Historia al azar: Despues de 4 años
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Vampire Academy (Pov Dimitri) » Capítulo 6..
Vampire Academy (Pov Dimitri) (R13)
Por Glaam_Cullen
Escrita el Lunes 7 de Marzo de 2011, 19:52
Actualizada el Martes 10 de Enero de 2012, 19:25
[ Más información ]

Capítulo 6..

Capítulos
  1. Capitulo 1..
  2. Capítulo 2..
  3. Capítulo 3..
  4. Capítulo 4 y 5..
  5. Capítulo 6..
  6. Capítulo 7..
  7. Capítulo 8...
  8. Capítulo 9..
  9. Capítulo 10..
  10. Atento Aviso

Capítulo 6..


Ese domingo en la mañana antes que se acabará mi turno me encontré con la directora de la academia, la señora Kirova.

     -¿Qué tal le ha parecido su estadía en la academia? Guardián Belikov -dijo la señora Kirova apenas me vio. Me pregunté que se estaba trayendo entre manos porque ella nunca se había mostrado tan amable conmigo.
     -Bastante bien, me he adaptado a la perfección -le respondí cortésmente.
     -Me alegro mucho; ya que he visto que realmente ha trabajado mucho en la academia podría tomarse un descanso, hoy es domingo, dicen que es el día del Señor.
     -Sí... cuando estaba en Rusia iba bastante a la Iglesia y...
     -¡Perfecto! -exclamó interrumpiéndome-. Hoy, al igual que cada domingo hay una misa el la Iglesia. Supongo que podría ir.

Antiguamente, cuando estaba en Rusia me gustaba ir a misa. La Iglesia, de alguna manera me daba paz. 
A pesar de que estaba bastante sorprendido por la oferta de la directora Kirova, no quise desperdiciar la oportunidad de darme un descanso los domingos y volver a encontrar la paz que encontraba anteriormente.

     -Me parece una excelente idea -le dije.
     -Muy bien, supongo que ya sabe donde se encuentra la Iglesia. La misa debe estar por comenzar.

Caminé hasta la Iglesia, estaba algo curioso por saber a que se debía la oferta de Kirova. Usualmente no hablábamos mucho; la verdad es que, usualmente ni siquiera era tan amable. Pero una vez que entre a la Iglesia comprendí a que se debía todo esto.

Busque un asiento bastante lejos y oculto en las sombras, aunque de todas formas sabía que de una u otra manera ella me vería y quizás pensaría que la sigo hasta la Iglesia. La princesa Dragomir estaba sentada en una de las filas de adelante, pero ella no era quien me preocupaba. Intenté mantener mi rostro inexpresivo al saber que su acompañante era nada menos que Rose Hathaway.

No sabía que Rose fuese creyente, aunque independiente de eso, sino podía mantenerse en un salón de clases tranquila mientras un profesor le hablaba, dudaba que pudiese mantenerse quieta en una misa. Aunque probablemente sólo era una excusa para poder reunirse con Vasilissa y encontrar algo de libertad, pero al parecer su plan no le había salido como ella esperaba. 

De algún modo Kirova había descubierto el plan de Rose y por supuesto, debía enviarme a mí a vigilarla y ahora, en cuanto la misa acabase yo debería ir a su oficina e informarle la situación. De todas formas dudé de que tan bien estaba pensado el plan de Kirova, claro, si ella iba sería muy obvio que la estaba vigilando, pero me preguntaba que tan discreto era que yo asistiera en lugar de ella.

     -Seguir el camino de Dios no siempre es fácil -decía el sacerdote-, incluso San Vladimir, el santo patrono de esta escuela, pasó por tiempos difíciles. Estaba tan poseído por el espíritu que la gente a menudo se arremolinaba a su alrededor cautivada, tan sólo para escucharlo o estar en su presencia. Su espíritu era tan grande que, según dicen los viejos escritos, podía curar a los enfermos, pero a pesar de estos dones, mucha gente no lo respetaba y se burlaba de él, alegando que estaba equivocado y confundido.
     -... y así fue como sucedió con Anna, la bendecida por la sombra -Rose levantó la cabeza con brusquedad apenas escucho esa palabra. Me pregunté a que se debía esa de pronta perturbación.

