Historia al azar: Gedenke mein...
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Nuevas decisiones » CAPITULO 10
Historia terminada Nuevas decisiones (R13)
Por BelAM
Escrita el Miércoles 18 de Abril de 2012, 03:13
Actualizada el Domingo 27 de Mayo de 2012, 04:47
[ Más información ]

CAPITULO 10

CAPITULO 10

 

Era la hora del desayuno y los chicos no paraban de reírse de Fritz, tenia la cara golpeada y mordidas de perro en los brazos y piernas, los guardias no lo paraban de golpear hasta que se dieron cuenta de que traía la esvástica en el brazo, sentía pena y agradecimiento hacia el, pero no podía evitar causarme un poco de gracia verlo con filetes de carne en la cara. Estábamos todos platicando tranquilamente cuando Ferdinand nos aviso que cuando termináramos todos debíamos presentarnos en el patio.

 

Nos apuramos y salimos, afuera ya estaban los tres dormitorios, Faust estaba muy serio, Adler, Ferdinand, Andreas y cinco superiores mas tenían puesto todo su uniforme de la SS y traian listas en sus manos, Faust aclaro su voz y posteriormente tomo el megáfono.

 

-Los Soviéticos están empezando a atacar al noreste de Alemania y por el este de lo que era Polonia y nuestras fuerzas necesitan mas soldados, ustedes fueron preparados para esto, para defender a su patria, los dividiremos en grupos, uno ira a apoyar al noroeste y el otro ira al este, estos dos grupos se dividan en cuatro, dos para la división de infantería y dos de para la división acorazada, cada grupo tendrá un supervisor que los ira llamando, después de esto irán a ponerse su uniforme, se despedirán de sus compañero y subirán a las camionetas que llegaran aquí pronto para llevarlos a sus zonas de combate.

Los superiores comenzaron a gritar nombres, Kurt, Erick, Gerard y Fritz estaban en la división acorazada del noroeste junto con Andreas; Helmuth y Kristian estaban también en el noroeste pero en la división de infantería junto con Ferdinand, yo estaba en la división de infantería del este con Adler como mi superior y otros soldados con quienes nunca había hablado, la guerra había comenzado para nosotros en este momento, ya era tiempo de dejar de jugar con pistolitas y tomar armas de verdad. Al acabar el listado, Faust dio un silbido y las filas se dispersaron, todos se dirigieron a los dormitorios, pero yo aproveche un poco el disturbio para ir a la bodega y tomar un uniforme extra, fui rápido y lo tome son que nadie lo notara, luego fui al almacén de la cocina donde estaba Gustav.

-Iremos al campo de batalla, póntelo.-le dije dándole el uniforme.

-¿Ahora? Es muy pronto…

-Si, pero ahora que te encontré prefiero morir sabiendo que alguien que quiero esta junto a mi, a que lo deje morir en un campo de concentración.

-¿Pero no se darán cuenta?

-Tomaran lista antes de subirnos a los camiones, cuando termine apresúrate a unirte a la fila que yo este, si no lo consigues únete a la que sea, pero sal de aquí.

-Gracias hermana.

 

Me dio una sonrisa y salí de ahí, me apresure a subir a mi habitación, en el cuarto estaban reunidos mis amigos, Kurt, Gerard, Fritz, Erik, Kristian y Helmuth a pesar de que el nos siempre nos caía bien tenia algo muy dentro de el que lo hacia buena persona; todos se estaban abrazando, Erik soltaba lagrimas, cuando me acerque a ellos abrieron un circulo para que todos pudiéramos decir lo que queríamos rápido.

 

-Yo-dijo Erick entre sollozos- visite a mi esposa hace mes y medio y ahora esta embarazada, pero si no regreso quiero que alguno de ustedes le de esto.-Saco de su pequeña bolsa seis cartas- Todas van dirigidas a ella, por si a alguno se le pierde o… no sobrevive.

 

Con esas ultimas palabras el ambiente se puso deprimente, era cierto no sabíamos si alguna vez nos volveríamos a ver, no era una despedida cualquiera lo que se tuviera que decir en este momento se tenia que decir y desearle lo mejor al otro y prometerle que rezarías por el para que pudiera dar un respiro mas en su vida, todos comenzaron a sincerarse y a contar historias que habían sucedido, reímos claro pero cuando las historias se terminaron el ambiente de nostalgia nos volvió a invadir y nos quedamos callados, sin embargo Gerard rompió el hielo.

 

-Gilbert…¿Algo que decir?-el lo decía para que yo tuviera la oportunidad de disculparme con Kurt personalmente como Imre, las miradas se dirigían a mi, rápidamente tome la mano de Kurt, el se sorprendió mucho al igual que todos.

-Kurt… por favor perdóname, por ser la razón por la que sufriste durante mucho tiempo, por ser la razón por la que te negaron el ser reconocido y de que te dieran cariño, por favor discúlpame.-Las lagrimas corrieron por mis mejillas.

-No lo entiendo-dijo Kurt desconcertado.

-Es que…yo…yo soy Imre.

Su mano se deslizo de las mías cayendo al vacío, solo me miro con descontento, tomo su mochila y salio de ahí.

-¡Kurt, espera…!-Iba a ir tras el cuando Helmuth me tomo del brazo.

-¿Eres una chica?-me pregunto.

-Tu todavía puedes salvarte-dijo Kristian.-puedes no ir a pelear.

-No me pienso quedar, ya no tengo nada que perder y además a eso vine.

-Te juramos no decir nada-exclamo Fritz.

Todos al salir me dieron un abrazo y bajaron, solo quedamos Gerard y yo en la habitación, estábamos acomodando unas cuantas cosas en una pequeña bolsa y las sabanas de las camas.

-Sabes algo… te amo.

Al decir esto Gerard salio de la habitación, yo solo seguí haciendo la cama, tome un suspiro y me dirigí a las camionetas, Gustav ya estaba arriba de una eso me dio un alivio, faltaban pocos soldados de ser acomodados, iba a subirme cuando Ferdinand me llamo al edificio principal a la oficina de Faust, misteriosamente Faust no estaba ahí solo Ferdinand y Andreas.

-Tengo una apuesta Gilbert; con Andreas-dijo Ferdinand muy serio y con un fajo de billetes en la mano-le aposte que tu eras Imre y que el no podía ser homosexual.

Andreas se notaba apenado y yo sentía que Ferdinand había perdido su encanto y se dirigía a mi con arrogancia.

-¿Por qué lo piensa?-le pregunte.

-Por que yo no soy homosexual y sentí una atracción hacia ti, y ya que eras la única chica de la tu familia, además de tu madre… si me haces ganar esta apuesta no le diré a nadie que eres una mujer.

No lo pensé dos veces-Si soy Imre- le dije muy segura y salí de ahí.

Me acerque a una camioneta pero antes de subir le dirigí una mirada a Kurt, me seguía mirando con descontento, yo no podía hacer mas, solo esperar que me perdonara, subí y me senté al lado de mi hermano, la camioneta arranco.



« CAPITULO 9 Comenta este capítulo | Ir arriba CAPITULO 11 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.