Historia al azar: Momentos Dificiles
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?
Entre la razón y la tentación » ¡Secuestro!
Historia terminada Entre la razón y la tentación (R13)
Por Estrella de Malfoy
Escrita el Viernes 1 de Enero de 2010, 23:36
Actualizada el Viernes 12 de Febrero de 2010, 09:04
[ Más información ]

¡Secuestro!

Capítulos
  1. El y ella
  2. ¿Qué diantres hago aquí?
  3. La "amabilidad" de Draco Malfoy
  4. En el Callejón Diagon
  5. Reconciliaciones y desencantos
  6. Frente a frente otra vez
  7. Portador de malas noticias
  8. Aurores trabajando.
  9. ¡Yo también quiero colaborar!
  10. Reunidos otra vez
  11. Los custodiados y sus protectores
  12. Dragón al ataque
  13. Mudanza
  14. Ataque inesperado
  15. Daños, sospechas y celos.
  16. Cada vez más cerca
  17. Grimmaulde Place
  18. Demian Carrow
  19. Dolor
  20. El Dragón volverá
  21. Despertares
  22. ¿Nosotros?
  23. Decisiones precipitadas nunca son buenas.
  24. Abriendo los ojos
  25. Enamorados
  26. ¿Hablar?
  27. Prisionera
  28. ¡Secuestro!
  29. Rehén de Carrow
  30. Mansión Lestrange, guarida de carroñeros
  31. ¿Traidor?
  32. Tristezas y una alegría
  33. Me voy
  34. Boda inminente
  35. En busca de la felicidad
  36. Desesperada
  37. Aquí estoy, Granger
  38. ¿El final?

 

Demian Carrow no se encontraba complacido por su última actuación para con sus víctimas. Draco y Blaise aún estaban vivos y él no tardaría en intentarlo de nuevo, esperaba a que se confiaran pero si llegaba a saber que había una pequeña oportunidad, por mínima que fuera él estaría ahí para deshacerse de cualquiera de ellos, pero en especial odiaba a Draco. Lo que él hubiera dado porque el lord lo escogiera para matar a Albus Dumbledore y en cambio el heredero Malfoy había tenido tan honroso cargo.

-Yo lo haré sin dudar -rogó a Lord Voldemort, pero éste se negó, la venganza en contra de los Malfoy por los errores de Lucius habían marcado el destino del blondo.

-Ordené que lo hiciera Draco, Demian, pero si falla, no dudaré en dejar que desquites tu ira al respecto -prometió sonriendo escalofriantemente. Demian Carrow se ajustó a lo que el líder decía.

Al saber que el rubio no se había atrevido a deshacerse del director de Howgarts, se irguió como el verdugo de Draco, asestándole crucios sin piedad, ganándose la complacencia del Señor Tenebroso y el odio del de ojos grises porque disfrutaba al enviarle la maldición imperdonable que lo doblegaba de dolor. Ahora  que sabía que su rival seguía en pie,  apretando los puños con rabia se prometió a sí mismo que en la próxima no fallaría.

-Malfoy puede darse por muerto -escupió con desprecio mientras tomaba una copa de Whisky de fuego junto a sus cómplices. Montague apareció en ese instante.

-La palomita está como siempre, rogando por su querida familia -se burló acarreando las risas de los demás.

-Pues es en vano -levantó la voz Carrow.

-Eso le dije, que no sueñe con eso.

-Su traidora familia caerá después de todos ellos y los exterminaré con mucho gusto.

-Uno a uno, Demián -pidió  Terrence Higgs- los quiero muertos uno a uno.

-Tarde o temprano saldremos vencedores -concluyó el mortífago tomando el resto de su copa ante el aplauso de los presentes.

-¿Irás por Draco otra vez? -inquirió Goyle.

Todos sabían que en la pasada agresión, Demian había sido víctima del hechizo de Draco y sus heridas no habían sanado del todo gracias a eso, pero el temple del mortífago y su odio hacia el rubio lo fortalecían cada día más.

