Historia al azar: 10 detalles
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?

Deprecated: Function mysql_db_query() is deprecated in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5

Deprecated: mysql_db_query() [function.mysql-db-query]: This function is deprecated; use mysql_query() instead in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5
Corazón en conflicto » Capítulo 3
Historia terminada Corazón en conflicto (R15)
Por ForeverHP92
Escrita el Miércoles 2 de Agosto de 2017, 21:20
Actualizada el Miércoles 18 de Octubre de 2017, 21:11
[ Más información ]

Capítulo 3

Estaba cayendo la tarde cuando Remus salió de la oficina del director de Hogwarts.

Minerva McGonagall entró a ver a su amigo y le encontró muy pensativo.

- ¿Estás bien Albus?

- Sí Minerva, sólo estoy preocupado por Remus y Nymphadora.

- Ya veo. ¿Necesitas que te ayude en algo?

- No, tranquila. Hablaré con Draco; Remus y él se llevan muy bien y podrá ayudarme, estoy seguro.

- Bueno si es así… Mejor me voy, tengo trabajo que hacer.

Minerva se levantó de la silla en la que se había sentado cuando entró al despacho y se marchó.

Albus decidió mandarle un mensaje al joven. Convocó a su Patronus y se le envió.

 

Draco Malfoy llegaba al colegio con prisas, el director quería hablar con él. Llegó a la gárgola que custodiaba el despacho del director, dijo la contraseña y entró al despacho.

- Buenas tardes profesor.

- Buenas tardes Draco. ¿Caramelos de limón?

- No, gracias.

- Siéntate- el rubio lo hizo- Bien. Quería hablar contigo sobre Remus.

- ¿Se encuentra bien?

- Sí. Lo que quería decir es que es sobre su autoestima.

- Ah, ya. Tonks.

- ¿Lo sabes?- le brillaron los ojos- ¿Te lo ha contado?

- Más o menos. Harry y yo hemos hablado con él.

- ¿Qué dijo?

- Pues…

Draco le contó la conversación que habían tenido los tres y lo que pensaban el moreno y él. Albus estaba totalmente de acuerdo con ellos por lo que supo que le ayudaría a juntar a esos dos cabezotas.

- Hay que juntarlos.

- Sí, y yo tengo una idea- dijo Draco.

- ¿Cuál?

- Bueno, Hermione y yo nos vamos a casar y podemos decirlos que son los testigos y que tienen que firmar los documentos, los cuales se firman con plumas de sangre. Pero en vez de un documento serán dos, el segundo diremos que es una copia pero en realidad será otro acta de matrimonio con ellos de marido y mujer. Una vez que estén casados se lo diremos y ya está.

- Me gusta tu idea. Pero le veo un pequeño problema.

- ¿Cuál?

- ¿Cómo haremos para que sea dos actas de matrimonio y no se den cuentan?

- Bueno… Para eso el Ministro lo tiene que saber y ayudarnos en nuestro propósito.

- Se lo diré a Kingsley. Estoy seguro que nos ayudará.

- Genial.

- Esta conversación tiene que quedar entre nosotros, bueno y también Hermione y Kingsley, de esa forma es más seguro que no se enteren de lo que hemos planeado.

- Está bien. Bueno yo me voy que tengo que decirle a Hermione sobre la boda y me tengo que ir de misión.

- Muy bien. Tened cuidado.

- Sí profesor. Hasta luego.

- Adiós.

Draco salió del despacho y se dirigió a la casa de su novia para poder hablar con ella, y de esa forma dejar solos a Ojoloco y Dumbledore, aunque había hecho como que no lo sabía.

 

Dentro del despacho, Albus se dirigió a su amigo.

- Hola Alastor. Ya puedes salir de ahí. Te he visto llegar junto con Draco.

- Hola Albus. Es buena la idea del joven Malfoy. A mí no se me habría ocurrido.

- Sí, tienes razón. Recuerda que no puede salir de este despacho.

- Por supuesto.

 

En otro lugar, Draco llegaba a la casa de su novia. Llamó a la puerta y le abrió Ginny, quien compartía casa junto con Tonks y Hermione.

- Hola Ginny, ¿está Hermione?

- Sí, voy a decirla que has venido. Pasa y siéntate.

Ginny fue a la habitación de su amiga y se lo dijo. Hermione fue al salón y vio a su novio allí.

- Hola Draco.

- Hola.

Hermione se acercó a él y se dieron un beso.

- ¿Qué haces aquí?

- Venía a invitarte a comer. ¿Me acompañas?

- Claro.

La llevó a un restaurante donde podían hablar sin ser interrumpidos.

- ¿Qué es eso de lo que me querías hablar tan importante?

- Bueno, te quería decir que me quiero casar contigo ya, si así lo deseas tú claro.

- Me encantaría- contestó la castaña con una gran sonrisa.

- Pues organiza la boda, para ya mismo.

- No la quiero muy grande.

- Sólo nuestros amigos. No tardarás mucho, estoy seguro.

- Cuenta conmigo.

Sonrieron.

- También que esta noche me voy de misión.

- ¿Qué? Ten mucho cuidado, amor, por favor.

- Por supuesto.

- ¿Algo más?

- Sí. Verás Remus y Tonks están enamorados uno del otro pero Remus no la quiere "hacer daño" con eso de que es un licántropo, aunque eso a ella le da igual- ella asintió de acuerdo a lo que había dicho su novio- Bueno, pues el profesor Dumbledore y yo hemos pensado en un plan. Los casaremos sin que se den cuenta.

- ¿Cómo haremos eso?

- Fácil. Tonks es tu amiga y Remus el mío, por así decirlo, bien pues serán los testigos de nuestra boda, pero en vez de firmar un documento firmarán dos. Uno de ellos como testigos de nuestra boda y el otro su acta de matrimonio, la cual estará hechizada como si fuera una copia de nuestra acta. Nosotros firmaremos como testigos.

- ¡Guau! Es genial.

- Sí, es que yo soy genial- Hermione le dio un golpe en su brazo con una sonrisa en su rostro- Vale, vale. Contaremos con la ayuda del Ministro, Kingsley. El profesor Dumbledore se lo dirá. Sólo lo podemos saber nosotros, el Ministro, el profesor Dumbledore y Ojoloco, aunque este último no sabe que yo sé que él lo sabe. Cree que no le sentí en el despacho de Dumbledore.

- Vale. Me gusta la idea. Organizaré todo.

- Bueno, yo me tengo que ir a preparar. Te acompaño. Por cierto, Hermione, ten cuidado, preferiría que no andes sola por las calles, creo que mi padre está tramando algo.

- Está bien.

- Se lo diré a Tonks y Ginny para que estén pendientes de ti.

- ¡No soy una niña! Sé cuidarme sola.

- Lo sé, pero yo me sentiría mejor si sé que estás en buenas manos. Respiraré más tranquilo.

- Está bien.

- Hermione, te lo digo porque nos está siguiendo.

- ¿De verdad?- Draco asintió- Vale.

Draco la acompañó a su casa una vez que terminaron de comer, ella entró a su casa y una vez que se despidieron con un beso él se fue a preparar para su viaje, su misión. Esperaba que terminase pronto, algo no le daba buena espina.



« Capítulo 2 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 4 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.