Historia al azar: No llego tarde
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
¡Maldito Riddle!, ¡Maldita Granger! » Imbécil pero impredecible
¡Maldito Riddle!, ¡Maldita Granger! (R13)
Por katie_110
Escrita el Lunes 17 de Octubre de 2011, 23:00
Actualizada el Miércoles 4 de Enero de 2012, 16:46
[ Más información ]

Imbécil pero impredecible

Capítulos
  1. Una madre para mi heredero
  2. Guerra de voluntades
  3. Imbécil pero impredecible
  4. Deshumano y humano
  5. La boda del señor tenebroso y la sangresucia sabelotodo de Gryffindor
  6. Los días siguientes
  7. Veneno

Hola, aquí les traigo el tercer capitulo de la historia, estoy muy contenta por los comentarios que he recibido, muchísimas gracias a quienes han comentado y agregado la historia a sus favoritas, muchísimas gracias

Espero que este capitulo les guste por favor comenten, se los agradezco muchísimo

Un beso

Imbécil pero impredecible

-Severus-dijo Voldemort mirándolo furioso-vete de aquí ahora mismo, luego hablaremos, ahora vete

Severus se fue de ahí mirando de reojo a Hermione que asintió con la cabeza señalando que estaría bien

-¿QUÉ DEMONIOS ESTABAS HACIENDO CON ÉL?-preguntó el señor tenebroso mirando a Hermione con los ojos encendidos como brasas

-¿Celoso, Mi Lord?-Hermione soltó las palabras con sorna

-Se vale soñar-respondió éste mirando a Hermione de arriba abajo

-Si, claro. Respondiendo a tu pregunta, digamos que lo estaba abrazando, algo que necesitaba desde hace mucho-dijo ella causando al furia del Lord

-Pues lo tienes prohibido, no puedes acercarte más de lo debido a nadie, a ningún hombre que no sea yo

-Ni siquiera me puedo acercar a ti porque a lo mejor me echas con crucio incluido, no me malinterpretes, no es que quiera acercarme a ti pero entiéndeme, este ha sido un día asquerosamente horrible, necesitaba que alguien fuese amable conmigo

-Pues te vas a ir acostumbrando a no recibir amabilidad de nadie-respondió agriamente Voldemort-porque no puedes acercarte a Snape, te está prohibido

-Repito: ¿Celoso mi Lord?, ¿tienes miedo de que Severus Snape te quite a tu esposa, prometida contigo porque no tenía mas remedio? Porque en esta situación,  creo que hasta él sería mejor opción que tu para ser su esposa

Hermione se dio cuenta rápidamente que si seguía así, hablando de Severus, Voldemort lo torturaría y ella no quería que eso sucediese

-Aunque, he de aceptar que puesta a elegir, me quedaría con Malfoy, ya sabes, el hurón hijo, creo que es una buena opción, es guapo, arrogante pero guapo-dijo Hermione consciente de la reacción del Lord

Voldemort negó con la cabeza

-Mira Hermione, mas te vale que no seas imbécil y me obedezcas, no tienes autorizado acercarte a ningún hombre-volvió a mirar de arriba abajo a Hermione-y que te cambies ese vestido

-No me lo voy a cambiar, la mayoría de los vestidos que hay aquí son sin mandas y está haciendo un frío condenado, así que ni sueñes que me lo voy a cambiar-replicó Hermione cansada de que Voldemort viviese dándole ordenes-como te lo dije antes, yo no quiero estar aquí así que no tengo que obedecerte, estoy aquí obligada y suficiente con no haberme puesto a gritar hace mucho así que no pidas mas, confórmate con lo que hay

Voldemort sonrió, era el momento de torturar a Hermione sin necesidad de hechizos.

