledore- la señora Owens, asintió, seriamente

-Kim, querida, sube a tu habitación

-No, mamá, pero…- pero Kim capto la dura mirada de su madre, y sabiendo que no ganaría esa discusión, subió pesadamente a su habitación. Apenas salió de su vista, el señor Owens comenzó a hablar, atropelladamente

-Merlín… James, Lily… esto no está bien… el no debe… la magia, no tiene que saber de ella…

-Losé, cariño, por eso tenemos que avisarle al profesor Dumbludore

-Sí, claro- Paul pareció salir de su trance, saco su varita y murmuro <>, una bella águila salió de su varita, bajando la cabeza a modo de saludo; Paul le susurro <> el águila salió volando, desapareciendo de la cocina de la familia Owens

Pasaron unos pocos segundos, en dónde el señor Owens seguía con la mirada pérdida, pensando en sus viejos amigos del colegio, y también, en un pequeño bebé de unos ojos hermosos verde esmeralda, que vio una vez, cuando era un bebe de casi un año de edad

Un pequeño <> les indico que Dumbludore había llegado, ambos esposos levantaron la vista, mientras un señor, ya un poco viejo, caminaba hacía ellos: parecía que el tiempo no había transcurrido: seguía teniendo esa larga y plateada barba, esos ojos azules que parecía te examinaban como rayos X, escondidos tras unos lentes de media luna, hasta su torcida nariz seguía igual que siempre

Inmediatamente el matrimonio Owens fue a darle la bienvenida a Dumbledore a su hogar; le estrecho la mano a Anne, pero a Paul le dio un pequeño abrazo, ambos se tenían mucho aprecio, primero en el colegio, y luego con la Orden del Fénix. Después de que los tres tomaran asiento y Anne le ofreciera algo de beber a Dumbledore, y este negara educadamente, comenzó a hablar

-¿Qué sucedió, Paul?- sus penetrantes ojos azules comenzaron a buscar los celestes de Paul

-Albus, mi hija, Kim, encontró a Harry, a Harry Potter- hizo una pausa, tratando de acomodar sus ideas-  fue un rato a jugar al parque y lo vio, dijo que al principio no lo reconoció, pero que luego supo quién era, y vino corriendo a decirnos- Paul lo miraba entre serio y preocupado, ambos se tenían mucha confianza, por lo que Albus le había contado anteriormente que Harry no podía tener contacto con la magia, que tenía que estar con su familia muggle (no le dijo el porqué) Dumbledore lo pensó un momento, y luego dijo

-No veo cual es el problema, Paul

-Albus, recuerda que hace mucho me dijiste que el chico no podía estar en contacto con la magia, que tenía que vivir con su familia muggle- Paul trataba de explicarse bien, pero a veces el director de Hogwarts podía ser muy irritante

-Sí, lo recuerdo, Paul- Albus lo miraba fijamente a los ojos, de repente, supo cuales eran las intenciones finales de esa conversación, y su expresión se endureció- Sabes que no es posible, Paul, todo debe seguir hasta ahora

-Pero, Dumbledore, Harry tiene derecho a saber qué pasó, tiene que saber quiénes fueron sus padres, lo que hicieron por él, tiene que saber cómo murieron- su mirada se oscureció, recordando algo, pensando en dos personas específicamente-  y quien lo provoco  algún día lo sabrá, Albus, y tú lo sabes- Anne miraba todo desde un punto más lejano, ella solo había tenido contacto con el profesor por la Orden del Fénix, se tenían confianza, pero sentía que no encajaba en esa discusión

-Y así será, Paul, pero por ahora todo deber seguir igual, a su debido tiempo, Harry sabrá todo lo que necesita saber

-Entonces, eso quiere decir que nos volveremos a mudar- dijo cabizbajo Paul, se habían tenido que mudar varias veces, ya que habían tenido uno que otro ataque de mortífagos que aun no capturaban, y ya que temían mucho por su hija, se habían vuelto a mudar, pero habían prometido que esa sería la última vez

-Oh, no, claro que no- Albus negaba con la cabeza, al tiempo que la señora Owens soltaba el aire que sin darse cuenta había retenido- de hecho, creo que es algo bueno, debo admitir que hace mucho tiempo que no le hecho un vistazo al joven Potter, por lo que su presencia aquí podría ayudar, a vigilarlo, ya saben, solo por si acaso- Paul se veía feliz, ya que por un lado no se mudarían más, y por el otro, velaría por el hijo de uno de sus mejores amigos

