Historia al azar: Desde el Puerto
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?

Deprecated: Function mysql_db_query() is deprecated in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5

Deprecated: mysql_db_query() [function.mysql-db-query]: This function is deprecated; use mysql_query() instead in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5
Corazón en conflicto » Capítulo 2
Corazón en conflicto (R15)
Por ForeverHP92
Escrita el Miércoles 2 de Agosto de 2017, 21:20
Actualizada el Miércoles 20 de Septiembre de 2017, 20:43
[ Más información ]

Capítulo 2

DOS AÑOS DESPUÉS

Ya han pasado dos años en los que cuatro jóvenes siguen viviendo juntas. Draco se fue a vivir junto con Blaise Zabini, Theodore Nott y, aunque pareciese imposible, Harry Potter.

Era una mañana como cualquier otra en el Mundo Mágico, los comerciantes se levantaban para abrir sus negocios, mientras que los aurores hacían sus guardias para proteger ese oculto mundo, buscando nuevas misiones, terminando otras, unos entrenando y otros se iban a descansar.

Una joven auror de 25 años de edad, su pelo de color rosa chicle y de ojos marrones; aunque todo eso lo podía cambiar cuando quisiera ya que era una metamorfomaga; estaba dormida sobre su mullida cama hasta que los rayos del sol tocaron su rostro, haciendo que despertara de su sueño, para así levantarse con pereza y tropezando en varias ocasiones para poder ir a trabajar, aunque en realidad se iba a entrenar como todos los días.

Había como una norma que todos los aurores tenían que entrenar cada día en sus horarios de trabajo, por lo menos, durante una hora. Para eso se hacían turnos y de esa manera siempre había alguien "trabajando".

Después de levantarse se metió a dar un baño para vestirse, desayunar e ir con su entrenador lo antes posible, ya que era bien conocido su mal carácter, sobre todo cuando alguien llegaba tarde. Después de desayunar se despidió de una de sus compañeras de apartamento estaban dormidas todavía, a parte de ella una joven de tez blanca, cabello castaño alborotado y ojos color chocolate era la única que estaba despierta, su nombre era Hermione Granger.

Tonks, recuerda que tienes que llegar pronto esta noche. Es nuestra salida de chicas- dijo Hermione antes de que Tonks saliera por la puerta del apartamento.

- Tranquila Hermione, llegaré pronto esta noche, no me perdería nuestra noche de chicas.

Tonks salió de su casa a dirigirse a su entrenamiento matutino con su entrenador, Ojoloco Moody.

 

En otra parte del Mundo Mágico un hombre lobo de 35 años de edad, castaño con los ojos dorados, se levantaba de su cama, para asearse, desayunar y salir de su casa para dirigirse al campo de entrenamiento donde le estaban esperando Draco Malfoy, Blaise Zabini y Harry Potter para empezar el día.

Blaise Zabini era un chico de tez morena, con el pelo moreno y ojos marrones. Harry Potter era un chico con gafas que escondían unos ojos verdes esmeralda y tenía el pelo azabache alborotado.

Blaise y Draco eran amigos desde la infancia, a Harry le conocieron en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería donde el rubio y el del pelo azabache eran enemigos hasta que llegó su sexto año.

Harry ayudó a Draco con la misión que Voldemort le había mandado hacer en contra de su voluntad; el azabache le enseñó que no tenía por qué seguir unas órdenes que no quería cumplir de alguien a quién odiaba. Y Draco le hizo caso, escuchó su consejo y lo siguió.

A partir de ese día se hicieron amigos, otra razón por lo que su padre, Lucius Malfoy,  le odiaba. Cuando Harry le ayudó Draco se sintió en deuda con él por lo que en la batalla final, y en todo lo que pudo, lucharon codo a codo. Y también por su amor hacia Hermione Granger, claro.

Remus Lupín iba de camino hacia el campo de entrenamiento, su mente estaba en una joven metamorfomaga. No podía dormir, se pasaba la noche pensando en ella, se había enamorado de ella, lo sabía pero no podía estar con ella, le haría daño con su problema de licantropía.