Hermione miró su sonrisa con el ceño fruncido, eso no era normal, por lo que sabía era que él ya la hubiese torturado de manera violenta

Pero no fue así. Voldemort se acercó a ella, Hermione estaba tan asombrada que ni siquiera se movió. Él la empujó no muy suavemente en la cama y la dejó acostada, acorralada entre la cama y su propio cuerpo, Hermione intentó moverse, reaccionando rápidamente, pero no pudo, la tenía atrapada

-¿lo ves querida? Jamás podrás vencerme-dijo Voldemort acercándose mas a ella-jamás

Hermione negó con la cabeza imitando el gesto anterior del lord y también sonrió, por supuesto que le ganaría, sin importar lo que hiciera para lograrlo

-Eso es lo que tu crees-dijo Hermione sacando los brazos de la prisión que había formado el señor oscuro con sus propios brazos y cuerpo

Apoyó las manos en el pecho del lord y  lo atrajo hacia si, esta vez era él quien estaba asombrado, Hermione sonrió para si misma y se percató de que los brazos de él ya no eran tan fuertes como antes, estaban flaqueando. Hermione acercó más su rostro al del lord, este seguía en estado de shock. Entonces Hermione aprovechó y empujó al lord lejos de ella con todas sus fuerzas

Hermione se puso de pie y miró a Voldemort que había caído sentado en una silla y miraba a Hermione con los ojos abiertos como platos, asombrado pero curiosamente no estaba enojado

-¿Lo ves? Jamás conseguirás ganarme, siempre seré mejor que tu-dijo Hermione acercándose a él y alejándose de inmediato cuando el se puso de pie

-No lo creo-respondió él-ahora cámbiate de ropa, no vas a bajar así, estás toda desordenada, no llegas ni siquiera a remedo de mujer-dijo mirándola despectivamente

-Ah, pues esto es el remedo de mujer que has elegido para esposa, así que deja de insultarme-respondió Hermione buscando otro vestido, se le habían quitado las ganas de pelear

-Si, lo se-respondió él-todavía estoy a tiempo de arrepentirme-dijo mas para si que para Hermione

-Lo estás

-Pero no lo haré, casarme contigo tiene más de una ventaja: eres una mujer valiente, no eres una tonta con caca de hipogrifo en la cabeza como la mayoría y además daño lo más posible a Potter

-¿así que por eso me trajiste?, ¿Para hacerle daño a Harry?-Hermione lo miraba furiosa-digo, se que te vas a casar conmigo por tu maldita conveniencia pero, solo por hacerle daño a Harry, mierda, maldito imbécil, No quiero imaginarme lo mal que debe estar Harry con esto, eres un estúpido-Hermione había perdido los estribos otra vez y comenzaba a acercarse a Voldemort furiosa-tu, no eres mas que un vil, no se por que estoy aquí frente a ti, peleando contigo, no se por que demonios me has elegido maldita sea, no se por que demonios tuve que ser yo, esto no es ni un poco justo, nunca fui muy mala para merecer esto, nunca hice gran cosa, no se por que todo lo malo me pasa a mi, mis padres están mas muertos que la propia muerte, no ni una maldita alma que mire por mi, estoy mas sola que a saber que y además me tengo que casar con el  mago tenebroso mas temido, mierda, no se por que a mi me pasan esas cosa-Hermione había empezado a pegar en el pecho a Voldemort que la escuchaba con la nariz fruncida como una mueca de asco

-¿has terminado?-preguntó molesto cuando al fin Hermione se detuvo a tomar aire-escúchame niña estúpida, no eres la única que ha perdido algo, tu perdiste a tus padres, yo ni siquiera los conocí, tu tienes amigos, yo nunca los tuve y es ahora cuando me doy cuenta de que no necesito a nadie. La gente no es mas que una pesada carga y los sentimientos no son mas que una debilidad, así que deberías estar agradecido de que yo, el mago mas poderoso del mundo te haya elegido como esposa así que te lo digo por ultima vez: es la ultima vez que pierdes así la calma, es la ultima vez que me insultas y es la ultima vez que voy a soportarte, la próxima te mato y te juro que traigo a algún amigo tuyo y lo mato ante tus ojos para luego matarte a ti, así que mas te vale que te comportes decentemente o me encargaré de hacer que cada segundo de tu vida sea lo más triste y desdichado que has conocido

Hermione asintió, al menos se había desahogado, aunque Voldemort la tenía agarrada de las muñecas y estaba asustada

-De acuerdo-dijo Hermione suspirando-suéltame

Voldemort la soltó sorprendido de que ella se hubiese rendido tan fácilmente

Hermione cogió otro vestido y miró al lord

-¿te puedes salir?-preguntó tranquilamente

"por Dios, esta chica es mas que bipolar"

-No, recuerda, serás mi esposa, así que no hay problema con que te vea cambiarte de ropa-dijo sonriendo, le encantaba hacerla sufrir

-Pero….