-Ya les he dicho que ajustaré cuentas con él personalmente. ¡Se atrevió a defender a la sangre sucia!, ¡Qué asco me da su proceder!, la hubiese acabado también de no haber sido porque…-calló al recordar que fue vencido por unos instantes por el poderoso "Voltius" del blondo -tú Gregory, sigues al tanto de Greengrass, ya lo sabes.

Goyle asintió con una sonrisa enigmática que decía más que mil palabras.

-Pido terminar yo mismo con Nott -gruñó Graham Pritchart.

-Es tuyo -accedió Demian con displicencia.

-Parkinson será mi víctima -acotó amenazante Warrington.

-Pues más vale que reemplaces el Sectumpsempra que lanzaste por un Avada Kedavra pronto -se burló el líder.

-El matrimonio Weasley probará el poder de mi varita -sentenció Montague.

-Yo quiero acabar con la adorable señora Luna Weasley -secundó Baddock palmeando la espalda de Montague. El líder intervino.

-Me da lo mismo quién haga qué, los quiero muertos pronto.

-Longbottom no sabe a lo que se enfrenta conmigo -rió Higgs frotándose ambas manos con grotesco ademán.

-¿Y Pucey? -recordó Goyle con su voz grave y pastosa.

-Déjalo por mi cuenta, que no vale la pena desperdiciar demasiado en él, sabes que a pesar de todo morirá de igual forma que los demás, es indigno de ser sangre pura, un traidor a nuestra causa y  tiene un carácter tan débil que me provoca torturarlo hasta que pida que lo mate de una buena vez.

-Demian -habló Baddock- Goyle puede encargarse de él, la farsa debe llevarse a cabo, lo sé,  pero eso no impide que él también se ocupe de alguno ya en serio.

-¡Yo también quiero lanzar un Avada Kedavra, Demian! -exclamó emocionado el sujeto. Carrow continuó.

-Está bien, Goyle, demuéstranos qué es lo que puedes hacer con la varita. -los cómplices rieron sonoramente animando al cruel muchacho, quien se sentía orgulloso de tener por fin una asignación como todos.

Una lechuza se posó en la ventana de Carrow y este se apresuró a leer lo que la conocida ave se disponía a entregarle. Al terminar, hizo una seña y todos se pusieron de pie tomando el traslados y borrando con magia evidencia de su presencia en el lugar desaparecieron de la casa con rumbo desconocido, no tramaban nada bueno.

En el Ministerio, mientras tanto, Draco y Hermione, intentando parecer completamente ajenos entre sí, se daban a la tarea de ignorarse mutuamente, encerrando el amor que sentían en una prisión de alta seguridad dentro de ellos, pero la cosa no era sencilla, tenían que tener contacto tarde que temprano. Hermione necesitaba entregarle a su rubio jefe una serie de documentos que había estado postergando pero la urgencia era creciente y no tuvo más remedio que tocar a la oficina de Draco, quien le cedió el paso sin saber que era ella, al verla de pie frente a él la escudriñó con la mirada y ella bajó la vista de inmediato.

-Firma esto -le espetó tajante ella extendiéndole lo que llevaba en la mano y procurando no acercarse demasiado, hacía tiempo que no se dirigían la palabra siquiera.

-Te he dejado claro que no me des órdenes -dijo molesto.

-Hazlo ya para que me marche inmediatamente.

-¡Mírame a los ojos cuando te hablo, Granger! -exigió poniéndose de pie y avanzando hacia ella.

-¡No tengo por qué hacerlo, Malfoy!

