Historia al azar: Dime que me amas.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Vampire Academy (Pov Dimitri) » Capítulo 2..
Vampire Academy (Pov Dimitri) (R13)
Por Glaam_Cullen
Escrita el Lunes 7 de Marzo de 2011, 19:52
Actualizada el Martes 10 de Enero de 2012, 19:25
[ Más información ]

Capítulo 2..

Capítulos
  1. Capitulo 1..
  2. Capítulo 2..
  3. Capítulo 3..
  4. Capítulo 4 y 5..
  5. Capítulo 6..
  6. Capítulo 7..
  7. Capítulo 8...
  8. Capítulo 9..
  9. Capítulo 10..
  10. Atento Aviso


Capítulo 2..


Después de una larga discusión con Rose logramos subirlas al jet privado de la academia, estuve un poco reflexivo, me había propuesto averiguar las causas del secuestro, pero ellas habían huido, conducta que tampoco logre entender. Lo que sí logré entender es que eran muy listas, aunque pensándolo bien solo podrían huir si lograban noquear a diez guardianes, cosa que era muy poco probable, aunque si lo lograban tendrían el problema de cómo bajar del avión, pero siempre era bueno tener precaución.


     -No las dejen hablar entre ellas -le advertí a los guardianes-. Si las dejan cinco minutos juntas, se les ocurrirá un plan de fuga.

 

Me quede mirando a la dhampir, su rostro reflejaba algo difícil de interpretar, pero algo le molestaba, aunque supongo que miles de cosas le estaban molestando en ese momento.  Entonces vi el rostro de la princesa Vasilisa, sentada en frente de mí.  Su rostro tenía la misma extraña expresión, pero en sus rasgos era más fácil de interpretar: Miedo.

 

¿Como era posible que ambas tuvieran la misma mirada?, ¿Y aun así fuera diferente?, ambas tenían una ligera expresión de miedo, pero la dhampir mostraba más desafío. Aún así con un ligero toque del miedo de la princesa y mientras más aumentaba el horror de la princesa, Rose cada vez se enfurecía más.

 

Entonces la curiosidad me venció cuando la dhampir parpadeo, como si acabara de volver de algún viaje, como si volviera a tomar el control de su cuerpo que había perdido hace unos instantes, quería saber el motivo de su huida y de esas reacciones con los sentimientos de ambas.

 

     -¿De verdad ibas a atacarnos a todos? - esperé pero no me respondió- Hacer eso... protegerla de ese modo... es algo muy valiente -. Hice una pausa para mirarla mejor y ordenar mis palabras- Estúpido, pero valiente, sin duda. ¿Por qué lo intentaste? -se quitó el pelo del rostro y me miró. Ahora ambos nos mirábamos a los ojos.

     -Porque soy su guardiana -dijo y se giró a la ventana de nuevo. Hubo un toque desafiante en su voz, era valiente y tenía bien en claro que debía proteger a su moroi, los padres de Vasilisa la habían querido para guardiana de su hija y en serio se tomo bien su labor.  Excepto por el secuestro, que no había sido ni secuestro. Al parecer la princesa había estado bastante cómoda, así que lo que habían hecho fue una fuga.  


Aún así seguía sorprendido de la actuación de la dhampir, la actitud de defensa frente a la princesa, aun sabiendo que le ganaríamos sin ningún esfuerzo, eso fue tonto, pero más bien me parecía valiente, había intentado proteger a su moroi sin importar la circunstancias, al parecer no era tan mal guardiana después de todo.

 

Me quedé un rato más a su lado mirándola, su pelo, su cara, su cuerpo, captando cada detalle, era una chica linda y bastante valiente, pero creo que su valentía hacia que hiciera cosas torpes, por un lado era bueno, por el otro, necesitaba estar en forma para enfrentar ciertos riesgos y saber cuándo actuar.

 

Finalmente volví a mi asiento, al parecer no quería hablar; de todos modos yo tampoco era de los que hablaba mucho, no podía hacer lazos tan fuertes con otra persona porque impide que me concentre en mi deber, pero la dhampir valía la pena, sería un verdadera lástima que la señora Kirova no le diera otra oportunidad.