-Claro que sí, Albus- Anne asintió firmemente

-Pero eso sí, Paul, he de advertirte que Harry no puede (más bien, no debe) saber nada de la magia- la expresión de Dumbledore se endureció por un momento, pero luego, volvió a ser el mismo viejito sonriente- En fin, Paul, que bueno ha sido verte- se volvieron a despedir del mismo modo del que se saludaron- Anne, he de decir que sigues igual de joven- Anne sonrió encantadoramente y se estrecharon la mano- por favor, salúdenme a la pequeña Kim- Imperceptiblemente, Albus volteo hacia las escaleras, mientras veía como una cabellera pelirroja se escondía rápidamente, sonrió, pensando en el parecido que la pequeña tenía con su padre

-Claro que si, Albus- Paul parecía conforme con la decisión que había tomado su antiguo director, también estaba feliz de poder conocer a Harry

-Cualquier cosa, por favor, no duden en llamar- La pareja asintió, mientras, con una última sonrisa, desaparecía de la casa

-¡Kim, hija!- Paul parecía recuperado del shock que había tenido segundos después de que su hija le diera tal noticia

-¿Sí, papi?- Kim bajo rápidamente las escaleras, para reunirse con su papa

-¿Cómo es eso que dejaste a Harry en medio del parque, plantado?

-Oh… bueno… es que, yo no me esperaba encontrarlo ahí… y, ¡Es Harry Potter! ¡Una leyenda!, no iba a actuar como si lo conociera de toda la vida, ¿no?

-Bueno, no te pido eso, pero fuiste muy grosera, ¿Quién te enseño esos modales, jovencita?- su madre había intervenido y la miraba con los brazos en jarras

-Ustedes…- el murmullo de Kim fue tan bajo que solo Paul lo escucho, pero, en lugar de regañarla, sonrió con orgullo, le encantaba que su hija tuviera su personalidad, no por nada Paul Owens había contribuido en bromas de los Merodeadores

 -Bueno, el punto, es que quizá lo más conveniente es que no veas a Harry más

-Bueno, mama, quizá eso sea un poco difícil- Kim sonreía inocentemente mientras su mama la miraba, exigiendo una respuesta- es que, mientras ustedes charlaban cómodamente, yo estaba en mi cuarto, sufriendo en mi infinita soledad- Anne rodo los ojos- de repente, vi un rayo de esperanza en mi oscura celda: asome la cabeza por mi ventana, para recibir un poco de aire fresco, y ahí estaba Harry, creo que vive enfrente- su padre casi se cae de la silla en la que sentó- porque estaba sacando la basura de esa casa… ¡Ah! Y sabe que vivimos aquí, porque volteo hacía la ventana, pero, gracias a los rápidos reflejos de su maravillosa hija, no se dio cuenta de nada

-Bueno, en ese caso, supongo que lo podrás ver- << ¡Sí!>>- Pero… tienes estrictamente   prohibido hablar de algo que tenga que ver con magia, lo que sea, Quidditch- Kim puso cara de perrito abandonado- varitas, galeones, ¡hasta de dulces! ¿Ok?

-Está bien, mamá, pero no veo porque el alboroto; pero como ustedes quieran, aunque lleve el apellido Potter, lo tratare como a un chicho muggle más

En ese momento, fue como si algo se encendiera en el cerebro de Paul, las palabras <> y <> resonaban en su cabeza, como en un tipo de eco, miro el pelirrojo cabello de su hija, mientras su cerebro recordaba un día en particular, hace mucho tiempo ya…

Flashback…

Estaban todos reunidos en la Sala Común de Gryffinfor, era verano, por lo que todos los alumnos de Hogwarts estaban afuera, disfrutando de un hermoso día. James Potter había sido, una vez más, rechazado por Lily, ya era la cuarta vez en esa semana, y James seguía insistiendo; Paul, vencido por la curiosidad, al le pregunto la duda que tenía desde ya hace mucho tiempo

-Oye, James- el aludido volteo- ¿Por qué sigues empeñado en conquistar a Lily? Pudiendo tener a todas las chicas de Hogwarts- James sonrió, orgullosamente- tienes a la que única que no te hace caso