Llegó al campo de entrenamiento, sus alumnos ya le estaban esperando.

- Buenos días chicos.

- Buenos días- saludaron todos.

- Lo primero de todo, va a ser correr hasta que yo os diga. Una hora como mínimo.

Los alumnos soltaron un suspiro derrotado y comenzaron a correr.

Después de correr, se batieron en duelo durante otra hora y una vez que acabó el entrenamiento se dirigieron a sus oficinas para ver si había misiones para ellos. Ellos no eran aurores comunes, ellos tenían las misiones más peligrosas.

Por el camino Harry y Draco se acercaron a Remus.

- Hey Remus, ¿todo bien?

- Sí Harry.

- ¿Cómo te va con mi prima?

- ¿Con tu prima?

- Sí, Tonks.

- ¿Por qué dices eso? Somos amigos. Estamos bien.

- Ya…- Draco estaba escéptico.

- Remus, no entiendo porqué no estáis juntos.

- Porque soy un licántropo.

- Eso es una tontería.

- No quiero hablar de eso.

- Como quieras- dijeron los dos a la vez.

 

En el despacho del director de Hogwarts, Albus Dumbledore hablaba con Tonks.

- ¿Ocurre algo profesor?

- No. En realidad quería saber si tienes algo que decirme.

- ¿Yo? No que yo sepa.

- ¿Estás segura?

- Sí.

Dumbledore suspiró.

- Nymphadora no entiendo la razón de porqué te has rendido con respecto a Remus. Eres una Black, y ellos no se rinden nunca. Remus está asustado por lo que te pueda pasar si estás con él pero tú tienes  que demostrarle que eso te da igual, que lo amas de verdad y que no te vas a rendir por mucho que él lo intente.

- Yo…

- El amor es la magia más poderosa, no lo olvides.

- Gracias profesor Dumbledore.

- De nada mi niña. No te retengo más, sé que tienes muchas cosas que hacer.  Adiós.

La pelirosa salió del despacho pensando en todo lo que le había dicho el director del colegio.

 

Minerva McGonagall tenía en la mano una carta que había escrito Albus para Draco Malfoy, le había pedido el favor de mandarla ya que él estaba muy ocupado.

La profesora de Transformaciones se dirigió a le lechucería, le ató la carta a la pata de una de las lechuzas y la dejó volar hacia su destinatario.

Draco Malfoy estaba en su mesa de trabajo en el Departamento de Aurores cuando una lechuza se posó en su mesa. Le quitó la carta y se puso a leerla. Era de Albus Dumbledore.

En ella le decía que tenía que ir a su despacho al día siguiente a primera hora de la mañana para hablar de lo que él ya sabía. Draco guardó la carta con nerviosismo, siempre se ponía en ese estado cuando recibía una carta de su antiguo director o se encontraba en su presencia.

Tenían una nueva misión. Ir a una zona donde creían que se encontraban algunos de los mortífagos que seguían con los ideales de su antiguo señor, Lord Voldemort. Había que detenerlos. Varios muggles habían sido atacados de forma misteriosa y se pensaba que era magos, más concretamente mortífagos que se habían librado de ser apresados tras la batalla final y habían huido.

 

Remus había  sido llamado a su despacho por Albus y allí se encontraba.

- Quiero que te dejes de ponerte correa a ti mismo mi muchacho. Estás enamorado de Nymphadora y es normal. Déjate amar por ella.

- No puedo Albus y lo sabes.

- ¿Por qué no puedes? Tienes una solución para la licantropía que es muy efectiva, la poción, así que déjate de tonterías. No la harás daño.

- Sí se lo haré.

- No, no se lo harás. Date una oportunidad, has sufrido mucho y ya es hora de que seas feliz, te lo mereces. No le des la espalda al amor, que ya ha llamado a tu puerta y sabes que eres correspondido.

Remus asintió pensativo y salió de allí con su mente en las palabras de su líder y también pensando en la joven metamorfomaga.



« Capítulo 1 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 3 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.