Al final de la misa, me percaté que Rose se dirigía hacia el padre que presidió la misa mientras la gente se iba. Agudicé mi oído lo más posible para saber que ocurría.

     -Hola, Rose, me alegra mucho verte de nuevo -dijo el Padre.
     -Ah, sí... A mí también -respondió-. Lo oí hablar sobre Anna, sobre que había sido "bendecida por la sombra". ¿Qué quiere decir eso?

El Padre frunció el ceño, de forma pensativa. 

     -No estoy seguro del todo. Vivió hace demasiado tiempo y entonces era normal referirse a la gente por títulos alusivos a alguno de sus rasgos. Probablemente se lo atribuirían para hacerla sonar más temible -no logre ver bien el rostro de Rose.
     -Ah, ya. ¿Y quién era ella? -dijo ella sin darse por vencida.
     -Lo he mencionado cientos de veces -muy típico de Rose no escuchar.

No escuché nada más, no sabía exactamente que significaba "bendecida por la sombra", pero lo averiguaría, tal vez me ayudaría a entender ese lazo que existe entre Rose y Lissa. Pero lamentablemente eso debía esperar, la señora Kirova probablemente estaba esperando un informe de la situación en su oficina. Ella esperaba que me diera cuenta de su plan y apenas acabará la misa fuera a verla.

La oficina de la directora Kirova estaba igual a como la había visto el viernes pasado mientras definía el castigo de Ralf. Curiosamente había estado aquí dos veces, ambas esperando que castigarán a alguien. La primera vez iban a reprender a Rose por escaparse del instituto, la segunda vez había estado esperando el castigo de Ralf por estar fuera de su cuarto en horario nocturno y ahora debía testificar que Rose no había hecho nada malo durante el tiempo que se le dio en la Iglesia.

     -Guardián Belikov -dijo alegremente Kirova-. Lo estaba esperando -¿en serio?-. Dígame ¿qué tal le fue?
     -Muy bien -intenté parecer cortés, pero interiormente estaba sorprendido de lo cara dura que podía llegar a ser esta mujer-. La misa marchó realmente bien.
     -Me alegro mucho. Disculpe la pregunta ¿estaba Rose Hathaway allí?
     -Sí, si lo estaba -esta vez mi tonó fue más duro-. Supongo que fue usted quien le dejo ir ¿no es así?
     -Fui yo, pero de todas maneras no estoy segura. Probablemente Rose este tramando otra huída o algo así, ¿n
o notó nada sospechoso?
     -Absolutamente nada -solo el hecho de que después de la misa ella quiso tener una charla con el Padre, pero yo no iba a decirle eso a Kirova. No ahora, hasta que estuviera seguro de que era eso que quería averiguar Rose-. Estuvo muy atenta a la misa.
     -Oh. Me alegro de que todo hubiera marchado bien -dijo algo sorprendida, parecía que no sabía que debía decir con exactitud-. De todas maneras, me gustaría mucho que siguiera frecuentando las misas de la academia. Solo por si acaso.
     -Muy bien. Pero tal vez Rose si tiene un lado más espiritual. 
     -Es probable, pero será mejor prevenir. Puedes retirarte.
     -Gracias -respondí mientras salía de su oficina.

"Bendecida por la sombra" esas palabras no podían salir de mi cabeza. ¿Qué significaba exactamente? Ya era tarde y la biblioteca de San Vladimir debía estar cerrada. No tenía mucha información sobre lo que podía significar, honestamente estaba en cero, sin ni siquiera un punto de inicio.