-Bueno, mi querido amigo, no quiero hacer una oda a las virtudes de mi querida pelirroja, así que te lo explicare de la manera más fácil- James sonreía de oreja a oreja, probablemente pensando en la aludida- todos los Potter tenemos una maldición- al ver la cara de confusión y de incredulidad de Paul, prosiguió- veras, todos los Potter tenemos el cabello, además de hermoso- Sirius rodó los ojos- increíblemente indomable- y se señalo su rebelde cabello azabache, que ese día estaba aún más revuelto, ya que venían de una práctica de Quidditch- tenemos la vista peor que topos- Sirius le quito los anteojos a un desprevenido James, que comenzó a caminar, buscando a Sirius, y claro, tumbando todo a su paso. Después de un rato de diversión, un divertido Sirius, se los regreso a un molesto James- y todos, escúchame bien, todos tenemos una genética atracción por las pelirrojas

-¡Oh, cuídate, Paul, no vaya ser que en una de tus desprevenidas James cambie a la pelirroja por ti!- todos comenzaron a reír frenéticamente, mientras James bufaba y negaba con la cabeza, diciendo

-¡No te preocupes, Paulie, a James Potter no le gustan de tu tipo!

¡Ya te he dicho que no me digas así, Jamsie!- James bufó, creando argumentos mentalmente para contraatacar a Paul, pero antes de que pudiera siquiera abrir la boca, una almohada se estrello en su cara, levanto la cabeza y se encontró con suquerido amigo Lunático, que lo miraba con picardía

-¡Haz empezado una guerra que no querrás terminar, Lunático!

Y así, comenzaron una infantil guerra de almohadas, que termino cuando la Prefecta Evans entro a la Sala común, y miro reprobatoriamente a los Merodeadores y a Paul, mientras que a James se le caía la baba de tan solo verla…

Fin de flashback…

-¡Noooo!- Paul parecía fuera de sí mismo, una vez que conecto todo, miro a su pelirroja hija, preocupado- ¡Tú no saldrás con ese Potter!

-¡JAJAJAJA!- Kim rio, descaradamente- ¿Cómo se te ocurrió eso, papá?, si apenas nos conocemos- pero Paul, parecía un loco, tanto que agarro a su hija de los hombros, y le pregunto, zarandeándola un poco

-¡¿USA LENTES?!- al ver la cara de confusión de su hija, volvió a preguntar- ¡HARRY POTTER! ¡¿LOS USA?!

-Sí, creo que sí pe…

-¡¿TIENE EL CABELLO INCREÍBLEMENTE INDOMABLE?!- a cada pregunta, Paul iba convenciéndose cada vez más de que tenía que alejar lo más que pudiera a ese chico de su hija

-Bueno, pudo ser el viento, pero creo que sí, papá, porq…

-¡Merlín! Hija, no volverás a verlo nunca más en tu vida. Es más, empaca tus cosas, iras a una escuela de monjas muggle- Kim puso cara de no entender nada, Anne estaba en las mismas

-¿Pero qué te pasa, amor?

-¡La maldición Potter, Anne! ¡Eso es lo que me pasa, está volviendo a pasar!- Paul de verdad parecía un autentico loco, en cualquier momento, podía empezar a arrancarse el pelo. Anne rio nerviosamente, pero luego dijo

-¿Y qué es eso de la maldición Potter?

-Bueno, ustedes saben fui amigo del colegio de su papá, James- Ambas asintieron- bueno, el me conto sobre esto: la maldición Potter. Quiere decir que todos los Potter tienen el cabello increíblemente rebelde. Todos, son más ciegos que los topos- Agarro aire notablemente, y, poniéndose increíblemente rojo dijo:- Y, absolutamente todos los Potter tienen una atracción genética hacía las pelirrojas- acto seguido, un pálido Paul agarro un mechón del pelo de su hija, y, señalándolo con un dedo exclamó, más bien grito:- ¡¡PELIRROJO!!