En un arranque que ni el mismo Draco se esperaba la tomó por los hombros besándola con furia, con desesperación, en nombre del amor sacrificado que residía entre ellos. Hermione luchaba por resistirse pero no podía, necesitaba sentir los labios de Draco sobre los suyos, dominando de esa forma, letales, hambrientos de pasión. Cuando el beso llegó a su fin, la castaña se separó y le abofeteó el rostro haciendo que el rubio se llenara de coraje, pero no dijo nada, ese rechazo tan frontal le dolió más que el golpe que se plasmaba escarlata en su pálida mejilla. Hermione salió sin decir más dejando los papeles en el escritorio del ojigris, no había necesidad de palabras, los hechos hablaban por sí solos.

Ella trató de alejarse por un instante lo más que pudo, caminó rápidamente sin rumbo a través del Ministerio con lágrimas en los ojos, porque ese beso había removido hasta la más íntima fibra de su corazón, que le gritaba por el amor de Draco, amor que ella no quería aceptar. No supo cómo llegó hasta un pasillo solitario cerca del Departamento de Misterios y ahí no resistió más y se echó al pie de las escaleras a llorar, a desquitar su frustración con llanto amargo de pena al sentir que Draco la amaba y que ella por orgullo y  obligación estaba negada para él, ya no quería correr más riesgos al estar juntos y permaneció entre esas cavilaciones unos breves instantes.

Había silencio alrededor, era ya la hora de salida y los trabajadores del edificio comenzaban a retirarse, no tardó mucho en que el Ministerio se vaciara de gente y ella de supuso entonces a regresar a su lugar. En eso, una explosión brumosa y ensordecedora, proveniente de un escalofriante "Bombarda Máxima" con innegable sello mortífago llegó hasta ella sacudiéndola de tal modo que cayó al piso aturdida viendo cómo su alrededor era convertido en polvo y escombros. Con algo de esfuerzo se puso de pie y con el pulso corriendo acelerado un solo nombre llegó a su mente:

-¡Draco!

Corrió como pudo esquivando obstáculos hasta donde se suponía que estaba la entrada del despacho del rubio, estaba abierta de par en par y ella entró como huracán

-¡Draco, Draco! -lo buscaba infructuosamente dentro de lo que había siso su oficina y que instantes atrás ella había abandonado.

-¡Por favor, responde!, ¿Estás aquí?, ¿Te encuentras bien? -suplicaba infructuosamente.

 Nada ninguna respuesta, el de ojos mercurio no estaba ahí. El piso se le abría bajo sus pies al imaginar que lo impensable había pasado en esos escasos minutos que ella había huido de él para descargarse en soledad, se movía rápidamente entre los muros destruidos y no lo encontraba. La desesperación y el dolor la hicieron su presa, el rubio había sido secuestrado, o al menos eso era lo que ella pensaba porque para su tranquilidad si eso se podía llamar así, el cuerpo inerte de Draco no se hallaba en ningún sitio y supuso que si no lo habían atacado con el inconfundible "Avada Kedavra" entonce era porque se lo habían llevado. Con todo y eso la castaña no se consolaba y lloraba al tiempo que intentaba saber más, una pista, un indicio, algo que la llevara a entender lo que estaba pasando y saber el paradero de Draco.

Reparó en la pared que quedó en pie a medias, se leía un extraño mensaje escrito a base del hechizo "flagrante" pero el polvo circundante y la obscuridad relativa en que había quedado el edificio al ser violentado por los vengadores de la sangre.

-¡Lumus máxima!

Gritó la desesperada castaña tratando ver más allá de las cosas y justo en el instante en que ella leía: "Den por muerto a Draco Malfoy, está ya con nosotros". Entraban atropelladamente Theodore Nott, Blaise Zabibi, Neville Longbottom y Pansy Parkinson, quienes se notaban sumamente preocupados por la suerte de Hermione y Draco, pero solo uno de ellos se encontraba ahí.

-¡Draco, se lo han llevado! -exclamó la castaña al verlos.

-¿Que estás diciendo, Granger? -secundó Blaise ante el desencajamiento de Pasy y la preocupación de Nott.