-Nada de peros, solo hazlo, cámbiate-dijo ignorando la mirada entre suplicante y molesta de Hermione

-Como quieras, querido-dijo Hermione quitándose el vestido rápidamente, cuando estuvo tan solo con su ropa interior, el lord, le dijo con una sonrisa de superioridad

-Quédate así

Hermione abrió la boca pero no dijo nada así que la volvió a cerrar, eso no era posible, ¡Voldemort estaba diciéndole que permaneciese ante el con ropa interior!

-Pero…no voy a quedarme así-dijo Hermione cogiendo el vestido y tapándose su cuerpo con él-estás loco, no me quedaré así

-He dicho que te quedes así-dijo Voldemort disfrutando de el sonrojo y la vergüenza de Hermione-recuerda que has de obedecerme

Hermione se empezó a poner el vestido rápidamente pero la mano fría de Voldemort se lo impidió, Hermione lo miró a los ojos pero apartó la vista rápidamente, no pudo sostener la mirada

-Te ves mejor así que con ropa-dijo él quitándole lo que se había puesto del vestido, Hermione apenas se resistió de tan asustada que estaba

El lord oscuro comenzó a acariciar su espalda desnuda y a Hermione se le puso la piel de gallina al contacto. Y él sonrió cuando lo notó, estaba asombrado de que Hermione no se hubiese movido, lo normal en ella era lo contrario, al menos era lo que el pensaba

Hermione había soltado el pico del vestido que aun conservaba en su mano de la sorpresa, cuando volvió a levantar la mirada, se encontró con la mirada oscura de Voldemort que la dejó helada, era igual de impenetrable que siempre, Hermione reaccionó  y quiso soltarse de los brazos de él, era la cuarta vez desde que había llegado que el la tenia apresada y Hermione no podía escapar

-Lo ves ahora, yo gano siempre Hermione-susurró en el oído de la mujer que tenía en brazos-no te me puedes resistir

Hermione se apartó de él violentamente y recogió el vestido rápidamente y se lo empezó a poner a toda velocidad

-Muérete Riddle, no se cual fue el propósito de eso pero fue algo totalmente estúpida-dijo Hermione una vez cambiada

-Es muy simple, quería ver tu reacción querida mía, y por lo que veo a ti no te molesta en lo más mínimo que yo esté cerca de ti, o que te abrace o que haga esto-dijo acercando su mano a la espalda de Hermione y empezando a bajarla

-no se por que demonios dices eso-replicó Hermione apartándose de él bruscamente

-Porque antes, hace unos minutos, no te apartaste ni me insultaste

-Estaba asustada

Cuando Hermione se hubo terminado de cambiar, ambos bajaron las escaleras de la mansión hasta llegar a una bien arreglada y elegante sala en la que ambos tomaron asiento en una enorme mesa arreglada para muchos comensales

La mayoría de sitios ya estaban llenos, solo restaban tres el de Hermione y el de Tom Riddle y alguien que aun no bajaba, este se sentó en la cabecera y Hermione en la silla de la derecha justo al lado suyo, por orden de él

Narcisa Malfoy empezó una banal conversación de maquillajes y cosas totalmente irrelevantes con los otros mortifagos reunidos ahí, Hermione ni siquiera fingió estar prestando atención, se había puesto a divagar en su mente.

Ya había decidido que actitud tomar, tan solo iba a dejar a Voldemort hacer, no iba a responderle mal pero tampoco bien, no iba a ponerse de insolente pero tampoco iba a ser dulce y adorable, iba a ser indiferente pero si era necesario se iba a defender, con su silencio demostraría su inconformidad

En ese momento, una voz la sacó de sus pensamientos, una voz asquerosamente ronca. Hermione levantó la vista y vio a nada más y nada menos que Bellatrix Lestrange caminando con aires de superioridad mirando despectivamente a todos los presentes en la sala

El ser la preferida de Lord Voldemort le concedía ese derecho, claramente. Hermione se preguntó hasta que punto se conocían y por que no la había escogido a ella para ser la madre de su heredero porque estaba claro que moría por serlo

