Regístrate | Recupera tu contraseña
     
     
Menú

RSS de Pottterfics



 
¿Quién ha añadido esta historia a sus Favoritos?

Deprecated: Function mysql_db_query() is deprecated in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5

Deprecated: mysql_db_query() [function.mysql-db-query]: This function is deprecated; use mysql_query() instead in /home/potterfics/domains/potterfics.com/public_html/secciones/historias/historia_capitulo.php on line 5
No debiste volver. » No.
Historia terminada No debiste volver. (ATP)
Por CabelloDespeinado
Escrita el Sábado 24 de Diciembre de 2016, 03:33
Actualizada el Martes 29 de Agosto de 2017, 19:56
[ Más información ]

No.

Las visiones habían sido algo común durante toda mi vida, de hecho, cuando era niña incluso pensaba que todos los magos podían hacer eso pero mi madre dijo que solo yo podía hacerlos y me dominó como una "niña especial".
Levanté la mano para tocar la puerta sin embargo esta fue abierta por Harry Potter.
- Oh.

- Sí, es mi turno - bromeé.

- No sabía que...

- Señorita Black, pase por favor - dijo Dumbledore desde adentro. Me había citado para hablar justamente sobre estas asquerosas visiones.

- Luego hablamos, Harry - dije dándole una sonrisa mientras entraba y cerraba la puerta detrás de mi.

La oficina estaba tal como la primera vez que la pisé. Dumbledore estaba de pie, con su rostro más cansado de lo normal y su mano ennegrecida como el carbón, junto a su escritorio.
- Buenas noches, Aadhya.

Tome asiento en el mismo lugar y sonreí en modo de respuesta a la vez que él repetía mi acción.
- ¿Qué tal has estado?

- Excelente, profesor -respondí sonriendo.

- ¿Has hecho nuevos amigos?

- Un par, sí.

- ¿Y el joven Malfoy que tal? El profesor Slughorn dijo que los había visto muy juntos en su clase.

- Pues solo somos amigos, profesor - largue una risa.

- Hablaremos de él esta noche - avisó - pero ahora vayamos al grano. Tus visiones las has tenido durante toda tu vida, ¿no es así? - asentí - ¿Puedes explicarme como pasa?

- Es bastante sencillo, a decir verdad - me acomode en mi asiento - Solo basta con tocar intencionalmente a una persona o el suelo de algo lugar y esas malditas visiones se apoderan de mi.

- Define intencionalmente - junto las yemas de sus dedos a la altura de su nariz. Analizando. Odiaba eso.

- Con intencionalmente me refiero a tocar a alguien con alguna intención. Quiero decir, si yo ahora tengo la intención de acercarme a usted y tocarle el brazo, tendré alguna visión de lo que usted ha hecho o hará en un futuro.

- Entiendo, ¿con los lugares pasa lo mismo?

- Exactamente lo mismo. Es con intención, si lo tocó por error no pasa nada.

- Muy bien, Aadhya. Ahora dime, ¿qué sucede cuando eso pasa?

- Es horrible, profesor. Las imágenes pasan sin parar dentro de mi cabeza y no puedo controlarlo. Siento mi cabeza partirse a la mitad y millones de puntadas en el pecho que no se detienen por absolutamente nada. Las imágenes nunca son del todo claras; pasan velozmente y solo por partes. Las visiones, según yo, que son más importantes se repiten dos veces.

El director de la escuela se quedó en completo silencio mientras analizaba lo que acababa de decirle. Me ponía demasiado incomoda y lo único que podía hacer era mirar la mugre que se escondía debajo de mis uñas torpemente cortadas y con esmalte azul metálico.

- ¿Quieres un caramelo de limón, Aadhya? Son mis favoritos - habló después de lo que pareció años. Tomé un dulce de un pequeño recipiente y me lo metí en la boca - Verás tu don no es tan común. Si bien, Sibyll Trelawney suele tener pequeñas visiones de vez en cuando, tu lo haces constantemente y al tacto. Es algo único y útil lo que tú posees, eso le vendrá de mucha ayuda a tu primo en un futuro pero claro, primero hay que aprender a controlarlo.

- ¿Cómo? - pregunté un tanto disgustada sintiendo como el caramelo se deshacía en mi boca. La idea de ser "útil", o como yo entendía "utilizada", no me agradaba. Pero si era para ayudar a mi primo y no volver a sufrir con esto, decidía ignorarlo.

- No se si Harry comentó alguna vez de sus clases de Oclumancia - asentí - pues es algo parecido: se trata de controlar tu mente.

- ¿También me va a torturar? - pregunté un tanto atemorizada mientras recordaba lo que Harry había dicho sobre sus lecciones con Snape. Él rió.

- No Aadhya, no. Esto consiste en obligar a tu mente a evitar ver esa visión. Suena complicado para ti y ciertamente lo es, pero no imposible.

- Pero profesor, ¿cómo lograré evitar que llegue la visión en mi cabeza? ¡Es como evitar pensar! - esta clase ya comenzaba a parecerme absurda. Traté durante años controlar las visiones, no creo que todo eso lograra hacerlo.

- Mi querida Aadhya, hay personas, como los meditadores, que logran con facilidad poner su mente en blanco.

- Luego de años - bufé.

- Eres un mujer inteligente, no necesitaras más que un par de meses - dijo serenamente, mirándome a través de sus lentes de medialuna. Se puso de pie - Levantate.

Seguí al profesor hasta el medio de su oficina donde había un espacio libre. Los retratos de los antiguos directores observaban expectantes cada movimiento que hacía.

