Historia al azar: Alguna vez te quise
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?

Deprecated: Function mysql_db_query() is deprecated in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5

Deprecated: mysql_db_query() [function.mysql-db-query]: This function is deprecated; use mysql_query() instead in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 27
Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Viernes 22 de Septiembre de 2017, 07:42
[ Más información ]

Capítulo 27

−Señor creo que lo que importa es que tenemos mucha sangre nueva, hay padres que no tienen magia que se han venido con nosotros.

−La verdad es que si, no tengo que ver lo malo si no lo bueno, avisa a Orión para que preparen la ciudad para la llegada de toda esa gente nueva.

−Sí señor, durante los siguientes meses vamos a estar muy ocupados.

−Lo estaremos.

Y efectivamente como dijo Orión, en el planeta todos estaban muy ocupados, las escuelas se estaban preparando para la masiva llegada de niños, se estaban construyendo barrios nuevos y las fabricas.

Simón no dejaba de ir a la estación espacial a comprar más comida, cada vez que Jata lo veía sabia que venía a por más comida, sus informadores le habían dicho que las naves no dejaban de entrar y salir de Orión.

La mujer se preguntaba a cuanta gente más traerían, el ángel en cada visita se llevaba cantidades astronómicas de comida.

Un mes más tarde, ya la tierra había sido vaciada de magos y así se lo dijeron a los presidentes.

−En la tierra ya no vive ningún mago. −Les dijo Orión. −A los que no se han querido venir con nosotros les hemos dado un suero que ha borrado los poderes para siempre, nunca más ningún mago nacerá de la tierra, en Marte hemos hecho lo mismo.

−¿Cuánta gente se ha ido con ustedes? −Le pregunto uno de los presidentes.

−400.000 eso hace casi la misma cantidad de los que somos nosotros éramos antes.

−¿Y tienen comida para todos?

−Lo tenemos, durante este último mes y medio hemos llenado nuestros almacenes, nuestros graneros tienen semillas para los próximos dos años y las granjas están llenas.

−¿Así que se van?

−Cuando su ciudad en Marte tenga 10.000 personas lo haremos, a partir de ese momento tendrán que apañárselas solos, nosotros también tenemos cosas de las que ocuparnos.

−¿Volverán?

Ante eso Orión les dijo: −¿Ya nos quieren de vuelta?

−Nos hemos dado cuenta de que nosotros éramos los que estábamos equivocados.

−Que sepan que se han equivocado les hace mejores personas, y respondiendo a su pregunta, sinceramente no lo sé, como he dicho tengo muchas cosas de las que ocuparme una vez llegue a casa, pero seguro que nos verán comprando, ustedes procesan la comida más rápido que nosotros y durante algunos años seguiremos necesitando de este lugar.

−Vengan cuando quieran.

−Gracias. −Y levantándose se despidió y se fue.

En la nave Orión vio que la gente ya se estaba preparando para salir.

−¿Ya se han llevado las diez mil personas? −Le pregunto a un hombre.

−Sí señor, incluso unas cuantas mas, y les hemos llevado comida para unos meses, ya nos estamos preparando para salir.

−Estupendo. −Y se fue a la sala de control.

−Papa ya nos vamos. −Le dijo Sirius que estaba terminando de mirar que todo estuviera en su sitio.

−Pues vamos que tengo ganas de llegar a casa. −Y sentándose en su sitio les dijo que pusieran las naves en marcha.

En menos de cinco minutos las naves salían de la vía láctea y ponían rumbo a Orión.

Una semana más tarde, llegaban al planeta y tras saludar se fueron a descansar.

Al día siguiente, Orión se iba a mirar cómo estaba la ciudad, el lo quería ver con sus propios ojos.

Vio que las tiendas estaban llenas de suministros, comida, ropa, juguetes y muchas otras cosas, su siguiente parada fue los nuevos barrios, con la magia y tanta gente trabajando, ya habían sido construidos, más de mil nuevas viviendas y muchas tiendas, o sea casi una ciudad entera.

También vio a gente en stands hablando con los nuevos habitantes, ellos se ocuparían de coger sus datos preguntarles que sabían qué hacer y donde querían trabajar.

Esperaba que en las siguientes semanas ya muchos estuvieran trabajando, no podían tener parados a tantos.

En las fabrica vio que estaban vacías que no había trabajadores, según Cygnus ya la próxima semana empezarían a funcionar, antes casi no tenían ninguna, solo de harina, zumos, azúcar y sal, lo demás lo hacían las tiendas, ahora tenían diez nuevas fabricas, dulces, chocolate, y muchas otras cosas.