-mi lord-dijo Bellatrix sentándose a si izquierda, justo enfrente de Hermione-es un placer que me haya invitado a esta cena, es todo un honor

-Me alegro de que estés aquí Bellatrix-dijo Voldemort divertido por la absurda reverencia que había hecho Bellatrix

La cena siguió su curso normal, los mortifagos seguían hablando de cosas banales o haciendo chistes sobre el chico que vivió o la orden del fénix sin importarles la presencia de Hermione, aunque de vez en cuando se escuchaban murmullos como: ¿Qué hace aquí la sangresucia amiguita de san Potter? O ¿esa sangresucia compartiendo mesa con nosotros?, de parte de los que no sabían del compromiso de Voldemort con ella que eran callados rápidamente por Lucius o Narcisa Malfoy. Afortunadamente nadie estaba sentado al lado de Hermione, así que esta podía divagar en sus pensamientos

-Mi lord, tengo informaciones de que Potter va a estar en…-escuchaba Hermione que decía Bellatrix a Voldemort inclinándose sobre el de forma que pretendía ser provocativa

Afortunadamente, Hermione no tuvo que seguir aguantando las insulsas conversaciones de los mortifagos porque en ese momento entró Severus Snape a quien Voldemort había mandado a llamar al inicio de la cena ya que quería preguntarle información acerca de los movimientos de la orden y había olvidado sus "celos"

-Severus-saludó Hermione al hombre que se sentó a su lado tranquilamente ante la mirada del lord, definitivamente Severus Snape era un hombre valiente

Mira que meterte con la prometida del mago oscuro mas temido de la historia…

Hermione se enfrascó en una interesante conversación con Snape acerca de pociones bajo la continua mirada de Lord Voldemort que escuchaba aburrido la desesperante conversación de Bellatrix Lestrange sobre quien sabe que cosa

-Hermione-interrumpió las risas de esta el lord-¿Qué fue lo que te dije antes?

-No lo recuerdo, quizás me lo podrías decir-dijo Hermione con un tono de voz fingidamente inocente

-Hablaremos luego y tu-dijo señalando a Severus-tu contrólate

Severus lo miró con cara de no entender nada pero la plática que él y Hermione estaban teniendo se detuvo y no volvió a reanudarse

Ahora si, era oficial, Hermione se lo estaba pasando de lo peor

-Hermione, ¿no vas a comer?-preguntó Voldemort mirando el plato casi intacto de Hermione

-No tengo hambre-respondió esta mirando asqueada a la comida y a Voldemort alternativamente

-Pues no puedes dejar de comer-dijo Bellatrix mirando a Hermione con verdadero asco-no creo que a mi lord le guste verte cadavérica

-Tal vez, así combinaría con él-respondió Hermione causando una disimulada sonrisa que solo ella percibió en Severus

-Mira niña insolente-dijo Bellatrix poniéndose de pie

-Bella, siéntate-replicó seriamente Voldemort-no tienes ningún derecho a hablarle así

-Peor, mi lord….-dijo Bellatrix al borde de las lágrimas-ella….

-Ya cállate, y siéntate-dijo Voldemort cansado del dramatismo de Bellatrix

Hermione sonrió, triunfante, por lo menos no dejaba que la insultaran, pero cuando volteó a  ver a Severus, este estaba a todas luces asombrado de lo que acababa de ver

-Bueno-dijo el lord poniéndose de pie y mirando a sus comensales-supongo que se preguntarán el motivo de esta cena y el por qué de la presencia de Hermione Granger aquí. Bien, pues, ha llegado el momento de presentarles a Hermione Jane Granger como mi futura esposa-murmullos de asombro de escucharon por toda la mesa-si, se que es una sangresucia pero por diversos motivos, es la única mujer que valía la pena-se escucharon muchas risas seguidas de un ligero "Bellatrix" que los miraba furiosa-así que espero para ella el respeto que como mi prometida se merece, no quiero que la insulten, si tienen alguna queja, díganmela a mi, no quiero que nadie se propase con ella-mirada mas que penetrante y furiosa a Snape-la boda está preparada para el próximo jueves-Hermione abrió la boca asombrada-y espero su presencia aquí

Todos asintieron mirando a Hermione asombrados, algunas mujeres, especialmente Bellatrix la miraban con odio, esta última estaba tan furiosa que había clavado su tenedor en la mesa y se mordía el labio con fuerza

