Historia al azar: Por qué sigue doliendo tanto
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú




 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
No sólo los polos opuestos se atraen. » Celos.
Historia terminada No sólo los polos opuestos se atraen. (R13)
Por Bere
Escrita el Miércoles 15 de Febrero de 2012, 00:27
Actualizada el Sábado 21 de Julio de 2012, 02:41
[ Más información ]

Celos.

Me encontraba tarareando en la clase de historia mientras el maestro daba una aburrida explicación sobre... Bueno, en realidad ni siquiera sabía de lo que estaba hablando. 

-¡ Increíble! ¡ Adiós al fin de semana libre! Bueno... a menos que los demás maestros se olviden de dejarnos más deberes. - Observó Lily. -¿Te parece si vamos de una vez a la biblioteca y empezamos el trabajo?
-Claro - conteste pues aunque lo ultimo que me apetecía era hacer nada de historia alguna vez lo tendría que empezar. - pero ¿Qué es lo que vamos a hacer? 

Aunque no se sentía feliz con ello, Lily no se extrañó de que no hubiese puesto atención a la clase y me explicó que había dejado de tarea el profesor añadiendo que podíamos hacerlo en parejas y que yo podía buscar la primera parte y ella la segunda por lo que una vez que llegamos a la biblioteca dejamos nuestras cosas en una de las mesas y fuimos a buscar la información. No me fue difícil encontrar los libros que me servirían. No sé si paso mucho tiempo, o era solo que me aburría demasiado, pero el caso era que empezaba a perder la concentración así que después de anunciarle a Lily que seguiría buscando la información más tarde salí de la biblioteca a tomar aire. No tenia un rumbo fijo, así que me limite a caminar sin poner cuidado a donde iba. Consulté el reloj y marcaba las 5:30, aún podía sentarme un rato en el jardín y después regresaría a hacer los deberes. 

Una vez en el jardín decidí sentarme bajo la sombra de un árbol y dedicarme a observar lo que sucedía alrededor. Algunos profesores estaban platicando cerca de donde yo me encontraba y desde luego no podían faltar los grupos de amigos y amigas dispersos por todas partes del jardín. Y uno de estos grupos fue el que acaparo mi atención. Se trataba de los merodeadores. Estaba bajo la sombra de un árbol. Lupin tenía un libro en las manos pero no lo leía, estaba conversando con James y Sirius. El otro, que si no me equivocaba se llamaba Peter no participaba en la conversación, simplemente los observaba y asentía de vez en cuando. Justo cuando me disponía a mirar hacía otro lado algo llamo mi atención.

Una chica de Revenclaw se acerco a ellos junto con sus amigas que reían por lo bajo y luego se quedaban atrás, en una pésima actuación de desinterés por lo que hacía su amiga. Al inicio pareció interesada en entablar conversación con todo el grupo, pero luego de unos segundos centro su atención en Sirius. Pude ver como James le daba un leve codazo y miraba hacia otro lado. Unos minutos después Sirius ya se había separado de sus amigos y se encontraba a solas con ella que empezó a juguetear con su cabello mientras hablaba con él y él... 

-¿Puedo sentarme? - Pregunto alguien a mi lado sobresaltándome.
-Sí, claro. - Desvié la mirada de Sirius y al mirar a mi lado me encontré con Trevor. - No te oí acercarte.
-No, ya lo creo que no... - comentó mirando en la dirección donde antes yo había estado mirando. - ¿Qué haces aquí sola? ¿Y Lily?
-Creo que esta haciendo tarea ¿necesitas algo?
-No, solo pensé que te haría bien un poco de compañía. Aunque creo que no es la mía la que quieres... - Agregó dejando la frase incompleta mientras miraba a donde estaba Sirius. Esta vez aunque hubiera decidido no hacerlo seguí su mirada. Sirius parecía muy cómodo hablando con su compañera. 
-¿Pero que dices? Cuando tú llegaste estaba esperando que Potter dejara de hablar con Lupin para ir a preguntarle algo de pociones.
-Bueno, de cualquier modo me tengo que ir a entrenar con el equipo de Quidditch, te veré después. 

Trevor había sido agradable, pero desde que habíamos salido y depsues dejado de hacerlo se había vuelto un fastidio. No hacía más que seguir mis movimientos. Pero tampoco podía decirle que se alejara de mi, pues había sido mía la idea de que siguiéramos siendo amigos. Volví a mirar en dirección a donde estaba Sirius, seguía disfrutando de su charla con la chica de Revenclaw  y pude ver como James se alejaba y Peter le seguía los talones. 

Sentía una sensación nada agradable, quería ir y llamar a Sirius con cualquier pretexto, de hecho aunque no la conocía, la chica que platicaba con él me parecía irritante e insoportable. Sabía muy bien que era esa sensación, pero no quería admitir que sentía celos. Quería saber de que hablaban y pronto ideé un plan para saberlo. Me levante del pasto y en unos segundos me encontraba enfrente de Lupin.

-¿Puedo sentarme? 
-Sí- contesté mirándome extrañado. 
-Gracias - agradecí sentándome cerca de él y estrategicamente cerca de Sirius. -¿Por qué estas solo? - pregunté con indiferencia como si fuera una pregunta hecha al azar.
-James se fue a entrenar y Peter a ido a verlo. 
-Ah...
-...¿De verdad lo hiciste? ¡Es fabuloso! - Exclamó con falsa emoción la chica de Revenclaw. 
-Sí, aunque tampoco es para tanto - Escuché que comentaba Sirius incomodo. ¡Ja! Exclame para mis adentros. 
-¿Y tú? ¿Por qué estas sola? - preguntó Lupin.
-Quería despejarme un rato de las tareas  y luego decidí venir a habl... bueno luego, llegué aquí -agregué y de pronto me sentí mal conmigo misma. 

Remus era una gran persona, me agradaba y podía adivinar que  no eran muchos los que se acercaba a hablarle, sobre todo porque era un tanto introvertido y las personalidades de sus amigos lo opacaba, aunque no tanto como a Peter. Eso sin mencionar que casi siempre parecía estar enfermo. Y allí estaba yo, utilizándolo, para poder oír la conversación de Sirius. Eso era lo que me molestaba, que estaba utilizando a alguien que no se lo merecía, por un... bueno, alguien como Sirius para quien seguro solo era otra en su lista. No se que expresión tenía mi rostro pero no debió de ser muy alegre.

-Leila... ¿Te pasa algo? - Murmuró Lupin inclinándose hacia mi. 

Cuando levante la vista (que de alguna forma había bajado) me encontré reflejada en los ojos de Lupin con un tamaño diminuto. Pude notar como se debatía interiormente por decir algo. Aunque no sabía que. Sin embargo me miraba de aquella forma que me hacia sentir como si lo conociera desde hacia mucho, como si fuéramos amigos de años, quería disculparme con él por algo que quizá el ni sabía, pero al mismo tiempo supe que no había necesidad de decir nada. Sus ojos siguieron mirando los míos y viceversa. De algún modo era como si habláramos sin palabras. Aunque no me enteraba de lo que decíamos, tampoco era importante. 


« Una paloma de papel en el desayuno. Comenta este capítulo | Ir arriba Dos versiones. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino

contacto@potterfics.com

Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.