Historia al azar: Pudo Ser Tan Fácil.
Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?

Deprecated: Function mysql_db_query() is deprecated in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5

Deprecated: mysql_db_query() [function.mysql-db-query]: This function is deprecated; use mysql_query() instead in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5
Marte 3: nuevo mundo » Capítulo 25
Historia terminada Marte 3: nuevo mundo (ATP)
Por adillita27
Escrita el Miércoles 12 de Julio de 2017, 07:25
Actualizada el Miércoles 27 de Septiembre de 2017, 07:33
[ Más información ]

Capítulo 25

−Se que no le harán daño, pero no lo quiero dejar, el es mi hijo.

−Y no lo tendrá que dejar, puede irse con él.

−¿En serio?

−En serio, usted tiene pocas plaquetas naranjas, no tantas como su hijo, pero si le ponemos el suero tendrá tantas como él, en Orión que es como se llama nuestro planeta, podrán aprender a usar sus poderes, también tendrá trabajo, casa y su hijo ira a una escuela mágica.

−¿Max que dices? −Le pregunto su padre. −¿Vamos?

−Vamos. −Y lo abrazo fuerte. −Quiero ir.

−Pues nos vamos, aquí estamos nosotros solos. −Y miro a Draco. −¿Cuándo podemos ir?

−Cuando quieran, ¿tienen que coger algo?

−Ropa y otras cosas.

−Entonces vayan a buscarlo, les esperamos en dos horas aquí.

−No es una broma, ¿verdad?

−Ninguna, vayan tranquilos, que cuando vuelvan aun estaremos.

−Gracias.

−De nada. −Y viendo como se iban se puso a atender a más gente.

Unas horas más tarde Max y su padre ya volvían al hospital donde vieron que no eran los únicos, mucha gente con hijos eran recogidos por una nave de color lila y blanca y se los llevaban.

−Vuestro nombre. −Les pregunto un hombre que llevaba un traje blanco.

−Max y Jason.

−Estáis en la lista. −Les dijo el hombre. −En diez minutos, volverá de nuevo la nave y ya os iréis.

−¿Dónde está la nave? −Le pregunto Max.

−En el espacio.

−¿Y es grande?

−Mucho, entran 5000 personas.

−Ohhhh. −Si Max ya alucinaba antes cuando le dijeron que era un mago, ahora mucho más, al saber que iría en una nave especial. −¿Y cómo es el planeta donde viviremos?

−Muy grande. −Le dijo el auror. −Tiene una luna y un planeta mas pequeñito y vivimos al lado del mar, pero también tenemos nieve.

−¿Y tenéis tele?

−No, porque somos poquitos, pero puede que ahora que somos más, la pongamos.

−¿Y hay dragones? Es que los magos siempre salen con dragones.

−Tenemos dragones, duendes, gnomos, pegasos, hadas, sirenas hasta un calamar gigante y muchas cosas más.

−Ohhhh.

El padre que lo miraba sonreía, ahora sabía que había tomado la mejor decisión al irse al planeta de los magos y empezar una nueva vida.

Mientras Max alucinaba con todo lo que se encontraría en su nuevo planeta, el presidente ya se había enterado de que los magos se estaban llevando a gente, así que envió una señal a Orion como pudo y este no tardo mucho en aparecer.

−He visto su señal. −Le dijo Orión. −¿Quería algo?

−Sí, ¿Por qué se están llevando a gente?

−Nos estamos llevando a magos, a gente que aunque no lo sabía tiene poderes, no se preocupe cuando terminemos su mundo estará vacio de mi gente, a los que no se quieran ir les estamos dado una poción quita poderes, en la siguiente generación no nacerá nadie con poderes, por fin su mundo estará libre de mi gente.

Ante eso el presidente no supo que decir.

−Lo sé, se ha quedado sin palabras, pasa muy a menudo en mi presencia, le quiero decir también, que estamos comprando mucho para no tener que regresar a comprar en un par de años o más, tenemos formas de conservar nuestra comida para que no se estropee.

−Mañana tengo una reunión urgente con otros presidentes, lo han invitado a usted también.

−Yo solo con muchos humanos, no sé qué hacer.

−Puede venir con su gente, sus guardaespaldas.

−Lo hare, quiero saber qué cosas tan interesantes me tienen que decir, ¿Dónde será la reunión?

−En la Haya en el tribunal internacional de Justicia.

−No sé donde esta, pero lo encontrare, mi gente sigue repartiendo el antivirus, esperemos que no muera mucha más gente.

−Gracias.

−De nada. −Y se fue.

Al día siguiente, los presidentes ya estaban en el tribunal, cuando los magos se aparecieron.

−Buenos días. −Les saludo Orión.

−Buenos días Orión. −Le saludo el presidente y miro a los de seguridad que el hombre llevaba contándolos vio que eran diez. −Se puede sentar.

−Gracias. −Y sentándose en una de ellas, Alexai se sentó en la otra y miro a su gente. −Relajaros no creo que nos hagan nada.

−Señor no me gustan tantos humanos juntos. −Le dijo uno de ellos.