Hermione le dirigió una mirada de desdén y siguió contemplando pensativamente su comida

Cuando la cena terminó, para alivio de Hermione, Voldemort la envió a su habitación y el se retiró a la suya, no sin antes llamar a Severus, Hermione temía lo que le fuera a hacer el posesivo de su prometido. Una vez en su habitación, Hermione intentó ver algo a través de las ventanas, pero no pudo, quería enviar una carta a Harry, a la orden para decirles que estaba… bien y que no se preocupasen

-no puedes escapar-dijo una voz fría entrando

Era Bellatrix Lestrange, la mujer a la que menos deseaba ver en ese momento

-Lo se, no pretendía hacerlo, solo quería ver afuera-replicó Hermione dándose la vuelta

-Mira niña, puede que te vayas a casar con mi Lord pero eso no te da derecho a hablarme así, sigo siendo superior a ti

-¿por tu sangre?-preguntó Hermione alzando una ceja molesta-pues que bien, mira que él no encontró a una mujer mas digna que yo para ser su esposa, es decir que soy mejor opción que tu-Bellatrix estaba indignada

-Dice eso y se refiere a que eras la mejor opción descartable, porque él te matará en cuanto tengas al hijo que tanto desea

-Tal vez, pero incluso viéndolo desde ese lado, déjame decirte que lo único que hace que para él valgas al pena es lo arrastrada  que eres por él, eres capaz de todo por el desde matar a cualquier incauto hasta lamer el suelo, a ese precio yo ni loca quisiera ser su favorita

-Niña insolente

-Estás celosa-dijo Hermione sonriendo-celosa de que sea yo quien se case con él porque si realmente fueras tan valiosa para él, te hubiese elegido sin necesidad de luego matarte

-Entonces, tú no eres tan valiosa porque te mataré

-No es que yo muera por que él me ame-dijo Hermione quitándose los zapatos-si tanto lo  amas, te lo regalo, no me interesa tenerlo, por mi quédatelo, solo que no se si él te aceptará

Bellatrix estaba que hervía de furia, levantó la varita

-Maldita sangresucia, ¡crucio!-gritó Bellatrix, Hermione recibió el impacto directamente en el pecho, ya estaba acostumbrada a los crucios y los de Bellatrix, por dolorosos que fuesen no se igualaban a los de Voldemort y jamás, lo que se dice jamás, demostraría debilidad frente a nadie ahí

-BELLATRIX, DEJA DE HACER ESO-de pronto la voz de Voldemort se escuchó entrando en la habitación-SUELTALA

Hermione nunca se sintió tan agradecida como en ese momento de la llegada de alguien. Bellatrix la soltó de inmediato y miró aterrada a su amo que la miraba severamente, Hermione miró con la cara de tonta asombrada a su prometido

-Vete ahora mismo antes que me den ganas de lanzarte un avada-dijo Voldemort

Bellatrix salió corriendo de ahí lo mas rápido que pudo, Voldemort se acercó a Hermione, por un momento pareció que se iba a agachar a ayudarla pero solo fue un momento

-Levántate ¿o piensas quedarte sentada toda la noche?

Hermione suspiró, era mucho pedir que él la ayudase

-Gracias-dijo al levantarse, lo dijo sin sarcasmo, con toda la sinceridad del mundo-por decirle a Bellatrix que me dejase-aclaró al ver el rostro de confusión de Voldemort

-Te estaba torturando-dijo el encogiéndose de hombros-y solo yo tengo ese derecho-agregó mirando las ventanas-¿Qué querías hacer?

-Pues… quería ver que había fuera, no te preocupes, no voy a escapar-respondió Hermione

-Se que no lo harás, lo juraste, y no creo que quieras ver a tu Sirius morir-Hermione se estremeció

-¿Qué le hiciste a Severus?-preguntó Hermione luego de un rato de incomodo silencio

Voldemort sonrió

-¿no pude haberlo llamado solo para tener una simple platica acerca de las actividades de la orden del fénix?-preguntó sonriendo y fingiendo inocencia

-Si, puede ser pero es muy poco probable-dijo Hermione-y no hables con ese tono de inocencia que no te la crees ni tu solito, así que dime de una buena vez, ¿Qué le hiciste?