Un segundo de silencio, y luego estrepitosas carcajadas de madre e hija; se agarraron su estomago fuertemente, mientras algunas lágrimas salían de sus ojos entrecerrados. Kim se había puesto tan roja que parecía que su cara era parte de su cabello; mientras que Anne parecía un tomate bien maduro. Paul las veía, con cierto enojo, ya que no habían reaccionado como él esperaba, sino todo lo contrario

Después de unos minutos de limpias carcajadas, ambas se repusieron un poco y Kim, exclamo

-Ay, papi, si eso fuera cierto, el padre de Harry hubiera salido un poco volteado, ¿no?- dijo mientras señalaba el pelirrojo cabello de su padre. Una nueva oleada de risas se origino, mientras Paul abría y cerraba la boca, mientras pensaba en su viejoamigo Sirius y en lo que se había convertido…

-¡No seas paranoico, cariño! Aparte, tu sabes lo mucho que James amo a Lily, ¿Qué acaso no te gustaría que alguien así amara a nuestra hija?

-Bueno, viéndolo así, pues si…

-¿Lo ves?, bueno, fin de este tema. Kim, recuérdalo, nada de hablar de magia frente a Harry-Kim asintió, solemne, mientras se dirigía a su habitación; Anne hizo lo mismo a la propia, mientras Paul se quedaba solo, en la sala, pensando en lo agitado y lleno de recuerdos que había sido ese día…

 

***

 

Muy lejos de ahí, en las bellas tierras de Escocia, un castillo se alzaba, uno enorme, que albergaba más de un secreto. Sus enormes puertas de madera de roble, eran custodiadas por dos enormes gárgolas; sus jardines eran grandes y hermosos, un calamar se asomaba por las turbias aguas del lago, disfrutando de aquel cálido clima

Dentro de las paredes del castillo, se encontraba el anciano director, paseando de un lado a otro, dentro de su gran despacho, mientras los retratos de los viejos directores lo miraban con curiosidad dentro de sus marcos, y una preocupada profesora McGonagall lo miraba desde un rincón. Minutos antes le había explicado todo lo que los Owens le habían contado, no era mucho, pero el profesor lo consideraba de<>

-Escucha, Minerva, no creo que todo esto sea coincidencia, o quizá no sea nada, pero nunca podemos estar 100% seguros en algo- por un momento se paro, y miro fijamente a la anciana profesora, mientras acariciaba su alargada barba, pensativo

-Entiendo, Albus, pienso igual que usted

-Por lo que, debo decir, Minerva, necesitare tus servicios- McGonagall se puso derecha, mientras sacaba su varita, indicando que estaba dispuesta a entrar en acción ahí y ahora. Dumbledore sonrió y negó con la cabeza:- No ese tipo de servicios, Minerva- McGonagall bajo la varita, un poco avergonzada- Debo pedirte que vigiles al joven Potter, sé que ya se lo he pedido al matrimonio Owens, pero, ya sabes,"Mago prevenido vale por dos"- sonrió mientras engullía una rana de chocolate

-Por su puesto, Albus, y cuenta con que ni se enterara de que existe la magia- la profesora le sonrió, tranquilizadoramente

-Lo tengo por sentado, Minerva; para el pequeño encargo, podríamos hacer uso de tu parte gatuna- Dumbledore le guiño un ojo, mientras la profesora de Transformaciones asentía- pero no tiene que ser a diario, Minerva, tan solo una checada de vez en cuando, no creo que sea nada de qué preocuparse…

Minerva asintió, al tiempo que salía de la habitación y cerraba las grandes puertas, dejando al viejo director solo. Dumbledore se llevo la varita a la cabeza, mientras murmuraba algo, y de ella salía un hilillo de luz plateada, Dumbledore la llevo hasta su pensadero, y la deposito suavemente, mientras miraba como se fundía con otros recuerdos

-…O eso es lo que espero


*********************************************************************

Holaa bueno aqui estamos con un nuevo capi:3 espero que les haya gustado

Este va dedicado a los que comentaron el capi anterior, ojala y les haya gustado:DD

DiannePotterCullen     pao potter

Les tengo una mala noticia.... no podre actualizar hasta mmm.... el viernes, creo, les explico:
Me ire de vacacioneeees al bellisimo estado de Zacatecas (México) :DD y regreso el jueves, creo, pero llegare a escribir entonces no creo que alcance a actualizar el mismo jueves; mi hermano se llevara su lap (yo tengo compu de escritorio) pero no creo que me la preste asi que no tengo esperanza de escribir un poco

En fin, espero que les haya gustado, y una vez mas los invito a comentar;D

Regina:*



« Kimberly Owens Comenta este capítulo | Ir arriba La Profesora Bigotes »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.