−Lo sé, he dejado a Sirius y a los demás refunfuñando. −Y miro a los humanos. −Disculparlos, es que se preocupan mucho por mí, ¿y bien de que tanto querían hablar?

−Sabemos que ustedes llevaron a unos humanos a Marte.

−Lo hicimos.

−Queremos poder instalarnos en Marte, este planeta se ha quedado pequeño para todos los que somos.

−No sé si ayudarles. −Le dijo Orión. −Se que desde hace tiempo quieren mi tecnología, incluso enviaron a un niño a buscarla.

−Eso fue Estados Unidos. −Le dijo otro presidente.

−Eso fueron los humanos. −Le dijo Orión. −Os junto a todos en el mismo saco, no por países, todos sois culpables, fuisteis todos los que atacasteis e hicisteis un genocidio con mi gente, no empecéis a sacaros del grupo, porque todos sois iguales.

−En eso el tiene razón. −Le dijo una mujer. −Todos hicimos igual. −Y miro al mago. −Queremos pediros disculpas.

−Vienen un poco tarde, trece años han pasado y solo las pedís, porque aunque somos menos, tenemos cosas más interesantes que vosotros.

−Tenemos chocolate. −Le dijo el presidente intentando que el ambiente no fuera tan tenso.

Ante eso Orión se rio. −Tienes razón, cuando la tienes lo tengo que reconocer. −Y suspiro. −No podemos vivir sin chocolate. −Y miro a los demás presidentes. −¿Qué? No nos alimentamos de salamandras y cosas así como ustedes piensan, comemos comida normal y el chocolate y los dulces son nuestra perdición.

−Orión es sencillo. −Le dijo Alexai.

Ante eso todos lo miraron.

−¿Hablas del chocolate?

−Deja el chocolate para luego. −Le dijo el ángel y miro a los humanos. −Nuestra gente les ayudara a trasladar a gente a Marte, pero como se que allí hay gente, se firmara un tratado de paz, no guerras, no matanzas y sobre todo que cuando nosotros queramos venir a comprar, nos dejen hacerlo. −Y miro a su amigo. −¿Qué piensas?

−Me gusta la idea. −Y miro a los humanos. −¿Qué decís?

−Nos parece bien, un tratado de paz absoluta, les dejaremos que compren todo lo que quieran y no habrá guerra con los de Marte.

−Estupendo, aunque ya les digo que en Marte no hay nada, ni minas y solo un océano.

−Eso lo puedo arreglar yo. −Le dijo Alexai. −Uno de mis poderes es el de cambiar un lugar a mi antojo.

Los humanos lo miraron asombrados.

−Alexai es un planeta muy grande.

−Sin problemas, lo puedo hacer.

−Entonces ves y empieza ya, que Sirius y Remus se ocupen de hablar con los humanos de Marte y que les digan lo que haremos, y si se niegan les dices que Marte es nuestro planeta y solo se lo hemos prestado.

−Lo hare así. −Y se fue.

Los humanos lo miraron. −No nos acostumbramos a que se vayan así.

−Es la forma más rápida de hacerla.

−¿Dónde tienen su nave?

−Que preguntas hacen, seguro que ya saben donde están con sus aparatitos, y para que vean que no estoy guardando nada, tenemos dos, una donde estamos cargando comida y humanos que se vendrán con nosotros y la otra en la que vinimos.

−¿Tienen muchas naves?

−Realmente no, poquitas, unas 15 por ahí.

−Eso no son pocas. −Le dijo una mujer.

−Las necesitamos para investigar nuestro nuevo hogar, a lo que íbamos que nos estamos yendo por las ramas, mi gente tendrá camino libre para poder comprar todo lo que quiera, que es comida y ropa, hasta que no estemos un par de años en casa no tendremos nuestros cultivos al 100%, y mi gente transportara humanos a Marte, y seguro que Alexai les dará una bonita ciudad para que empiecen a instalarse, ¿Cuántos son?

−Más de siete mil millones.

−Vaya pasada. −Le dijo Orión realmente asombrado. −Jamás creí que serian tantos, lo que pasa es que nunca me han interesado mucho ustedes, solo hacia mis negocios y ya.

−Señor. −Un auror lo llamo.

El mago lo miro. −Dime.

−Señor ahora que estamos aquí, estaría bien poder terminar de recoger nuestras cosas de los antiguos callejones y cosas así, aunque no sé si quedara algo en pie.

−Eso estaría bien, ves y se lo dices a James y Draco.

−Ahora mismo. −Y pidiendo a sus compañeros que cuidaran de Orión se fue.

Con otro mago fuera de la sala volvieron a mirar a Orión.

−Como ven tenemos muchas cosas de las que ocuparnos, hace 13 años nos fuimos con prisas y dejamos muchas cosas atrás, ahora las estamos recuperando.

−¿Qué cosas son?

−Libros, animales mágicos y otras cosas, nada peligroso.

−¿Animales mágicos?

−Dragones, hadas y cosas así, en Irlanda hay una gran colonia de hadas y duendes, esperemos que aun siga en pie, me informaron que están construyendo naves.

−Las estamos haciendo.



« Capítulo 24 Comenta este capítulo | Ir arriba Capítulo 26 »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.