-¿Estás segura? -preguntó Neville sin explicarse cómo había sucedido.

-¡No está, Neville, ya revisé bien y no está! -dijo sollozante.

-¿Pero en dónde demonios estabas tú, Granger?, ¡Se supone que eras su sombra, su protectora! -reclamó Pansy encarándola nerviosa y desesperada.

-Yo me fui unos momentos, ¡Jamás imaginé que atacarían! -replicó sin fuerzas la ojimiel.

Neville la sostuvo porque flaqueaba al reconocer que por su ausencia Draco había sido presa fácil.

-¿Que idiotez dices?, ¡Lo dejaste solo!, ¿Cómo se te ocurre? -se escandalizó la pelinegra, que tuvo que ser contenida por Theodore para que no se le fuera encima a la Gryffindor que tampoco hubiese opuesto resistencia a la agresión de la Slyterin, también ella se echaba la culpa de eso.

-No tiene caso reprochar nada -dijo tajantemente Nott- el caso es que Draco está en manos de esos cobardes y debemos encontrarlo cuanto antes.

-Ruega a Merlín que esté vivo, Granger porque si por tu culpa mi amigo es víctima de ellos yo mismo te refundiré en Azkaban -amenazó Blaise Zabini sin vacilar.

-¡No fue su culpa! -intervino decididamente Longbottom tratando de sacar la cara por su amiga, pero ella lo interrumpió hablando.

-Sí lo fue Neville y los entiendo perfectamente, yo misma quisiera morirme en éste momento pero lo importante ahora es movilizarnos rápidamente para encontrarlo antes que Demian se atreva a tocarlo. -dijo segura de sí misma, el dolor que sentía por la ausencia de Draco era menor que la determinación de encontrarlo rápidamente.

-Si algo le pasa, Hermione yo seré la primera en ajustar cuentas contigo -recalcó Pansy mientras Harry y el par de aurores que lo acompañaban hacían acto de presencia.

-¡Harry! -se sorprendió la ojimiel al verlo- ¿Estás bien?

-¿Cómo estás ustedes? -respondió el jefe de aurores.

-¡Draco no está, fue capturado por Demian, Potter, tenemos que hacer algo! -exigió Parkinson, Harry apretó los puños en señal de coraje.

-¡No hay tiempo que perder, rápido, a la casa de Demian! Dumas, Laggerfeld, revisen el lugar!, ¡Zabini, Neville, busquen más pistas que nos lleven a su posible paradero!, ¡Pansy, Nott, investiguen cómo están Daphne y Pucey, pues no hemos tenido noticias de ellos tampoco!, Hermione ven conmigo, iremos tras ellos también para traer a Draco de vuelta, así tenga que matar a Carrow definitivamente -sentenció Harry con voz ronca.

Las cosas se complicaban y ellos como aurores solamente contaban bajas, eso lo desesperaba y ya no quería medias tintas en el asunto, Hermione salió con él y los demás para tratar de encontrar al rubio desaparecido.


--------------------

¡Y aquí vengo yo con otra capítulo de acción!, Para Star Malfoy que pidió más de Carrow, jajaja espero te guste, linda.

Tengo noticias para ustedes: ¡Soy moderadora de Potterfics!, sé que es una gran responsabilidad y estaré apoyando con amor a la página en lo que yo pueda y trabajando para ustedes, para que todos tengamos un mejor Potterfics. No se asusten que no soy implacable, jajaja

Gracias a todos los que men manifestado sus felicitaciones por ésto y los comentarios y favoritos.

Creo que al fin mi vida se llena de luz y estoy radiente de felicidad.

Disculpen ustedes pero tengo que dedicar ahora cada capítulo que escribo para la mayor inspiración de mi vida: Besos Dimitri, espero te guste.

Y para ustedes también tengo mucho amor y claro, el fic es suyo, chicos y chicas.


« Prisionera Comenta este capítulo | Ir arriba Rehén de Carrow »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.