Hoy no me correspondía vigilar que los estudiantes estuvieran en sus cuartos, por lo que me fui directo a acostar, pero no tenía sueño. 

Ni siquiera tenía una biblia a mano para comenzar a investigar sobre San Vladimir; algo me decía que estaba relacionado con eso de "bendecida por la sombra" de otro modo Rose no hubiera estado tan interesada en hablar con el Padre sobre el tema.

Dándole vueltas al asunto finalmente logré dormir, pero no soñé con nada. Al siguiente día me desperté bien temprano y fui directamente a la biblioteca.
Atravesé las puertas de entrada de la biblioteca de San Vladimir hechas de vidrio transparente, al lado de las puertas se encontraba la señorita Dittrich, la bibliotecaria quien era una moroi que se pasaba la mayor parte del día leyendo y pidiéndole a los estudiantes que guardasen silencio. La saludé amablemente y luego me dirigí a las estanterías de libros.

Las estanterías estaban hechas de madera, iban desde la puerta hasta el final de la sala, en paralelo con algunas mesas para que los estudiantes leyeran los libros. Iban desde el piso hacia el techo, los libros estaban perfectamente ordenados por categoría y orden alfabético, la señorita Dittrich siempre intentaba mantener la biblioteca lo más ordenada posible y generalmente no habían problemas en esta parte de la academia, por lo que casi nunca habían guardianes rondando la zona.

Fui directamente hasta la estantería donde se encontraban los libros religiosos. Me sorprendí al ver la cantidad de biblias que habían y también la cantidad de ediciones de cada una, calculé que la Biblia más antigua era del año 1873. Era muy vieja y se estaba desarmando, tenía marcas blancas en lugares que antiguamente eran color búrdeo, también las letras de la portada estaban borrándose, pero aún se podía leer con letras doradas.

Fue está la que escogí para llevarme por el simple hecho de que podría entregarme más datos que en otras versiones pudieron haber cambiado por las posibilidades de traducciones y también por las alteraciones que sufren a través del tiempo.

Me acerqué a la señorita Dittrich que marcó el libro para que pudiera llevármelo.
Esa noche me quedé despierto leyéndola, no encontré nada de San Vladimir hasta casi el final. 

San Vladimir y su guardiana Anna Shadow-kiss recorrieron muchos lugares; muchos decían que San Vladimir estaba bendecido por el Espíritu, curaba a los enfermos y a los ciegos con el solo contacto de su mano. 

Comencé a tomar nota de lo que decía la biblia en un cuaderno que encontré.

1. Decían que San Vladimir estaba bendecido por el Espíritu.
2. Curaba a los enfermos con el solo tacto de su mano.
3. La fecha de su nacimiento no está clara.
4. Él y su guardiana Anna Shadow-kiss mantenían una estrecha relación.
5. El apellido de Anna no era Shadow-kiss, pero él siempre la apodo así.
6. Una vez Anna tuvo un accidente en el cual casi muere, San Vladimir parecía desecho.
7. Se decía que Ana no sobreviviría, pero se cree que el poder de San Vladimir la curo.
8. Después del accidente Anna y San Vladimir estuvieron mucho más unidos que antes.
9. Después de que Anna se recuperará San Vladimir comenzó a actuar de forma extraña, pero con el tiempo volvió a ser el de antes.
10. Tras la muerte de Anna, San Vladimir enloqueció.

Probablemente esos eran los 10 puntos más importantes que rescate de mi lectura.
Dejé la Biblia sobre e la mesa y guarde el cuaderno en un cajón, me sorprendí que al abrir el cajón me encontré con mi reproductor de CD. Desde que llegué me preguntaba donde lo había dejado al desempacar, ahora solo me quedaba encontrar mis discos.





Hola chicas!

Espero que les guste el capítulo
y lamento la tardanza :)

un beso y un abrazo


Glaam_Cullen



« Capítulo 4 y 5.. Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 7.. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.