- Lamento decirte que dolerá - lo miré alerta- Oh, no voy a lastimarte pero si es como tu lo describes, dolerá. Ahora lo que debes hacer es tocarme y tratar de evitar que esa visión llegue a ti. Es sencillo, solo debes mentalizarte eso con mucha fuerza.

- De acuerdo - dije firme.

- Cuando gustes.

Cerré mis ojos y me grabé la palabra "no" con fuerza durante unos segundos. Parecía sencillo, algo así como evitar un Imperius: pensar en lo contrario al maleficio. Pero claramente era como el Imperius, y no era para nada fácil de lograr. Tomé una bocanada de aire, repetí la palabra una cinco veces más y toque el hombro de Dumbledore con intención.

Risas de niños.

Dumbledore con Harry.

Dumbledore cayendo.

Por más que sean visiones aburridas y sin sentidos, el dolor era exactamente igual al de siempre. Mi cabeza dolía jodidamente mal y casi que me faltaba el aire. No repetía. No, no, no. Mi pecho se oprimía y el dolor de cabeza hacía que mis ojos lagrimearan.

- Suficiente.

La voz lejana de Dumbledore retumbó en mis odios y sentí como sacaba mi mano de su hombro. Cerré los ojos fuertemente mientras trataba de calmarme.

- Ya veo - su voz ya era cercana. Abrí lentamente los ojos para ver su rostro un tanto borroso a causa de las lagrimas y el dolor - lamento mucho que debas pasar por eso, Aadhya.

- Como sea - murmuré. Odiaba mucho a ese anciano en ese momento, odiaba lo que me hacía y odiaba que me vea "útil". Pero debía relajarme y entender que era por mi bien, por el bien de Harry y de todos.

- Pero debemos seguir hasta que funcione.

Pasamos gran parte de la noche intentando. Pensaba fuertemente "no" pero las visiones lograban llegar a mi incluso antes de que lo necesitara. Visiones de niños, Harry, y él cayendo era lo que más frecuentaba. Luego de dulces, él en Hogwarts y un muchacho más de cabellos rubios. No entendía que eran esas cosas pero en ese momento no me interesaba para nada la aburrida vida de Dumbledore. Más tarde entendí que sus recuerdos importantes los había vertido en un Pensadero, al parecer funcionaba para evitar ciertas visiones del pasado. Estaba cansada, con una fuerte migraña y terrible taquicardia cuando casi a media noche Dumbledore decidió que era hora de finalizar.
Tomé asiento nuevamente respirando con dificultad y casi bañada en sudor. Dumbledore hizo aparecer un vaso con jugo de naranja y lo bebí. Le agradecí, odio el agua.

- Cuenta sobre tu visión con Draco.

Bebí otro sorbo y tomé un resuello de aire antes de contarle lo que había visto.

- Draco Malfoy esta pasando un año difícil, ¿lo sabes? - comentó cuando terminé de hablar. Asentí.

- Sí, su padre en prisión y su casa como hervidero de mortifagos - dije cansadamente.

- Ademas de eso, él esta afrontando un grave problema personal. Esta cargando el peso del mundo en sus hombros, Aadhya, por eso viste lo que viste.

- ¿Qué le sucede? - pregunté con preocupación y curiosidad, quería saber que demonios le pasaba.

- Me temo que no puedo decirte - lo miré desilusionada - pero necesito que no lo dejes de lado. Draco es un buen chico pero literalmente mal criado. Lord Voldemort esta consumiendo su vida, como tu misma dijiste hace un rato, y necesito que evites que se deje consumir.

- ¿Como haré eso?

- Tengo entendido que siempre fueron muy buenos amigos. Eres importante para él, Aadhya, y se que él también te importa.

- ¿Usted conoce a Draco, profesor? - pregunté levantando una ceja - intenté desde que llegué acercarme a él y solo repite "no quiero tenerte cerca".

- Afortunadamente usted es un chica muy persistente y se que logrará quedarse a su lado.

Me puse a pensar en la decisión que había tomado; no me alejaría de él. Y mucho menos por esto que ahora se y a la vez no, no podía dejarle de lado. Pero... Draco es igual de persistente que yo, él también lograría que me aleje y eso lo sabía desde un comienzo. Se perfectamente que me va a lastimar para alejarme, porque así era Draco y así salvaba a quienes quería. Lastimandolas.

- Por favor, Aadhya. No dejes que se hunda en el lado oscuro, no dejes que su alma aún pura se manche por culpa de Voldemort.

Salí del despacho del profesor cansada, confundida y un tanto triste. ¿Qué era lo que le sucedía? Realmente me molestaba no saber el por que debo ayudarlo ni de que debo salvarlo. El peso de Draco Malfoy estaba en mis hombros y tendría que cuidarlo de que el peso de sus hombros lo derrumbaran. Cosa que ya estaba sucediendo de a poco. ¿Pero quien me salvaría a mi? ¿Y qué eran esas visiones en donde él sufría? ¿Cómo demonios las evitaría? Porque era lo que más quería hacer, evitar que sufra tanto. No debí ser yo a la que le tocara todo eso, solía preocuparme mucho por las cosas y frustrarme si no resultaban. Sabía lo que vendría pero ahora solo podía pensar en llegar a mi cama y dormir.


« La clase de pociones. Comenta este capítulo | Ir arriba Idas y vueltas. »


Potterfics - Harrylatino
Potterfics es parte de la Red HarryLatino





Todos los derechos reservados. Los personajes, nombres de HARRY POTTER, así como otras marcas de identificación relacionadas, son marcas registradas de Warner Bros. TM & © 2003. Derechos de publicación de Harry Potter © J.K.R.