-No mucho-respondió El lord escuetamente-solo tuvimos una pequeña platica acerca de los limites entre el y tu ya que creo que se estaba propasando

-¿sabes? En el mundo normal, abrazar a una persona y consolarla cuando está triste no es propasarse y mucho menos platicar con ella-aclaró Hermione

-lo se pero en nuestro mundo, en el mundo en que vivimos, o sea, donde estoy yo, es no es normal y si yo no lo apruebo, no se debe hacer-expresó Voldemort-ahora, hay una cosa que no se si ya te dije

-Dime

-Vas a dormir conmigo. Si, no pongas esa cara, vamos a DORMIR

Hermione negó con la cabeza con los ojos abiertos como platos

-no, no quiero, creo que puedo dormir yo solita aquí en mi cama

-Como te lo dije antes, debes hacer lo que yo diga

Hermione suspiró, no ganaba nada con ponerse a reclamar

-bueno, ya que, maldita sea, eres un desconsiderado

Voldemort se fue de ahí diciéndole que la esperaba en su habitación que estaba al final del pasillo

Hermione suspiró y buscó en su armario la ropa de dormir, para su desgracia solo encontró un camisón, una de las prendas que jamás usaba dormía con pijama, el cual consistía siempre en un pantalón holgado y una camiseta, pero lo que estaba en su armario era sin palabras

Un camisón con muchas transparencias en muchas partes del cuerpo y que le llegaría como hasta mas arriba de medio muslo y sin duda muy pegado al cuerpo

Hermione suspiró y se lo puso rápidamente, tal como lo había supuesto, llegaba mucho mas arriba de medio muslo, apenas alcanzaba a cubrir lo estrictamente necesario, además de lo ceñido al cuerpo que quedaba, Hermione hizo una mueca molesta y se puso la bata encima antes de salir.

Cuando iba por la mitad del pasillo, se encontró con la misma de antes, Bellatrix

-Mira niña, puede que te hayas salvado antes pero siempre hay una segunda vez y créeme, no habrá nadie que te defienda

Hermione siguió caminando sin hacerle caso hasta llegar a la puerta de Voldemort

-¿Qué vas a hacer ahí?-preguntó Bellatrix que no se había ido

-Pues para que lo sepas, tu lord me llamó y me dijo que me quedase a dormir con él, ¿feliz?-dijo Hermione haciéndola  a un lado-ahora déjame pasar

Hermione abrió la puerta sonriendo internamente por la cara de Bellatrix, entró en la habitación y cerró la puerta, se encontró con el lord que estaba sentado leyendo

-Ya llegué-dijo Hermione acercándose a él-¿puedo acostarme ya? Tengo sueño

-Hazlo-respondió el sin dejar de mirar el libro-duérmete

Hermione se quitó la bata y la dejó tirada sin importarle donde. Luego se tiró en la cama y se tapó hasta las orejas, hacía mucho frío y la presencia del señor tenebroso no ayudaba en nada con el ambiente gélido del cuarto.

Por un momento, antes de que se tapara con las mantas, Voldemort se le quedó viendo el cuerpo cubierto con el camisón

-Me gustas más sin eso

-Cállate-dijo Hermione molesta

Voldemort sonrió y siguió leyendo

-¿a que horas finges venir a acostarte? No puedo dormir con la luz encendida-dijo Hermione mirando al lord que no parecía tener intención de irse a dormir

-Estoy viendo los últimos detalles para hacer el hechizo para cambiar mi imagen-replicó este dejando el libro-lo haremos mañana

-¿haremos? Eso me suena a manada-respondió Hermione viendo como el lord se acostaba a su lado-que yo sepa no te ayudaré

-no lo harás, cuando digo haremos me refiero a Lucius, Severus, Rebastan, yo y… Bellatrix

Hermione se incomodó con la alusión a esta última

-no se que le ves y que te ve Bellatrix-dijo dándose la vuelta y dándole la espalda-buenas noches, tengo mucho sueño

-Creo que ahora tu eres la celosa-murmuro el lord para si mismo sonriendo sin que Hermione lo escuchase

 

 

 


« Guerra de voluntades Comenta este capítulo | Ir arriba Deshumano y humano »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.