 

El jet finalmente aterrizó, pero no le dimos un chance de escapar, ya que había un auto esperando en tierra. Lo habían enviado apenas informamos de el éxito de la misión, o al menos mis compañeros guardianes lo hicieron, porque Rose no quería entrar en el jet.  Ese fue otro momento que me sorprendió mucho como la princesa subió y de pronto la dhampir cedió sin dar ningún reclamo. Al entrar vio a la princesa con una cara que decía mucho lo que sentía, para luego sentarse sin reclamos; todo era muy extraño entre esas dos, me hubiera gustado preguntarle a alguna que ocurría, pero era obvio que no responderían.

 

Hace mucho que no se daba algo así, la gente lo llama vínculo… ¡Eso era! Probablemente ambas tenían ese vínculo que nadie entiende porque se forma, tal vez tenían miedo y no lo dijeron por eso huyeron.

 

Estábamos ya en Montana, el aire, el bosque rodeando la academia, a mediada que avanzábamos la dhampir se fue acercando a mi.


     -Eh, camarada -habló como si fuéramos viejos amigos, pero yo no la miré.

     -¿Ahora te dieron ganas de hablar?

     -¿Nos llevas a la presencia de Kirova?

     -Directora Kirova -la corregí, seguía creyendo que seria buena guardiana, pero aun así le faltaban ciertas cosas aparte de la valentía y la fuerza.

     -Directora o lo que sea, sigue siendo una estirada y vieja perr... - se callo en el momento en que pasamos por unas puertas muy grandes y entramos a la sala común, donde estaban guardianes, morois y dhampirs haciendo vida social. Todavía podían disfrutar de esa vida.

Era la hora del desayuno.

 

Giramos en un nuevo rumbo, hacia la oficina de la directora.

 

La mayor parte de la escolta nos dejo allí, entonces vimos a una mujer alta y delgada, como la mayoría de los moroi, tenía una nariz puntiaguda y pelo gris y sentado estaba Víctor Dashkov, el tío de la princesa Vasilisa. Estaba muy enfermo, su piel era muy pálida y manchada, probablemente estaba muriendo.

 

La directora fijó sus ojos en las chicas y abrió la boca para empezar lo que sin duda sería un gran sermón pero Víctor habló primero.


     -Vasilisa.

     -Tío -susurro Vasilisa al borde de las lágrimas cuando se abrazaron.

     -No tienes idea de lo feliz que me hace que estés a salvo, Vasilisa -dijo Víctor- Y también tú, Rose- dijo mirando a la dhampir, que solo asintió.

 

La Sra. Kirova espero un momento para luego acompañar a la princesa a su lugar y comenzar a decir lo que tenía que decir. Primero comenzó con Vasilisa. El sermón cubrió los temas habituales: responsabilidad, comportamiento temerario, egocentrismo, etc. Hasta que le tocó a Rose.

 

     -Y usted, señorita Hathaway, ha roto el compromiso más sagrado entre los de su especie: la promesa de todo guardián de proteger a su moroi.  Es una gran confianza la que se deposita en usted, una confianza que usted ha traicionado de forma egoísta al sacar a la princesa de aquí. Los strigoi estarían encantados  de terminar con los Dragomir y usted casi se lo sirve en bandeja -dijo la Sra. Kirova, la verdad en cierto modo tenía razón.

     -Rose no me secuestró -Dijo Vasilisa antes de que la dhampir pudiera hablar, su voz y su rostro estaban serenos-. Era yo quien quería irse, no la culpe -la Sra. Kirova anduvo por su oficina, con las manos entrelazadas en su estrecha espalda. 

     -Señorita Dragomir, según lo que al día de hoy obra en mi conocimiento, seguro que usted pudo ser perfectamente la que orquestara todo el plan, pero era responsabilidad de ella asegurarse de que usted no lo llevara a cabo. Si hubiera cumplido con su deber, habría notificado esto a quien correspondiese. Si hubiera cumplido con su deber, la habría mantenido a salvo.