−Cygnus se que tienes lo de las naves, pero de momento no se moverán hasta que todos los nuevos tengan trabajo, esto es una prioridad, así que ocúpate de ello, quiero las fabricas llenas trabajando y se les pague mínimo 2000 galeones.

−Lo hare así Orión, y tienes razón, hay prioridades y procesar comida es lo principal, ¿Dónde vas ahora?

−Voy a ver los almacenes de comida, es algo que me preocupa mucho.

−Yo los vi hace dos días, te alegrara lo que veas.

−Estupendo, nos vemos luego. −Y se fue a los almacenes donde vio a gente abrigada y transportando comida.

−Señor póngase esto. −Y le dio una bata protectora. −Tenemos la comida congelada para que no se estropee, aparte de magia usamos cámaras frigoríficas.

−¿Todo es una cámara frigorífica? −Le pregunto Orión poniéndose la bata, una mascarilla, un gorro y unos guantes, incluso se tapo los zapatos.

−Este edificio lo es, nadie se acerca a la comida sin haberse preparado bien, todo está limpio y preparado para cuando sea necesario.

−Estupendo. −Y se acerco a varias estanterías. −¿Qué guardamos aquí?

−En este piso verduras y fruta, como sabemos que se estropean rápido lo hemos preparado para que nos dure un tiempo, una vez lo hayamos guardado todo, lo que nos vayan trayendo lo iremos colocando al final, las estanterías son móviles.

−Lo habéis echo bien, voy a seguir mirando el resto de los pisos. −Y dejando la ropa sucia a un lado se fue a mirar otros pisos y otros almacenes.

−Aquí guardamos la comida precocinada. −Le dijo el encargado. −Rollos de primavera, nuggets, croquetas y cientos de otros productos, antes no los teníamos pero ahora sí, y ya lo he puesto en la lista de la compra para la próxima vez.

−Tardaremos un poco en volver, pero ya nos ocuparemos de que una de las fabricas se ocupe de ello.

−Gracias señor, esto se reparte bien las tiendas nos lo pide mucho.

−Mejor eso quiere decir que a la gente le gusta, tengo que seguir mirando cualquier problema avísanos.

−Lo hare. −Y mientras Orión se iba a seguir mirando almacenes, el encargado seguía ordenando toda la comida que le habían llevado.

A media mañana había terminado de revisar cuatro almacenes no solo de comida sino también de ropa y otro de cosas de casa, después de comer se iba a las granjas y como con los almacenes, estaban colocando los animales.

−¿Cómo va? −Les pregunto.

−Bien señor, teníamos la granja casi vacía, hubo un momento que tuvimos que sacrificar a muchos animales pero ahora con tantos que tenemos podremos hacerlos reproducir.

−No estaremos como estuvimos hace un mes, en seis meses volveremos a la tierra para comprar más.

−Entonces lo pondré en la lista de la compra.

−Hazlo, los animales son necesarios. −Una vez termino de mirar las granjas se fue a los graneros y como con los demás sitios se estaban llenando con las cosas que habían llevado.

Contento de ver todo bien lleno ya se fue a descansar.

Dos meses más tarde, las cosas se habían tranquilizado bastante así que se pudieron ocupar de sus otros problemas, y esos eran los malitas en ese tiempo en el que habían estado ocupados, les habían atacado tres veces, por suerte habían salido bien de aquello pero aunque les estaban destruyendo naves no les dejaban en paz y ya se estaban cansando.

Cansados de esos ataques, prepararon una nave para ir a ver al consejo del tratado, esperaban que una vez hablaran con ellos y les dijeran que tenían la cura para su enfermedad les dejaran en paz.

−Papa voy contigo. −Le dijo Sirius. −No te voy a dejar solo con esa panda de locos.

−Como quieras. −Le dijo Orión sabía que era mejor no discutir con él, cuando a su hijo se le metía algo en la cabeza ya no cambiaba de opinión todos decían que eran iguales.

Con una nave llena de aurores protegiendo a Orión, a Alexai y su suero de la enfermedad se fueron a un planeta donde vieron que no solo contaba con su estación especial sino que entraban y salían naves.

Nada más llegar al planeta le dijeron a Orión que tenía una llamada.

−Que rápidos que son, ponlos en la pantalla.

−Sí señor. −Y se la puso.

−Esta en territorio del consejo, nombre y planeta.

−Orión Black, del planeta Orión.

−¿Motivo de su visita?

−Queremos hablar con el consejo de un tratado.

−Les informare de su llegada.

−Informales también de que tenemos un suero que cura la enfermedad.



« Capítulo 26 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 28 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.