     -¡Yo he cumplido con mi deber! -gritó Rose, levantándose de la silla. Dude si ir a cogerla en ese instante o no, Alberta que estaba al lado mío, también lo hizo pero finalmente nos quedamos quietos-. ¡La mantuve a salvo! ¡La protegí incluso cuando ninguno de ustedes hizo nada por ella! -hizo un amplio gesto alrededor de la sala-. Me la llevé para apartarla del peligro, hice lo que debía hacer, algo que ninguno de ustedes hizo, por cierto.

     -Señorita Hathaway, perdóname si no soy capaz de seguir la lógica de su argumento al entender que usted pretende que sacarla de un lugar muy bien protegido y defendido con recursos mágicos es lo que entiende por protección. A menos que haya algo más que no nos haya contado -Rose se mordió el labio, ósea que algo ocultaba, entonces tal vez si había conexión.

     -Ya veo. Muy bien, pues. Según mi opinión, el único motivo por el cual usted se marchó, además de ese afán de novedad que tanto le atrae, sin duda, fue para evitar las consecuencias de esa horrible y destructiva hazaña que cometió inmediatamente antes de su desaparición.

     -No, ése no es... 

     -Y esto solo hace mi decisión más fácil. Como es una Moroi, la princesa debe continuar aquí en la Academia por su propia seguridad, aunque no tenemos las mismas obligaciones en lo que a usted se refiere. La enviaremos fuera tan pronto como sea posible.

     -¿Que yo... qué? -La princesa se puso al lado de su "guardiana" 

     -¡No puedes hacer eso! Es mi guardiana -excelente guardiana, considerando la posibilidad de un vínculo, pensé.

     -Ella no es nada de eso, particularmente teniendo en cuenta que ni siquiera posee ese rango, puesto que aún es una novicia.

     -Pero mis padres… - ¿Tenía algo que ver ese accidente con el vínculo?

     -Conozco la voluntad de sus padres, a cuyas almas Dios les dé descanso eterno, pero las cosas han cambiado y la señorita Hathaway es prescindible. No merece ser guardiana así que se irá.

     -¿A dónde va a enviarme? ¿Con mi madre a Nepal? ¿Sabe ella siquiera que me he escapado? ¿O es que se le ha ocurrido mandarme con mi padre? -la valentía de Rose se agoto, al parecer no podía creer lo que oía.- O quizás me va a largar de aquí para que me convierta en una prostituta de sangre. Nada más inténtelo y nos habremos marchado antes de que haya finalizado el día.

     -Señorita Hathaway, está pasándose de la raya.

     -Tienen una conexión -interrumpí. Mire a Rose, mientras que la princesa trataba de calmarla, por lo que ella debía sentir las emociones que la calmaban-. Rose sabe lo que  siente Vasilia, ¿no es así? -La directora Kirova no lo podía creer y no dejaba de mirarme a mí, apoyado en la pared y a Rose que al parecer le agrado que la directora hubiera sido encontrada con la guardia baja, lo cual significaba que no estaba asombrada por mi descubrimiento.

      -No, eso es imposible. No ha ocurrido nada semejante en siglos. 

      -Salta a la vista -dije-. Lo sospeché tan pronto como comencé a observarlas -ni la princesa ni la dhampir respondieron.

      -Es un don -murmuró Víctor desde su esquina-. Algo inusual y maravilloso. 
      -Los mejores guardianes siempre han tenido ese vínculo -dije-. Por lo menos eso aseguran las viejas historias.

      -Esas historias tienen siglos de antigüedad -exclamó-. Seguramente no estarás sugiriendo que le permitamos permanecer en la Academia después de todo cuanto ha hecho… -Me encogí de hombros.

     -Puede que sea indisciplinada e irrespetuosa, pero si tiene potencial… -dije al fin lo que había estado aguantando desde hace mucho.

     -¿Indisciplinada e irrespetuosa? -me interrumpió Rose, al parecer no le había gustado su descripción-. Pero de todas maneras, ¿quién demonios eres tú? ¿Ayuda subcontratada?

     -Belikov es ahora el guardián de la princesa -dijo Kirova-. Su guardián autorizado.

     -¿Es que fue a buscar mano de obra extranjera barata para proteger a Lissa? -¿Sabría ella qué la mayoría de los guardianes eran descendientes de los rusos o rumanos? sí, creo que lo sabía. También creo que ya sabía que yo era ruso; lo cual solo deja la alternativa de que su temperamento se hizo presente de nuevo.

     -¿Estás viendo? ¡Totalmente indisciplinada! Por mucha conexión psíquica que tenga con ella y aunque posea el potencial más grande que haya en el mundo, esto no se puede tolerar. Un guardián sin disciplina es mucho peor que carecer de protección en absoluto.

     -Pues enséñele a ser disciplinada. Las clases acaban de empezar. Métala de nuevo a los cursos para que las tome y vuelva a entrenarla.

     -Eso es imposible. Se quedará muy por detrás del resto. 

     -No, no será así -dijo Rose. Todos la ignoraron, pero yo no, eso demostraba de nuevo su fortaleza

     -Entonces, dele clases extras de entrenamiento.

     -¿Y quién va a dedicarle ese tiempo extra? ¿Tú? -Me quedé en blanco, no me esperaba eso.

     -Bueno, no era eso lo que yo… -la directora Kirova cruzó los brazos con satisfacción. 

     -Sí. Justo como pensaba -Mire a Rose y a la princesa Vasilisa. Vi a una princesa que necesitaba una guardiana valiente y decidida, y también vi a una dhampir que cumplía con lo que necesitaba y allí estaba yo, que en ese minuto era el único que podría hacer que esa moroi y esa dhampir fueran moroi-guardián

     -Sí -repuse al final-. Yo me ocuparé de Rose. Le daré sesiones extra aparte de las normales.  

     -Y entonces, ¿qué? -Replicó Kirova furiosamente. -¿Se queda sin castigo?

     -Encuentre otra manera de reprenderla. El número de guardianes ha descendido mucho como para arriesgarse a perder otro. En especial si se trata de una chica -Dije recordando a esas dhampir que preferían la vida fácil.

     -Me inclino a estar de acuerdo con el guardián Belikov. Mandar lejos a Rose sería una lástima, un desperdicio de talento -dijo el príncipe Víctor desde su esquina.

 

La directora Kirova miraba por la ventana, se giro a la princesa y esta comenzó a suplicar


     -Por favor, señora Kirova. Deje que Rose se quede. 

     -Si la señorita Hathaway se queda, las cosas serán así -se dirigió a Rose-. Su presencia en St. Vladimir será estrictamente condicional. Sálgase de la línea marcada una sola vez y se marchará. Asistirá a todas las clases y entrenamientos requeridos para las novicias de su edad. También se entrenará con el guardián Belikov en cada momento libre de que disponga, antes y después de las clases. Además de eso, queda apartada de todas las actividades de tipo social, excepto la comida, y el resto del tiempo permanecerá en su dormitorio. Si no cumple todo lo estipulado, la enviaremos… fuera. 

     -¿Apartada de todas la actividades sociales? ¿Está intentado mantenernos separadas? -hizo un gesto hacia Vasilisa- ¿Es que teme que volvamos a escaparnos de nuevo?

     -Sólo tomo precauciones. Como estoy segura de que usted recuerda, no ha sido convenientemente castigada por la destrucción de la propiedad escolar. Tiene un montón de cosas que compensar. Se le está ofreciendo un trato muy generoso. Le sugiero que no deje que su actitud habitual lo ponga en peligro -.Yo seguí mirando a la dhampir, en serio tenía confianza en que ella lograría ser una gran guardiana, pero valla que me tomaría trabajo.

     -De acuerdo, acepto.



Hola chic@s!

Lamento haberme tardado tanto en actualizar es que mi hermana vino de visita y se adueño el ordenador y no me lo prestó para nada ¬¬' y luego el capitulo está muy largo y tuve que modificarlo lo cual me llevó varios días pero ya por fin lo terminé hurra!

Espero que les guste (:


Comenten! :D


* Gracias a l@s que ya me tienen en favoritos :D ... a l@s que comentan :) y l@s que simplemente leen C:


Un beso! cuidense...



« Capitulo 1.. Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 3.. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.